Rafaela Silva sale del armario, luego de conseguir el oro olímpico.


Rafaela Silva ha luchado toda su vida contra el sexismo y el racismo, y ahora tendrá que luchar también contra la homofobia, después de salir del armario como lesbiana tras ganar la primera medalla de oro para Brasil.

rafaela-silva.cortada

Rafaela Silva campeona olímpica en judo en Rio 2016

«Esta medalla es para todos aquellos que dijeron que debía estar en una jaula», declaraba emocionada Rafaela Silva contestando a quienes la llamaron «mono» tras su fracaso en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Tras conseguir la primera medalla para Brasil en Rio 2012, el lunes pasado, 8 de agosto, la judoka no sólo considera que su logro puede ser «un ejemplo para los niños de las comunidades» pobres, sino que también se ha convertido en un referente para la comunidad LGTB de Brasil al salir del armario públicamente como lesbiana. «Dijeron que era una vergüenza para mi familia y ahora soy campeona olímpica en mi propia casa».

Nacida en 1992, de raza negra, Silva crece en la infame favela Ciudad de Dios mostrando inicialmente interés por el fútbol, pero el hecho de sólo hubiera equipos masculinos en su comunidad termina con su primer sueño. Conscientes del interés de su hija por el deporte, sus padres la inscriben, junto con su hermana, en clases de judo en el Instituto Reação, proyecto del atleta Flávio Canto desarrollado en Ciudad de Dios. Ahí es donde desarrolla su habilidad en este deporte, que perfecciona a través de un programa del gobierno federal que anima la participación de los atletas con un salario mensual.

A los 16 años, en 2008, gana una de las pruebas del Judo World Cup, convirtiéndose en la Campeona del Mundo sub-20, consiguiendo tres años después la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de México. Sin embargo es su paso por Londres 2012 lo que supone un punto de inflexión en su trayectoria al ser descalificada por una retención ilegal durante un encuentro de la segunda ronda. Además de tener que lidiar con su propia frustración, sufre agresiones racistas y sexistas de sus compatriotas, lo que le llevaría a caer en una fuerte depresión. Con el apoyo de su familia y su entrenador, Geraldo Bernardes, consigue superar los problemas psicológicos y se vuelca en el deporte, consiguiendo la medalla de oro en el campeonato de Panamericano de Judo, en 2013, convirtiéndose después en la campeona mundial de judo.

rafaelasilva

A pesar de que nunca había escondido que es lesbiana y que mantiene una relación sentimental con otra mujer, Thamara Cezar, su agente de prensa y encargada de sus redes sociales, nunca había hablado de su sexualidad en público, hasta después de hacerse con su medalla de oro. El miércoles, 10 de agosto, comentaba sin tapujos para una revista brasileña lo mucho que ha significado para ella su pareja, con la que mantiene una relación desde hace tres años. «Ella estaba ahí todos los días y sabía como me estaba sintiendo, cuando estaba enferma y cuando no lo estaba», declara la campeona, «todo lo que necesitaba, ella estaba ahí para hacerlo, por lo que ella es también muy importante en esta victoria».

Fuentes: Universogay.com , Perfil.com y Euronews.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s