Rusia. El Arco Iris siempre está. The hiddenflag

Un acción de la Federación Estatal de Lesbianas Gais Transexuales y Bisexuales logra colar a seis activistas formando la bandera multicolor durante el Mundial de Rusia 2018

Las leyes aprobadas en 2013 por el Parlamento ruso pretendían hacer de su país un lugar hostil para el colectivo LGTBI y un infierno para su activistas. Rusia no permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y las marchas del orgullo gay están prohibidas. Los homosexuales no pueden adoptar. La prohibición se extiende a los solteros de los países donde es legal el matrimonio gay. Una ley “contra la propaganda homosexual” condena la difusión de cualquier tipo de información sobre la homosexualidad dirigida a menores de edad con multas y penas de cárcel. La obsesión de la autoridades rusas es tal que no quieren ver la bandera multicolor en ningún lado.

En este ambiente agresivo con la comunidad LGTBI se está celebrando en Rusia el Mundial de fútbol. Un grupo de seis activistas viajó a Moscú entre el 28 de junio y el 1 de julio para pasear la bandera arcoíris de una manera audaz ante el mismísimo Kremlin. Cada uno de los participantes usó la camiseta de su selección nacional, y sus respectivos colores, para formar entre todos la bandera del arcoíris. La icónica bandera quedó compuesta por las camisetas de España, Holanda, Brasil, México, Argentina y Colombia, éstas dos últimas con sus segundas equipaciones.

thf_EDIIMA20180706_0043_20

Todos viajaron a Moscú acompañados por el fotógrafo Javier Tles en una iniciativa organizada por la Federación Estatal de Lesbianas Gais Transexuales y Bisexuales (FELGTB) en colaboración con la agencia LOLA MullenLowe. La campaña, desarrollada bajo el lema #Hiddenflag pretende dar visibilidad a todas las personas que viven en Rusia y se enfrentan a la discriminación y el miedo a diario. Y también en otras partes del mundo donde las personas LGTBI son perseguidas, humilladas o marginadas.

Un estudio reciente del Centro de Investigación Social Independiente, con sede en Moscú, desvela que los crímenes de odio contra la comunidad LGTBI se han duplicado en Rusia desde 2013, mientras que Human Rights Watch International ha denunciado que “la policía rusa no cumple a la hora de prevenir el acoso o al investigar los crímenes contra la comunidad LGTBI”. El informe también hace referencia a los informes de que al menos 100 homosexuales han sido detenidos y torturados en Chechenia.

THF_EDIIMA20180706_0044_20

“Hacerse visible siempre es un riesgo. Pero hacerlo con miles de aficionados del mundial y la prensa delante, es lo que nos motivó a desarrollar esta original protesta”, cuenta Uge Sangil, presidente de FELGTB España. LEER NOTA COMPLETA.

Fuente: ElDiario.es

#HIDDENFLAG

Cuando Gilbert Baker diseñó la bandera arcoíris en 1978, lo hizo para que se transformara en un icono de la comunidad LGTB y en un símbolo, reconocible en el mundo entero, que la gente pudiese exhibir con orgullo. 
Desgraciadamente, 40 años después, todavía hay países donde la homosexualidad está perseguida y símbolos como la bandera arcoíris están prohibidos, incluso bajo penas de cárcel.
Rusia es uno de ellos.
Por eso, aprovechando que el país acoge estos días el Mundial de fútbol, al mismo tiempo que en el resto del mundo se celebra el Mes del Orgullo, decidimos denunciar esta situación y llevar nuestra bandera a las calles de Rusia. Sí, a plena luz del día, delante de las autoridades rusas, de la sociedad y del mundo entero. Con orgullo.
¿Cómo? Utilizando algo que nunca despertaría las sospechas de nadie: las camisetas de fútbol.
España, Holanda, Brasil, México, Argentina y Colombia. Seis países. Seis valientes activistas LGTB que, juntos, formaron nuestra bandera y que recorrieron lugares emblemáticos de Rusia, llevando hasta cada rincón una lucha que jamás será silenciada.

Anuncios

Rusia. “Diversity House” un lugar seguro para vivir el mundial.

La gran incógnita es qué pasará con este lugar, donde las personas LGBTIQ han podido expresarse con total libertad, una vez concluya el Mundial de fútbol.

640x0-noticias-diversity-housetwitter-fare

En pleno centro de la homófoba Moscú existe un lugar que se ha convertido en un paraíso para las personas del colectivo LGBTIQ. Un espacio donde cada quien puede expresarse y ser como desee, al tiempo que disfruta del Mundial de Fútbol Rusia 2018.

Se trata de la “Diversity House”, un bar gay que ha sido inaugurado gracias al respaldo de la red internacional contra la discriminación FARE. Su vigencia es mientras dure la cita mundialista.

Los fanáticos del fútbol pertenecientes a la comunidad sexo-genero diversa, así como héteros aliados, y minorías étnicas, han hecho de este lugar su espacio predilecto para celebrarcada uno de los goles o hasta para llorar las amargas derrotas de sus equipos favoritos. Su importancia radica en que es un ambiente para socializar sin prejuicios ni etiquetas en una ciudad donde los bares gay son más bien escasos.

640x0-noticias-diversity-housetwitter-fare-1

Entre cervezas y entremés, el público que asiste a la “Diversity House” se divierte. Incluso los agentes de seguridad rusos –encargados de vigilar la casa- han bajado un poco la guardia y hasta han degustados pasteles arcoíris, han dicho los organizadores a la agencia AFP.

El lugar fue abierto en un espacio que normalmente es utilizado para el teatro by alberga exposiciones, así como las conversaciones de los activistas.

“En realidad es un espacio en el que los homosexuales pueden venir y comportarse como quieren, reunirse en un ambiente normal, y no he oído hablar de ningún lugar como este en Moscú antes”, ha declarado Viktor Tronin, un joven de 22 años.

diversity_house

A medida que avanza el torneo “Diversity House” se hace cada vez más popular. La incógnita es qué pasar una vez finalice el Mundial.

“No hay tantos espacios donde puedas entrar, ser tú mismo y mirar fútbol”, dijo Pavel Klymenko, director de desarrollo de Europa del Este de la red FARE. “Esencialmente, este es un espacio para celebrar la diversidad, creemos que la Copa del Mundo es una oportunidad increíble para hacerlo”.

Klymenko dijo que hasta 100 rusos y turistas al día visitaban Diversity House, adornado con banderas del Orgullo y carteles. LEER NOTA COMPLETA

Fuente: Universogay.com

Manual discriminatorio para personas LGBT para Rusia 2018

El manual de FARE (Fútbol contra el racismo en Europa) avisa de los peligros de Rusia tanto para ellos como para la gente de color o las minorías étnicas.

Un día después de que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, comentara algunas de las medidas que se llevarán a cabo durante el Mundial en lo que respecta al racismo, el diario The Guardian ha publicado un reportaje en el que cuentan que la comunidad LGBT (Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales) deberá tomar precauciones a la hora de acudir a Rusia el próximo verano. De hecho, FARE (Fútbol contra el racismo en Europa) ha publicado una guía para las personas que desean viajar para ver el torneo.

En cuanto a la gente homosexual, explican que ser gay no es ilegal en Rusia, pero que el país tiene una ley que prohíbe la enseñanza en las escuelas sobre ello y que en numerosos casos las personas homosexuales de otros países han sido atacadas.

Piara-Powar-009

Piara Powar, director ejecutivo de FARE

Piara Powar, director ejecutivo de FARE, ha comentado al respecto algunas de las acciones con las que deben tener cuidado tanto el colectivo LFBT como la gente de color o las minorías étnicas: “La guía aconseja a la gente gay que sea cauta en cualquier lugar en el que la comunidad LGBT no es bienvenida. El mismo mensaje va dirigido a la gente negra o a las minorías étnicas. Si los aficionados homosexuales pasean por la calle de la mano deberán afrontar los peligros que conlleva hacer eso. Depende de la ciudad y la hora del día”.

La guía incluye unas instrucciones en las que se detalla las leyes en Rusia sobre el tema: “No es un crimen ser gay pero hay una ley contra la promoción de la homosexualidad a menores. Los asuntos de la comunidad LGBT no forman parte de la política del estado. La gente gay en Rusia tiene un lugar, el cual está escondido y bajo tierra”.

Rusia, donde la homosexualidad estaba considerada como un crimen hasta 1993 y como una enfermedad mental hasta 1999, adoptó en 2013 una ley castigando con multas y penas de prisión todo acto de “propaganda” homosexual entre menores. Los actos del Orgullo Gay son generalmente prohibidos por las autoridades u objetivos de actos violentos.

Por otra parte, Fare habla de la posibilidad de introducir la bandera arcoíris en los estadios. A pesar de que en un Mundial no se pueden exhibir dispositivos como banderas o bufandas con connotaciones políticas, la bandera que representa al colectivo gay no contradice ninguna norma.