La última llamada de Jesús. El amor también es una pandemia

La última llamada de Jesús.

El amor también es una pandemia

🕊@psicologodiaz

romancespandemia2

Lo último que me dijo Jesús antes de cortar rápido fue; Te llamo en un rato, entro a la UCI.

Él trabaja en la primera línea de los covid19.

Él trabaja en un hospital público en Barcelona.

Recuerdo, que estaba sentado al teléfono, lo sostenía con mis manos rotas de tanto alcohol gel que me había puesto en la clínica.

Yo trabajo en la segunda línea por así llamar.

Trabajo en Recoleta en una clínica privada en Chile. La misión que tengo es contener a la primera línea del covid19 y a pacientes hospitalizados.

A veces se torna difícil, mientras yo los escucho, pongo el teléfono en mi bolsillo y espero el vibrar de la llamada de Jesús.

Las horas van pasando de la misma forma en que pasan los rostros frente a mí.

Todo no es como ayer, hoy debo sostener un cuerpo con la mirada.

Ensayo mis expresiones a través de tutoriales que me distraen, los grabo desde el teléfono, esperando que baje la llamada de Jesús y yo no lo vea… entonces estoy atento.

Las horas pasan, la llamada no llega, el tutorial se hace eterno, las cosas se confunden, la máquina no funciona, la receta se pierde y el teléfono no suena.

Pienso lo que puede estar haciendo; entubando, una traqueotomía o simplemente cerrando un par de ojos más, como los miles cerrados en Madrid y Barcelona.

Me imagino ajustar su máscara, limpiar sus lentes e incluso poner mi cuerpo ante ese escupitajo que sale por reflejo.

En este momento salí a la plaza, las horas han pasado, el teléfono no vibra, la llamada no llega, mis manos rotas escriben estas notas, como una fiebre de angustia.

Mis perras corren, yo las miro, guardo el celular esperando que vibre en las piernas.

La llamada no llega, me apoyo en un árbol, toco el pasto, grito a la perra, la llamada no llega, pienso en el tutorial.

Cocinar completo, en Barcelona no saben hacer completo, lo anoto al teléfono y veo el wsp, no hay movimiento en su teléfono.

Imagino que fue un procedimiento largo. Mientras apaciguare la espera recordando ese primer abrazo en el Parque Forestal o cuando conocí a sus padres y ellos no podían pestañear, Jesús repara al padre por no llevarme a conocer la ciudad.

Yo mantenía mis manos en los bolsillos para que no se notaran mis alas que nos cubrían cuando estábamos juntos y reíamos de la gente al pasar.

Luego al día siguiente partíamos a los Pirineos, yo como príncipe encantado, miraba todo desde el tercer piso de su casa.

Al regresar a Barcelona Jesús me decía; ¿Quieres visitar el museo de Salvador? …yo le respondía entre risas, ¿Para qué?, no veo a nadie caminando con una obra.

Bueno José Luis, entonces partamos a la Sagrada Familia, mi sarcasmo me hacía responder; existe una familia más sagrada que tú y yo.

Reíamos y me decía… contigo no se puede,…claro respondía porque contigo no compito, si lo hiciera me dejaría perder, solo para verte feliz.

El llamado aún no llega, no alcance a decirle que lo extraño, que quiero sentir sus brazos por mi espada.

La llamada no llega, una lágrima me recuerda que elegimos esto y otra se esconde y me ayuda a respirar, hasta la próxima llamada que será interrumpida por alguien que lo requiera a él… o me busque a mí.

Hacer coincidir los cuerpos, los muertos y las horas, es tan difícil como bajar la mascarilla y darnos un beso.

Por Cano en pandemia, Mayo 2020WhatsApp Image 2020-05-17 at 19.32.39

Gais, lesbianas y trans. La violencia más allá de la pandemia.

Gais, lesbianas y trans. La violencia más allá de la pandemia.

por🕊@psicologodiaz

APERTURA8-golpiza-998x499

Ser gay, lesbiana y trans en tiempos de pandemia puede ser una verdadera pesadilla. Momento en donde la discriminación, la violencia, exclusión y segregación pueden mostrar su peor cara.

Hoy el gobierno hace un fuerte llamado a respetar la cuarentena, encierro obligatorio en algunas comunas y otro como un gesto de empatía a la comunidad.

Lamentablemente este llamado que desde el punto de vista sanitario está en lo correcto para evitar la pandemia, para muchos que conformamos las llamadas minorías sexuales se vive a punta de agresión y maltrato, se está conviviendo cara a cara con lo no deseado. Sabemos que esto no se da en todos los hogares y a la vez sabemos que esos espacios de contención y cobijo son los menos, destacando sobre ellos los que promueven la violencia y el castigo.

En este sentido podemos encontrar violencia física, psicológica, económica, sexual y por omisión (esta última guarda relación con la negación de algún producto de primera necesidad al interior de dicho hogar).

La población más afectada se encuentra la comunidad trans, muchas veces personas que evitan estar en sus hogares y que hoy a falta de un refugio estatal deben permanecer en las mismas casas que los hicieron crecer a costa de violencia. Para muchos que conforman la comunidad trans se abren las heridas de prejuicio y discriminación que vivían desde sus propios seres queridos, estos también fueron víctimas de acciones correctivas en sus propios hogares, insultos, golpes, privación de alimentos y lo peor el cero respeto por su nombre social. El impacto psicológico que está violencia estructural genera demora años de sanar con Psicoterapia, llevándonos a los profesionales de la salud a no trabajar bajo el perdón ni olvido sino la resignificación de lo vivido.

Las promesas del refugio trans poco llegaron y salvo una importante excepción iniciada por el Sindicato de trabajadoras sexuales Amanda Jofré, este es solo una estación de respiro entre toda la violencia, es imposible pensar que una organización de la sociedad civil se haga cargo de un problema país.

Muchas veces la realidad que se vive al interior de los hogares de gais, lesbianas y trans, pasan a ser puntos de agresión que nos recuerda que detrás de un discurso inclusivo y banderas al viento no existe nada más que violencia y agresión.

Si bien para la población Trans existe hoy la ley de identidad de género, todos sabemos que no basta solo un papel si no hay educación sexual. En la actualidad muchas de las personas trans están siendo llamados por su nombre de nacimiento, obligados u obligadas a ocupar su ropa según género de nacimiento y exigiendo les un comportamiento bajo la mirada binaria patriarcal ortodoxa.

Como es de esperar las mujeres lesbianas también son afectadas y como regreso al siglo pasado, plenos años 50, vuelven los controles sobre ellas, las llamadas parecen ser atendidas por más de un oído, la madre, hermanas, sobrinas desean saber con quién habla la camión, volviendo la frase burlesca de mari macha, esa frase que muchas veces la arrojo sobre la cama con el deseo de quemar todo. Los gais, si bien gozamos de las migajas patriarcales la violencia será según la expresión de nuestra manera de sentir nuestro cuerpo y mente, acá la loca experta en resiliencia se transforma rápidamente en el punto de entretención de la familia, rompiendo con sus anécdotas las miradas flagrantes del desprecio de papá y la impotencia de mamá. Hoy cuando se pide no salir de casa es importante recordar el doble esfuerzo que hacemos gais, lesbianas y trans por estar en una casa que no es un hogar. Las políticas improvisadas del gobierno de turno nos debe considerar como personas en daño crónico social, por falta de educación, visibilización y atención adecuada.

IMG_20190513_160813_243

José Luis Diaz Psicólogo clínico en población lgbt 

Exigen a gobiernos de la región proteger a las personas LGBTI+ durante la pandemia de COVID-19

gaylatino-sobre-coronavirus

Desde GayLatino exigimos a los gobiernos de las naciones latinoameticanas impulsar acciones de protección a las personas LGBTI+ durante ésta pandemia, no solo en materia sanitaria sino incluyendo además políticas públicas en el ámbito de la economía, el trabajo y la vivienda, con especial foco en las personas de nuestra comunidad en situación de calle, vulnerabilidad y pobreza. La cuarentena y el distanciamiento social no serán posibles si hay personas LGBTI+ con baja expectativa de vida, expulsadas de sus hogares, sin ingresos, sufriendo la violencia y la discriminación.

La experiencia del VIH puede ser de utilidad en tiempos de COVID-19, si bien es importante recalcar que ambos virus son diferentes. Por un lado, el VIH es más difícil de transmitir y su periodo de incubación es mucho más largo. No obstante, la respuesta de los gobiernos a nivel mundial fue lenta e ineficaz y esto costó incontables vidas. El VIH nos deja unas lecciones que instamos desde GayLatino a aplicar en las diferentes políticas de América Latina:

1. Actuar rápido y pensar en los peores escenarios:

Las personas transmiten mayormente el nuevo coronavirus justo después de contraerlo y antes de demostrar síntomas, tal como ocurre con el VIH. Por eso es importante actuar rápido para prevenir y poner a disposición testeos de manera masiva. Conocer la situación de cada persona frente al COVID 19 salva vidas. Está comprobada también la eficacia del distanciamiento social y otras medidas tales como cancelar eventos grandes, suspender las clases,evitar las aglomeraciones, etc. Ese distanciamiento social requiere medidas afirmativas de los Estados que amortigüen el efecto que la caída de la actividad económica va a producir en todos los sectores de la economía, pero con especial virulencia en los sectores de la informalidad. Las y los trabajadores sexuales y les trabajadores no registrados o que se encuentran en situación de precariedad deben ser el centro de esas políticas.

2. A la larga nos afecta a todas las personas:

Al igual que como pasó con el VIH, el coronavirus no se limita a poblaciones claves sino que puede terminar afectando a toda la población en general si no hay medidas de prevención pensadas para todas las personas. El trans odio y el homo odio fueron (y siguen siendo aún) graves obstáculos en materia de respuesta al VIH- En el caso del coronavirus, lo es la xenofobia. La respuesta a la pandemia debe hacerse en base a la ciencia y evidencia, no a los prejuicios. Está comprobado que la discriminación y los prejuiciso socaban las condiciones para una ciudadanía plena y repercuten en numerosos ámbitos sociales y comunitarios, exponiendo particularmente a estos grupos a los efectos de las pandemias.

3. La salud pública es innegociable y crucial:

En los países desarrollados, el financiamiento a la investigación y la sanidad encabezadas por los Estados permitieron que el VIH sea hoy una enfermedad crónica más, no una pandemia devastadora. La salud es un derecho humano, y por tanto no puede estar sujeta al arbitrio y codicia de los mercados. La experiencia de países que han eliminado o desfinanciado su sanidad pública para beneficiar al sector privado ha sido nefasta. Un ejemplo de ello en la región es Argentina que durante el gobierno de Cambiemos, con la eliminación del Ministerio de Salud afectó especialmente a la población con VIH. Sin sanidad pública, no podemos hacer frente a las pandemias.

Así como con el VIH, al nuevo coronavirus debemos responderle desde la ciencia. Además, la garantía de todos los derechos humanos para todas las personas es fundamental y debe ser transversal a toda respuesta a la pandemia: políticas públicas son también indispensables para abordar la desigualdad que vivimos las personas LGBTI+.

Necesitamos que los Estados inviertan en sanidad pública, investigación científica y políticas que garanticen los derechos humanos. Hoy más que nunca.

Fuente: https://www.redgaylatino.org/gaylatino-exige-a-gobiernos-de-la-regi%C3%B3n-proteger-a-las-personas-lgbti-durante-la-pandemia-de-covid-19/

ILGALAC ANTE LA PANDEMIA DE CORONAVIRUS Y SUS EFECTOS EN NUESTRA REGIÓN

coronavirus

ILGALAC hace un llamado a adoptar una perspectiva antidiscriminatoria y de derechos en la implementación de las medidas que los Estados de la región realicen ante la pandemia de COVID-19 tomando en cuenta la desigualdad que viven las personas LGBTI+ en nuestros países.

Nos encontramos atravesando un tiempo muy complejo a nivel mundial. Hace unos días atrás la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el nuevo virus COVID-19 alcanzó la fase de pandemia global. Muchos Estados están declarando la Emergencia Nacional y medidas de aislamiento social. A la crisis sanitaria se le añade una crisis económica global inédita; una convergencia de factores que ponen al mundo en alerta.

ILGALAC es una red de grupos locales y nacionales dedicados a la conquista por la igualdad de derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI) y su liberación de todas las formas de discriminación existentes. Por lo tanto y ante este panorama de gran dificultad exhortamos a la presencia absoluta de los Estados de toda la región Latinoamericana y Caribeña y hacemos un llamado a cada gobierno para que tome medidas con perspectiva de género y diversidad sexual, teniendo en cuenta que en la gran desigualdad que atraviesa a la región nuestras realidades implican una mayor vulneración de derechos.

Es fundamental asegurar el acceso a los servicios de Salud y la medidas de prevención, dos campos en los cuales ya hemos detectado impactos desiguales hacia las personas LGBTI+.

Instamos por sobre todas las cosas a respetar los Derecho Humanos de nuestras comunidades teniendo en cuenta la identidad y la expresión de género, orientación sexual y las características sexuales de todas las personas. Se deben considerar las intersecciones y los contextos así como la situación de las personas que viven con VIH/SIDA, de aquellas privadas de la libertad, población en centros de asistencia social, en situación de calle, les migrantes, personas en situación de prostitución, trabajadores y trabajadoras sexuales y personas refugiadas que requieren acceso a servicios de salud de manera eficaz.

Reconocemos que la mayoría de las personas LGBTI+ laboran en el sector informal y sin cobertura médica, y ante esto es indispensable adoptar medidas, públicas y privadas para que los impactos en las economías de las personas LGBTI+ no sean aún más graves.

Exhortamos a las personas empleadoras y empresas que faciliten los medios, en la medida de lo posible, para que las personas trabajadoras realicen teletrabajo o reprogramen sus horarios, sin que ello afecte su estabilidad laboral. Los Estados deberán redoblar esfuerzos para informar alternativas, números de contacto y de seguridad ciudadana para proteger a las mujeres, niñas, niños, adolescentes ante el confinamiento establecido para que este no se convierta en violencia domestica

Por otra parte, promovemos el Derecho a la información y su debido acceso a todas las poblaciones mediante todos los medios y formas de comunicación, nuestros idiomas, lenguas indígenas y lenguaje de señas. A su vez, exhortamos a los Estados a fortalecer las redes de contacto y seguridad ciudadana para proteger a las mujeres, niñes y adolescentes ante la política de confinamiento establecido para que estas situaciones no deriven en contextos de violencia de género.

Debemos caminar estos tiempos con la convicción de que un Estado presente es la única alternativa para garantizar el acceso a la Salud pública de las personas LGBTI+ y que es la herramienta necesaria para erradicar las desigualdades en las cuales están emplazadas nuestras comunidades y que hoy hacen a nuestras vulnerabilidades insostenibles.

La solidaridad, la empatía y la puesta en valor de la diversidad son las únicas que nos ayudarán atravesar la complejidad de este tiempo.

ilgaLAClogos2

Fuente: https://www.ilga-lac.org/…/pronunciamiento-de-ilgalac-ante…/