Chile. Salir del Closet a los 60

El silencio lésbico del machismo latinoamericano

por Jose Luis Diaz

lesbianas-maduras

El machismo en Latinoamérica y sobre todo en Chile es indiscutible, nuestro país se forja en cimientos patriarcales en donde el rol de la mujer fue siempre ser la sombra del hombre. Lamentablemente este machismo se reproduce en los espacios lgtb, pocas veces nos damos cuenta de las dinámicas que dejan a las compañeras lesbianas, bisexuales y transfemeninas al margen de la escritura, la investigación o el simple testimonio.

En esta ocasión no expondré cifras que enfrían el vínculo humano, más bien expondré un relato anónimo de una mujer que decidió romper su silencio a los 60 años.

Esta carta es anónima y cuenta con la debida autorización de la autora para presentarla.

Cuando me dijiste que escribiera que es salir Lesbiana a los 60. Me quede paralizada, pensé Yo, si Yo.  ¡Lesbiana! ¡guau!

Cuando cumplí 60 años me dije quiero vivir como siempre he querido hacerlo, baje barrera y me propuse ser feliz.

Hace dos años empecé a sentir una sensación y afecto hacia una chica, me asusté, se supone que no debía sentir esa emoción, me dije No, no puedes, y cada día ese sentimiento iba creciendo y cada vez, me decía: “No debes, No puedes.”  Hasta que un día me di cuenta que estaba enamorada de una mujer.  Lloré a mares.

Primero fué miedo, un terrible miedo y angustia y comencé a recordar lo que había guardado por décadas, soledad y angustia.

¿Qué hago?, ¿cómo me siento? ¿Que siento? Me preguntaba.

No tengo referencia, a quién le cuento, qué pensaran, que sentirán, pero lo que más me preguntaba es: qué siento yo.

Me dio rabia, mucha rabia y mucha pena, esa pena que duele, llanto, ¡no puede ser! ¡no quiero! ¡lo quiero! Mi cabeza era un revoltijo de emociones y sentimientos.

Entonces comencé a recordar lo que sentía, como me sentía, cuando empecé a sentir que me gustaban las chicas, las niñas, las mujeres.

No se podía, no se debía, era malo, muy malo sentir afecto o cariño “más allá de lo normal” hacia alguien del mismo sexo, era pecado, Dios te castigará, te irás al infierno.

En esos años ser gay o lesbiana era una enfermedad, un pecado mayor.  “Dios creó solo al hombre y como compañera a una mujer.

No había cabida para ser lesbiana o gay

Había que casarse, tener hijos, y tener una familia ¡como Dios manda!

Había que ocultarse y hacer lo que se debía, lo que esperaba la sociedad, lo normal, lo correcto.

Entonces ser por fuera, a la vista de los demás, lo que se esperaba de mí.

Había que ser señorita, suave, hablar bajito, no reírse fuerte

Entonces me convertí en una rebelde, según los demás, porque me gustaba jugar con hombres, a juegos de hombres, usar pantalones; no quería ser superchica, quería ser batman, supermano sheriff, casarme con una niña, (esa parte no la decía) pero en un juego, si me casé con una compañerita en 5 básico.

Buena para jugar a las bolitas, subirme a las panderetas, a los árboles y me gustaban mis amigas.

Decían:

-Se le pasara cuando se case y tenga hijos.

-Es amachada, marimacha, loquita, rebelde.

-Esta niñita necesita un marido pronto.

Me refugié en el deporte, ahí podía correr, saltar, jugar voleibol, competir. Entonces nadie decía nada, era buena, muy buena para los deportes.

Me casé, tuve 2 hijos, me volví a casar y enviudé.

Entonces fuí libre.  No libre aún no, todavía no se podía.

Me acordé de los años, fingiendo, que no se notara, que no se me saliera, hablar en femenino, no gritar, ser algo tontita, vestidos vaporosos, ¡Odio los zapatitos de charol!

¿Que si me gustaba una mujer?. ¡Noooooooo!, ¡es que es bonita y se ve bien, solo es eso y  nada mas!

¿Como me siento ahora? Liberada y asustada

Liberada por la carga que llevé tanto tiempo, esa doble vida, esa sensación de no poder ser yo.

Asustada, porque me cuesta manejarlo.

Soledad, si soledad, tengo pocos amigos que lo saben y mi hija. Porqué se está sola en este proceso, es un proceso interno de aceptación, de cuestionar, de asimilar de aceptar.

¡Asustada! ¿que hago ahora? ¿como lo enfrento con mi hijo? con la familia, con los amigos, amigas, ¿lo entenderán? ¿me comprenderán? ¿que dirán?.

Pero también liberada.

Sigo fingiendo cada día menos, lo que no soy, cada día un paso más lento, y cada día un poquito más segura.

Quería al principio que todos compartieran lo que soy, pero todavía no se puede, pero cada día me importa  un poco menos.

Se quedarán conmigo todos los que realmente me quieren y me acepten, el resto se irá, saldrán de mi vida y será bueno, no tendré que fingir ser lo que no soy.

Y cada día salgo un poco más, a veces a raudales a veces lento, pero ya no hay vuelta atrás y no me arrepiento.

Aunque todavía tengo que fingir con algunos amigos, familia, hermanos, mi hijo, sigo mi camino y mi transformación.

Hace poco converse con mi hija, de cómo me sentía sola y asustada.

Y me dijo:

-Mamá lo único que quiero para ti, es que seas feliz, tú no has cambiado nada, sigues igual, te siguen gustando las mismas cosas, pintar, leer, eres alegre, divertida, no has dejado de hacer las cosas que te gustan.

Lo que quiero es tu felicidad, quiero que por fin seas feliz, no me importa a quién ames, eso no cambia nada. Solo se feliz.

La ame con toda mi alma.

 

Poema o pensamiento para la chica que me enamore (hace dos años)

Como arriesgar a intentarlo,

Si ya el tiempo pasó lento, lento, muy lento.

Ahora estoy conmigo mirándome a los ojos

Y me busco adentro para saber lo inevitable

Sabiendo que nunca seré la misma.

Desde que me abrí a ser lo que soy

Y de repente sin saberlo, lo que siempre fui

Y no me escuche, me perdí en la vida.

Mi reloj se paró, hace tanto tiempo

Viví una mentira dentro de otra mentira.

Ahora no encuentro consuelo para esto

Tengo tanto miedo.

Demasiado apretado tengo mi corazón

Tanta historia en mi cuerpo que no se puede borrar

Basta con saberlo, basta que ya no me mienta

Pero me bastó tu mirada y este sentimiento

Guardado apareció

No sé si odiarte o amarte,

Por sacar lo que nunca antes salió.

Dedicado a todas las lesbianas y bisexuales que no supimos escuchar y que hoy viven en silencio su deseo de amar.

Anuncios

Bolivia. Discriminación a mujeres indígenas

Una activista boliviana pone de manifiesto cómo las mujeres indígenas que se identifican como lesbianas o bisexuales sufren una triple discriminación que les obliga a migrar de sus comunidades y alejarse de sus familias, de su cultura y hasta de su propia identidad.

Producción: Laura Quiñones

Silene

Silene Salazar, cofundadora de la Red Nacional de Mujeres Indígenas y Bisexuales en Bolivia.

Para muchas familias indígenas la homosexualidad simplemente “no existe”, cuenta Silene Salazar, una mujer quechua quien a sus dieciséis años se aceptó como lesbiana.

Bolivia es un país muy machista, entonces ser mujer es complicado. Mi familia es muy machista y existe la heterosexualidad obligatoria. De cierta manera la mujer está con la función de reproducirse, tener hijos y casarse. Identificarse como lesbiana es muy fuerte por la discriminación”, dice.

A Silene la discriminación de género y por orientación sexual, y el racismo por ser indígena, no la detuvieron, sino que la inspiraron para convertirse en una defensora de los derechos humanos y activista LGTB apasionada por la justicia social.

De cierta manera la mujer está con la función de reproducirse, tener hijos y casarse. Identificarse como lesbiana es muy fuerte por la discriminación.

A mis dieciséis años me acepté como lesbiana, pero a mis veintitrés fue cuando viendo la situación, me puse a enterarme un poco más del movimiento LGTBI que existía, de los derechos que existían, de la Declaración de los Derechos Humanos y de todos estos instrumentos internacionales que existen, y vi que había muy pocas voces de mujeres dentro del movimiento LGTB, que era más liderado por hombres gay. Entonces unas compañeras y yo fundamos la red de lesbianas y bisexuales para empoderar mujeres y para que hubiera más liderazgo”, cuenta.

Silene fundó la Red Nacional de Mujeres Lesbianas y Bisexuales, un grupo de apoyo para mujeres de todo el país y el primero de su tipo en Bolivia que además busca visibilizar las identidades LGTBI dentro de las comunidades rurales indígenas.

Una vida normal en una sociedad discriminante        

La activista se mudó de La Paz a Santacruz, en el centro-sur del país. “Una ciudad mucho más conservadora, pues porque en La Paz hay más avances sobre derechos humanos, inclusive la alcaldía apoya de alguna manera. En Santacruz para mí era un reto declararme como mujer lesbiana y pensar que podía tener una vida normal o una vida feliz en una ciudad tan discriminante” dice.

En Santacruz el trabajo de la Red no fue fácil, Silene dice que al comienzo sólo eran dos personas que intentaban reunirse y ofrecer ayuda. “Incluso en al lugar donde nos reuníamos la mayoría no quería ir ni nada, por miedo a la discriminación”, cuenta. Sin embargo, casi 10 años después, se han logrado muchos avances en esta ciudad.

Cuando empezamos en 2009, la única mujer que marchaba en la marcha LGTBI era la psicóloga de una ONG y el año pasado nosotras fuimos el bloque más grande de mujeres lesbianas y bisexuales en la marcha”, dice con orgullo.

Para mí era un reto declararme como mujer lesbiana y pensar que podía tener una vida normal o una vida feliz en una ciudad tan discriminante.

En Bolivia, las victorias legislativas por los derechos LGTBI han sido muy reñidas. Al vivir en un país tradicionalmente católico, las personas LGTBI lucharon durante décadas para que se reconociera su existencia. Si bien Bolivia tiene leyes contra la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, Silene señala que rara vez se hacen cumplir.

El año pasado, se aprobó una ley que permite a las personas cambiar el género en sus tarjetas de identificación, pero se enfrentó a numerosas protestas de grupos religiosos.

A pesar de esto Silene nota que ha habido algunas mejoras en los últimos 10 años. Ha resultado más fácil para las mujeres acercarse a sus familias, especialmente en las ciudades, y como la red nacional ha crecido, también lo ha hecho la conciencia de los recursos disponibles para los miembros de la comunidad LGBTI.

“Ellos saben que existimos y que estaremos allí no solo para obtener información, sino para estar con ellos si enfrentan algún tipo de discriminación”, dice.

En el futuro, la red también espera expandir sus esfuerzos en los problemas de salud que impactan a la comunidad lésbica y bisexual así como alcanzar a las comunidades más rurales de Bolivia, donde a menudo es más difícil para las mujeres aceptarse como lo que son.

No existen datos sobre las mujeres indígenas lesbianas y bisexuales en Bolivia.

Las mujeres indígenas tienen que migrar por su orientación sexual

“Estamos intentando llegar a otras comunidades porque especialmente sabemos que las ONG están centradas en ciudades que son capitales. Santacruz es una ciudad que hay una ONG, hay también en La Paz, pero en las comunidades pequeñas no existe acceso a la información, entonces estamos intentando trabajar en esa temática y en una investigación sobre diversidades sexuales y diversidades indígenas”, relata Silene.

La defensora denuncia que existe mucha escasez de información de la existencia de las mujeres lesbianas y bisexuales dentro de las comunidades rurales e indígenas.

“En todos los informes que han salido, incluso de Naciones Unidas, no se toca este eje.  Se habla del acceso a la salud, al trabajo, a la situación política de las mujeres, pero no se toca lo que están viviendo estas mujeres dentro de las comunidades indígenas”, dice.

No hay manera que las acepten entonces lo que tienen que hacer es migrar a las ciudades y también pierden un poco el contacto con su propia identidad, dejan de identificarse como mujeres indígenas.

Las indígenas que se identifican como lesbianas o bisexuales son sometidas a violencia física, psicológica y muchas terminan llevando una vida heterosexual por obligación, revela Silene, quien además de haber vivido una situación similar, ha escuchado las historias de estas mujeres a través de la red y su investigación.

¿El factor común de esto es la migración, salir de las comunidades no? Porque no hay manera que las acepten entonces lo que tienen que hacer es migrar a las ciudades y también pierden un poco el contacto con su propia identidad, dejan de identificarse como mujeres indígenas. La migración es la mayor solución que ellas han encontrado a este problema”, explica.

En su caso, su familia ya había migrado a una zona urbana cuando ella alcanzó su adolescencia, “pero aun así era la misma mentalidad, de qué eso no puede existir, y no puede ser. En esta clase de familias indígenas con estos principios de que “no existe” se sufre mucho la invisibilización porque hay muchas comunidades indígenas que todavía niegan la existencia de cualquier persona LGTBI”, lamenta.

Para Silene lo más importante ahora de su trabajo como activista y quechua, es precisamente eso, visibilizar la existencia de las mujeres indígenas con una orientación sexual diferente a la heterosexual, darle la información que necesitan y hacer valer sus derechos.

“Existimos, estamos aquí, estamos en todas partes, somos mujeres somos lesbianas, somos indígenas y somos humanas, ante todo”.

Silene fue una de las participantes del 62º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, organizado por ONU Mujeres a comienzos de marzo de 2018 en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

fuente: NoticiasONU

 

Cuba. Tribunal concede custodia de tres niños a una pareja de lesbianas.

El tribunal del distrito de Boyeros concede la custodia de dos niñas y un niño a su abuela, en detrimento del padre biológico de los tres menores tras el fallecimiento de la madre. Se da la circunstancia de que la abuela es lesbiana, compartiendo desde hace años su vida con su pareja sentimental.

Por Luis M. Álvarez

A sus 54 años de edad, Violeta Cardoso ha perdido una hija, Karen Díaz, por causa de un cáncer linfático, pero ha ganado dos hijas y un hijo por acción directa del tribunal del distrito de Boyeros, en La Habana, que le conceden la custodia de su hija en detrimento de su padre biológico, al ser considerada una figura clave en el crecimiento de los tres menores que lleva criando con la ayuda de su pareja sentimental, otra mujer. Se trata del primer fallo judicial de este tipo que se produce en Cuba, el pasado 19 de octubre, que es ahora difundida por la asociación Acepto Cuba con el objetivo de promover el reconocimiento del matrimonio igualitario en la isla caribeña.

«Ha quedado bien delimitado que Cardoso ostenta de hecho, la guarda y cuidado de sus tres nietos, conjuntamente con la ayuda de la madrina de ellos, solventando así las necesidades materiales y espirituales que demanda el desarrollo de estos pequeños (…). El ordenamiento jurídico ha de ser compatible y estar en correspondencia con la realidad que se desarrolla, es por ello que, el nuestro no se queda por debajo de estas expectativas», explica la sentencia del tribunal.

Conceden custodia de tres menores a pareja de lesbianas en Cuba –

Según el Código de Familia Cubano, los padres biológicos son la primera opción para otorgar la custodia, pero permite otras opciones teniendo en cuenta el bienestar de los menores. Guillermo Gómez, padre de los menores, deja de cumplir sus obligaciones como padre y como marido durante la enfermedad de Karen, tiempo en el que ha sido la abuela, Violeta, junto con su pareja, Isabel, quienes han asumido la alimentación, manutención y educación de los tres menores, de 5, 7 y 8 años de edad, motivo por el que no ha dudado en reclamar la custodia.

630x800-noticias-custodia-de-tres-menores-a-pareja-del-mismo-sexo-en-cuba-1

Custodia de tres menores a pareja del mismo sexo en Cuba

LEER NOTA COMPLETA

Fuente: Univesogay

26 de abril. Dia de la Visibilidad Lésbica.

El Día de la Visibilidad Lésbica se celebra cada 26 de abril en diversas partes del mundo como una forma de exigir igualdad de derechos para las lesbianas.

visibilidad lesbica

El movimiento se originó en España en el año 2008 como parte de las actividades de los colectivos LGTB. Su objetivo es visibilizar el papel que ocupan las lesbianas en el espacio público. Este día se hace un llamado a las lesbianas que trabajan en el ámbito público a mostrarse y ser un referente social positivo que contribuya a la eliminación de prejuicios y homofobia entre la población. Aunado a ello, los colectivos LGTB exigen a los gobiernos e instituciones que promuevan la igualdad de derechos (tales como el matrimonio igualitario o la reproducción asistida) y fomenten la no discriminación.

orgullosamente-lesbiana

Violaciones “correctivas” a lesbianas en Perú.

notaelmetodoparacuraralesbianas.jpgUn informe revela que en Perú son habituales las violaciones correctivas para «curar» a lesbianas o para castigarlas por su homosexualidad.

Mujeres homosexuales se ven sometidas a lo que denominan violaciones correctivas en Perúsegún desvela el informe anual sobre los derechos humanos de personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales en Perú encargado por el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (PROMSEX) y la Red Peruana TLGB

«Lamentablemente es una práctica que tiene cierta recurrencia», reconoce Margarita Díaz Picasso, directora general de Igualdad de Género y No Discriminación del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables de Perú. Los casos «no están documentados, no es usual la denuncia, pero los he escuchado desde 2005», confirma María Isabel Cedano, directora de la organización Estudio para la Defensa de Derechos de la Mujer (Demus), una activista con 25 años de experiencia, 10 de ellos en el ámbito del feminismo. El informe no habla de cifras, pero recoge testimonios, situando los casos en un contexto.

Kattia Montenegro es una estudiante de 21 años de Arequipa, una ciudad del sur de Perú que cuando todavía no había hecho pública su sexualidad, tenía que soportar las amenazas de su hermana cuando le decía «te voy a mandar violar para que te hagas mujercita». «Probar un varón» serviría para enderezarla, le decía su hermana. La primera vez que la amenazó se asustó, pero la segunda vez, decidió confesar a sus padres su orientación sexual y hablarles del acoso que sufría por parte de su hermana. Pero las amenazas, insultos y agresiones continuaron, por lo que decidió denunciarla acudiendo a un servicio público gratuito, Centro de Emergencia Mujer, que proporciona orientación legal, defensa judicial y asesoramiento psicológico a víctimas de violencia familiar y sexual. Allí encontró el apoyo que necesitaba para soportar un proceso que duró un año. Ganó el juicio y su hermana fue obligada a someterse a un tratamiento psicológico y a compensarle económicamente. «Para entonces ya era activista y eso me dio la capacidad para denunciar, Sabía qué hacer, dónde acudir», explica Kattia, cuyo caso es una excepción.

Otra joven sin identificar, denuncia que fue violada en su propia casa por un amigo de la familia que pretendía «curarme». Así lo entendió ella por lo que su violador le decía durante el ataque haciendo referencia a que no está bien «ser como eres» o que «una mujer que llora por otra, no es correcto». Si bien trató de olvidar esta humillación no tardó en darse cuenta de que estaba embarazada. Un caso similar es descrito por Marxy Condori, del Movimiento Lesbia de Arequipa, donde describe el caso de una lesbiana que fue violada por su propio tío «para hacerla mujer». Desde el Movimiento le aconsejaron denunciar a su tío, quien podría repetir la agresión, pero su madre trataba de disuadirla. Cuando la madre de Shaly se esteró de que era lesbiana y salía con otra chica, le quitó su móvil, le prohibió usar las redes sociales y no le dejaba salir. Una situación que se prolongó a lo largo de un año, hasta que finalmente la echaron de casa.

Estos ataques son el resultado de la violencia del sistema de presión del patriarcado, según Maribel Reyes, secretaria nacional de la Red Peruana TLGB, que asegura que «el propio término, violación correctiva, ha nacido de ese enfoque de presión que dice que hay que castigar todo lo que se salga de la norma establecida: la mujer heterosexual y sumisa a la sombra de un hombre». Por eso, «no creo que los que someten a mujeres lesbianas a estos procesos crean que van a cambiar su orientación sexual, sino que lo hacen a modo de castigo». Según otra investigación, referida exclusivamente a la capital peruana del colectivo No Tengo Miedo, en 2014 de cada diez lesbianas, entre cuatro y cinco habían sufrido violencia familiar. «En el caso de las lesbianas, el 22 % de la violencia familiar es sistemática» y «en el 75 % de los casos de violencia familiar se utiliza la heterosexualidad obligatoria como mecanismo de control».

Perú no es el único país donde se producen las violaciones correctivas, también se conocen casos similares como los expuestos en India, Zimbabwe, Sudáfrica o Ecuador. En julio de 2007 una pareja de lesbianas era violada y asesinada en Sudáfrica, como consecuencia, varios grupos de defensa de los derechos humanos crearon la campaña 07/07/07, para reclamar el fin de los crímenes de odio contra la población LGTB. En 2012 se clausuran Ecuador varias clínicas para «curar» homosexuales en las que la violación era un método habitual.

El gobierno peruano no cuenta con una política nacional contra a discriminación por orientación sexual e identidad de género. Tampoco tiene tipificados los crímenes de odio hacia la comunidad LGTB, aunque ha habido alguna iniciativa parlamentaria para cambiar esta realidad. El congresista Carlos Bruce, de la formación Perú Posible, presentó en 2009 el Proyecto de Ley Contra los Crímenes de Odio, volviendo a presentar su borrador en 2013, modificado y sin el término «crímenes de odio». Finalmente lo que se aprobó fue la Ley Contra Acciones Criminales Originadas por Motivos de Discriminación, que distaba mucho de su borrador original y excluía deliberadamente a la comunidad LGTB.

Fuente: Universogay.com

SixtaGesima lucha contra la homofobia desde Youtube.

Sixtagésima es el nombre de una youtuber española, quien en su canal habla con claridad y de una manera jocosa sobre lo que significa ser lesbiana: curiosidades, anécdotas y uno que otro consejo –muy a su manera- sobre situaciones particulares que se suceden en las relaciones entre mujeres son publicados semanalmente con el título Lo que me sale del sexo.

No pretende ser una maestra pero sí exponer sus puntos de vista y en cierta forma busca romper esquemas y limpiar las telarañas mentales que llenan de prejuicios a los individuos.lesbiana youtube 3

¿Qué significa Sixtagésima? ¿De dónde sale este nombre?

-¡Oh! ¿qué pasó? Pues, fue una idea que me surgió al intentar buscar un nombre para el canal. No quería que fuera lo primero que se me ocurriera, así que me dije a mí misma, busca algo que te identifique y algo nuevo. Y así nació “Sixta”, que es el segundo nombre de una de mis abuelas, y “Gésima”, como un juego de palabras numérico.

Y ¿cuál es  tu nombre, qué edad tienes, profesión y además de youtuber a qué otra cosa te dedicas?

-Bueno, si te lo dijera estaría revelando el gran secreto de entre mis seguidores (risas). Mi nombre y mi edad son un secreto que, por ahora, no quiero sacar a la luz. Y no porque me dé vergüenza, sino más bien, porque me lo preguntan tanto, que me gusta mantener el gusanillo de la curiosidad activo. Mi profesión, nada fuera de lo normal, trabajo en una oficina. ¿Y a qué otras cosas me dedico? Pues, actualmente disfruto de la vida siempre que puedo, mi ocio está aumentando cada día más: cine, comidas (de las que alimentan quiero decir jaja), teatro y música; y aparte de eso también estudio italiano y viajo cada vez que puedo.lesbiana youtube 4

¿Cómo comienzas con la idea de hacer un canal de youtube para abordar temas lésbicos?

-Bueno, la primera idea de mi canal no fue iniciar con temas LGBTI, sino más bien fue hacer un canal de vlogs normal. Pero un día comencé a hacer una sección llamada “Confesiones”, donde me expresaba como cuando lo hago con mis amigos y contando cosas íntimas, esto me hizo plantearme muchas cosas sobre el canal, y al ver que les causaba gracia mis anécdotas lésbicas, intente ir más por ese camino. Mi canal no trata solo de temática lésbica, puedes ver que también existen temas de crítica o feministas, así como explicaciones de conceptos de forma graciosa para que la gente aprenda un poco más. Siempre me dicen que les hago pensar mucho y eso me gusta.

He estado buscando y no encuentro entre tus videos… ¿cómo fue tu salida del clóset?

-Si está mi salida del clóset, pero fue uno de mis primeros videos y es tan malo que mejor no lo veas. He estado pensando un poco en volver a hacerlo. Mi salida del clóset fue algo traumática, pues por aquel entonces lo de ser lesbiana no se veía con buenos ojos. Y a pesar de que no hice una de las mejores salidas contándoselo primero a mi padre y aguantando los llantos de mi madre después. Con el tiempo todo cambio, y mis padres no solo cambiaron, sino que ahora, van a espectáculos de travestis y drag-queens.lesbiana youtube

Así que se han hecho muy fan de este mundo. Y por no hablar del gaydar que posee mi madre, que ya detecta a cualquier lesbiana a metros de distancia. A veces me entero de noticias o eventos LGBTI por mi madre. Es increíble el cambio que pueden hacer los padres. Muchas personas no creen que sus padres puedan dejar de odiarles por ser homosexuales/bi/trans/etc, pero sí, las personas pueden cambiar.

¿Cómo combates la homofobia? ¿Encuentras mucha homofobia en tus redes?

-Sí, la homofobia existe. A pesar de que se piense que ya ha pasado mucho tiempo. Son muchos los mensajes que me saltan cada día en mis comentarios de YouTube o en mis post de Facebook. Y no son precisamente una crítica constructiva, sino más bien insultos o desprecios por ser lesbiana. Y creo que por eso, mis videos pueden ayudar a entender muchas cosas. No solo por mostrarme yo misma como una persona homosexual sin vergüenza a contarlo todo. Sino porque pueden ayudar a pensar y recapacitar. A que no es malo mostrarse tal y como somos. A que no importa decir lo que eres, y que no tienes por qué decirlo si no quieres, pero que debemos respetar a quien quiera mostrarse como es. El respeto ante todo. Como yo siempre digo, si ya hemos conseguido nuestros derechos (en España), luchemos por los derechos de los que aún no los tienen. Mostrándome como lesbiana visible, lucho contra la homofobia de personas de otros países sin derecho. Por eso es importante la visibilidad.

¿Qué es lo que más inquieta a las lesbianas hoy en día ¿cuál es la pregunta que con más frecuencia te hacen?

-La pregunta que más me suelen hacer las chicas lesbianas y bisexuales es: “¿Cómo saber si le gusto a mi amiga?” o “¿cómo se lo puedo contar a mi familia que son homófobos?”. Para lo segundo, hice un video, tratando el “cómo salir del armario en 10 pasos”. Busqué mucha información, la traté, la orienté hacia lo que yo creía y había vivido, e hice ese video, que por lo que me dicen en los comentarios ha ayudado a muchas personas a salir del armario. Claro que, yo no obligo a nadie, ni recomiendo a nadie que salga, cada uno es dueño de hacerlo si quiere o no, y cuando le apetezca. Pero creía necesario hacer ese video, pues a mí me hubiera ayudado mucho en su momento.

Ahora, para lo primero, muchas veces no sé cómo contestar. Me encuentro con tantos casos curiosos, donde buscan cualquier señal para saber si la persona que le gusta es homosexual, que a veces me parece de ciencia ficción. Yo siempre les recomiendo que conozcan bien a la persona antes de lanzarse a dar el paso, así se evitan problemas por si se equivocan.

También les recomiendo que conozcan a más chicas, que no se centren solo en su amiga “la hetero”, porque sí, muchas se enamoran de heteros y eso es una realidad, pero lo importante es no obsesionarse, porque hay más mujeres en el mundo donde elegir.

¿Qué cosas te inspiran?

Mi día a día. Cada vez que veo una situación graciosa o injusta la aprovecho para hacer un video. A veces una noticia también me hace ver los diversos puntos de vista de algo. O incluso mi pasado, todo aquello que he vivido y que puedo ahora contar desde un punto humorístico. A veces es bueno sacar lo bueno de lo malo. Ser positiva es muy importante.

Así, el canal de Sixtagésima es una ventana más que se abre, con sus particularidades y dirigido a jóvenes, donde el tema de la sexualidad diversa se aborda con total normalidad y sin tapujos.

Fuente: Sinetiquetas.org