Carceles de Chile. El destrozo de cuerpos en democracia.

carcelchile

La situación que viven las personas privadas de libertad se encuentra al limite de lo éticamente permitido, moralmente aceptado y por sobre todo, alejado del derecho y dignidad.

Las cárceles de Chile se han transformado en verdaderos “centros de tortura”, muchas veces valiéndose de la invisibilidad en la política pública, las comunicaciones y el fuerte desprecio social que recae en estos recintos y sus reclusos, variables que han transformado los espacios penitenciarios en lugares de atropellos de los derechos Humanos en plena democracia.

Es fuertemente preocupante, como jóvenes ilusionados en un desarrollo laboral y académico se transformen con el pasar de los tiempos en torturadores, verdugos y seres perverso alimentados de la violencia.

Lo anterior nos hace pensar en el daño país que tenemos como sociedad y a la vez, en la miseria que esconde la pobreza y desprotección. Vulnerada por los distintos poderes del Estado. Hoy en donde la necesidad de hambre te puede transformar en una persona privada de libertad, mirar esta realidad, resulta un deber social.

Pensar que en un escenario como las cárceles Chilena se puede dar la bien llamada reinserción es una simple utopía, está idea es obsoleta en un sistema colapsado y del cual nadie quiere hacerse responsable. Dejando en un péndulo la vida y la integridad, no solo de todos los que cohabitan el mucho carcelario, sino también, a la familia de reclusos, gendarmes, profesionales y técnicos que se desempeñan en este recientos  de opresión y experimento social.

La tortura en las cárceles ha sido demostrado en más de una ocasión: ejemplo de ello, fue la información levantada por el Instituto de Derechos Humanos realizada en los centros penitenciarios de valdivia, el 23 de junio del 2017;

    “tortura hacia mujeres de la cárcel de Valdivia, luego de que Gendarmería violara los derechos humanos de las reclusas al haber lanzado gas pimienta en los genitales de una interna”

    “Si toda esta realidad ya resulta compleja, la etnia supone una nueva carga para las reclusas; tal fue el caso de Lorenza Cayuhan, quien fue obligada a parir engrillada en octubre del año pasado”.

Mientras que la Defensoría Popular calificó esta situación como un acto de tortura, distintas organizaciones sociales acusaron doble discriminación solo por el hecho de ser mujer y mapuche”

fuente: https://radiojgm.uchile.cl/tortura-al-interior-de-las-carceles-de-mujeres-en-chile-la-violacion-a-los-derechos-humanos-por-ser-mujer-privada-de-libertad/La

La violencia no se ha detenido y tampoco ha disminuido, quedando en evidencia toda su perversión durante la crisis social que cruza nuestro país, en la cual lamentablemente, desde un enfoque punitivo, vemos como el gobierno actual del Presidente Piñera y su gabinete, intenta resolver los problemas sociales y la deficiencia del manejo de la pandemia en penas de cárcel y castigo.

Hoy resulta importante revisar la crisis  penitenciario, ya que el sentido común, que nos hace pensar que en las cárceles están los antisociales de este país, se rompe cuando acá no solo se encarcela la pobreza sino también el hambre.

Otro, ejemplo de la tortura que se presenta al interior de gendarmería es la vivida por el ex recluso y hoy activista en derechos humanos penitenciarios, Carlos Espinola Robles: previamente a su libertad condicional, quien señala;

“antes de salir estuve, 7 meses encerrado en una cárcel bajo el sonido incansable de una gotera” el daño físico que dejo esta situación me acompañara toda la vida, a su vez el impacto en mi familia fue mayor”

Para Espinola, la cárcel no distingue entre etnia, religión, orientación sexual, ahí simplemente las personas se transforman en elementos de experimentación. “sin embargo debo reconocer que la población homosexual se lleva la peor parte”, señala Espinola.

La corte de apelaciones de Santiago ordeno el cierre a gendarmería al Modulo Alfa, Colina dos, al constatar la vulneración a la constitución y al reglamento interno de de la institucion, caso llevado en ese entonces por el actual diputado Hugo Gutierrez y Boris Paredes, en representación de Carlos Espinola Robles y otros a otros internos

Cita: El Mercurio, 1/02/02

Los antecedentes de violacion a derechos humanos parte desde la creacion de las carceles en chile y son históricos, entregando material suficiente para un centro de memoria carcelaria en donde se cuente los atropellos humanos al interior de los recintos de reinserción social, sin embargo llama la atención el desconocimiento de las otros poderes del Estado en torno a esta materia, el poder judicial, es uno de ellos.

Frente a esto, en consulta a un alto representante del Instituto Nacional de Derechos Humanos, el cual comenta que;  levantan la información, realizan la denuncia y fiscalía en un gesto casi recurrente y deportivo hace escaso seguimiento a las miles de causas, presentadas por el organizamos , priorizando al parecer, el cierre de la carpeta investigativa, dando cuenta de la existencia de vicios en el sistema que deben ser erradicados, ya que ningún país democrático puede avanzar con torturas y más aún cuando se habla de crímenes que pueden ser sancionados en cualquier corte internacional.

Si bien, los cientistas sociales podemos afirmar que nadie soñó con ser parte de la cárcel, no podemos ignorar que vivimos en una sociedad que establece el camino para que ello se cumpla, la marginación, segregación, violencia y olvido de los sectores más vulnerados de nuestro país han pavimentado el camino para la concreción del delito, restarle responsabilidad a la sociedad de los presos de Chile, sería una mirada miope para la solución.

Hoy al parecer todo espacio de reclutamiento social se ha transformado en el nuevo negocio de los empresarios, un negocio inescrupuloso, donde la vida pasa a segundo plano y el valor por el dinero su eje principal, esto nos puede abrir una puerta a una vulnerabilidad mayor.

CarcelesChile

La privatización requiere más presos para justificar sus cárceles, desde ahi los constantes mensajes de criminalización del gobierno de turno tienen, el sentido empresarial de abastecer las cárceles obtiene buenos dividendos económicos.

Lo privatizado que tiene nuestra sociedad, ha dejado el valor de la vida por debajo del valor del dinero, las cárceles de chile.  Los atropellos son variados y al parecer la responsabilidad social que tenemos como país, queda encerrada al mismo momento que se entrega la sentencia, dejando en total desprotección social a reclusos, gendarmes, profesionales y técnicos que viven en bajo el mismo techo.

La pandemia que azota nuestra región y sobre todo a nuestro país, ha dejado al descubierto las falencias que se instala con la (in)justicia social y la falta de oportunidades que enfrentamos como sociedad, dejando a una parte mínima de la población colmada de privilegios y otra parte más bien observadores de los mismos, obligándolos a estos últimos a ser futura población penal.

En la actualidad la población recluida en sus distintas modalidades, llega a un total de 38834 personas, de las cuales 24264 se encuentran en cárceles tradicionales y 14570 en recintos concesionario, cifras entregadas en gendarmería de Chile en su página oficial. Si a esta población sumamos las personas que trabajan directa o indirectamente con la población recluida, finalmente superamos las 50 mil personas, es decir más de 50 mil familias relacionadas directamente con la situación que se vive en las cárceles de Chile. Dato no menor para hacernos responsable no solo de la víctima y su necesidad de justicia, sino también del victimario.

Esto nos coloca frente a un nuevo desafío, podemos seguir avanzando en una sociedad que todo lo resuelve con la sanción penal y la privación de derechos y libertades, sin reconocer que llenando las cárceles no se han solucionado el problema principal para lo que fueron diseñadas.

Es posible que sigamos aumentando la población penal, sin hacer las distinciones correspondientes para asegurar que el delito cometido sea realmente sancionado según lo que establece la ley penal y no la “ley sin límites” que se vive en los recintos penitenciarios, lo cual muchas veces transforma a los mismos funcionarios en víctimas y victimarios en el ejercicio de la profesión.

Hoy en tiempos de pandemia, resulta vital hacer un alto, detenernos en esta población penal y revisar las vulnerabilidades que se enfrentan a diario en los recintos.Las cárceles de chile hoy tienen presos y vulnerados a gendarmes, profesionales, población penal y familia de los antes mencionados.

Al final la nota damos a conocer la mesa de Derechos humanos y cárceles impulsadas por Claudia Dides en representación de la Senadora Adriana Muñoz y Carlos Espínola en representación de la red por la Libertad y dignidad, en la cual también trabaja su agrupación, Libertad sin cadenas.

Santiago 15 de julio del 2020

Por Ps. Jose Luis Diaz.

¡Grita tu nombre!

Por @psicologocano

5f12f6a79fc26f219b6480f91f63ceea

Las reiteradas detenciones injustificadas por parte de carabineros de Chile, obliga a quienes son testigos de ese injusto proceder a gritar desesperadamente ¡grita tu nombre! frase que entre líneas pretende salvaguardar la vida de la persona, lamentablemente no detiene el oscuro camino de violencia que inicia esa detención.

Entre los detenidos vemos mujeres embarazadas, adolescentes, ancianos e incluso, ya superando toda realidad de la inhumanidad, un joven con síndrome de Down.

Estas señales por parte de la institución represora solo dejan en evidencia la falta de criterio y preparación para enfrentar a una población que se levantó a decir basta de abuso, no más desigualdad y por último la urgencia de terminar con un sistema asfixiante que va robándonos la vida cada día que pasamos en ella.

Chile dijo no a los distintos atropellos que se viven en todo el país y en cada región. Desde el robo del agua y por consecuencia la muerte de animales y perdida de ríos, hasta la contaminación inescrupulosa de Quintero – Puchuncavì, en donde la población literalmente respira muerte. Avanzando más al sur vemos como criminalizaron la Araucanía, en donde la policía ha jugado un rol más vergonzoso que el mismo robo al interior de la institución, el cual sigue sorprendiendo por sus nuevas cifras.

Carabineros de Chile, esos que bajo el eslogan “un amigo en tu camino” se ha trasformado en los verdaderos verdugos del pueblo. Su general Mario Rosas, no ha estado a la altura de una policía profesional y preparada, dejando al descubierto sus más bajos instintos, desconocimiento absoluto de los elementos que se usan para reprimir o mejor dicho “matar” a la población. Cuerpos mutilados, quemados, violados y en algunos casos desaparecidos. Todo bajo la protección de la impunidad y el apoyo absoluto e incondicional del gobierno del 6%.

Carabineros no se ha detenido a evaluar su actuar y mientras toman conocimientos de sus violaciones a los Derechos Humanos, continúan con este actuar en las distintas poblaciones que conforman el Santiago de la dignidad.

Entre las poblaciones atacadas por parte de los efectivos se encuentran lo Hermida y la granja, bastiones de la lucha contra la Dictadura sangrienta de Pinochet, esa dictadura que arrojaba cuerpos al mar, mataba, secuestraba, quemaba y torturaba durante sus 17 años de oscuridad. Cuerpos sin vida recorrían las aguas del rio Mapocho, casas de tortura y fosas con más de algún cuerpo brutalmente acribillado.

Hoy el actuar de la verde institución no ha sido distinto, caso secuestro como el de Nicolás Ríos Verdugo, el cual fue tomado por sujetos, subido a un vehículo particular y posteriormente dejado en prisión preventiva por una jueza tan cuestionable como la policía, los abogados dicen que fallo bien y puede ser que así sea, no soy abogado, sin embargo, se deja la puerta abierta a que la institución del orden naturalice este actuar y lo haga una práctica habitual. Las redes sociales, la mejor verdad, han mostrado detenciones en las maleteras de vehículos, sin olvidar la maniobra para aplastar entre los dos autos institucionales al joven Oscar Pérez de 20 años, el cual quedo con grave daño.

Así como la ciudadanía molesta veía la puerta giratoria frente a la delincuencia y las clases de ética para ladrones de cuello y corbata, hemos sido testigos que esta misma puerta ha funcionado entre los criminales de la institución, dejando al pobre sin justicia y reforzando la privación en derechos de todos los que deseamos vivir en dignidad.

Un viernes 6 de septiembre del 2013, el Poder Judicial reconoce “dejación de funciones” y a su vez la Asociación Nacional de Magistrados que agrupa a más de mil jueces avanzaron en nobleza y se atrevieron pedir perdón. El tiempo ha avanzado y hoy vemos un actuar similar a la “dejación de funciones” que reconocieron en dictadura.

Con una policía que cuenta con el apoyo de un gobierno errático, ambicioso, desconectado de la demanda social y sin representatividad, sumado a la justicia tuerta del poder judicial solo nos hace sentir indefensos y vulnerados. Jueces que ocupan estrategias de políticas oscuras y que advierten con querellas al parecer no ha entendido que Chile despertó.

Así como no se soltará la dignidad tampoco se soltará la justicia. Por un Chile digno, igualitario en donde la vida y las riquezas se queden con el pueblo, este estallido no se detendrá.

Fuerza primera línea, fuerza y conciencia pueblo chileno.

22 de enero de 2020

IMG_20191230_065605_100

Chile al cuidado de una policía enferma.

La deuda de la salud mental de HOSCAR

FB_IMG_1577134397345

Por @psicologodiaz

Desde el 18 de octubre y a raíz del estallido social, no solo la desigualdad y la ambición de poder por parte de un mínimo sector de la población ha quedado al descubierto. También la policía chilena ha evidenciado importante falencia en su formación, lo que sumado a las evidentes alteraciones mentales que presenta no ha dejado la sensación que el “enemigo implacable del que habla Piñera no es nada menos que los amigos en el camino.
A diferencia del uniforme verde de las educadoras de párvulos, estamos frente a un uniforme represor, posiblemente nostálgico de lo enseñado en dictadura. Esto último lo señalo porque vi su actuar en los tiempos oscuros de la tiranía dictatorial de Pinochet y conocí de cerca sus desapariciones, torturas y el quiebre irreparable al pueblo chileno. Hoy entre las cifras que entrega el INDH en donde se refiere en fuertes términos a la represión del Estado a través de Carabineros de Chile.

La institución fundada en el 27 de abril de 1927, bajo Carlos Ibáñez del Campo. Desde 1927, la formación de la institución se fue tergiversando, el cuidado del pueblo paso la represión del pueblo y posteriormente en la matanza sistemática como lo vimos en la dictadura que se impuso por 17 años. Hoy carabinero debe ser completamente reorganizado e intervenido. No puede existir una organización en pleno sigo XX, a las puertas de una nueva constitución que mantenga tal nivel de clasismo entre sus filas, en donde la llegada a ser general depende de su poder adquisitivo sin considerar los méritos y capacidades, ya que tenemos una escuela para los privilegiados y otra para quienes desean salir de pobreza. Desde ahí se puede identificar el primer cambio urgente, nos hemos preocupado de la educación, pero no en revisar la educación que recibe quienes tienen en su mandato el orden y sobre todo la seguridad.
Desde el estallido social hemos sido testigos de las violaciones más grave que un Estado ha podido cometer utilizando las fuerzas de carabineros y en su actuar alteraciones mentales que cualquier libro de psiquiatría o psicología no es capaz de sostener. Agresiones desmedidas contra toda la población, niños, mujeres, hombres y ancianos. Carabineros acusados de tortura, violaciones a hombres y mujeres e incluso violentando las infancias. Todo esto avalado por un gobierno indolente, capaz de justificar todo abuso bajo la consigna “debemos recuperar el orden”.

Carabinero de Chile ha actuado como una institución con evidentes problemas mentales y no puede ser distinto, la cifra de la salud mental en Chile nos ubica dentro de los países más preocupantes en esta materia. Puede alguien justificar la violencia policial sobre un niño de 6 años y pensar que ese niño volverá a jugar en la plaza como si nada pasara, puede ese padre sentirse seguro cuando sale de su casa, alguien se hace cargo de los fantasmas de esa madre.
Carabineros ha violado en todo lo que implica esta palabra, así lo informa el INDH.
En que mente puede ocurrir esa intención, salvo sea la mente de un verdadero psicópata. Puede carabineros disparar directamente a los ojos, atacar la prensa, usar perros y caballo para arrebatar el legítimo derecho a la manifestación de un pueblo cansado de años de abuso. A continuación, el relato de un padre, hoy sin apoyo por parte del gobierno para reparar el daño causado.

FB_IMG_1577104315647.jpg
“Soy padre de M. S. A., el niño de 6 años que fue apuntado, con una escopeta de lacrimógenas en la cara. La verdad que no es fácil describirlo, en estos momentos yo ando con crisis de pánico con respecto a lo sucedido. En una concentración feminista donde las compañeras hicieron el cántico de; El macho violador, frente a la comisaría de la Yungay, comuna La Granja, la que está al lado del MIM Yo y mi ex participamos de la manifestación, estuvimos como dos horas manifestándonos y luego empezó la represión, muy violenta, perdigones y lacrimógenas a destajo, se llevaron a una profesora amiga en común, llamaron a abogados y D.D. H.H, tomando en cuenta que en ese momento el joven herido, ya había recibido los perdigones, Emilia la mamá de M. se quedó esperando a los de D.D. H.H, porque ella tenía el contacto, y se quedó cerca de la comisaría en la esquina, y yo me fui a mi casa a, demasiado violenta, muy violenta, llegaron dos zorrillos y tres piquetes seguramente de San Joaquín o San Ramón. Bueno, mi hijo estaba en casa con mi ex suegro. Y fueron a buscar a la mamá de mi hijo en auto. Voy llegando a mi casa y a eso de 10 min la mamá de mi hijo me llama y me dice que le habían apuntado a M. con la escopeta, el mateo vio como le pegaron a un amigo un combo en la cara, vio como arrastraron a la niña del pelo por el piso, el niño que grita es mi hijo en el video, me cuentan eso, a mi hijo ya se lo habían llevado a casa. Y lo voy a ver, estaba llorando desgarrado, tiritando con mucho miedo, solo lo abrazo mucho rato, dejó de llorar y quedó en silencio como 20 minutos, luego me dice, papá, porque existe la policía, porque son tan malos, porque me apunto a mí el paco si yo soy un niño, fue horrible todo lo que me dijo. Aún estoy mal con lo sucedido”

FB_IMG_1577104308567

Relato autorizado para su publicación.
Carabineros no puede seguir violentando mientras por televisión nos enteramos de sus atropellos, sin la toma de conciencia y con frases “corran pájaros tuertos” Hoy la deuda histórica supera al daño, las confianzas no serán recuperadas, se han transformado en un peligro social impredecible. Bajo una ilegitima autonomía. La restructuración de carabineros es una necesidad País, que hoy implica la vida o la muerte, o la ceguera frente a un pueblo que no está dispuesto a detenerse, hasta encontrar justicia e igualdad.

Chile. La Homofobia militar del Puerto de San Antonio.

Se apagan las luces de una ciudad.

Por @psicologodiaz

multimedia.normal.9f6f2329f16c291a.61726d6164612d64652d6368696c652d3330303631352d373330783335305f6e6f726d616c2e6a7067

El puerto de San Antonio ha resistido las catástrofes naturales como el epicentro del terremoto de 1985, momento en queda al completo abandono del gobierno dictador. El puerto sabía que a pocos kilómetros de ahí se levantaba la casa del asesino de miles de chilenos. Hoy en el año 2019, la tregua a la tolerancia y respeto entre los hijos del puerto se fracturó. Un grupo de militares decidieron que volverían a instalar su moral sangrienta aquella noche porteña, esta vez arremetiendo contra Gabriel Cerda Troncoso y su pareja, quienes tuvieron la desafortunada experiencia de cruzarse en el camino de este grupo de militares, ebrios ya reconocidos por aquel bar, disparar toda su artillería de violencia y discriminación.
A continuación, lo relatado por la propia víctima de la violencia que esconde el ejército de Chile.

“El día de ayer por la noche y en instancias de un nuevo aniversario fui con mi novio a celebrar al nuevo restaurante de Llolleo, San Antonio Fuego Austral, el mismo había sido recomendado por amigos y familiares por su propuesta gastronómica. Al ingresar nos percatamos que en la terraza había un grupo de amigos y conocidos celebrando el cumpleaños de una amiga, saludamos y seguimos con dirección la que sería nuestra mesa en el interior del local, al lado de esta mesa existía una mesa con 4 hombres que se encontraban en alto grado de ebriedad y al percatarse de nuestro ingreso comenzaron a efectuar agresiones verbales por nuestra orientación sexual, dentro de los insultos emitieron “Oye en este restaurante aceptan a maracos” … “Como dejan entrar maricones a este lugar”… Mi novio se percató y para no indisponer la que sería nuestra cena romántica no me comentó. Los insultos en la terraza siguieron, percatándose dos de mis amigas que estaban en la celebración del cumpleaños y frente a la incomodidad que generaba la forma y el trato despectivo y denigrante con que se referían a nosotros, además de que uno de los “clientes” comenzó a vomitar en la terraza al lado de la mesa en la que se encontraban, finalmente optaron por llamar a uno de los dueños llamado Alberto Lazo para reclamar. La sorpresa fue mayor, los clientes eran amigos de la casa y dentro de lo expresado “eran un alto rango de la Marina y eran clientes y no los podían sacar”. Los agresores se referían al dueño como “Guatón trae otro copete” trato muy familiar entre ellos. La noche ya la habían arruinado, la comida se había enfriado y no existían ganas de seguir ahí. Me armé de valor, llamé al dueño para expresarle lo ocurrido, mi incomodidad y molestia por el ataque homofóbico del cual habíamos sido víctimas, frente a lo cual ofreció compensar con “una copa de vino”. La situación siguió dando vueltas en mi cabeza y hoy luego de hablar y asesorarme con abogados me dirigí al restaurante para que me entregaran la identidad de los agresores y tratar de tener una explicación. No conseguí ninguna atención personal solamente telefónica donde hablé con el administrador quien me contacto con “Alberto Lazo”. Finalmente, la tortura no había terminado dado que dentro de su discurso comenzó a cambiar la versión “ya no eran amigos sino unos clientes”, me trató “que me estaba aprovechando de mi condición sexual” y que era un enfermo, además de amenazarme y quitar todo tipo de credibilidad por el hecho de haber consumido alcohol. Minutos después tuve una llamada de Carola Maturana, dueña del restaurante quien había dimensionado las reales características del ataque homofóbico y comenzó a pedir las disculpas y ayudar a buscar solución. Hoy a las 13:40 minutos apareció en el Centro de Formación Técnica en el cual me desempeño como profesor con los 4 agresores quienes finalmente son OFICIALES de la ARMADA de CHILE y se desempeñan en la Gobernación Marítima de San Antonio. Hoy decidí Querellarme contra el o los que resulten responsables y seguiré todas las acciones y reclamos oficiales para apartar a este tipo de energúmenos de sus funciones además que
respondan judicialmente por su agresión. Ellos NO representan ni las políticas inclusivas del Estado de Chile ni de las Fuerzas Armadas. Este tipo de personas NO pueden andar abusando ni de sus grados ni de su condición de uniformados. Lo hago por todos los niños, jóvenes y adultos que sufren día a día bullyng, violencia, agresiones y asesinatos de manos de enfermos. No aceptaremos ningún amedrentamiento y llegaremos hasta las últimas consecuencias Los nombres de los agresores son:
1.- Erwin Kopp Duhart
2.- Cristian Martis Ibaceta
3.- Cristian León Zabala
El cuarto integrante no se quiso identificar. Adjunto fotografía de dos primeros los ilustres oficiales de la Armada Chilena. Las cuales fueron tomadas de sus propias publicaciones, Agradezco Compartir para que actos como lo de estos energúmenos NO queden Impune”

Al finalizar esta nota, tomo contacto con Gabriel, quien me señala que ninguna ONG de Diversidad sexual se ha puesto en contacto con él directamente, solo través de redes sociales. El día viernes 13 de diciembre de 2019, Gabriel y su novio, se reunieron con el Gobernador Provincial de San Antonio, para concretar una cita privada con el jefe de Puerto, quien da a entender que los militares estaban fuera de servicio por lo tanto no era responsabilidad de la Institución y a la vez que seguirán las acciones legales en la fiscalía. Esta situación no solo instala una barrera de protección contra todos los crímenes homofóbicos que existe a interior de Fuerzas Armadas, sino también muestra como la ignorancia, prejuicios y discriminación también se observa en quienes las lideran.

96mt47lF_400x400.jpg

Gabriel Cerda

La batalla de Chile. Un estallido social

Por @psicologodiaz

IMG-20191025-WA0101

El 18 de octubre del 2019, la gente despierta distinta, posiblemente la contaminación de sus aguas o la falta de la misma en otros sectores los levanta de su cama con sed de justicia.
Todos a la calle, todos gritando justicia, bajo el eslogan #chiledesperto. Nuestro país se preparaba para hacer frente a las desigualdades y abusos mas inverosímiles que el gobierno y el Estado habían articulado para nuestra clase trabajadoras.
Quienes dieron el punta pie inicial a esta revuelta, fue el jardín de las alegrías, esos pequeños pingüinos que mañana y tarde saben como luchar, después de una fuerte criminalizacion a sus necesidades, de la incansable violación a los derechos humanos de estos NNA. Ningún ministro salio en su defensa si no mas bien para remarcar la criminalizacion de los actos.
Por nuestra parte ya estábamos acostumbrado a la violencia, al borde de naturalizarla, eramos un pueblo errático, dubitativo, y porque no decirlo, muchas veces cobarde.
Los estudiantes dieron el paso inicial de esta posta de justicia e igualdad, el resto de la sociedad sin necesidad de inscribirse en esta carrera estudiantil tomo el desafió, sumándose a las demandas. El pueblo había despertado de años de injusticia.
Las villas dormitorios creadas en democracia ya no serian el receptáculo de cuerpo inerte, Chile había despertado. En santiago ese 18 de octubre comenzó con fuerza, la misma que se transmitió al resto de las regiones. Las demandas se unieron y decidieron esta vez salir en bloque de estallido social.
Todo el sistema de este paradisiaco país estaba en crisis, las jubilaciones por medio de las
AFP, la salud por medio de las ISAPRES y el sistema publico, la movilización encaraba las
licitadas a empresas de la electricidad, agua, gas… Todo y todo parecía entraba al saco que lleva el pueblo en su espalda, seria esparcido en las calles para iluminar las noches de fuerte batalla.
El gobierno acuso recibo y lanzo todo su poderío militar y policial contra pueblo, y no para detenerlo. PIÑERA MANDO A MATAR AL PUEBLO, si no lo mataba el sistema con sus nuevas políticas, lo haria el Estado a través de sus armas, alguna vez el ejercito de Chile contara otras historias.
Ojos caían por las calles de Chile, otros aparecían en medio de incendios, mujeres violadas, hombres violados y las desaparecidas de la guerra civil que Chile se había declarado. Estamos en guerra dice el mandatario electo con la menor representatividad de Chile, solo un latifundista podía llamar guerra al avance de un pueblo auto convocado, ahí no había cabezas que cortar, pues el pueblo se levanto sin partido y sin políticos. Una responsabilidad cae como pregunta para quienes dicen ser nuestros representantes, ya que esta acción ciudadana no los requería, clara señal que los representantes en su gran mayoría solo se representan así mismo y no a quienes vivimos el día a día en el chile de desigualdad e injusticia, del cual ellos muchas veces son simples observadores. Los caídos fueron apareciendo, el Instituto Nacional de Derecho Humanos comienza a dar las cifras que ellos registraban. Al 19/del 10 2019, un boletín del instituto declara, Total acciones judiciales, 138, las que se dividen en 13 recursos de amparo, 5 querellas por homicidio, 18 querellas por violencia sexual, 92 querellas por torturas y 10 de otras querellas. Un total de 3712 personas detenidas, 1233 personas heridas en hospitales, si bien las cifras nunca serian las ultimas, estas si serian el comienzo de lo que posteriormente muchos definen como un infierno. A su vez el colegio medico, junto con sumarse a las movilizaciones en conjunto con otros gremios, hace un llamado a sus pares a trasparentar las cifras, ya que los heridos eran muchos mas de lo que señalaba dicho Instituto de Derechos Humanos.
En esto días, el tiempo de los ojos caídos y la unión social sigue, el país no se va a detener y como la mejor novela de Baradit; el ejercito contra su pueblo, que al parecer son las únicas tristes veces que se ha levantado.
Lo que el ejercito y policía no recuerda es que todas las luchas de chile la ha ganado el pueblo, hombres y mujeres que habitaban en esta tierra, hombre y mujeres con sangre de pueblo originario, hombres y mujeres que han resistido la impotencia de la desigualdad. Han sobrevivido como patipelados, frente a un gobierno displicente.
Las luchas deben seguir, en memoria de los que no están, deben seguir por los de hoy y por el futuro de los que vendrán, para poder entregarles una tierra libre, soberana, digna. Para que la pobreza se quede en algún libro de historia y que sea siempre leída para no volver a ella.

Chile. Un ojo por un banco de plaza.

@psicologodiaz

20191025_182709

Los datos de Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile y el colegio de oftalmólogos han sido lapidarios al momento de señalar y condenar los daños al cuerpo que ha dejado la desmedida represión de las fuerzas de Estado. Los cuales saltándose cada protocolo para enfrentar la crisis, han estado haciendo una verdadera guerra con el pueblo de Chile.
En ocasiones es imposible no imaginar la existencia de un campo de concentración en donde se encuentran todos los desaparecidos de la sangrienta dictadura de Piñera.
Los medios de comunicación y sus distintos interlocutores, hacen lo suyo para criminalizar y dividir a la ciudadanía, para suerte nuestra Chile despertó y quienes en el día de ayer gozaban y vivían de la credibilidad del pueblo, hoy han quedado al descubierto como simples monigotes de la derecha chilena. Verdaderas marionetas de quienes han sumergido al pueblo en esta molestia, y que al parecer no se acerca un pronto final.
Hoy 29 de octubre, después de un fuerte actuar por parte de los jóvenes mas violentos de las marchas, pero no descolgados, sino parte de nuestras marchas, dichos medios evacuaron toda su molestia en ellos.
Quiero dejar claro “no estoy por la violencia” sin embargo que yo no este contra la violencia no detiene la violencia que el Estado ha ejercido contra el pueblo, secuestros a media noche, violaciones, y cientos de víctimas que han perdido un ojo y en algunos casos mas que eso.
La sociedad de oftalmología ha manifestado su cansancio frente a esta situación, levantando su grito de alerta, los médicos hoy se movilizan para manifestar su molestia, si los servicios de salud estaban colapsadas, las victimas de esta dictadura los han colapsado aun mas, no tan solo con sus heridas sino también con el dolor de ver sus caras de jóvenes, niños que han puesto el rostro, el cuerpo y sus ojos.
Mientras la prensa derechista y bien pagada, esa misma que dijo “sabíamos que había desigualdad pero no que les molestaba tanto” hoy se centra en los destrozos en el centro de Santiago y mantiene su incansable practica de criminalizar la manifestación ciudadana, así como lo hacen con todo lo que les molesta a la derecha que entretienen, poco hablan de los cientos de niños que han perdido un ojo y de las secuelas que tendrán toda su vida, poco hablan de los atropellos e incluso muchas veces preguntan en tono de duda. señores periodista los invito atrabajar con ética, dignidad y verdad. Suelten la mano que les da de comer para que puedan volar en el ejercicio de la profesión libremente.
No hay nada que pueda pagar un ojo de un adolescente que podía ver el mundo desde la ingenuidad de su propia utopía, si para ustedes un mueble de AFP vale mas que la vida,
entonces son otra corrosión que debemos extirpar.

Aca no ha sido ojo por ojo diente por diente.
Un pueblo armado con olla lucha contra un fusil