Bermudas anula el matrimonio igualitario

El gobernante Partido Laboral Progresista (PLP), en el poder desde hace cerca de 5 meses, puso fin al matrimonio homosexual en Bermudas al apoyar la aprobación de una polémica ley, divulgada este domingo (10.12.2017) y que establece en su lugar una nueva figura de uniones entre personas del mismo sexo.

portada-men-x-1266.png

Mientras que Australia y Austria caminan hacia la igualdad en todos los aspectos humanos, en la isla caribeña de Bermudas dan varios pasos atrás, al anular el derecho del matrimonio entre personas del mismo sexo, bajo un polémico proyecto de ley, que quita el nombre de matrimonio y algunos beneficios, estableciendo una nueva figura de uniones para las relaciones sentimentales entre personas homosexuales.

No obstante, esta nueva figura de uniones no afectará a los matrimonios homosexuales que se celebraron durante este año.

La figura que establece de ahora en adelante las uniones entre parejas del mismo sexo se llama “Ley de asociación doméstica”, que reconoce algunos beneficios entre los contrayentes, sin embargo, no lleva consigo el nombre común de “matrimonio”, algo con lo que está de acuerdo más de la mitad de la isla según un referéndum en el cual se pudo evidenciar que el 69% de la población de este territorio de Ultramar de Gran Bretaña, está en desacuerdo con éste tipo de unión.

La ley termina con una norma muy avanzada que permitió que el 3 de junio pasado dos mujeres se casaran en el Registro General de la capital de Bermudas, convirtiéndose en la primera pareja homosexual en contraer matrimonio en ese archipiélago, territorio británico de ultramar situado en el Atlántico Norte y miembro de la comunidad del Caribe (Caricom)

El ministro de Asuntos Internos de Bermudas, Walton Brown, quien presentó el proyecto de ley, sostuvo que la nueva norma ofrece a las parejas del mismo sexo una serie de derechos legales, aunque pone fin a los matrimonios.

Por su parte la ministra de Asuntos del Interior, Patricia Gordon-Pamplin, sostuvo no estar de acuerdo con esta ley, afirmando que no podía apoyar una iniciativa que arrebata derechos adquiridos a un colectivo.

La Comisión de Derechos Humanos y la Alianza Arcoiris de Bermudas se sumaron a las críticas, además de asegurar que se trata de una “eliminación de derechos” para las parejas homosexuales. “Existe el matrimonio legal entre personas del mismo sexo en las Bermudas y se han celebrado varios matrimonios, por lo que el Gobierno le está quitando un derecho que existe”, apuntó el abogado Rod Attride-Stirling, quien ha tratado varios casos de personas del mismo sexo que querían casarse.

De esta misma forma, la vocera de la Alianza  se unió a las voces que estén en contra de la polémica ley, dejando en claro que no se puede quitar derechos existentes por los cuales un grupo de persona a luchado durante años.

Anuncios

La homofobia me apartó de mi hijo.

Un ingeniero mendocino se fue a vivir a Alemania después de recibir amenazas de muerte. Tiene un hijo con su ex mujer al que no puede ver.

Por Rolando López – rlopez@losandes.com.ar

Desde principios de mes, el ingeniero industrial mendocino Federico Negri (48) vive en Berlín, Alemania, una suerte de exilio de género. Según asegura, “soy víctima de una justicia homofóbica que ha logrado que desde hace más de 60 días no tenga contacto con mi hijo de 10 años. Y ahora estoy en Alemania, junto con mi marido -quien también sufrió la homofobia-, porque llegamos al punto de temer por nuestras vidas”, cuenta el hombre desde Europa en comunicación telefónica.

image5a2c951844fe8

El día en que Negri contrajo nupcias con el médico Suweza; ambos fueron amenazados.

Negri se casó con su mujer y tuvieron un niño. La mujer es una ejecutiva de una multinacional y de acuerdo con los dichos de su ex marido, “de un día para otro, ella me dejó; simplemente me dijo que no quería estar más conmigo”. Para entonces, la pareja ya se había instalado en Capital Federal, donde cada uno se desempeñaba en buenos trabajos y estaban totalmente afincados en la gran ciudad.

Con el tiempo, ya separado, Federico se reconoció gay y se fue a convivir con Eduardo Suwezda, un médico pediatra de Capital. Para Negri, todo iba bien con su ex hasta que hace tres años, y echando mano a la ley de matrimonio igualitario, Negri y Suwezda se casaron. “De a poco, desde ese momento comenzaron los problemas con mi ex esposa”.

En la mirada del ingeniero, su condición de gay “casado con papeles” fue lo que puso a su ex en esa situación que fue in crescendo. “Comenzó con pedirme cosas, como por ejemplo que el departamento donde vivía con mi pareja tuviera tres habitaciones para que el nene no me viera dormir con mi esposo”.

También la mujer ponía especial interés en que su ex marido no hablara de su homosexualidad con los amigos de la pareja. Igual, el menor se quedaba en la casa de su padre casado con su nueva pareja. “A tal punto que mi pareja lo iba a buscar al colegio con autorización legal bajo la figura legal de progenitor afín“.

 

Los problemas

En julio de este año comenzaron los inconvenientes legales. La ex esposa de Negri acudió al Juzgado Civil 81 de Buenos Aires (el que corresponde al divorcio de la pareja) y radicó una denuncia por “violencia familiar”.

En la presentación, la mujer denunció que la pareja de su ex marido había ido a buscar al niño a la escuela “y que no estaba autorizado”. Esa situación tuvo lugar el 5 de julio, cuando el médico llegó al colegio y al nene ya se lo habían llevado.

“Teníamos, desde el 23 de abril, un régimen para que mi esposo fuera a buscar al nene cuando se pudiera. De hecho en el colegio lo sabían y él lo hizo en varias oportunidades”.

Cuatro días después de ese incidente tuvo lugar una fuerte discusión entre Negri y su ex. La mujer denunció malos tratos, insultos y otras supuestas situaciones violentas de parte de Negri. La jueza Mirta Noemí Agüero tomó nota y pidió una perimetral para la pareja del padre del menor.

Unos días más tarde, el abogado de Negri hizo una presentación por “falsa denuncia” en referencia a lo denunciado por la ex del ingeniero. En los considerandos, el abogado Marcelo Feldman desliza que lo que en realidad busca la denunciante tiene que ver “con una motivación económica”.

El pedido aún no cuenta con respuesta y además, desde el Juzgado Civil 81 se dictaron más medidas de restricción en las se incluyó al padre del niño: Federico Negri.

Ante estos traspiés, el ingeniero mendocino recurrió a instituciones para denunciar lo que él juzga como una “persecución homofóbica, que además tiene como víctima a un chico, mi hijo, que está impedido de verme a mí, que soy su padre”.

Según consta, las presentaciones se hicieron ante el Juzgado de Menores de la Ciudad de Buenos Aires, la Oficina de Violencia Doméstica, Policía Metropolitana y la Comunidad Homosexual Argentina.

LEER NOTA COMPLETA:

Fuente: LosAndes.com.ar

“Pensé que me mataban”

Jonathan Castellari recibió una golpiza hace una semana cuando salía de un local de comidas rápidas

jonathancastellari

Jonathan Castellari. Foto: Facebook

A través de su cuenta en Facebook, el joven publicó un posteo en el que relató: “Tengo 25 años y me crié en La Paternal. Siempre supe que era homosexual, sin embargo, traté de amoldarme a lo que la sociedad esperaba que fuera. A los 16 años, decidí contárselo a mi vieja pero me fui de casa escuchando su voz. Me decía: Preferiría haberte abortado”.

“Nací en una familia «tradicional» y en mi casa siempre se vivió el machismo: el sobrino que tenía que ir a debutar, la mujer que tenía que levantar la mesa mientras el hombre miraba el partido. Ni hablar si en la televisión aparecía una pareja de varones chapando: «Cambiá esta mierda», «poné otra cosa», «sacá a estos putos»”, siguió.

También se refirió a su “dura adolescencia” y la discriminación constante que se vivía en su colegio: “El hecho de que no me gustara jugar a la pelota me convertía en un ser extraño: puto, maricón, gay”.

“Soportar el peso de la mirada de los otros fue siempre lo más duro: esa mirada que te hace pensar que lo que sentís está mal porque va en contra de lo que el resto considera sano”, expresó. Y aseguró que su padre fue el único que le dijo: “No me importa lo que hagas entre cuatro paredes, siempre te voy a amar”.

Castellari está de novio con Gustavo, un paraguayo del campo, jugador de un equipo “tradicional” de rugby. En su relato, el joven contó como el club de su pareja está lleno de prejuicios: “Me mostró una conversación con sus amigos, donde estaban burlándose de uno que había puesto «me gusta» en la página de Ciervos Pampas (equipo de rugby por la diversidad). En su lógica, ese «me gusta» te convierte en puto”.

El joven ya fue dado de alta y mejora día a día
El joven ya fue dado de alta y mejora día a día. Foto: Facebook

Jonathan explicó que participar de un equipo gay de rugby le permitió superar ciertos temores, pero aseguró que la semana pasada “volvió” a encontrarse con la homofobia cara a cara.

“Esa madrugada, con Sebastián, mi amigo, salimos de un boliche y fuimos a desayunar al Mc Donalds. Estábamos esperando el pedido cuando entró un grupo de ocho pibes. Primero empezaron a insultarme, después comenzó la pesadilla. Me vi en el piso, bañado en sangre, completamente indefenso. Me pegaban piñas y patadas, mientras me decían «comé por puto», «tomá, puto de mierda»”, contó Jonathan, pero agregó que hubo un grito que nunca olvidará: “Hay que matarlo por puto»”.

Homofobia2

El joven agredido señaló que el episodio que vivió le dejó varios interrogantes: “¿Qué habrán sentido otros adolescentes que todavía no pueden contar que son gays cuando vieron por televisión lo que me hicieron? ¿Habrán sentido que si «se les nota lo gay» los van a cagar a trompadas? ¿Que si eso pasa nadie se va a meter?”.

Para finalizar Jonathan dejó un mensaje y un consejo para todas las personas: “Si te preguntás cómo podés ayudar a cambiar esta locura, educá, difundí, hablalo en tu casa, hablá con amigos, con tus hijos. No te calles, no seas cómplice. La homosexualidad no es una enfermedad y la homofobia es una forma de odio que se inculca mediante la discriminación. Ser gay es algo innato en nuestras vidas”.

Fuentes: Lanacion.com y Facebook.com

Brutal ataque homofóbico en Buenos Aires

En la ciudad de Buenos Aires, el pasado viernes 1 de diciembre, en horas de la mañana dos amigos, Jonathan Castellari y Sebastian Sierra, luego de haber pasado una divertida noche en una disco, fueron a tomar un desayuno en un local de una famosa cadena de comidas rápidas. En momentos que esperaban para recibir su pedido ingresaron al mismo un grupo de jóvenes de entre 20 a 25 años aproximadamente y en aparente estado de alcoholismo. Ellos se sintieron intimidados por la presencia de este grupo. Jonathan es jugador de rugby en el Ciervos Pampa Rugby Club, un equipo de rugby lgbt. Ellos mismos comunicaron lo sucedido a traves de su fan page en facebook.


ciervos pampa logo“Queremos comunicarles la desagradable noticia de que a la madrugada de hoy, 1ro de Diciembre, Jonathan Castellari uno de nuestros jugadores y colaborador del área de comunicación, sufrió un violento ataque de homofobia en el Mc Donalds de Av. Cordoba 3188.
Jonny se encontraba con su amigo Seba en la fila esperando su pedido, cuando un grupo de ocho varones ingreso al local y empezaron a burlarse de ambos por ser homosexuales, para evitar confrontarlos Jonny salió al estacionamiento a fumar un cigarrillo y esperar que a que el grupo de homófobos se retirara, pero en cambio, uno lo fue siguiendo aprovechando que estaba solo, lo abrazo y lo alejó del local, y los otros 7 fueron por atrás y comenzaron a golpearlo al grito de “puto” y demás insultos hasta dejarlo tirado bañado en sangre. Una enfermera que se encontraba en el local le dio los primeros auxilios y junto a Seba, su amigo lo llevaron al sanatorio Güemes donde se encuentra internado y recibiendo atención médica.
Desde Ciervos Pampas estamos acompañando a Jonny y esperando a que se den las condiciones para poder radicar la denuncia policial y judicial de rigor y les agradecemos que compartan esta publicación
Ciervos Pampas”

24232105_1514064528661789_8929564858231273572_n

Se convocó a una manifestación pacífica en el local de comidas rápida en repudio a lo sucedido y exigiendo justicia.

“Desde la Asociación Civil Ciervos Pampas agradecemos la masiva participación de movimientos sociales, medios de comunicación y personas auto convocadas en nuestro acto por políticas publicas de enfrentamiento a la homofobia , repudio a la violencia y solidaridad a nuestro compañero y jugador Jonathan Castellari”

24232091_1516534975081411_8397601995906824593_n

24302292_1516533491748226_7707883930328108944_o

Jonathan Castellari envió un mensaje en agradecimiento por el apoyo recibido.

jonathan

 

 

Egipto: Anteproyecto de ley penaliza las relaciones homosexuales

Más de 60 miembros del Parlamento de Egipto han propuesto una ley sumamente discriminatoria que penalizará de manera expresa las relaciones homosexuales por primera vez en el país, ha manifestado Amnistía Internacional. Se trata de la última medida que se adopta en el contexto de una campaña de represión sin precedentes emprendida por las autoridades contra las personas LGBTI tras la exhibición de una bandera arcoíris durante un concierto en El Cairo el 22 de septiembre.

egiptobanderagay

En anteproyecto de ley tipifica la “homosexualidad” como delito por primera vez y establece penas de hasta cinco años de prisión, e incluso de hasta 15 años si la persona es declarada culpable de múltiples cargos en virtud de distintas disposiciones de la ley.

Najia-Bounaim-2411

Najia Bounaim. Amnistía Internacional

“Las autoridades egipcias llevan ya más de un mes ejerciendo una represión atroz contra las personas LGBTI en el país. Se ha detenido a más de 70 personas, y algunas han sido sometidas a exámenes anales, lo que constituye tortura. Este proyecto de ley totalmente discriminatorio representa un retroceso enorme para los derechos humanos, que viene a rematar ya los derechos sexuales en Egipto”, ha señalado Najia Bounaim, directora de campañas de Amnistía Internacional para el norte de África.

“Si se aprueba, la ley afianzará el estigma y los abusos basados en la orientación sexual que parezcan tener la personas. Ninguna persona debe sufrir discriminación, intimidaciones ni prisión por la orientación sexual que tenga o parezca tener. Las autoridades egipcias deben retirar con urgencia este anteproyecto de ley y poner fin a la alarmante oleada de persecución homófoba.”

Riad Abdel Sattar, miembro del Parlamento por el partido “Egipcios Libres”, propuso la nueva ley tras reunir las firmas de al menos otros 67 parlamentarios. Se espera que el Parlamento examine y someta a debate el anteproyecto de ley durante su actual periodo de sesiones y que, si en la votación consiguiente resulta aprobado, lo remita al presidente para que lo ratifique.

El proyecto de ley, que consta de siete artículos, establece penas de hasta cinco años de prisión para las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, que se describen como actos de “homosexualidad”. También está penado con hasta cinco años de prisión “promover la homosexualidad o incitar a ella”.

Hasta ahora las autoridades egipcias se han estado basando en la legislación contra la prostitución, la Ley 10 de 1961, para acusar a las personas sospechosas de mantener relaciones homosexuales de “hábitos licenciosos”, delito punible con hasta tres años de prisión.

El anteproyecto de ley prohíbe la promoción pública y la publicidad de toda reunión o fiesta LGBTI, tanto por medio de publicaciones audiovisuales como a través de las redes sociales. La pena establecida para tales actos es de hasta tres años de prisión. Exhibir símbolos o carteles LGBTI o producir, promover, vender o comercializar artículos de este tipo estará penado también con hasta tres años de prisión.

El proyecto de ley dispone que las personas declaradas culpables de delitos tipificados en él estarán sometidas a libertad vigilada por un periodo de la misma duración que la pena de prisión una vez cumplida ésta. Amnistía Internacional ha comprobado que las personas sometidas a libertad vigilada en Egipto suelen ser obligadas a permanecer durante 12 horas al día en una comisaría local de policía, lo que en la práctica supone privarlas de libertad.

El proyecto de ley contiene también una disposición que permite a las autoridades “avergonzar” públicamente a las personas declaradas culpables de delitos tipificados en él publicando sus nombres y sus condenas en dos periódicos nacionales de gran tirada, lo que fomenta el estigma generalizado de las personas que parecen ser gays.

“No sólo se propone con este anteproyecto de ley penalizar las relaciones homosexuales —que ni siquiera deberían ser delito—, sino que también se pretende fomentar el estigma, la humillación y el odio contra las personas debido a la orientación sexual que tengan o parezcan tener”, ha explicado Najia Bounaim, directora de campañas de Amnistía Internacional para el norte de África.

“Los líderes del mundo, incluido el presidente francés, Emmanuel Macron, que recibió su homólogo egipcio, Abd el Fatah al Sisi, el mes pasado en el Elíseo, deben alzar la voz para condenar esta represión homófoba. En vez de tender alfombras rojas para recibir al presidente egipcio en las capitales europeas y firma nuevos acuerdos, deben utilizar su influencia para garantizar que el Parlamento retira este anteproyecto de ley totalmente represivo.”

En un fallo de 1994, el Comité de Derechos Humanos de la ONU determinó que las leyes que penalizan las relaciones sexuales consentidas entre personas adultas del mismo sexo violan el derecho a la vida privada, garantizado por el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Oleada de detenciones

Según la organización Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales, al menos 75 personas de distintas gobernaciones de todo Egipto han sido detenidas desde que comenzó la represión el 22 de septiembre, la mayoría de ellas tras haberles tendido una trampa por medio de aplicaciones de citas online.

De ellas, al menos 5 hombres han sido sometidos a exámenes anales, lo que constituye tortura, y al menos 20 han sido condenadas a entre seis meses y seis años de prisión en juicios acelerados. El resto de las personas detenidas se encuentran recluidas en distintas prisiones y comisarías de policía, a la espera de ser interrogadas por el fiscal.

Documento público

****************************************

Si desean más información o concertar una entrevista, pónganse en contacto con:

Tarek Wheibi, responsable de Medios de Comunicación para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional, en tarek.wheibi@amnesty.org o en el teléfono +961 81 666 428.mailto:tarek.wheibi@amnesty.org

Sara Hashash, responsable de Medios de Comunicación para Oriente Medio y el Norte de África en Londres, en sara.hashash@amnesty.org o en el teléfono +44 207 413 5511.mailto:sara.hashash@amnesty.org

O con la oficina de prensa de Amnistía Internacional, tel.: +44 20 7413 5566 o +44 (0) 77 7847 2126;

correo-e: press@amnesty.org, twitter: @amnestypressmailto:press@amnesty.org

Fuente: amnesty.org

Pastor evangélico homofóbico.

La homosexualidad es un “pecado que lleva a la muerte”

victor-doroschuk

El religioso fue denunciado ante el INADI luego de manifestar en una radio pública de San Rafael que la homosexualidad debe ser “denunciada” por la sociedad.

Víctor Doroschuk, pastor evangélico de la ciudad mendocina de San Rafael, fue denunciado ante Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), luego de que dijera al aire en su columna “Sembrar Valores”, que se emite por la radio pública LV4 San Rafael, que “la homosexualidad es un pecado” y, como tal, “no lleva a ningún buen puerto, lleva a la muerte”.

La denuncia ante el INADI advierte que sus dichos “instan a los cristianos a la persecución y el odio contra los integrantes del colectivo LGTBI (Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales, Intersexuales)”. 

Leer nota completa

Fuente: pagina12.com.ar