Exigen a gobiernos de la región proteger a las personas LGBTI+ durante la pandemia de COVID-19

gaylatino-sobre-coronavirus

Desde GayLatino exigimos a los gobiernos de las naciones latinoameticanas impulsar acciones de protección a las personas LGBTI+ durante ésta pandemia, no solo en materia sanitaria sino incluyendo además políticas públicas en el ámbito de la economía, el trabajo y la vivienda, con especial foco en las personas de nuestra comunidad en situación de calle, vulnerabilidad y pobreza. La cuarentena y el distanciamiento social no serán posibles si hay personas LGBTI+ con baja expectativa de vida, expulsadas de sus hogares, sin ingresos, sufriendo la violencia y la discriminación.

La experiencia del VIH puede ser de utilidad en tiempos de COVID-19, si bien es importante recalcar que ambos virus son diferentes. Por un lado, el VIH es más difícil de transmitir y su periodo de incubación es mucho más largo. No obstante, la respuesta de los gobiernos a nivel mundial fue lenta e ineficaz y esto costó incontables vidas. El VIH nos deja unas lecciones que instamos desde GayLatino a aplicar en las diferentes políticas de América Latina:

1. Actuar rápido y pensar en los peores escenarios:

Las personas transmiten mayormente el nuevo coronavirus justo después de contraerlo y antes de demostrar síntomas, tal como ocurre con el VIH. Por eso es importante actuar rápido para prevenir y poner a disposición testeos de manera masiva. Conocer la situación de cada persona frente al COVID 19 salva vidas. Está comprobada también la eficacia del distanciamiento social y otras medidas tales como cancelar eventos grandes, suspender las clases,evitar las aglomeraciones, etc. Ese distanciamiento social requiere medidas afirmativas de los Estados que amortigüen el efecto que la caída de la actividad económica va a producir en todos los sectores de la economía, pero con especial virulencia en los sectores de la informalidad. Las y los trabajadores sexuales y les trabajadores no registrados o que se encuentran en situación de precariedad deben ser el centro de esas políticas.

2. A la larga nos afecta a todas las personas:

Al igual que como pasó con el VIH, el coronavirus no se limita a poblaciones claves sino que puede terminar afectando a toda la población en general si no hay medidas de prevención pensadas para todas las personas. El trans odio y el homo odio fueron (y siguen siendo aún) graves obstáculos en materia de respuesta al VIH- En el caso del coronavirus, lo es la xenofobia. La respuesta a la pandemia debe hacerse en base a la ciencia y evidencia, no a los prejuicios. Está comprobado que la discriminación y los prejuiciso socaban las condiciones para una ciudadanía plena y repercuten en numerosos ámbitos sociales y comunitarios, exponiendo particularmente a estos grupos a los efectos de las pandemias.

3. La salud pública es innegociable y crucial:

En los países desarrollados, el financiamiento a la investigación y la sanidad encabezadas por los Estados permitieron que el VIH sea hoy una enfermedad crónica más, no una pandemia devastadora. La salud es un derecho humano, y por tanto no puede estar sujeta al arbitrio y codicia de los mercados. La experiencia de países que han eliminado o desfinanciado su sanidad pública para beneficiar al sector privado ha sido nefasta. Un ejemplo de ello en la región es Argentina que durante el gobierno de Cambiemos, con la eliminación del Ministerio de Salud afectó especialmente a la población con VIH. Sin sanidad pública, no podemos hacer frente a las pandemias.

Así como con el VIH, al nuevo coronavirus debemos responderle desde la ciencia. Además, la garantía de todos los derechos humanos para todas las personas es fundamental y debe ser transversal a toda respuesta a la pandemia: políticas públicas son también indispensables para abordar la desigualdad que vivimos las personas LGBTI+.

Necesitamos que los Estados inviertan en sanidad pública, investigación científica y políticas que garanticen los derechos humanos. Hoy más que nunca.

Fuente: https://www.redgaylatino.org/gaylatino-exige-a-gobiernos-de-la-regi%C3%B3n-proteger-a-las-personas-lgbti-durante-la-pandemia-de-covid-19/

Red Latinoamericana de activistas gays condena la masacre del Bar “Pulse” de Orlando

GayLatinoLogo.jpgRED LATINOAMERICANA DE ACTIVISTAS GAYS CONDENA LA MASACRE DEL BAR “PULSE” DE ORLANDO.

GayLatino, la red de activistas gays de toda América Latina, condena la masacre en el bar gay “Pulse Orlando”, en Florida, Estados Unidos, y se solidariza con las familias de las víctimas y la comunidad LGBTIQ de la región.

El bar “Pulse” de Orlando, un pub nocturno frecuentado por la comunidad LGBTIQ local, se transformó en la sede del peor atentado terrorista en suelo estadounidense tras la caída de las Torres Gemelas en Nueva York.

Hasta el momento, las cifras oficiales indican que 50 personas murieron y otras 53 resultaron heridas, luego de que una persona -por motivos que aún se intentan confirmar- abriera fuego contra las personas que estaban dentro del bar.

“Exigimos a las autoridades del Gobierno de EE.UU que se pongan a disposición y brinden toda la asistencia posible a quienes están investigando esta terrible tragedia”, declaró Esteban Paulón, integrante del Comité Ejecutivo de la Red Gay Latino. “Nuestra solidaridad y nuestros pensamientos están con las familias de las víctimas, y con toda la comunidad LGBTIQ de Orlando. Es momento de honrar a quienes murieron y también de exigir a los líderes mundiales que tomen cartas en el asunto. Nos están masacrando. Estos actos de odio no pueden continuar”, finalizó.

Por su parte, Simón Cazal, Secretario General de GayLatino destacó que este tipo de hechos no son aislados. “Hace unas semanas, varias personas fueron asesinadas dentro de un bar gay en la Ciudad de Xalapa, México. En la Ciudad de Mar del Plata, Argentina, grupos neonazis destrozaron el bar de un activista gay, a quien luego golpearon brutalmente. Cotidianamente los lugares frecuentados por lesbianas, gays, bisexuales y trans son blanco de amenazas homofóbicas, y ataques contra sus instalaciones”, manifestó.

Este atentado además, se enmarca en el comienzo del mes del orgullo a nivel mundial.

“La violencia bajo pretexto de orientación sexual, identidad y/o expresión de género de las personas termina muchas veces con muertes y siempre genera mucho sufrimiento. Y más aún debe alarmarnos que en este momento de luto en los medios y las redes sociales sigamos encontrando los siempre presentes comentarios homofóbicos”, destacó Cazal. “El único camino definitivo y de largo plazo para terminar con la violencia es educar y construir sociedades que aprendan a enriquecerse con la diversidad, lo que incluye acciones decididas de los Estados hacia adentro y en el marco de la Comunidad Internacional para garantizar el ejercicio pleno e igualitario de sus derechos humanos a todas las personas LGBTIQ”, finalizó.

Finalmente, Carlos García de León, integrante del Comité Ejecutivo de Gay Latino, destacó: “El extremismo religioso ha identificado a la comunidad LGBTIQ como a uno de sus enemigos, poniendo a millones de personas en riesgo solo por ser quienes son. Es responsabilidad de los Estados velar por la integridad de sus ciudadanos y ciudadanas sin importar cual sea su orientación sexual, identidad de género o expresión. Necesitamos acuerdos locales, nacionales e internacionales que protejan a gays, lesbianas, bisexuales y trans de la violencia y los crímenes de odio, sin olvidar que la represión policial y la violencia institucional son también responsables de la violencia sufrida por nuestra comunidad”.

Las muertes por violencia debida al uso de armas de fuego ya han causado 5800 muertes en Estados Unidos en lo que va de 2016. Gay Latino se une al llamado de organizaciones estadounidenses para que se regule el uso de armas de fuego en ese país y disminuyan así las muertes causadas por esta epidemia de violencia por armas de fuego.