“Special”, puede tener algo interesante que contarnos sobre diversidad.

Está escrita y protagonizada por Ryan O’Connell, un hombre homosexual con parálisis cerebral

Articulo publicado por Barcelona, para La Vanguardia

Cualquier hombre homosexual se ha encontrado con una serie de situaciones. Por ejemplo, escuchar por activa y por pasiva que “todos los gays son guapos” como si todos los hombres homosexuales tuvieran el mismo cuerpo que Ricky Martin y su pareja en una sesión de fotos en la playa.

También es habitual mirar las revistas o webs orientadas a las personas homosexuales y encontrar esos cuerpos imposibles, de esos que piensas que están confeccionados en el quirófano pero que están forjados en sudorosas salas de gimnasio entre máquinas de pectorales y pesas al por mayor.

Special-Netflix-Season-1-Promo-Poster

Se vende la imagen del homosexual viril, fuerte, que moldea su cuerpo entre máquinas y pesas al por mayor

Ya sé que no es una revelación, que las mujeres llevan décadas sufriendo este acoso por parte del sistema, pero esta cultura se ha acabado imponiendo en un sector homosexual. ¿La imagen que se vende? El hombre viril, fuert e, que no necesariamente practica el deporte sino que simplemente moldea su cuerpo con aburridísimas máquinas.

Sin embargo, este culto al cuerpo, que tiene una óptica saludable siempre que no haya química de por medio, es difícil de disociar de comportamientos tóxicos en las redes sociales. Los hay que utilizan la expresión “mascxmasc” para buscar maromo: buscan alguien como ellos, muy machote, con unos buenos bíceps, que deje claro que “son gays pero no maricones” (léase con mirada asqueada). Siguen las consignas del patriarcado donde lo femenino se equipara a débil, lo cual no sólo es retrógrado sino ridículo en un momento donde hay una deconstrucción del género.

Una aplicación de citas como Gindr ha tenido que pedir a los usuarios que no sean racistas

Y, de la misma forma que hay hombres que emplean “mascxmasc”, aplicaciones para ligar como Grindr han tenido que pedir a sus usuarios que no sean racistas. De la misma forma que había usuarios que consideraban correcto decir que no les gustaban los chicos con pluma o con unos quilos de más en su perfil, lo cual es deleznable, también los había que consideraban correcto decir qué tonos de piel eran aceptados en su cama y cuales no. Una advertencia: esto no es una preferencia sino que es el racismo de toda la vida.

Es por esto que, ante esta frivolidad narcisista y prejuiciosa de un sector de la comunidad gay, resulta más esperanzador que nunca ver que Netflix estrenará una serie llamada Special el 12 de abril. ¿El motivo? Ryan O’Connell se inspira libremente en su propia vida para explicar las dificultades de ser homosexual y tener parálisis cerebral. Cuando finalmente explicó su verdad en unas memorias, tituladas I’m Special: And Other Lies We Tell Ourselves, llamó la atención de Jim Parsons (The big bang theory) que le propuso producir una serie sobre el tema, que protagoniza el propio O’Connell. LEER NOTA COMPLETA

 

Fuente: La Vanguardia

Anuncios

Brasil. Jair Bolsonaro dispuso excluir a la población LGBT de las políticas de Derechos Humanos.

Por: Emannuel Bento Diario de Pernambuco

La Medida Provisional explicita los cambios en la estructura de los ministerios, incluyendo el Ministerio de la Mujer, de la Familia y de los Derechos Humanos, comandado por la pastora Damares Alves.

Gays, lesbians and transgenres hold theLa Medida Provisional de 870/19, firmada por el presidente de la república Jair Bolsonaro (SPL), sacó a la población LGBT de la lista de políticas y directrices destinadas a la promoción de los Derechos Humanos. La MP explicita los cambios en la estructura de los ministerios, incluyendo el nuevo Ministerio de la Mujer, de la Familia y de los Derechos Humanos, comandado por la pastora Damares Alves. La edición fue publicada en el Diario Oficial de la Unión aún este martes (haga clic aquí para consultar la MP en su totalidad).

Entre las políticas y directrices destinadas a la promoción de los derechos humanos se incluyen explícitamente las “mujeres, niño y adolescente, juventud, anciano, persona con discapacidad, población negra, minorías étnicas y sociales e Indio”. Las personas LGBT, que antes eran citadas en las estructuras de la Secretaría Nacional de Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, fueron excluidas. En el sitio del Ministerio de Derechos Humanos del gobierno de Michel Temer, por ejemplo, la pauta “LGBT” aparece como una de las “áreas de actuación”.

En la estructura del nuevo ministerio existen seis secretarías nacionales: Secretaría Nacional de Políticas para las Mujeres; Secretaría Nacional de los Derechos del Niño y del Adolescente; Secretaría Nacional de la Juventud; Secretaría Nacional de Políticas de Promoción de la Igualdad Racial; Secretaría Nacional de los Derechos de la Persona con discapacidad y Secretaría Nacional de Promoción y Defensa de los Derechos de la persona mayor.

En caso de que la pauta LGBT posea alguna estructura de gestión o sea trabajada por la gestión nacional, estará probablemente bajo la tutela de las siguientes secretarías: Secretaría Nacional de Protección Global y Secretaría Nacional de la Familia. El Consejo Nacional de Combate a la Discriminación continúa, pero de acuerdo con el decreto tiene la función de formular y proponer directrices de acción gubernamental. La ejecución de acciones para la población LGBT depende de carpetas específicas que aún no se han detallado.

(traducido con traductor google)

Fuente: Diario de Pernanbuco

Chile. El VIH/SIDA y sus políticas de alianzas

por Jose Luis Díaz

Activista gay

Este 10 de septiembre distintas organizaciones de la sociedad civil se reunieron en ACCIONGAY para revisar las nuevas políticas que ha anunciado el Ministerio de Salud en torno a la prevención y detección del VIH/ SIDA

20180911_204533

En la reunión se reparó en la falta o nula participación de la sociedad civil organizada y de amplia trayectoria en la prevención, haciendo ver que esta nueva política se está realizando a espaldas de la ciudadanía, lo cual no solo estable una falta a la ley de participación ciudadana, ley 20.500, sino que también viola la propia ley de VIH, ley 19.779, la cual establece claramente la participación de la sociedad como un actor vinculante y no como un ente observador de la misma.

Por otra parte, resalta la discriminación que se presenta en la nueva publicidad de prevención del VIH/SIDA, la cual es vista desde el ministerio de salud desde un lugar de “detección” del VIH/SIDA y en ningún caso de prevención, siendo este último el punto más débil que enfrenta nuestro país y que ha quedado demostrado con el aumento progresivo del VIH/SIDA, aumento que se inicia en el primer gobierno del actual presidente.

Las organizaciones de la Sociedad civil ven con preocupación el giro político que esta implementado este gobierno frente a una situación que ya no fue detenida a tiempo y que requiere de que todos los actores involucrados en su prevención logren un trabajo coordinado, que apunte a la educación, prevención, concientización y detección del virus.

Por otra parte, se observa como el gobierno de turno desea romper los vínculos con la sociedad civil experta en VIH/ SIDA e incluir a nuevas organizaciones, esto con el objetivo de poner una cortina de humo frete a la realidad de la política excluyente de este gobierno y así trabajar con organizaciones “aliadas” que más bien avalan sus prácticas y nuevas políticas, las cuales se generan a las sombras de la ciudadanía.

Es por ello que las distintas organizaciones y activistas en prevención del VIH/SIDA han decido fortalecer su unión y seguir los canales legales, políticos y sociales para evitar que las nuevas “estrategias” de prevención del VIH/SIDA del actual gobierno sigan planificándose a la espalda de la sociedad civil.

Fundación Huésped. Criminalización del VIH: repudiamos el nuevo código de faltas de Mendoza

Desde Fundación Huésped expresamos nuestra preocupación por la redacción del artículo 126 del nuevo código de faltas que está en tratamiento en el Congreso Provincial de Mendoza con media sanción de la Cámara de Senadores que establece que “La persona que transmitiere enfermedad venérea o contagiosa, será sancionada con multa desde un mil quinientas (1.500) U.F. hasta tres mil (3.000) U.F. o arresto desde quince (15) días hasta treinta (30) días”. El mencionado artículo busca criminalizar a las personas que viven con enfermedades infecciosas con especial foco en las de transmisión sexual, como el VIH. Esta propuesta desconoce la evidencia científica irre able en relación a que la criminalización de las personas con VIH está generando más daños que beneficios en términos de impacto en la salud pública y en los derechos humanos.

HUesped

Ya en 2012 la sociedad civil internacional publicó la Declaración de Oslo repudiando la criminalización del VIH y en el último congreso de la Sociedad Internacional de Sida, en julio de este año, fue publicada la Declaración de Consenso de Expertos que indica que las leyes que criminalizan el VIH son inefectivas, injustificadas y discriminatorias.

En Argentina el 30% de las personas con VIH desconoce su situación, por lo que las políticas públicas debieran promover el testeo, no generar incentivos negativos que refuercen el estigma y la discriminación. Además, en una relación sexual consentida la responsabilidad en el cuidado es de los dos integrantes de la pareja, no solamente de quien sabe que vive con VIH. Por último, no es posible establecer pruebas de transmisión de VIH de un individuo a otro, ni siquiera con las herramientas científicas más avanzadas.

vihsida

Por todo ello, este artículo lleva a sanciones punitivas erradas al tiempo que mina los esfuerzos para abordar la epidemia de VIH. En virtud de lo expuesto solicitamos que se quite la penalización del Código de Faltas de manera de contribuir a la respuesta integral a la epidemia de VIH en nuestro país.

Fuente: Fan page Fundacion Huesped

Argentina. Recordemos a Martin

40684808_10156707177037300_6628465462193684480_n
#RecordemosAMartin
Martín Riveros Fernandes tenía 14 años y era estudiante de 2do año de la Escuela Técnica Maipú, de nuestro barrio de Barracas.
Martín era un chico trans y desde el año pasado, llegaba a la escuela con autolesiones. Sus amigos dieron aviso al gabinete psicopedagógico, quienes intervinieron, pero claramente no fue suficiente. Martín se suicidó por las injusticias de este mundo, no logró sobrevivir en un sistema que excluye.
La escuela, negaba su manera de autopercibirse, no respetaba su deseo de ser llamado Martín y lo hacía con el nombre que figuraba en su documento de identidad. Cuando exigimos aplicación real de la ESI, hablamos de estas situaciones que hacen a la cotidianeidad de nuestras vidas, a la diversidad de género, al respeto de nuestros cuerpos y maneras de auto percibirnos. Nuestro paso por la escuela transcurre en un sistema cisheteronormativo como régimen social y cultural que impone la heterosexualidad como única sexualidad, poniendo a las personas no heterosexuales en un lugar de marginación y persecución.
Sus compañeres están reclamando a la institución, un permiso para realizar una jornada de reflexión que sirva para recordar a Martín y pensar en conjunto las cuestiones que llevan a un adolescente a tomar esta decisión. Las autoridades de la escuela, creen que no es momento, debido a que nos encontramos en las semanas de cierre del segundo trimestre, por ende niegan el permiso. Desde nuestra escuela, apoyamos el pedido de sus compañeres con quienes nos solidarizamos por el dolor que están atravesando y repudiamos el ninguneo de les adultes que debieran acompañarnos.
Centro de Estudiantes Normal 5 – CEN 5

Argentina. Discriminación a una trabajadora travesti

Tras más de seis años trabajando en carga y descarga en el puerto, durante los cuales hizo su transición para adecuar su cuerpo a su género autopercibido, L. presentó su documento con su nueva identidad y la echaron.

cruceros-1

L. es una mujer travesti-transexual de 32 años. Llevaba más de seis años trabajando como estibadora de los pesqueros que amarran en Ushuaia para Trasmar SRL, hasta que en septiembre del año pasado la “desvincularon”. Nadie pone en duda su idoneidad. El problema surgió cuando se presentó con su nuevo DNI con la identidad de género mujer. La empresa argumentó que no podía seguir trabajando porque no contrataban personal femenino. Desde entonces reclama que la reintegren por considerar su despido discriminatorio por transfobia. “Cualquier despido contra una persona trans debe ser entendido como discriminatorio. Así lo establece la jurisprudencia”, dice su abogada patrocinante.

L. es peruana y hace diez años que vive en Argentina. Desde hacía casi siete había conseguido instalarse como trabajador del puerto. “Ingresé con mi nombre masculino. Hace cinco años que cambié mi persona, mi personalidad. El cambio fue gradual. No es que de un día para otro aparezco con tacones en el puerto. El año pasado, cuando cambié el nombre y mi documento, hice cambio de credenciales para entrar al puerto y cuando me presento en la empresa me dicen que no toman personal femenino”, cuenta en diálogo con Página12.

Trasmar SRL dejó de contratarla amparándose en una supuesta legislación que prohíbe tomar mujeres para ese empleo. Sin embargo, L. también trabaja como estibadora  para LECH-MAR S.A., que siguió contratándola. Red Diversa Positiva provincial de Tierra del Fuego acompañó la presentación de L. Según explica esta organización, “sostuvieron que la empresa no contrata personal femenino, argumentando que la normativa negaba la posibilidad de inscribir estibadoras en el Puerto de Ushuaia, hecho que fue desacreditado en el marco del expediente laboral. Tampoco constituye un obstáculo para este caso particular, siendo que la estibadora venía realizando su trabajo hacía seis años, habiendo demostrado idoneidad, y su identidad como mujer ya la autopercibía, hecho que tiene protección legal en el artículo 12 de la Ley de Identidad de Género”.

Desde chica L. sabía que ni su nombre ni su cuerpo se correspondían con lo que ella era, pero no sabía cómo cambiarlo. “No sabía que me podía cambiar el nombre, no sabía que era posible. Y bueno… no me veía como quería ser. Yo quería ser una mujer, bien mujer, y el cuerpo me mostraba otra cosa. Todo era como nadar contra la corriente. Con el tiempo lo fui planificando”, explica L.

Según surge del amparo, en 2017 L. trabajó normalmente “hasta el mes de mayo para la empresa Trasmar SRL. Desde dicho mes hasta agosto, el trabajo en la estiba de barcos estuvo parado; recién en el mes de septiembre de 2017 me presenté en la empresa, y el capataz, (Sr. Manuel), al ver mi Documento Nacional de Identidad –donde se encontraba inscripta mi identidad ya autopercibida anteriormente– dijo que no podía anotarme para la estiba manifestando: ‘en la empresa no contratamos mujeres’”. LEER NOTA COMPLETA.

Fuente: Pagina12.com.ar