Colombia. Se aprobó el matrimonio igualitario.

Aprobado Matrimonio Homosexual en Colombia.png

La Corte Constitucional de Colombia aprueba definitivamente el matrimonio para parejas del mismo sexo, otorgándoles los mismos derechos que a las parejas heterosexuales.

Tras un intenso debate y con seis votos a favor y tres en contra el jueves, 28 de abril, la Corte Constitucional aprueba el matrimonio igualitario en Colombia, estableciendo que la unión entre dos personas del mismo sexo debe tratarse en las mismas condiciones que la de una pareja homosexual. Una ley que se aprueba como consecuencia de la ponencia del magistrado Alberto Rojas Ríos, quien señala que no puede considerarse exclusivamente como matrimonio la unión entre un hombre y una mujer.

«Hombres y mujeres forman parte de la especie humana, la igualdad implica dar trato igual a los que son iguales (…). Todo ser humano, por el hecho de serlo, le asiste el derecho fundamental a contraer matrimonio sin ninguna clase de discriminación (…), La propuesta de fallo es una oportunidad perdida para remediar una situación de discriminación secular contra una minoría sexual en Colombia, en términos de dignidad humana, libertad e igualdad para contraer matrimonio en las mismas condiciones que usualmente lo celebran las parejas heterosexuales», expone Rojas, haciendo referencia a la votación que se había producido el pasado 7 de abril, dando vía libre al matrimonio igualitario al conseguir seis votos contra tres en detrimento de la ponencia del magistrado Jorge Pretelt, que sí considera que el matrimonio sólo podría corresponder a la unión de un hombre con una mujer.

matrimonio-gay-colombia_0
«Para Caribe Afirmativo, la decisión del jueves, 28 de abril, ratifica la decisión tomada el pasado 7 de abril y está cerrando el ciclo garantizando la igualdad real. En la ponencia del magistrado Rojas leemos el reconocimiento de que las parejas homosexuales son iguales a las heterosexuales, un reconocimiento sustentado en la constitución», declara Wilson Castañeda, director de la Corporación Caribe Afirmativo.

La sentencia tiene efecto retroactivo, dando vigencia a las uniones civiles y matrimonios celebrados desde 2013, entre 50 y 55, según informan. Asimismo, las uniones pueden realizarse en cualquier juzgado o notaría, quedando anulada la posibilidad de objeción de conciencia por cuestiones religiosas a jueces y notarios. Por decisión de esta misma Corte, las parejas del mismo sexo disfrutaban de los mismos derechos que las heterosexuales en lo que respecta a las herencias y el sistema de salud y pensiones desde 2007, aunque el gobierno se había abstenido de legislar sobre el matrimonio igualitario, aunque la adopción entre parejas del mismo sexo está aprobada desde noviembre de 2015.

El activista Mauricio Albarracín señala que con este dictamen se produce «un cambio formal que tiene que ver con la utilización de la palabra matrimonio, ya que en Colombia la unión civil de por sí está dotada de muchos derechos, pero también se amplían derechos que tienen que ver con el régimen patrimonial, por ejemplo».

Fuente. Universogay.com

Anuncios

Colombia aprobó el matrimonio igualitario.

635956601735874354w-800x573.jpg

La Corte Constitucional en Sala Plena tumbó, con seis votos contra tres, la ponencia del magistrado Jorge Pretelt que negaba la posibilidad para que la comunidad Lgtbi celebraran matrimonios igualitarios en el país.

La Sala Plena estudió cuatro tutelas que buscaban que se definiera si las uniones del mismo sexo se hacían por un contrato civil de matrimonio, que implica obtener los mismos derechos que los de una pareja heterosexual, o bien si seguían formalizándose mediante un contrato innominado que tiene el aval de la Procuraduría, pero que no tiene todas las garantías jurídicas.

magistrado

Jorge Ignacio Pretelt

El caso estaba en manos del polémico magistrado Jorge Ignacio Pretelt, quien proyectó una ponencia contraria a los intereses de la comunidad Lgbti pero que fue derrotada por la mayoría liberal de la Corte actual, con una votación 6-3.

La Corte determinó que se vulneran derechos por parte de los notarios cuando se niegan a unir en matrimonio a las parejas del mismo sexo y por eso concedió las tutelas, en una decisión que es histórica porque en últimas da el sí al matrimonio igualitario en el país.

Con esto, la sentencia final quedó en manos del magistrado Alberto Rojas Ríos, quien dio su aval al matrimonio igualitario al estimar que a pesar de que en el Código Civil se entiende matrimonio como el celebrado entre un hombre y una mujer, a todo ser humano le asiste el derecho a contraer matrimonio sin discriminación.

ALBERTO-R-26.jpg

Alberto Rojas Rios

En su pronunciamiento ante la Sala Plena, el magistrado Rojas había indicado que la ponencia de Pretelt era una oportunidad perdida para remediar la una situación de discriminación secular contra una minoría sexual en Colombia, en términos de dignidad humana, libertad e igualdad para contraer matrimonio en las mismas condiciones que usualmente lo celebran las parejas heterosexuales”.

39870-Principal

Se pudo establecer que en contra de la ponencia (que negaba la igualdad del matrimonio homosexual) votaron los magistrados Luis Ernesto Vargas, María Victoria Calle, Gloria Ortíz, Alejandro Linares, Jorge Iván Palacio y Alberto Rojas. A favor de la ponencia votaron el mismo Pretelt, Gabriel Mendoza y Luis Guillermo Guerrero.

134207_Bandera_gay_Colombia

Se espera que la Corte Constitucional dé a conocer el comunicado oficial, que sirve como notificación, mientras se hace un procedimiento técnico al interior de la Corte que consiste es votar la ponencia de Rojas Rios y que luego en máximo diez días esté lista la sentencia definitiva.

El salvamento de voto de Pretelt

Pocos minutos después de conocerse la derrota de su ponencia, el magistrado Pretetl dio a conocer su salvamento de voto “frente a la sentencia que reconoce el matrimonio de parejas del mismo sexo” por lo que calificó el “bloque mayoritario, progresista y ultra liberal de la Sala Plena de la Corte Constitucional”.

En su criterio, la Corte usurpó las competencias del Congreso y ha traicionado al Constituyente al aprobar el aborto, la eutanasia, la dosis personal, la adopción “y ahora el matrimonio de parejas del mismo sexo, a sabiendas de que no serán aceptados en el Congreso de la República porque son rechazados por la mayoría de los colombianos”.

 

 

Pretelt estimó que en la Corte hay un activismo judicial que en su criterio está transformado a los magistrados de la Corte en “supralegisladores para satisfacer los intereses de una élite intelectual que desconfía de las decisiones ciudadanas y por ello no quiere que los temas sean discutidos en el Congreso”.

En ese sentido, Pretelt recordó que la Constitución establece que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer y que en los países donde se ha aprobado el matrimonio igualitario se han dado sendos debates en los parlamentos.

“La modificación de la figura del matrimonio va a generar un funesto caos en el derecho de familia colombiano, pues de manera irresponsable se piensa que se puede borrar de un plumazo una figura centenaria, sin ajustarse aspectos esenciales tales de esa institución como sus contrayentes, su constitución y perfeccionamiento, sus requisitos, las nulidades matrimoniales, la disolución y el divorcio, las obligaciones y derechos, la filiación, la adopción, entre muchísimos otros”, señaló.

El magistrado Pretelt dijo que no se opone al reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo y que su ponencia estaba ajustada a la Constitución y a los tratados internacionales. “En Colombia, no ser “progresista” y compartir valores cristianos, católicos o de centro derecha se está convirtiendo en una conducta criminalizada por sectores políticos y judiciales muy poderosos”, aseguró.

El origen del debate

Este arduo debate tuvo de fondo una sentencia de la Corte Constitucional, la C-577 de 2011, que definió que las parejas del mismo sexo son familia y que decía que si el Congreso no regulaba el tema del matrimonio igualitario en un plazo de dos años, las parejas del mismo sexo podían acudir a notarios o jueces a solemnizar su unión.

En palabras de jueces, notarios y expertos elevadas ante el Tribunal, fue la misma Corte la que armó el “entuerto” al no ser clara y decir cuál sería ese vínculo contractual que sería utilizado para dicha unión solemne.

Entre tanto, la comunidad Lgbti estima que acceder al matrimonio igualitario es cuestión de derechos y que ya es hora de que así sea considerado jurídicamente en el país.

Colombia1 (1000x563)

Marcela Sanchez

“¿Por qué se atreven a hacernos la pregunta de por qué queremos casarnos? ¿Les parece muy ilegítimo que aspiremos a la igualdad? ¿Les parece un capricho? Nosotros como población Lgbti merecemos respeto”, dijo en su momento Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa.

Fuente: elcolombiano.com

Colombia. Iglesia: ‘No se puede obligar a un niño a tener por papá o mamá dos hombres o dos mujeres’

Monseñor Juan Vicente Córdoba señaló que rechaza rotundamente la decisión de la Corte sobre adopción de parejas del mismo sexo.

hqdefault

Monseñor Juan Vicente Córdoba

En un histórico fallo la Corte Constitucional dio vía libre este miércoles a la adopción por parte de parejas del mismo sexo, una decisión que como era de esperarse no cayó bien en la iglesia católica que no tardó en mostrar su descontento.

Al respecto Monseñor Juan Vicente Córdoba indicó que pese a que respeta la determinación del Alto Tribunal, no la considera como la más adecuada si se piensa en los derechos de la infancia. (Escuche: Ser homosexual no es pecado: Monseñor Juan Vicente Córdoba)

“La iglesia protesta, no estamos de acuerdo y con respeto, pero no menos enfático y claro, denunciamos esto; hay que respetar los derechos de los niños, a un niño no se le puede obligar a tener por papá o mamá dos hombres o dos mujeres”, dijo Córdoba en entrevista con Blu Radio.

Así mismo añadió que la decisión va también en contra de la Constitución colombiana, pues ante dichos fallos debe ser reformada. “Respetamos a los gay, no tenemos nada contra ellos, pero sí queremos ser voz de quienes no tienen voz y los niños no tienen voz, y estamos definiendo por ellos y una Corte que tienen que cuidar la Constitución en vez de cuidarla la cambia, le toca al legislativo, a la rama legislativa cambiar la constitución o crear leyes”, añadió.

No obstante, pese a la posición de los contradictores al fallo de la Corte, a partir de este miércoles la identidad sexual del solicitante no puede ser criterio válido para definir si una persona puede o no adoptar a un menor de edad, por tanto que “la Sala Plena resaltó que, según la Constitución, los tratados internacionales sobre derechos humanos, la jurisprudencia internacional y la orientación sexual de una persona o su sexo, no son por sí mismo indicadores de falta de idoneidad, moral, física o mental para adoptar”, tal como señaló la presidenta del alto tribunal en una rueda de prensa.

Para la Corte, “impedir que un niño tenga una familia fundándose únicamente en la orientación sexual de una persona o una pareja representa una restricción inaceptable de los derechos a los niños, y es contrario a su interés superior, protegido por la Constitución”.
onstitución o crear leyes”, añadió.

Nota publicada en ElEspectador

Colombia. Fallo histórico que permite a las familias LGBT acceder a la adopción.

Las parejas homosexuales ya pueden adoptar niños en Colombia gracias a un histórico fallo de la Corte Constitucional de ese país que señala que ninguna persona será excluida de un trámite de adopción por su orientación sexual.

gay-adoption

Las parejas de homosexuales colombianas podrán adoptar niños del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Con una votación de seis contra dos, el alto tribunal declaró constitucionales las normas del Código de Infancia y Adolescencia que rigen el trámite de adopción, pero las condicionó, para evitar que la orientación sexual o de género de los solicitantes sea un criterio válido para definir si se trata de personas aptas e idóneas para cuidar a un menor.adopción homoparental

En 2011 la Corte Constitucional reconoció que quienes mantenían relaciones sentimentales con una persona del mismo sexo tenían vocación de formar un núcleo familiar. A partir de ahí se abrió el debate de la adopción.

En febrero de 2015, la corte señaló que si un niño tenía un padre o madre biológica y quería que la pareja de esta persona lo adoptara esto podría darse. En enero de este año también fue la oportunidad de la Corte Constitucional para poder hacer lo que finalmente ha hecho ayer.

GANÓ EL AMOR

La Defensoría del Pueblo de Colombia opinó que el fallo de la corte es un avance histórico contra la discriminación y en favor de la igualdad.

La organización pidió que los procesos de adopción igualitaria se ajusten (como indica la ley) a requisitos mínimos de edad, idoneidad y estabilidad.

La defensoría informó en un comunicado que “este panorama es claro reflejo de una realidad apremiante que puede comenzar a resolverse positivamente con la determinación de la Corte Constitucional, la cual a través de su Sala Plena abre espacios para eliminar comportamientos de exclusión”. 

La entidad recordó que según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), 4.850 niños y niñas con necesidades especiales permanecen a la expectativa de ser adoptados, cifra a la que se suma una reducción del 62 por ciento en las adopciones otorgadas desde el año 2012 en adelante.

Nota publicada en: Sinetiquetas.org