Rusia. El Arco Iris siempre está. The hiddenflag

Un acción de la Federación Estatal de Lesbianas Gais Transexuales y Bisexuales logra colar a seis activistas formando la bandera multicolor durante el Mundial de Rusia 2018

Las leyes aprobadas en 2013 por el Parlamento ruso pretendían hacer de su país un lugar hostil para el colectivo LGTBI y un infierno para su activistas. Rusia no permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y las marchas del orgullo gay están prohibidas. Los homosexuales no pueden adoptar. La prohibición se extiende a los solteros de los países donde es legal el matrimonio gay. Una ley “contra la propaganda homosexual” condena la difusión de cualquier tipo de información sobre la homosexualidad dirigida a menores de edad con multas y penas de cárcel. La obsesión de la autoridades rusas es tal que no quieren ver la bandera multicolor en ningún lado.

En este ambiente agresivo con la comunidad LGTBI se está celebrando en Rusia el Mundial de fútbol. Un grupo de seis activistas viajó a Moscú entre el 28 de junio y el 1 de julio para pasear la bandera arcoíris de una manera audaz ante el mismísimo Kremlin. Cada uno de los participantes usó la camiseta de su selección nacional, y sus respectivos colores, para formar entre todos la bandera del arcoíris. La icónica bandera quedó compuesta por las camisetas de España, Holanda, Brasil, México, Argentina y Colombia, éstas dos últimas con sus segundas equipaciones.

thf_EDIIMA20180706_0043_20

Todos viajaron a Moscú acompañados por el fotógrafo Javier Tles en una iniciativa organizada por la Federación Estatal de Lesbianas Gais Transexuales y Bisexuales (FELGTB) en colaboración con la agencia LOLA MullenLowe. La campaña, desarrollada bajo el lema #Hiddenflag pretende dar visibilidad a todas las personas que viven en Rusia y se enfrentan a la discriminación y el miedo a diario. Y también en otras partes del mundo donde las personas LGTBI son perseguidas, humilladas o marginadas.

Un estudio reciente del Centro de Investigación Social Independiente, con sede en Moscú, desvela que los crímenes de odio contra la comunidad LGTBI se han duplicado en Rusia desde 2013, mientras que Human Rights Watch International ha denunciado que “la policía rusa no cumple a la hora de prevenir el acoso o al investigar los crímenes contra la comunidad LGTBI”. El informe también hace referencia a los informes de que al menos 100 homosexuales han sido detenidos y torturados en Chechenia.

THF_EDIIMA20180706_0044_20

“Hacerse visible siempre es un riesgo. Pero hacerlo con miles de aficionados del mundial y la prensa delante, es lo que nos motivó a desarrollar esta original protesta”, cuenta Uge Sangil, presidente de FELGTB España. LEER NOTA COMPLETA.

Fuente: ElDiario.es

#HIDDENFLAG

Cuando Gilbert Baker diseñó la bandera arcoíris en 1978, lo hizo para que se transformara en un icono de la comunidad LGTB y en un símbolo, reconocible en el mundo entero, que la gente pudiese exhibir con orgullo. 
Desgraciadamente, 40 años después, todavía hay países donde la homosexualidad está perseguida y símbolos como la bandera arcoíris están prohibidos, incluso bajo penas de cárcel.
Rusia es uno de ellos.
Por eso, aprovechando que el país acoge estos días el Mundial de fútbol, al mismo tiempo que en el resto del mundo se celebra el Mes del Orgullo, decidimos denunciar esta situación y llevar nuestra bandera a las calles de Rusia. Sí, a plena luz del día, delante de las autoridades rusas, de la sociedad y del mundo entero. Con orgullo.
¿Cómo? Utilizando algo que nunca despertaría las sospechas de nadie: las camisetas de fútbol.
España, Holanda, Brasil, México, Argentina y Colombia. Seis países. Seis valientes activistas LGTB que, juntos, formaron nuestra bandera y que recorrieron lugares emblemáticos de Rusia, llevando hasta cada rincón una lucha que jamás será silenciada.

Anuncios