Transfobia en Argentina. Joe Lemonge juzgado por defenderse.

Joe Lemonge, varón trans de la ciudad de Santa Elena (Municipalidad de Santa Elena), Entre Ríos, Argentina, fue hostigado por tres personas principalmente por motivo de su identidad de género.

0002362024.jpg

En octubre de 2016, la tercera de estas agresiones se produjo en su propia vivienda de condición humilde.
Joe, estando su familia dentro del hogar y sintiéndose en peligro, se defendio. En la desesperación el único medio que encontró, fue disparar contra una de estas personas, a la que levemente hirió.

Para peor, tras la denuncia policial del hecho, en venganza por una situación de legítima defensa, sus hostigadores frecuentes prendieron fuego a su casa. Esto hizo que perdiera lo poco que tenía y acrecentara su vulnerabilidad social y económica.
La desafortunada sucesión de hechos marcó un antes y un después en la vida de Joe.

Joe, sin recursos económicos ni habitacionales, fue sometido a un proceso signado por la transfobia que sufren los cuerpos disidentes, la discriminación en su lugar de origen, y sin ningun tipo de acompañamiento terapéutico, asistencia, o ayuda. A la fecha, la justicia de Entre Ríos lo está juzgando por el delito de “Tentativa de Homicidio”, debiendo cargar con una posible pena que supera los cuatro años de cárcel.

La defensa contra ataques repetidos no puede ser tratada por la justicia como una agresión.

Las personas trans tienen igual derecho a trato digno en todo contexto

“Estoy acá solo con mi mamá. En el pueblo no tengo casi amigos, es muy terrible vivir aquí. Además el fiscal puso como agravante que soy una persona culta, con estudios y que eso hizo que tuviera conocimiento de lo que hice”, dijo Joe, al salir de la audiencia del miércoles 25. Está en prisión domiciliaria y espera su sentencia para el 4 de mayo.

“Es muy parecido al caso de Higui y de hecho estos casos en el interior del país son muy comunes pero nadie se entera. Lo detienen a él y lo imputan por: “tentativa de homicidio” en lugar de “lesiones” o “legítima defensa”. Cuando estuvo detenido, los agresores le detonaron la casa. Ellos ahora están libres y uno es considerado la víctima del proceso. Y a Joe, como no hizo el cambio registral, en la Justicia lo tratan en femenino”, dijo Alejandro Mamaní, de la organización Abosex, a quienes les llegó la historia de Joe hace un mes y lo están asesorando legalmente.

Caso “Higui”

A Eva Analía “Higui” de Jesús se la acusa de homicidio simple por haberse defendido de una patota de varones que la atacó sexualmente por ser lesbiana y haber matado a uno de ellos. Ocurrió en el pasillo de una vivienda del barrio de Mariló, San Miguel, el 16 de octubre de 2016. Higui, de 42 años, estuvo presa ocho meses hasta que organizaciones de derechos humanos lograron que la sacaran del penal de Magdalena para que esperara el juicio en libertad.

Joe pide ayuda a todos

 

“Por las características de este caso, el juicio va a ser express, porque si no se visibiliza nadie va a hacer nada”. El acoso hacia las personas LGBT y en particular a las personas trans es permanente. Y si denuncian, como fue el caso de Joe en su momento, la Policía no los escucha”, agregó Mamaní

“No lo hicieron al voleo, era la cuarta vez que lo hacían. Siempre me agredieron, primero por homosexual y después por hombre trans, aún más. Yo había intentado denunciarlos pero como la Justicia es transfóbica nunca tomaron mis denuncias. Esa noche el sujeto me hirió y yo desesperado simplemente intenté defenderme. Le disparé pero nada de lo que pude haberle hecho es comparable a lo que me pasó a mí. Fui detenido e imputado por “tentativa de homicidio”. El 3 de diciembre a la madrugada, el mismo hombre que atacó prendió fuego mi casa. Ya en bancarrota, perdí todo, mi trabajo, mis estudios. Mi familia quedó en ruinas. Ya no sé qué más hacer. Acudí a Abogados por los Derechos Sexuales para que me orienten. Hoy fue el primer día del juicio. Basta de transfobia. Defenderse no es delito”

JoeLamonge

#DefenderseNoEsDelito
#AbsolucionParaJoe

Fuentes: Abosex y Presentes

 

Anuncios

Ekai, transexual de 16 años, se suicida esperando su tratamiento hormonal.

A pesar de contar con el apoyo de sus padres, Ekai no ha soportado la rapidez de los cambios de la adolescencia y se quita la vida, a los 16 asño de edad, en el domicilio familiar de Ondarroa. Chrysallis ha convocado una concentración en su recuerdo y para reivindicar que otros adolescentes se encuentran en la misma situación.

Por Luis M. Álvarez

780x580-noticias-ekai

A finales de noviembre un joven transexual, Ekai, de 16 años de edad explicaba a un reportero de La Sexta los «malos ratos» que pasaba teniendo que explicar que en su documentación legal no figurase el género con el que realmente se identifica. A pesar de que había decidido iniciar el bachillerato artístico a partir de septiembre, los vertiginosos cambios físicos que conlleva la adolescencia aceleraron su ansiedad y no ha aguantado más. Sus padres, Ana y Elaxar, encuentran su cuerpo sin vida en su dormitorio este jueves, 15 de febrero, en Ondarroa (Vizkaya), tal y como confirmaba Chrysallis, la Asociación de Familias de Menores Transexuales, denunciando que el joven « se dio por vencido ante tanta pelea y tanta traba».

Aunque apoyado en todo momento por sus padres, Ekai ha tenido que pelear muchas batallas a su corta edad. Reivindicó que le cambiaran su nombre en el registro civil, así como su género en el DNI; luchó para que se impartiera una formación en su instituto para que sus compañeros y profesores entendieran el proceso por el que estaba pasando, que nunca llegó a materializarse; encontrándose actualmente a la espera de recibir una tratamiento de testosterona en la Unidad de Género del Hospital de Cruces que «nunca llegó».

beasever

Bea Sever, portavoz de Chrysallis

Es «la peor de las noticias, pero vamos a seguir luchando por su memoria y por esas niñas, niños y jóvenes a quienes se les está negando una y otra vez su identidad», explica Bea Sever, portavoz de Chrysallis, desde donde han transmitido su «inmenso dolor» por la muerte de Ekai. «Esta batalla la hemos perdido como sociedad y a Ekai nadie puede devolverle ya la vida», declaran desde Chrysallis, alertando de que otros «cuatro o cinco chavales que también están en unas situación insostenible, algunos incluso tomando antidepresivos».

Tanto en recuerdo de Ekai, como en reivindicación de los que están en su misma situación, Chrysallis ha convocado una concentración este sábado a las 17:00 horas en Ondarroa. Desde el ayuntamiento de Ondarroa han expresado su solidaridad con la familia y allegados de Ekai, uniéndose a la concentración de este sábado e invitando a sus ciudadanos a «construir un municipio libre de transfobia». Desde Save the children también han transmitido sus condolencias a Chrysallis, reclamando «una protección especial por parte de la Adminsitración» para los menores transexuales al ser «especialmente vulnerables».

398
Comunicado de Chrysallis

La mañana del 15 de febrero las familias de Chrysallis Euskal Herria recibíamos en el whatsapp en el que compartimos nuestras alegrías y tristezas, la peor de las noticias. Ana nos comunicaba que había encontrado a su hijo de 16 años Ekai muerto.

El inmenso dolor de Ana y Elaxar es también el nuestro, al igual que lo han sido sus batallas. Batalla por lograr el cambio de nombre en el registro; batalla por recibir en la “unidad de género” de Cruces el tratamiento hormonal que necesitaba y que nunca llegó; batalla por conseguir que en su instituto se realizara la formación para que la comunidad escolar pudiese comprender su realidad y así poder respetarla, y que no se hizo… un cúmulo de batallas cotidianas. Demasiadas para un adolescente, en este caso. Esta batalla la hemos perdido como sociedad y a Ekai nadie puede devolverle ya la vida. Pero vamos a seguir luchando. Por la memoria de Ekai. Por aquellos chicos y chicas que siguen esperando a recibir en el Hospital de Cruces el tratamiento que necesitan. Por aquellas chicas y chicos a quienes han denegado el cambio de nombre. Por todas esas niñas, niños y jóvenes a quienes se les está negando una y otra vez su identidad. Por los que vendrán detrás. Por una ley que les proteja. Por una sociedad informada que comprenda y acepte los hechos de diversidad y en la que estas chicas y chicos puedan crecer, puedan desplegar todo su potencial, puedan vivir. Para que nunca, nadie, tenga que volver a pasar lo que Ana y Elaxar están pasando. Con lágrimas en los ojos y el corazón roto, Ana, Elaxar eta familia, maite zaituztegu.

Chrysallis Euskal Herria convoca a una concentración este sábado 17 de febrero, a las 17:00 en la Plaza del Ayuntamiento de Ondarroa.

 

Fuentes: universogay.com

Argentina. El juicio por el asesinato de Diana Sacayán sí tendrá el agravante de crimen de odio.

Después de dos años de reivindicaciones por parte de la Comisión de Familiares y Compañerxs de Justicia por Diana Sacayán y demandas por parte del INADI, comienza este viernes, 16 de febrero, el juicio por el asesinato de la activista Diana Sacayán en el que sí se contempla finalmente el agravante de crimen de odio.

Por Luis M. Álvarez

diana_sacayan

Icono entre los activistas transexuales en Argentina, el cuerpo sin vida y con trece puñaladas de Amancay Diana Sacayán era encontrado en su domicilio del barrio de Flores, en Buenos Aires, el 13 de octubre de 2015. Tras una investigación, Gabriel David Marino y Félix Alberto Ruiz son imputados y pasan a prisión preventiva por su asesinato a la espera de juicio oral estando acusados únicamente por «homicidio agravado por violencia de género» al haber sido el primero pareja de Diana, pero sin contemplar el que fuera un crimen de odio, a pesar de que uno de los acusados manifiesta haberla matado «por puto». Tras el juicio oral, el pasado 9 de febrero, se establece que el único acusado por su muerte será finalmente Marino, que se enfrenta una cadena perpetua. Pero, gracias a una sentencia de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Ciudad de Buenos Aires, el juicio por el asesinato de Diana, que comienza este viernes, 16 de febrero, será el primero en Argentina que se trata como travesticidio y crimen de odio.

diana.jpg

«Este es el momento para que la justicia, por primera en la historia de la Argentina, se pronuncie por las muertes de las travestis, y hable de violencia estructural, odio de género y crimen de odio. Es tiempo de resarcir tantos años de mirar hacia otro lado y de tantas compañeras muertas que no han tenido justicia», declara Sasha Sacayán, hermano de Diana y coordinador del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL), que anteriormente dirigía Diana. «Es un proceso trascendental por tratarse de la figura de Diana, quien fuera una de las más importantes defensoras de los derechos humanos de nuestro país. Esperamos que este juicio culmine con una sentencia ejemplificadora y reconozca que el brutal asesinato de Diana fue un travesticidio y un crimen de odio», explica Sasha.

«La participación de uno de los imputados no está en cuestiónSabemos que los asesinos fueron dos. Queremos saber quién es el otro. Necesitamos que la investigación siga abierta para esclarecer lo que pasó. Es lo que merece Diana y lo que nos merecemos todas y todos (…). Hay mucho prejuicio en la Justicia, que estemos hablando de travesticidio ya es un gran logro. Es importante que haya justicia para Diana, no sólo por sus amigos y su familia, sino que es importante para la democracia (…). Las circunstancias y el modo de comisión del hecho permiten suponer que el homicidio estuvo motivado por su condición de mujer trans y por su calidad de miembro del equipo del Programa de Diversidad Sexual de Inadi e impulsora de la lucha por los derechos de las personas trans», reclama Luciana Sánchez, abogado que representa a la Comisión de Familiares y Compañerxs de Justicia por Diana Sacayán. La Cámara de Casación confirmaba el 6 de febrero que el Instituto Nacional contra la Discriminaicón, la Xenofobia y el Racismo (INADI por sus siglas) también puede intervenir en el juicio como querellante después de que la defensa del acusado pretendiera apartar al organismo que lucha contra el odio en Argentina.

LEER NOTA COMPLETA

Fuentes: Universogay.com y AgenciaPresente

Azul Montoro, la chica trans asesinada en Córdoba

Detectives de la delegación Homicidios de la Policía de Córdoba investigan el brutal crimen de una chica trans en la ciudad de Córdoba.

El cuerpo de la trabajadora sexual, identificada como Azul Montoro, fue encontrado en una habitación de la casa de una amiga, ubicado en la calle Rincón, entre Alvear y Rivadavia, en pleno centro capitalino.

ARCHI_390278

Azul Montoro.

Tenía 26 años, era oriunda de Villa Mercedes y desde hacía varios años se había radicado en Córdoba, donde ejercía la prostitución.

La muchacha fue asesinada este miércoles cerca de las 6 de la mañana en la casa de una amiga ubicada en la calle Rincón al 150 en pleno centro de Córdoba.

Las primeras informaciones aseguran que Azul presentaba numerosas heridas punzo-cortantes en el cuello, tórax y espalda.

La titular de la Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), delegación Córdoba, Celeste Giacchetta, sostuvo que el caso hace recordar a uno similar en el que tuvo como víctima a “Cindy”.

“Nos hace acordar tanto a otro caso de crimen impune ocurrido años atrás que es el de Cindy, que fue muy similar, con puñaladas, con alevosía”, aseguró.

La organización que conduce Giacchetta convocó a una marcha para esta tarde a las 17, columna que partirá desde Colón y General Paz.

El brutal crimen es investigado por el fiscal Guillermo González.

Las primeras informaciones aseguran que el cadáver presentaba múltiples heridas punzo-cortantes en cuello, tórax y espalda.

Junto al cadáver fue hallado muerto también un perro que se encontraba al cuidado de la víctima.

Por el momento, se desconocen las causas que motivaron el salvaje ataque y al o los homicidas.

Informe de Carlos Castro Torres.

Fuente: Cadena3.com

Unesco. Violencia homofóbica y transfóbica en la escuela.

13244600_1036130849812043_7379134108388917348_nLa semana pasada presentamos un nuevo informe sobre la ‪#‎homofobia‬ titulado Out In The Open (A la intemperie). En este documento instamos a las instituciones educativas a tomar parte en la lucha contra la homofobia, así como a desarrollar planes de prevención, para alumnos, docentes y familiares. La presentación, que coincidió con la celebración del‪ #‎DíaInternacionalContraLaHomofobia‬ (17 de mayo), fue también una oportunidad para subrayar la necesidad de combatir la violencia homófoba y transfóbica y trabajar para que todo el mundo pueda disfrutrar plenamente de los ‪#‎DerechosHumanos‬.

En algunos países, 85% de los estudiantes gays, lesbianas, bisexuales y transgénero (LGBT) son víctimas de violencia homófoba y transfóbica en la escuela, en tanto que 45% de los estudiantes transgénero abandonan la escuela. Un 33% de los estudiantes que no pertenecen al colectivo LGBT pero no se conforman a las normas de género son también objeto de violencia homófoba.

Estas son las principales conclusiones de Out In The Open, [A la intemperie], un informe mundial sobre las respuestas del sistema educativo a la violencia motivada por la orientación sexual y por la identidad o expresión de género. Elaborado por la UNESCO con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, el informe revela la naturaleza, alcance e impacto de la violencia, analiza el estado de las respuestas que brinda el sector educativo a este fenómeno y hace recomendaciones de acción a futuro.

El informe se presenta en el marco de una reunión internacional de ministros de educación celebrada en la sede parisina de la UNESCO los días 17 y 18 de mayo que constituye la cita de alto nivel más importante convocada hasta ahora para denunciar la violencia homófoba y transfóbica en la educación. Al término del encuentro, los ministros harán un llamamiento a la acción para afirmar su compromiso con la educación de calidad para todos los estudiantes.

“En la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en 2015, los líderes mundiales prometieron brindar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos, garantizar vidas sanas y promover el bienestar para todos de aquí a 2030”, recordó Irina Bokova, Directora General de la UNESCO. “La UNESCO reconoce sin embargo que ningún país puede lograr esa meta si sus estudiantes son discriminados o experimentan violencia o bullying debido a su orientación sexual real o percibida o a su identidad de género”, añadió.

El informe presenta la primera síntesis mundial de datos sobre violencia debida a la orientación sexual o la identidad de género o a su expresión en centros educativos, y añade las respuestas brindadas por sectores educativos en diferentes regiones. Aunque no existen datos de todos los países, el texto concluye que la violencia homófoba y transfóbica tiene un impacto significativo en la educación, las perspectivas de empleo, la salud y el bienestar de los estudiantes.

En China, el 59% de los LGBT que respondieron a la encuesta declaró que el acoso había afectado de manera negativa a sus resultados académicos, en tanto que en Australia se observa un alto grado de correlación entre la victimización y la falta de concentración en el aula, peores notas y más ausentismo escolar entre los jóvenes transgénero.

Los alumnos víctimas de violencia homófoba y transfóbica pueden presentar también un estado de salud física y mental más débil que el promedio, con mayor riesgo de ansiedad, miedo, depresión, autolesiones e incluso suicidio. Estudios realizados en Bélgica, Países Bajos, Polonia y los Estados Unidos sugieren que los estudiantes y jóvenes LGBT tienen entre dos y cinco veces más posibilidades de pensar en suicidarse o intentar hacerlo que sus pares heterosexuales.

La UNESCO recomienda que la respuesta del sector educativo sea respetuosa con los derechos, esté centrada en el alumno y sea inclusiva y participativa. También se aconseja que se adecúe a la edad de los alumnos en cuestión y a sus contextos y culturas específicos.

El 18 de mayo, ministros de varios países y líderes de la sociedad civil y de otros organismos multilaterales harán un llamamiento a la acción para combatir la violencia homófoba y transfóbica que pone de relieve este informe. Será la primera vez que se haga un llamamiento similar a ese nivel.

Fuente: Unesco.org

Argentina. Pena y dolor por la muerte de La José

Una crossdresser apareció asesinada en Florencio Varela. Los medios hablaron de “varón vestido de mujer”, las organizaciones denuncian el recrudecimiento de la violencia machista.

La José, una persona trans de 32 años, apareció brutalmente asesinada en la localidad de Florencio Varela, provincia de Buenos Aires, Argentina. La noticia nos pone otra vez en alerta por la violencia hacia nuestro colectivo trans. La José salió a bailar y nunca más volvió. Su asesinato nos preocupa y nos ocupa la reiteración de muertes violentas de nuestras compañeras en el último tiempo.
Nos alarma que nuevamente una persona trans sea golpeada y asesinada, y también que los medios de comunicación sigan desinformando cuando hay un hecho de violencia o muerte relacionada con la comunidad trans. El diario Crónica puso en su tapa del 23 de febrero: “Conmoción por cazadores de travestis”, como si nuestras compañeras fueran animales. Además, en la nota central, firmada por Fernando Vázquez, se hace referencia a “un travesti”, lo que genera más confusión a pesar de los insistentes pedidos e informes de las organizaciones LGBT que instan al periodismo a prestar mayor atención al momento de referirse a la identidad de género de las personas. Finalmente, consideramos que la nacionalidad de La José no aporta ningún dato relevante, el que en el contexto y tono de la nota expresa también tintes xenofóbicos cuando dice “travesti peruano”.
Diego-Lereah21

Fotos: Diego Lereah

La Jose Zalazar Maturano apareció muerta el domingo a la mañana en una esquina de Florencio Varela. Tenía el cráneo quebrado, la columna torcida y tajos en la cara. El ataque contra su cuerpo no se detuvo: en los medios la trataron de “peruano travesti” y varón “vestido de mujer”. Las organizaciones de diversidad sexual denunciaron un “recrudecimiento de la violencia machista” y el acecho contra una nueva víctima: los Crossdressers.

La Jose trabajaba de limpieza en la Casa del Niño y del Adolescente de la Boca. Le gustaba cocinar y diseñar su propia ropa: una vez fabricó quince delantales que repartió entre los chicos y las maestras de la institución. Tenía buena relación con todos, preparaba tortas de cumpleaños, colaboraba en las clases sobre cultura africana -explicaba las diferencias de los Orishas, espíritus y dioses de la religión yoruba- y los viernes regalaba budines de pan. “Era absolutamente sincera con nosotras, siempre nos hablaba de sus sueños y deseos. Quería ser cocinera”, dijo a Cosecha Roja Analía Vera, una de las directoras de la Casa de la Boca.

El viernes 19 de febrero, como la agencia de limpieza para la cual trabajaba le dio un traslado, La Jose fue a la Casa de la Boca para despedirse de los chicos y las directoras, que habían sido sus compañeras por más de dos años.

-No me abracen tanto que la semana que viene, vuelvo- dijo.

Sus familiares contaron a la policía que el sábado a la noche salió vestida de varón a Fenata, un bar en el centro de Florencio Varela. A las cinco de la mañana se despidió de sus amigas con las que había salido a bailar y empezó a caminar en dirección a su casa en el Barrio Las Cinco Esquinas. Un vecino declaró a la policía que esa mañana escuchó un auto, en la intersección de las calles 513 y 542, que arrancaba rápido: una esquina, escondida por ligustrinas, a pocas cuadras de la Estación Dante Ardigó del tren General Roca.

La mañana siguiente, la Comisaría 2 de Florencio Varela recibió una denuncia: el cuerpo de La Jose estaba boca abajo, le habían destrozado el cráneo, quebrado la columna y tenía tajos de cuchillo por toda la cara. La encontraron vestida con un top, una pollera corta y tacos altos. Aunque la bombacha a la altura de las rodillas, la investigación determinó que no fue violada.

La hermana de La Jose fue la primera en advertir que su hermana no aparecía durante la tarde del domingo. Ambas eran hijas de un matrimonio de peruanos instalados en la zona sur del Conurbano hace varios años, nacidas en la Argentina. Fue ella quien reconoció el cuerpo por la marca de una operación de apendicitis.

La investigación de la fiscal Gisela Olzanieki de la Unidad Funcional Nº 3 de Florencio Varela apuntó a una “pandilla de varones homofóbicos” que viene amenazando a las mujeres transgénero de la zona. “Lo más grave es que la policía tenía conocimiento de un grupo de varones que estaban hostigando a las gays y travestis de la zona. Llegaron tarde”, dijo a Cosecha Roja Martín Ianfranco del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación. Vinculó el crimen a un marco de “recrudecimiento del machismo” y discriminación a las personas de diversidad sexual.

El crimen de la Jose no alcanzó. Algunos medios titularon “conmoción por cazadores de travestis” hicieron foco en la nacionalidad y hablaron de un “hombre vestido de mujer” o “travesti peruano”. La Organización Trans La Plata repudió los términos con que la prensa Crónica trató el crimen: “El diario Crónica vuelve a cargar sus tintas sobre nuestros cuerpos y sexualidad diversas con discursos discriminatorios y xenófobos”, escribieron.

El conflicto sobre la orientación sexual de La Jose Zalazar se extendió a las redes sociales. Desde el Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL) advirtieron que en un crimen de esta naturaleza machista y transfóbica se debían moderar los comentarios de los portales de noticias. Desde la Comunidad Homosexual Argentina dijeron que se trataba de un crimen de odio contra los Crossdressers: un hombre que cultiva “la femineidad como valor en la estética visual y el fetiche de las ropas de mujer”, según la definición del sociólogo Carlos Figari, aunque el Crossdresser se presenta públicamente como un varón. “La Jose estaba en un proceso de ir asumiendo su transexualidad”, dijo a Cosecha Roja Marcelo Marquéz de la asociación Varela Diversa.

Para ir a trabajar, la Jose se vestía de un modo neutro, con un jean y una remerita. “Llevaba el pelo corto de una forma muy femenina. Le importaba mucho verse bien, se lo teñía y decía que era hermoso”, contó a Cosecha Roja la directora de la Casa del Niño de la Boca. Analía Vera contó que una vez se le acercó un chico y le preguntó:

-No entiendo qué es la Jose ¿nena o nene?

Como la Jose estaba presente se acercó y le contestó:

-Yo soy Jose, cada uno es lo que es.

El INADI en sus recomendaciones sugiere a los periodistas que “la única manera respetuosa de aludir a las personas trans es respetando su identidad de género, es decir, usar el pronombre (masculino o femenino) con que se designan estas personas”.

Según Aministía Internacional, tres mujeres transgénero son asesinadas por mes. El Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación, OTRANS de la Plata, la CHA y la Asociación Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina advirtieron una ola de crímenes contra las mujeres transgénero en el Conurbano.

Repudiamos los continuos actos de violencia y los asesinatos hacia la comunidad trans. Exigimos el esclarecimiento de la muerte de La José y reclamamos justicia. También volvemos a insistir en el respeto que esperamos de los medios al instante de comunicar porque nos parece importante que puedan ceñirse a la identidad autopercibida por cada persona, como lo contempla la Ley de Identidad de Género.
Fuentes: Prensa FALGBT y Cosecha Roja.