El cuento del Tío en Grindr, la estafa cola. Amores que matan.

Por Cano Diaz @psicologodiaz

Si bien grindr es una aplicación que en sus inicios era para tener encuentros sexuales o posibles parejas, la evolución de la aplicación no fué del todo la mas esperada por muchos que comenzaron en ella.

En la actualidad los perfiles de comercio sexual, venta de droga, arriendo de departamento, arriendo de piezas, fiestas orgías, masajistas, han terminado por generar la molestia de los usuarios que buscan conocer a esa media naranja cómplice y que no han podido encontrar en otros espacios.

img_djuarez_20180403-063339_imagenes_lv_otras_fuentes_app-028-kkB-U4421497397245rD-992x558@LaVanguardia-Web

En Grindr se puede soñar, crear perfiles falsos o ideales en donde el juego de la seducción se pone a prueba, sin embargo hoy prácticamente esto es imposible. La aplicación no solo se transformó en un escenario comercial del sexo, sino también en un espacio para el morbo que no se puede verbalizar en otra instancia. Si bien, ya me referí a esta situación en dos columnas previas; Sexo a domicilio y ¿Cual es tu morbo?, hoy me quiero referir a una situación mas compleja que ocurre en aquel espacio de encuentro sexual. Me refiero específicamente a los robos, asaltos y verdaderos desmantelamiento de casas o departamento.

Pareciera ser que las víctimas de ésta situación son pocas, lamentablemente la ingenuidad humana sobrepasa lo esperado y las víctimas caen como gotas de lluvia, transformando en una verdadera tormenta lo que se esperaba como un expres verano.

En la aplicación existen varios perfiles que buscan engañar al otro de distintas formas y en la gran mayoría de ellos se esconden bajo verdaderas bandas de delincuentes que buscan cometer la acción con el ingenuo del día.

“Somos dos para trio”,  muchas veces estas reseñas esconden asaltantes que bajo la fantasía de un trío sexual llegan a la casa del solicitante, posteriormente lo “drogan o duermen” para llevarse todo lo que sea posible, dejando a la víctima en una total indefensión, ya que en un país que no se habla de sexualidad, ésta aplicación tiene una carga de moralidad bastante amplia, “todos la tienen, pero nadie a la vez”, cayendo sobre los encuentros sexuales una carga de prejuicio importante .

Lamentablemente estos prejuicios hacen que las víctimas no denuncien, ya que tener que explicar que fué asaltado por una pareja que él mismo invitó a través de una aplicación para encuentros sexuales, es compleja, ¡como será tomado por las policias¡ ¿se atreverán a hacer la investigación? Son miles de preguntas que terminan deteniendo la posibilidad de denunciar.

El costo de los prejuicios nos deja a todos en un espacio de indefensión.

Como opera el cuento del tío Rosa, toma contacto contigo un perfil falso, usando como enganche la foto de un hombre “modelo”, ya lo quisieras en vivo para conocerlos mas y mas, luego de un breve coqueteo, te pide claves o te envía un código para que ingreses, dejando toda tu información a disposición de este atractivo sueño que te hará perder mas que la razón.

20190815_170640.png

Estar en esta aplicación no es bueno ni malo, simplemente es, sin embargo debes tomar medidas que aseguren tu integridad física en todos los aspectos.

Algunos consejos:

  • Intenta conocer a la persona en un espacio abierto, donde existan otros que te puedan ayudar en caso de querer partir de la cita.
  • Evita invitarlos a tu casa o departamento en la primera cita.
  • Si consumes droga, intenta estar consciente de tus actos y pertenecias; evitando la exposición a posibles robos.
  • En caso que seas tu él que visite al sujeto, considera llevar lo menos posible, ideal tu preservativo y cédula de identidad.
  • Siempre informa a un amigo donde estarás y con quien.
  • Piensa que se esconde tras un perfil que diga “somos dos”

Espero que estos consejos te ayuden a no exponerte y ser una víctima mas de los cientos que existen y que no se atreven a denunciar.

Anuncios

Argentina: Aun no se aprobó la nueva Ley de VIH, hepatitis virales e ITS

El Congreso frenó nueva Ley de VIH, hepatitis virales e ITS: Perdió estado parlamentario.

Por la falta de voluntad política del gobierno nacional y el desinterés de senadores y diputados, perdió estado parlamentario el proyecto en el que se trabajó durante más de tres años para reformar la ley de 1990 que ya quedó obsoleta.

vias

Esta semana finalizó el plazo para que los proyectos de ley de VIH e ITS (Infecciones de Transmisión Sexual) fueran tratados en el Senado y en Diputados. Ante la falta de respuesta de los legisladores, ambos proyectos perdieron estado parlamentario y vuelven a foja cero. Las iniciativas buscaban legislar sobre aspectos sociales, laborales y derechos humanos.

24296506_277503099439389_7760402487217206347_n

 

El proyecto había sido trabajado colectivamente desde hace más de tres años por las Redes y Organizaciones de la sociedad civil que trabajan en VIH y Hepatitis, como el Frente Nacional por la Salud de las Personas con VIH, junto a instituciones científicas y organismos provinciales, nacionales e internacionales, como el MInisterio de Salud de la Nación, la Organización Panamericana de la Salud y ONUSIDA.

Si bien contó con dictamen favorable de la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados el 13 de junio de 2017, el proyecto luego quedó frenado. A pesar del seguimiento, los petitorios y las manifestaciones públicas que realizaron las organizaciones, ni la Comisión de Legislación General presidida por el Diputado Daniel Lipovetzky ni la Comisión de Presupuesto y Hacienda presidida por el Diputado Luciano Laspina ni tampoco el Senado accedieron a ponerlo en discusión.

La última excusa de los diputados es que el proyecto tiene “errores técnicos en la redacción”. Pero fue hace 5 meses cuando se dio dictamen positivo en la Comisión de Salud y hubo tiempo de sobra para pulir detalles del texto. “Las organizaciones siempre estuvimos atentas al proceso legislativo y a disposición para reunirnos por las revisiones que fueran necesarias.Creemos que lo que no hubo fue voluntad política para avanzar con esta ley, evidentemente la salud no es prioridad para los legisladores”, manifiesta José María Di Bello, Secretario de Fundación GEP. “Numerosas personas con Hepatitis C que se encuentran en estadío final de la enfermedad están esperando desesperadamente su tratamiento que no llega; si esta ley ya hubiera sido aprobada, esos tratamientos ya estarían disponibles”, agrega.

En Argentina hay aproximadamente 120.000 personas con VIH, el 30% de las cuales desconoce su diagnóstico. La ley de VIH/SIDA vigente N°23.798 data de 1990 y es vital que sea actualizada con un enfoque integral y perspectiva de Derechos Humanos. El proyecto presentado (N° E6139-D-16) incorpora una mirada social en prevención y tratamientos; contempla a los niños, niñas y adolescentes nacidos con VIH; prevé sanciones ante la discriminación en el acceso al empleo; y garantiza la conformación de un Observatorio contra el estigma que aún afecta a las personas con VIH y a su entorno; entre otros avances. Además, incluye en el marco legal a otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) que se registran en aumento y a las hepatitis virales. El caso de la Hepatitis C es de gravedad: se estima que 400.000 personas la padecen y muchas de ellas se encuentran en fases avanzadas de la enfermedad pero no acceden a sus tratamientos.

“Un proyecto que es muy necesario vuelve a foja cero por no haber un compromiso del gobierno nacional y los legisladores. Estamos hablando del derecho a la salud de los argentinos y de la calidad de vida de las personas afectadas. Porque además de consolidar la prevención y los tratamientos de VIH, el proyecto incluía dos problemáticas actuales que precisan marco jurídico como son las hepatitis virales y las ITS”, resalta Lorena Di Giano, Directora Ejecutiva de Fundación GEP.

Acerca de Fundación GEP

Fundación Grupo Efecto Positivo (FGEP), fundada en 2006, es una organización de la sociedad civil sin fines de lucro con sede en Buenos Aires, Argentina que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas con VIH/SIDA (PVVS), promoviendo el debido ejercicio de sus derechos, su empoderamiento e involucramiento efectivo en los espacios de toma de decisión, además de la eliminación de las barreras de acceso a los medicamentos esenciales para el tratamiento tanto del VIH/SIDA como de la Hepatitis C. Posee una amplia red de socios de la sociedad civil, académicos y gubernamentales, y ha facilitado el diálogo multilateral sobre políticas públicas en materia de salud.

FGEP implementa estrategias y acciones para promover el ejercicio de los derechos humanos; el acceso universal a servicios integrales de tratamiento y calidad; y la eliminación de las barreras políticas, legales, económicas, culturales, que impiden el ejercicio de la ciudadanía plena.

Fuente: FGEP

GOYS: hombres que tienen sexo con otros y no son “gays”

goys

La diversidad sexual supone la variedad de orientaciones sexuales que se reconocen actualmente, la clasificación más común es la sigla LGBT, que agrupa a personas que se identifican como lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, sin embargo, existen otros planteamientos que señalan que esta clasificación es insuficiente para describir lo complejo de la sexualidad humana, es decir, No todo cabe en un mismo paquete.

Un mundo más diverso

Son varios los movimientos que han surgido durante los últimos años como los denominados “G0ys”, que abarca a hombres que a pesar de sentir atracción sexual por otros hombres e incluso tener contacto íntimo con ellos, no se definen como gays o bisexuales, pues no están de acuerdo con la “cultura” o más bien los estereotipos que éstos representan.

El punto que más los distingue, según ellos, es que pese a tener relaciones sexuales con otros hombres, no practican el sexo anal. Es por eso que el “0” en la palabra, reemplaza la letra “A”, de “anal”.

¿Por qué no el anal?

Para los g0ys este tipo de práctica resulta un tanto denigrante, pues para ellos la persona que “recibe” queda en un nivel inferior y termina siendo dominado por el sujeto que penetra, lo que a su juicio implica la pérdida de la “hombría”.

En ese mismo contexto, los más radicales creen que el sujeto penetrado asumiría naturalmente el “rol de mujer” y el otro el de hombre. Así, el primero queda en un “nivel inferior”, e irónicamente creen en la “igualdad” a la hora del sexo.

Es por eso que las prácticas sexuales más comunes a las que recurren los g0ys tienen que ver con lo que se conoce como “frot”, o sexo de frotamiento, y contacto superficial. Hay quienes también practican el sexo oral, y otros que exploran su sexualidad de diversas maneras, pero lo más importante es no caer en la penetración anal.

La polémica

Lo polémico de este asunto es la generalización de los gays como entes “afeminados” y más aún, hallar que lo femenino, propiamente tal, supone inferioridad. Lo mismo ocurre con la idea de que ser penetrado en una relación homoafectiva es algo denigrante, asignándosele automáticamente a un rol femenino.

 

FUENTE: The Huffington Post