Chile. El transitar de un género.

El transitar de un género.

Palomas transexuales que el viento quiere levantar.

por Jose Luis Diaz

FB_IMG_1556595190988.jpg

La población transexual es la letra más violentada de nuestro “lgtbiq+”, no solo se exponen a la violencia constante, sino también a una serie de obstáculos que son complejos de enfrentar. Salir adelante desde el espacio TRANS hoy en día es un verdadero desafío personal, político y cultural en donde el romanticismo no llega a jugar ningún rol.
En una sociedad, machista, patriarcal, binaria, basada en la desigualdad que se construye desde la genitalidad, las personas Trans se encuentra en la cadena de mayor rechazo y no me refiero al rechazo social de las implicancias de ser trans- sino también colocan en conflicto a una sociedad basado en el corazón y razón de lo que tenemos entre las piernas.
El machismo no está alejado de la vivencia trans, y si bien los gays logramos levantar las migas que arroja el hombre heterosexual, normado y patriarcal, los trans masculinos siguen recogiendo las migas que nosotros no alcanzamos a tomar, y acá la pregunta, quien tira migas a estas palomas transfemeninas que no llegan a la plaza, dejo las respuestas abierta.
Según la investigación de Derecho, Politica, Violencia y Diversidad Sexual (1), las personas trans son las primeras “valientes” los primeros rostros en sufrir la diseminación y no por amar diferente como intenta levantar el romántico homosexual de centro comercial, sino por pensar en ser diferente a lo que se tenía establecido para elles. 1 – de J.L. Díaz, J. Barrientos y otros

Dentro de los espacios laborales, los cuales siempre en su mayoría mantienen sus puertas cerradas para las personas trans, se identificó que en su gran mayoría la población trans trabaja en forma independiente y muchas en trabajos informales.
El desafío de inclusión y no segregación que debemos dar en esta materia es amplio y lamentablemente no contamos con la voluntad política y social de facilitárseles ese complejo camino.
En esta ocasión, compartiré con ustedes el relato de una persona trans, un relato anónimo y cuenta con la debida autorización del autor para su difusión

“Libertad, independencia, emancipación, liberación, dicha, satisfacción, bienestar, existir, ser, son las palabras que me definen ahora.
Soy hombre de 61 años, en un cuerpo de mujer, trans, y me gustan los hombres, soy pasivo, como dicen ahora, o sea gay.
Me siento vivo, libre, nunca más tendré que fingir lo que soy, ya no tengo miedo, camino erguido, no me escondo, mirada al frente, no agacho la mirada como antes.
No ha sido fácil la transición, pero tampoco tan difícil, me acostumbre a ser hombre pronto, porque es lo que soy.
No puedo decir, que en un comienzo si lo fue, cuando recordé, cuando salido el pasado, el recuerdo, como sale ese payaso de una caja de repente, inesperadamente, de improviso y da miedo.
Recordé el dolor, las torturas, las terapias de conversión, los exorcismos, las tinas heladas, mi cabeza hundida en el agua, sin poder respirar, el encierro, los golpes, las patadas, las hipnosis(cosa que nunca lograron)el amarrarme a mi cama, a una silla, los azotes, las violaciones permitidas por mi torturador, mi mengele, o sea mi madre.
Los electroencefalogramas a montones, esa mesa helada donde me colocaban y miles de chupones en la cabeza, según yo, y dolor, mucho dolor.
Recordé tantas cosas más, que mi cabeza daba vuelta, cuando llegue a la consulta de mi psicólogo, repetía una y otras vez, que me hicieron¡¡ que me hicieron!!, con la cabeza apoyada en el escritorio
Poco antes de ir con él, fui a ver a mi torturadora (mi madre) y le pregunte
– Mamá: era muy ahombrado cuando niño?
Contesto: si y eras tan cochino, me costó tanto trabajo educarte, pero naciste mujer, tuviste hijos y te vas a morir como mujer.
Me dieron ganas de vomitar, como antes, Ahí estaba ella mirándome con esos ojos sin sentimientos y con una sonrisa en la cara me dijo:
– y lo logré¡¡
La odie con toda mi alma, en ese momento estaba paralizado mirándola, no sé de dónde saque fuerza, me levante y me fui.
No podía creerlo como alguien puede hacerle todo lo que me hicieron a un niño.
Sé que era otra época, 50 años atrás aproximadamente, pero no hay justificación alguna para hacer lo que me hizo.
Pero ahora me siento bien, a pesar de todo, el pasado lo debo dejar atrás, si no nunca saldré adelante, por supuesto que tengo estrictamente prohibido verla.
Me siento bien, tranquilo, nunca más me dirán lo que no debo ser, porque soy un hombre en un cuerpo de mujer todavía, pero un hombre al fin, gay, lo que soy, lo que fui y seré.
Estoy viviendo solo, cosa que siempre quise hacer, y se siente tan también¡¡
Como lo tomaron mis hijos, me sorprendieron, en especial mi hijo mayor, un gran apoyo, Mi yerno y mi nuera me dicen Tío.
Mis amigos me aceptan tal como soy, y me dicen eres valiente.
A mi hija le costó un poco más, porque un día me pregunto: Y donde queda mi mamá?
Y le conteste: A pesar de lo que soy, siempre seré tu mamá, eso no va a cambiar, no estoy arrepentido de haberlos tenido, cuando los tuve asumí el papel de mamá, sin cuestionarmelo
Sé que tengo un largo camino todavía, pero se hará de a poco, a pesar que quisiera que fuera ya¡¡ soy apresurado y acelerado.
Pero estoy contento, miro hacia el futuro con ánimo, optimismo y esperanza de que todo saldrá bien, se también que habrá dificultades que atravesar, pero no me asustan, ya no, ya salí del encierro, de la prisión, de la jaula, y mis alas vuelan en libertad
Lo lograré¡¡¡¡.
Mayo de 2019

Dedicado a Matías.

IMG_20190513_160813_243

Anuncios

Chile. El medidor eléctrico, un juego en dictadura

La alegría del corte de luz.

por Jose Luis Cano

Posiblemente muchas personas no entiendan el cariño y apego que se tiene a un aparato muchas veces mal cuidado y criticado.

20190315_125202

El medidor eléctrico en Chile y sobre todo en las poblaciones representa más que un simple aparato que implica problemas y costos, para muchos en su infancia,  el medidor eléctrico fue uno de los juegos en dictadura más recurrente y compartido entre los niños y  jóvenes de las poblaciones de nuestro País.

Para otros era la trampa al sistema explotador, un buen soldador sabia como engañar al  medidor y así proteger a la familia del costo de su trabajo, consiguiendo que este no figurara en los registros mensuales de electricidad, más de alguna vez fue parte de las conversaciones familiares para lograr detener el avance de su incansable cálculo de consumo. Creo importante mencionar al “imán” que siempre acompañaba al medidor para frenar el avance de reloj,  ni hablar de la quema de tapones o cuando nos pasábamos del gasto permitido y el medidor automáticamente cortaba el ingreso de electricidad al domicilio, evitando que un posible incendio nos eliminara la memoria, ya era suficiente la quema de libros realizada por militares.

Hoy esta historia la quieren cambiar, borrar de nuestra memoria, reemplazarlo bajo el rotulo de la inteligencia. Posiblemente nadie pensó que se podía escribir desde los afectos a un aparato, creo que yo era uno de esos. Sin embargo cuando ese aparato te ayudaba a sonreír pasa a ser algo más allá que un ser sin vida y sin historia. Pasa a ser parte de los cuentos que relatas en una fiesta de amigos, improvisando cuentos para tus hijos, recordando las complicidades de las infancias  en dictadura.

Cuando niño recuerdo que un simple juego nos convocaba a todos, en ese momento la dictadura era implacable en su actuar, asesinando niños, jóvenes y adultos, torturando ancianos y haciendo desaparecer a miles de chilenos. La bestialidad del dictador se hacía presente en todas las poblaciones de Chile a través de sus brazos militares que ejecutaban sus órdenes asesinas.

Las infancias y sus fantasías era difíciles de sostener, era un desafío abrigar tan inocente pensamiento entre muertos, balas y lacrimógenas.

Cada padre jugando a la mejor interpretación de Roberto Benigni, para suavizar el golpe en nuestras vidas, recuerdo que mi padre, entre lagrimones y limones, cada noche nos contaba un cuento de su autoría, un cuento a decir verdad “macabro”, que nos hacía llorar junto a mi hermano cada vez que lo escuchábamos. Hoy nos reímos y analizándolo bien,  el cuento era horrible para que nuestra vida fuera bella.

Los medidores de nuestro juego. Nos juntábamos; Carlos, Nelson, Manuel, Marcelo, yo y otros amigos a buscar nuestra felicidad de infancia, la cual  no dejaríamos que la dictadura nos arrebatara, éramos parte de la resistencia y no del sometimiento, veíamos y vivíamos la lucha de igual forma que los adultos, compartíamos los dolores,  mirábamos llegar las flores cuando perdíamos a uno de los nuestros. Era el único momento en que la seca y gris población, sin arboles ni plazas se dejaba sorprender por una caravana de colores y aromas que seguían al difunto guerrillero.

La reunión con los amigos no era improvisada. Amigos cercanos, cómplices y aliados, en busca de la entretención, ahí aparece uno de los juegos más emblemáticos de toda buena infancia, se apostaban las lealtades y complicidades, se trabajaba el compañerismo. Crecimos con el lema “si pillan a uno los pillan a todos” por lo tanto los códigos de infancia  estaban incorporados; jamás hablar, jamás delatar, y siempre callar pase lo que pase. Siempre callar, si alguien nos sorprendía y lograba alcanzarnos no podíamos dar nombres, en esos casos la respuesta era;  “estoy jugando solo”.

El juego era simple y mucho más entretenido que los actuales, entrar entre los callejones de casas y departamento,  “cortar la luz desde el medidor” y luego salir arrancando, era un triunfo que ameritaba dar vuelta  la cancha seca que compartíamos, nuestro escenario poblacional de peñas, discursos de dirigentes sociales y aveces improvisados festivales que nos alegraban la vida en tiempos de un chille temeroso y oscuro. Había que celebrar el apagón local que organizábamos.

Luego en el punto de encuentro con los amigos, contábamos cuantos medidores cortábamos y quienes salían es búsqueda de estos pequeños malandrines, un encuentro de carcajadas explotaba en cada uno de nosotros hasta transformarse en una sola. Un momento de infancia, alejados de lacrimógenas, vidrios quebrados, padres y familiares desaparecidos, caravanas florales y muertos, todo se transformaba frente a esos improvisados juegos que nos alegraban las infancias en la dictadura sangrienta de Pinochet.

Hoy los medidores, cómplices de aquel momento pretender ser arrebatados, borrados de la historia de cada uno o por lo menos de aquellos que vamos rescatando esas pequeñas instancias que nos hicieron felices en la sangrienta época, en donde le toque de queda, los allanamientos y la violencia de estado estaban naturalizados.

Hoy no solo se cambia un aparato, hoy se remueve la felicidad en tiempo donde la infancia era fracturada por la política de un estado impuesto a través de la traición de las armas.

Por todos los medidores de Chile, sus recuerdos y anécdotas.

Y por los recuerdos de trajo esta breve nota que dibujo una sonrisa y saco más de una carcajada.

Chile. Infancias con SIDA, los hijos de Rosa.

Por Jose Luis Diaz

img_20190102_223627_738

Posiblemente ya estemos enterados que el VIH/SIDA ha ganado las batallas a las inexistentes campañas de prevención, digo campaña por mencionar un nombre a la pobreza creativa del gobierno de Chile. Sin embargo la realidad demuestra que estas nunca existieron, la situación latinoamericana al momento de hablar de sexualidad y VIH pareciera entrar en una verdadera crisis moral.
Una campaña va mas allá de un par de segundos llamando a la prevención, campaña va más allá de un cuadro mal colgado que dice ¡¡cuídate , usa Condón¡¡. Campaña es aquella acción que logra, sensibilizar, educar y concientizar a la población sobre algo que está sucediendo y como sociedad involucrando a todos sus conformantes, podemos prevenir, sin embargo hoy vemos que en Chile y el resto de los países de la zona la productividad y el muro norteamericano fuera la única noticias, a esto se suma el silencio de artistas, científicos, músicos, etc, ya que muy pocos han entendido su rol social frente a estos temas y claro esta es mas linda la foto con el niño accidentado que la foto con el niño fracturado en su interior.
Campaña se ven para dejar de fumar, para no conducir bajo la influencia del licor, para prevenir el cáncer, campañas que podemos llamar ; de “buena formación” no tocan lo íntimo, como lo hizo el clero católico y evangélico, no rozan lo privado, abordan lo que se habla, fluye en ellas el flujo del gobiernos paternalistas, censuradores, la operación cóndor articulada a la cabeza de Bolsonaro.
De sexualidad nada, porque hasta en la muerte del sidoso hay que decir que “murió de cáncer”, la que aborta “fue perdida espontánea”, la violada “solo la toco” y así mantenemos la comodidad silenciosa de quienes nos castran desde la fluidez natural del cuerpo, limitan el deseo, le colocan nombres, le asignan colores y formas para poder moldearlo a la necesidad de la producción.
El Sida se ha gritado a los cuatro vientos y su derrota también, pocos han sido los valientes. El ministro actual no ha logrado callar a esa loca revolucionaria que lucha por ella y por sus compañeras, la tachada de rara, personaje, irreverente. Esa misma loca que desafío la dictadura desde la calle Catalina de los Ríos, loca de boina y pañuelo irreverente que resistió el SIDA en los 80 y 90, poniendo su cuerpo y su genio. La única viuda de Manuel Rodríguez, del que heredo sus pastillas para poder vivir, gritando con su incomoda presencia que el SIDA existe y se quedo en Chile.
En algunas calles de Santiago, miles dirán por mí y mis compañeras como lo hace Víctor Hugo Robles, el Che de los gays, en honor y conmemoración a los más de 500 muertos que el SIDA arrebata cada año.
Muchos hablan del VIH/SIDA como una enfermedad de adultos, dejando las infancias sidosas sumergidas en la total ignorancia, se transforman en el dato que cuelga de las políticas públicas, pareciera mejor no hablar ya que ahí están los violados por las religiones, las victimas del cura cariñoso, ese señor de buena fe, o del pastor rehabilitado de la droga y el alcohol, y que hoy vive de la pobreza que llega a la catedral de la Alameda, ahí están los huachos que el SENAME no pudo vender y que hoy se venden por unos pesos en las plazas de las principales capitales para matar el hambre y el frio.
Tanto miedo le tiene Chile a la sexualidad que en la comuna de Independencia en pleno 2018 un profesor fue perseguido y despedido por mostrarles otra realidad a sus alumnos, les hablaría de un marica que habla de sexo, la censura previa nos vuelve a recordar que la democracia no ha llegado y que los bastiones de Pinochet están dispuestos a levantarse cuando sea necesario, sin importar el color político. Vienen las elecciones en Independencia, hoy los cargos no tienen valores sino precios y el roto nunca amo la pobreza.
Chile lleno de paradojas, mientras los niños con VIH siguen en la sombra, escondiendo su mal aroma, mal vestir. Recorren las poblaciones con cara de pasta base y la verdad no es así, el sida los está matando lentamente, cruzando sus cuerpos débiles y mortales, sin que exista foto que los registre.
Chile, lleno de invisibilización y burlesco, víctima de un periodismo mediocre, que busca la nota simple, hoy un periodista es un estudiante que ahorra pasaje. Buscan a MOVILH e Iguales para hablar sobre VIH, me parece que lo más cercano de Iguales al VIH fue la declaración de su entonces Presidente, Pablo Simonetti, cuando le susurraron sidoso en una aristocrática clínica… “pobres personas” dijo el célebre escritor, y bueno del presidente de MOVILH, aquel luchador contra la dictadura ni hablar, siempre se ha preocupado de limpiar la imagen de la cola bonita.
Y los niños siguen ahí esperando la muerte, como lo hace cualquier niño que está en las casas de SENAME, invisibilidades de una sociedad de adultos, sin temas de adultos, una sociedad que juega a la democracia, en donde un delicado diputado se molesta y emociona frente a la frase: “bien muerto esta Guzmán”. Olvidándose de las muertas que el homosexual senador dejo. Señor diputado, oféndase con lo que hemos construido en la infancia. Y nuevamente pregunto ¿donde están los niños Sidosos, sedientos, quien los esconde, quien los protege?
Hoy solo fueron un punto en la tabla estadística, un punto que comenzará a crecer con la
misma fuerza de un prejuicio.

Donde llegan a morir los niños y niñas del SIDA.

Chile. Los rostros del SIDA que esconden las cifras.

Por Jose Luis Diaz

Hablar de SIDA y de VIH va más allá de hablar sólo de una enfermedad o un estado. Detrás de la enfermedad están las personas. Estamos cada uno de nosotros. Y es eso lo que no debemos olvidar.

Sí; han habido mejoras en la condición de las personas que conviven con el VIH; han sido 20 años de cambios. Actualmente; la esperanza de vida ha aumentado considerablemente. La ciencia, la medicina y las terapias alternativas han colaborado. Pero es nuestra obligación, como sociedad, como ciudadanos, recordar a todas las personas que conviven a diario con este estado y a todas aquellas que ya no están con nosotros. Las que lo saben, las que aún no conocen su diagnóstico y su entorno.

Hoy, más que nunca, está en nuestras manos educarnos. La tarea pendiente de la autoridad y el Gobierno de turno. El aumento en los márgenes del rango etario nos da importantes señales. La Educación Sexual a nivel escolar carece de recursos que permitan alertar y tomar conciencia de la situación. Los programas y los planes de estudio distan de la realidad e incluso son inexistentes en algunos establecimientos educacionales. La Educación Sexual en nuestra formación no fue suficiente y hoy es, prácticamente, inexistente. Ahí el motivo del importante número de adolescentes notificados. La Tarea del Estado en la PREVENCIÓN no es efectiva y es hasta absurda. Sin importar el Gobierno de turno, el tema ha sido sólo eso; un punto más en una pizarra.

Por otro lado; afrontar el mundo laboral siendo notificado; obligándonos a ausentarnos desmedidamente por controles que tienen esperas que pueden ser eternas y el desconocimiento por parte de los empleadores respecto a la realidad de los tratamientos y al efecto que causan en una persona son suficientes para poner en una balanza la seguridad y la estabilidad laborar por sobre la salud. ¿Dejamos de ser nosotros mismos una prioridad?

IMG_20180106_221447-01

Y si hablamos de la Salud y el Servicio Público ¿Estamos conformes?

Es difícil encontrar un equipo idóneo en su totalidad; preparado y formado para la ejecución de sus funciones y, por sobre todo, enfrentarse al efecto que genera la notificación de este estado en una persona. La función se mecaniza y se estandariza para abarcar un mayor número de pacientes. Pero no somos sólo un número. Somos realidades y experiencias distintas. Es, probablemente, este espacio de salud en donde se aprecian mayormente los prejuicios y la condena social. Entre los profesionales y equipos que nos atienden. Intentan salvarte pero te matan socialmente.

Nosotros somos responsables de mantener una salud sexual controlada; realizándose la prueba de VIH de forma periódica y previniendo también otras ITS. Debemos ser responsables y colaborar en educar.

Por otro lado, las personas que convivimos con el virus también somos importantes de cara a ser integradas y respetadas en la sociedad y la comunidad. El VIH y el sida no debe ser olvidado ni ignorado. Ni en vida ni tras la ausencia de ella. Por ello hablamos, y somos sujetos capaces de luchar por el reconocimiento que merecemos. Somos personas. Con derechos y obligaciones como todo ciudadano.

Es cierto, para los familiares también es un proceso difícil aquel en donde deban mostrar y o recordar a sus seres queridos. Sabemos que la sociedad estigmatiza y discrimina. Segrega y enjuicia. Hoy la responsabilidad es de todos. En nuestra sociedad es necesario visibilizar la situación. Ayudar desde nuestros testimonios y experiencias a desmitificar falsas creencias sobre el VIH y el sida. La educación en todos los niveles etarios es necesaria pero evidentemente escasa. Debemos generar conciencia. Empatía. No podemos seguir encendiendo velas o marchando por los más de 600 muertos que se suman año a año. Por mejorar las condiciones con las que fueron tratados y las negligencias de un sistema que intenta esconderlos bajo la alfombra. Detrás de cada dato estadístico hay una historia. Una familia. Un ser humano.

Visibilizarnos no nos hace más vulnerables sino más fuertes.

 

Chile. El Último té de las putas tristes

Por Jose Luis Diaz

La realidad en un escenario

DSC_7813

El próximo sábado 20 de octubre se realizará una presentación gratuita, y en estreno, en la Comunidad Cultural Rogelia de la última obra del Colectivo Mar y Cueca “El último té de las putas tristes”. Texto escrito y protagonizado por “Gerundio Participio” y Diego Arriagada.

¿Por qué, el Último té de las putas tristes, viene a romper la magia de esa puta porteña que siempre está riendo?

Gerundio: Las putas son como los payasos; quien pague por ellas no quiere lágrimas. Las putas son un show y una fantasía. Y aquí, en este último té, las putas enfrentan lo que ocurre sobre una cama o en una esquina e incluso en el asiento de un auto; con su vida. Su historia. Ellas lo cuentan en su relato. Son putas y travestis que sobreviven. Al no saber si quizás vuelvan a casa por la mañana. Jugamos con el sueño de ser princesas. Ser las protagonistas de una ilusión. Y de un amor… Pero, como en el final de la telenovela Ángel Malo, ni el amor a veces gana.

¿Cómo nace el Colectivo Mar y Cueca y qué significa este estreno para ustedes?

Diego: El Colectivo Mar y Cueca nace como la representación crítica e insurrecta a una sociedad solapada, aferrada a dogmas y paradigmas, intolerante y estandarizada. Mar y Cueca es la realidad actual, disímil, heterogénea y en busca de un movimiento social tolerante. Mar y Cueca nace para ser un espacio de libre expresión que, a puño y letra, construye una visión sobre Chile. Contingente y sin ostentaciones.

Gerundio: Las putas tristes son el acercamiento más intenso a todo eso que buscamos como colectivo. Es un texto que nace de experiencias reales. De aprender, de escuchar. De involucrarnos en un mundo que todos ocultan.

Diego: Es recopilar relatos y experiencias de putas y travestis. De las voces de activistas latinoamericanas que van mucho más adelantadas que nuestras batallas. Nace de los conversatorios con Marlene Wayar y Claudia Rodríguez; de las nuevas voces trans que hoy se empoderan en las universidades. De la lucha de Lohana Berkins y Susy Shock. Es visibilizar lo que todos hacen invisible. Hacer que esos seres invisibles se conviertan en personas. Que se rían, que se odien. Que sufran. Y que amen.

Los personajes en quien te inspiraste o como se crearon… ¿existe acá una creación colectiva o es una fantasía individual?

Diego: Las putas tristes fueron diosas en los 80. Vivieron en Matta, en 10 de julio. Por el Parque Almagro. Ahí estaba su Casa de Remolienda. Eran farándula. Sobrevivieron al toque de queda y la Dictadura. Son “La Metralleta” y “La Caravana de la Muerte”; la primera con un amor de izquierda. Clandestino y frentista. Ella no sabe si su amor se llama como firmaba en las cartas que les enviaba. Y “La Caravana” era la puta del General. La cacha fugaz de la CNI. Soñaba con ser reina. Como la Maripepa o la Argadoña. Pero tenía que salir siempre por la puerta de atrás. Son historias como las de tantos otros. Creamos las putas en su forma. Su estilo. Pero todo nace de sus sentimientos. De sus discursos y sus anhelos. Todos tenemos anhelos y frustraciones. Todos podemos ser una puta triste.

DSC_7787.jpg

Su apuesta, de alguna forma, se para desde la disidencia; ¿Creen que existe esa disidencia en Chile? ¿Es la sexualidad una disidencia en particular, considerando que Chile no habla de sexualidad por lo tanto cualquier tema sexual es disidente?

Diego: No sé si la etiqueta de la disidencia nos interesa; nos interesa mucho más darle voz a todos quienes son escondidos bajo la forma. A todos y todas las diferentes. No nos interesa ir en contra de una sociedad sino construirla. Hablamos de inmigrantes, de abusos, de torturas, de las “minorías”; hablamos por la diferencia no porque se etiquete como “diferencia” sino por el respeto a no pensar como el de al lado. Aprender de esos distintos puntos de vista. Reconocer que existen las putas, los inmigrantes abusados, los homosexuales discriminados, los indígenas. Pero también debemos no cerrar los ojos y hablar de los Inmigrantes que abusan de sus hermanos, del gay que trata de cola o maricón a otro por el barrio donde viven, las mujeres santas y devotas que abortan por una apendicitis.

Se habla de sexualidad más de lo que creemos. La sexualidad está en la publicidad erotizada. En el abuso de la iglesia. En el estereotipo de hombre de color, en el poder. Se esconde. Se intenta aparentar que la sexualidad es un tema tabú. No es disidencia. Es miedo por las diferencias.

Las organizaciones históricas hoy no hablan de putas, sino de trabajadoras sexuales, ustedes recogen el tema de las putas. Lo cruzan con la política y a la vez lo terminan… ¿es la sola sugerencia con el título, que vera el espectador en la obra?

Gerundio: hasta hoy; en el discurso formal es una trabajadora sexual. En lo cotidiano; es puta esa mujer que coquetea más de la cuenta. La que muestra más cuerpo es más puta. Los políticos no hacen facturas por trabajadoras sexuales, pagan por putas. En la calle, los vecinos, la gente, las trata de putas.

La política está en sus historias. En el toque de queda. En la Dictadura. En los cuerpos mutilados y torturados. En el sexo que practicaban con los hombres que estaban a cargo del poder. Seguían siendo ciudadanas. Y, peor aún, ciudadanas marginadas.

Qué verán… Verán a dos viejas putas y travestis que se enfrentan al último capítulo de su telenovela favorita y al punto final del guión inconcluso de sus propias biografías.

¿Sorprenderá más la obra que el titulo?

Gerundio: Van de la mano. El nombre es parte del juego entre ellas. De su amistad. Del drama y la comedia que son ellas mismas.

¿Cómo crees que se cruza el arte con la política actual?

Diego: Artistas hay muchos. Buenos y malos. Artivistas hay pocos. A nosotros no nos interesa crear una corriente artística o una escuela. Nos interesa llevar una lucha y una batalla de la mano de la dignidad de todos. Si le interesa a una sola persona. Daremos todo por esa persona. Esa gente que se ha emocionado y nos ha dado las gracias por sacar de debajo de la alfombra los temas tabú; ellos son nuestro propósito y nuestra política. En Chile se ha intentado decir que el arte es de la izquierda. Y cuando esa izquierda ha tenido el poder ¿han pensado en la gente, la cultura y la identidad?

¿Crees que existe un teatro emergente?

Gerundio: hay un arte emergente en Chile. Una visión. Quienes hacen este nuevo arte buscan visibilizar distintas realidades.

¿Qué piensas cuando escuchas a Leo Casas con estrellita mía y a las indetectables con su canto irreverente, político y social?

Diego: Estrellita Mía es un concepto muy interesante. Un personaje por si mismo. La cultura pop y sus referentes. A veces se intenta enfrentar “la disidencia” con la cultura pop llena de “íconos”; pero confluimos todos en esta sociedad. Debemos respetar estas diferencias. Me gusta la forma de involucrar a diversos artistas y discursos; pero prefiero la oralidad. Es un constante aprendizaje. Cada uno es un relato diferente.

Las Indetectables… van en otra vereda. Empoderadas. Pero desde otras perspectivas.

Nosotros buscamos rescatar otras realidades. Quizás las mismas temáticas. Pero con historias detrás, con una emocionalidad distinta.

Para terminar, ¿Cuál es su predicción para brasil, ganará Bolsonaro? ¿Cuál creen que será el impacto de esto en el continente y sobre todo para el arte?

Diego: La derecha en latinoamérica nunca ha dejado de existir. En Chile, en Colombia, en México; ya están instaladas. No es un nuevo movimiento. Es una izquierda que se dejó estar. Que se olvidó de su origen. De la clase trabajadora. De la gente. Una izquierda que se olvidó de la educación. De la salud. Una izquierda que se acomodó y sólo sobrevivió. Ahora los resultados se ven. Una derecha que quita presupuestos en cultura. Que expulsa inmigrantes. Que no asume responsabilidades en asuntos de salud pública. Que discrimina por inercia. Y ahora, es el turno de pagar los errores en Brasil. El poder se acomodó. No Aparecieron nuevos personajes ni visiones. Y todo se estancó. Es triste ver que el mayor rechazo a Bolsonaro esté fuera de Brasil y que las mujeres lo apoyen de tal forma. Que la clase trabajadora, la misma de Lula, ahora lo respalde. Cuánto homosexual arribista votó por Piñera y cuáles son los cambios. Es, simplemente, el voto de rechazo al posicionamiento de una clase. Los inmigrantes con Trump por ejemplo. La gente se cansó. Pero el cambió, claramente, será peor. El Historial de Bolsonaro es tétrico.

¿Qué opinas de una bancada evangélica y de las leyes LGTBi que están circulando en el colectivo pero no en el congreso?.

Diego: Imponer una religión o un credo por sobre la diversidad y las libertades de cada individuo no construyen y retrasan la posibilidad de entender que todos somos diferentes y que cada individuo es un eslabón preponderante en la construcción de una sociedad. ¿Qué pasa con las leyes? Mi gran duda es si todos los involucrados estamos dispuestos a dar una lucha social por nuestros derechos y no actuar solo por moda. Vivimos en un país en donde las leyes tienen nombres de mártires… Eso, para muchos, es más fácil que alzar la voz.

fotos: Sergio Cerón //Claudio Campi (Equipo Comunidad Cultural Rogelia)

Una Loca revolución en Ámsterdam

La invisibilidad del homosexual viviendo con VIH por parte de Chile.

61_robles_cover

En esta ocasión tuve la oportunidad de Hablar con Víctor Hugo Robles, mas conocido como el che de los gays, quien me concedió la siguiente entrevista de Ámsterdam, en donde repasamos sus luchas de activistas, sus dolores, memorias y desafíos, junto con su imperdonable molestia al gobierno de Sebastián Piñera por la ausencia en la 22° Cumbre internacional del VIH/SIDA de Ámsterdam 2018.

20180727_195714

Víctor Hugo Robles, activista, periodista, apostata y escritor ha sido un luchador incasable en el combate del VIH en Chile y los derechos humanos de la comunidad LGTB.

Víctor Hugo Robles, activista, periodista, apostata y escritor ha sido un luchador incasable en el combate del VIH en Chile y los derechos humanos de la comunidad LGTB.

JLD: Estimado Víctor Hugo, el che de los gays, al parecer te encuentras dando una nueva batalla, visibilizar la realidad de nuestro país en este encuentro internacional de VIH. ¿Cuéntame cómo ha sido tu experiencia hasta el momento?

VHR: La experiencia de estar en este momento, único e irrepetible, para todo activista, periodista comunitario que trabajamos en las distintas incidencia políticas, sociales, culturales y otras.., es muy importante ya que te permite relacionarse a través de estos encuentros internacionales con la mayor cantidad de activistas, incidentes públicos, sociales, políticos. También otros colegas que cubre un evento de una magnitud tan importante, en esta conferencia se habla del avance de la ciencia en términos de VIH y los desafíos que tenemos como sociedad globalizada.

Acá estamos en la articulación del movimiento social, con todos los compañeros, compañeras de este entramado que nos convoca a todos y todas ,  políticos, activistas, sociedad civil, científicos, académicos y así ponernos al día en las estrategias nacionales, estrategias locales y las estrategias internacionales, pues como tu comprenderás este es un trabajo que funciona en redes, donde participan jóvenes, trabajadoras sexuales,  hombres que tienen sexo con hombres, mujeres y personas viviendo con VIH. Estos encuentros permiten rearticularse y actualizar esas redes, junto con saber en que esta cada uno de los países y las propias organizaciones y Estados.

Acá uno vuelve a desplegarse con todo su creatividad y compromiso, para mi como comunicador, periodista y activista ha sido una experiencia muy alucinante que espero compartir a mi regreso. 

Estar aquí con mi loca pluma me hace visibilizar a veces causas invisibles en nuestro país, por ejemplo, la causa de las compañeras trans, nuestros pueblos originarios, nuestros migrantes. Reforzado con  del compromiso que han tenido artistas, intelectuales en la causa del VIH y que lo han hecho patente en esta conferencia.

JLD: Sabemos que en nuestro país la pandemia del VIH/SIDA ha aumentado considerablemente, lo cual se traduce en un fracaso de la política pública, que cosas has observado en este encuentro que nos permita dar un giro en esta lamentable cifra.

VHR: Como te señalaban anteriormente, acá se conocen otras estrategias y también lo más importante, reencontrarse con las personas que viven con VIH y que a la vez se cruzan con otros variables; por ejemplo económicos, pueblos originarios, género, pobreza y riqueza lo que te permite armar una visión más completa, por ejemplo comprender que la ausencia de las  políticas públicas en educación sexual en todos los niveles educacionales es una carencia a nivel latinoamericano y todos coinciden en que ahí esta la llave de la prevención y de la nueva estrategia para detener la expansión de la epidemia.

Mas allá de las cifras que nos coloca en alerta, somos el país de Latinoamérica que encabeza la epidemia, Chile hoy  se presenta frente a los demás países de la región un crecimiento importante. Por lo mismo es un error político, social y sanitario  no estar presente en este encuentro para hacerse cargo de la realidad que vivimos  y cómo esto impacta y afecta  a toda Latinoamérica. Chile debía hacerse presente con su propuesta de intervención y sus estrategias, ya no estamos en los tiempos de antes, hoy somos un país globalizado y chile no puede resaltar o presumir crecimiento económico mientras más personas – y cada vez más jóvenes- sigan siendo notificadas, personas que por lo demás son parte del desarrollo y crecimiento del país en todos sus ámbitos. 

Habría sido interesante que estuviera presente una comitiva de Chile en conjunto con la sociedad civil, porque es el único modo de aunar fuerzas, de recomponer confianzas, y trabajar juntos una política pública que incluya a todos los participantes de la sociedad, autoridades no solamente sanitarias, sino también cultura, trabajo, educación acá todos somos parte del problema y también de la solución.

JLD: Víctor Hugo, Todos o muchos conocemos de tu activismo y de tus escritos, también sabemos que el VIH se llevo a importantes personas en tu vida, sientes que esa historia puede volver a pasar en nuestro país.

VHR: Si, tienes razón, vi. partir a muchos amigos, en los tiempos sombríos del sida y veo que eso esta ocurriendo en el Chile de hoy, si bien el SIDA es una enfermedad crónica, se mantiene la muerte social y también la muerte física, estadísticamente todos los días mueren dos personas a causa del sida en nuestro país y eso es alarmante, Es preocupante que mueran esas personas en un país que se supone hay una respuesta, médica , institucional, sanitaria, y también un conocimiento de la materia. Y continuando con tu pregunta, si han partido amigos, algunos en silencio y otros que han muerto y nos enteramos después, amigos que se van enfermando, locas viejas también que vamos enfermando, nos vamos haciendo viejos con la enfermedad, sumando cada vez más “achaques” problemas al hígado,  problemas al colon, tengo muchos amigos que tienen problema con sus tratamientos y que ahora están iniciando las terapias de rescate. Tengo una amiga lesbiana que vive con VIH y eso me aproblema mucho porque en este país ella casi no tiene opciones de terapia y está pensando en irse a Europa a buscar alternativas, todo eso me da rabia, me da impotencia de no encontrar soluciones, para esas personas que uno quiere y son comprometidas en nuestra lucha, ahí yo me pregunto, por que no hacer un esfuerzo por permitirles vivir una vida más plena., yo creo que ahí hay un desafío de parte de nosotros pero sobre todo de las autoridades públicas.

JLD: Víctor, que te pasa al llevar años de lucha LGTB y en los derechos para las personas viviendo con VIH, que esto no sea tema en nuestro parlamento, y que a la vez la invisibilización del gobierno debido a su ausencia pareciera ser que esos muertos a nadie importa.

VHR: La verdad que todo esto genera mucha rabia, mucha impotencia que después de tantos años de lucha de resistencia y persistencia en la incidencia pública nos damos cuenta que en vez de ir avanzando y conquistando espacios de incidencia, vemos que se genera más dificultad y retroceso en la política pública, pero de todas maneras nada me desanima, yo soy una persona optimista, hay cosas por supuesto que me golpean y que entristecen y a veces me botan… pero como dicen del junco que siempre se levanta y sigue en pie sigo insistiendo y persistiendo en las causas que me motivan y que me animan para levantarme todos los días en la mañana y decir “ que lucha debemos dar hoy” y en eso me enfoco y me seguiré enfocando, como ahora en la bella ciudad de Ámsterdam de los países bajos en el encuentro internacional del sida, 2018

AIDS2018_horizontal-1024x442

JLD: Nuestro país, presenta graves falencias en intervención del VIH/SIDA, una de ellas es que desde que se conoce el aumento de los casos, aún no se habla de una campaña preventiva que logre no solo informar sino también educar y concientizar.

VHR: Esto es lo que me parece más débil y delicado de lo que esta pasando, porque me pareciera que hay una inercia colectiva, que no solo afecta a las autoridades públicas sino también a las organizaciones sociales, que están atomizadas y cada una tiene su propia agenda, que no logramos ponernos de acuerdo en las causas comunes y las autoridades ya no saben con quien conversar y tampoco tienen una mirada clara de lo que hay que hacer, creo que las respuestas que se están dando son muy lentas, las respuestas han tendido muy poca visibilidad pública y respecto del VIH no hay tiempo que perder porque todos los días las personas se transmiten el virus, personas mueren de VIH, entonces en vez de ir retrocediendo cada día va en aumento uno espera de todas las autoridades, no solo de salud sino también educación, diputados y senadores un compromiso más claro, mas abierto en estos desafíos que tienen que ver con la educación y sobre todo con la educación sexual que no existe en nuestro país.

JLD: Víctor, que te pasa cuando compartes con otros científicos, académicos y activistas la no presencia del nuestro país en ese encuentro, mas aun cuando aparecemos con cifras rojas, dan ganas de esconderse.

VHR: No dan ganas de esconderse la verdad, yo jamás me he escondido, dan ganas de participar de hacer presencia pública, pero dan muy pocas ganas a su vez de asumir la responsabilidad pública, asumir la responsabilidad del estado, porque no somos estado, entonces uno se siente derechamente solo, en esta conferencia internacional donde participan  más de 15 mil personas, un número importante de médicos, científicos, académicos, y que presentan sus estudios, sus evidencias en estos encuentros, se suman muchos activistas, Esta ha sido una de las conferencias que ha tenido la mayor cantidad de activistas y no solo eso sino que también por primera vez participan personas de renombre internacional que comprometen su causa, su vida, su historia, con la prevención y con el respeto de las personas que viven con VIH, me refiero a Elton John , al príncipe Harry, al nieto de Nelson Mandela, el ex presidente Clinton, entre otros, entonces es una constelación de figuras y  personalidades, eso te habla de la importancia que tiene este tema junto con el compromiso de las figuras públicas y de las autoridades por sumarse a esta lucha, que es una lucha de todos, y entonces en ese marco extraña el silencio de Chile, el temor de las autoridades públicas, sanitarias de nuestro país y extraña la pasividad, el negarse a venir, entregando razones absurdas, que tiene que ver con la economía de los gastos que implica, pero respecto al SIDA no puede haber cautela económica, acá hay que invertir  recursos humanos, económicos , personales para levantar estrategias y para mantener campañas de prevención durante todo el año y también involucrar a los privados.

los activistas en este encuentro de Chile somos como 5 que de alguna manera nos vemos obligados a dar la cara por las autoridades públicas de salud , que se escondieron y no quisieron venir a esta conferencia, en donde junto a Alejandra Soto, invitada por la red trans, esta el doctor Carlos Beltrán como presidente de Sida Chile, que reúne a médicos y enfermeras que trabajan el tema del VIH, el doctor Brugueño, también lo hizo la Dr Claudia Cortes  y eso seria todo, la gran delegación chilena, y cada uno viene por razones distintas.

Yo vengo como periodista comunitario que me gané una beca de los propios organizadores, así que desmiento desde ya cualquier tipo de rumor de que yo estoy en esto invitado por el ministerio de salud y mucho menos por las farmacéuticas, industria que por lo demás en esta conferencia no entregó ninguna avance sobre alguna cura, más bien la mantención de los tratamientos, el modelo de la compra, en realidad seguir sosteniendo el negocio de lo que implica el VIH.  Lucro para muchos empresarios.

José Luís, quiero que me dejes terminar agradeciendo a los organizadores que me invitaron y que sin esa beca yo no hubiera podido venir, porque ni el estado de chile ni otros organismos se comprometieron con la visita de las organizaciones civiles, eso hay que señalarlo porque otros países latinoamericanos  venían grupos masivos de 30 o 40 personas y por último manifestar mi preocupación por facilitar en estos encuentros otros idiomas que faciliten la comprensión y entendimiento más allá de ingles, yo lo hice ver, ya que este encuentro no se hablo en otros idiomas que no sea inglés, les hice ver eso y los organizadores del evento se comprometieron en recibir esta demanda y se comprometieron en un futuro comprometer recursos para la traducción, es importante porque la próxima conferencia es en san francisco y a pesar de la comunidad latina bastante importante acá debe haber un entendimiento y comprensión para todos y todas.

Segundo, les hice ver eso y los organizadores del evento se comprometieron en recibir esta demanda y se comprometieron en un futuro comprometer recursos para la traducción, es importante porque la próxima conferencia es en san francisco y a pesar de la comunidad latina bastante importante acá debe haber un entendimiento y comprensión para todos y todas.

JLD: gracias víctor Hugo y espero que tus palabras hagan reflexionar no solo a las autoridades sino que a todo nuestro país.

Entrevista realizada por José Luís Díaz,

Psicólogo y Activista Gay

27 de julio de 2018

joseluisdiaz

depositphotos_113928308-stock-photo-lgbt-and-chile-flag-on