Leonel Campos víctima de un brutal ataque por ser gay

El adolescente fue agredido entre cinco personas en la madruga del 2 de enero. Los agresores no fueron identificados.

DSqSW7OW4AA7asy

Imagen del twitter @niccow_w

Leonel Campos fue víctima de un brutal ataque homofóbico durante la madrugada del 2 de enero, en la localidad bonaerense de Moreno, luego de que cinco personas intentaran robarle sus pertenencias y golpearlo por ser gay, según denunció. Hasta el momento, los agresores no fueron identificados.

DSqSW7JXcAAM8-V

Imagen del twitter de @niccow_w

Reportó Nico desde su cuenta de twitter @nicoow_w 

Un ataque semejante al que sufriera Jonathan Castellari, el rugbier integrantes del equipo Ciervos Pampa,  el pasado 1 de diciembre en un local de comidas rápidas, en la ciudad de Buenos Aires.

Anuncios

Cuatro detenidos por el ataque a Jonathan Castellari

El hecho ocurrió el 1 de diciembre y dejó a Jonathan Castellari con una fractura cerca de una de sus órbitas oculares y al borde de perder un ojo. La Fiscalía espera detener al resto de la ‘patota’ en las próximas horas.

22637453_2033392336889993_7210328845268811776_n

Jonathan Castellari, victima de la feroz golpiza

El 1° de diciembre, cuando aún no eran las 7 de la mañana, Jonathan Castellari fue víctima de un episodio que no olvidará jamás: a la salida del McDonald’s de Avenida Córdoba al 3100 un grupo de ocho personas lo golpeó salvajemente al grito de “hay que matarlo por puto”. Una patada le provocó una fractura cerca de una de sus órbitas oculares y lo dejó al borde de perder un ojo. Necesitó, además, ocho puntos de sutura.

La denuncia fue radicada en la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 35, a cargo de María Paula Asaro. A través de las imágenes de las cámaras de seguridad se logró identificar a ocho agresores. Las mismas muestran a un noveno integrante que no participó de la golpiza y se mantuvo al margen del hecho. Es el único individuo que resta identificar.

En las últimas horas, según confirmaron a Infobae fuentes judiciales, la fiscal Asaro detuvo a Alejandro y Gastón Trotta, Juan Ignacio Olivieri y Facundo Curto. Solo uno de ellos prestó declaración indagatoria, mientras que el resto lo hará entre el jueves y viernes.El resto de los identificados ya fueron notificados, aunque desde la Fiscalía prefirieron no dar a conocer los nombres.

jonathancastellari

Las declaraciones de los detenidos son parte de una causa que tiene como carátula “tentativa de homicidio agravado“, por el hecho de que Castellari fuera atacado por ser homosexual. Desde el entorno de Jonathan, le aseguraron a Infobae que el joven de 25 años “está con asistencia psiquiátrica, luego de sufrir diversos episodios de fobia, paranoia. Tiene mucho miedo de salir a la calle”.

 

Leer nota completa

Fuente: infobae.com

Shams Rad primera radio que defiende al colectivo LGBT en Túnez.

Patrocinada por la embajada de Holanda en Túnez, comienza a emitir Shams Rad, que se proclama como la primera radio que defiende los derechos del colectivo LGBT del mundo árabe.

Por Luis M. Álvarez

Desde este lunes, 18 de diciembre, a las 10:00 de la mañana, se emite desde una localización secreta en la capital de Túnez la que es la primera radio centrada en defender los derechos del colectivo LGBT del mundo árabe con el nombre de Shams Rad. «Hoy hemos dado otro gran paso en este camino pedregoso. Dignidad e igualdad son dos palabras que terminarán con la homofobia. Aquel que no lo entienda ya puede abrir un libro y dejarnos proseguir con este sueño», declara Bouhdid Belhadi en la primera emisión de Shams Rad.

24862490_759436597584548_3973799802062470932_n

En la programación de Shams Rad se alternan los programas culturales, artísticos y de actualidad, con testimonios de personales que ilustren sobre la situación del colectivo LGBT en Túnez y la comunidad árabe. «Los medios tunecinos, por desgracia, no tratan el tema de la homosexualidad ni reflejan la situación real de nuestros derechos de manera objetiva (…). Hoy defendemos la cuarta generación de los derechos humanos con el objetivo de sensibilizar sobre nuestra generación para que un día podamos vivir en una sociedad abierta que vivirá pacíficamente y tolerante», explica Belhadi.

25398915_762903933904481_8219635760067990663_n

Accesible únicamente a través de internet, Shams está patrocinada por la embajada de Holanda en Túnez, y toma su nombre de la asociación homónima fundada en 2015 para defender los derechos de todas las minorías sexuales y luchar por la derogación del artículo 230 del Código Penal que condena las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, que castiga con 3 años de cárcel, si bien los exámenes anales se practicaban hasta hace bien poco, como consecuencia de una petición del Consejo Nacional de la Orden Médica, el Ministro de Derechos Humanos de Túnez adelantaba que el gobierno dejaría de imponerlos de forma obligatoria, aunque no los ha erradicado.

hqdefault

LEER NOTA COMPLETA

Fuente: universogay.com

Hunter Blue enfrenta la homofobia con su arte.

Hunter Blue considera que el baile y la música son las mejores formas de luchar contra la discriminación

Hunter-1_640x345_acf_cropped

El cantante y activista tanzano, Hunter Blue, utiliza su baile y su música como armas para luchar contra la homofobia. Su último single, ’So Gay’, se ha convertido en un canto a favor del activismo tanto fuera como dentro de la comunidad LGTB+.

Con su último trabajo pretende resaltar que la homofobia está presente a nivel mundial y que el prejuicio existe en todas partes, según una entrevista que le concedió a PinkNews. Debe destacarse que en Tanzania, donde nació Blue, es ilegal ser homosexual.

Screen_Shot_2017-12-06_at_11_22_30-650x329

El vídeo de ‘So Gay’ nos muestra diferentes estilos de bailes, los cuales son utilizados para expresar las experiencias de discriminación que el cantante ha vivido. “Estaba tan inspirado que aprendí autodidacta durante horas de práctica” añadió Hunter Blue. Además, podemos ver movimientos fuertes de brazos y manos en el vídeo con el fin de imitar connotaciones históricamente negativas, según dijo el bailarín.

 

Leer nota completa

Fuente: togayther.es

La homofobia me apartó de mi hijo.

Un ingeniero mendocino se fue a vivir a Alemania después de recibir amenazas de muerte. Tiene un hijo con su ex mujer al que no puede ver.

Por Rolando López – rlopez@losandes.com.ar

Desde principios de mes, el ingeniero industrial mendocino Federico Negri (48) vive en Berlín, Alemania, una suerte de exilio de género. Según asegura, “soy víctima de una justicia homofóbica que ha logrado que desde hace más de 60 días no tenga contacto con mi hijo de 10 años. Y ahora estoy en Alemania, junto con mi marido -quien también sufrió la homofobia-, porque llegamos al punto de temer por nuestras vidas”, cuenta el hombre desde Europa en comunicación telefónica.

image5a2c951844fe8

El día en que Negri contrajo nupcias con el médico Suweza; ambos fueron amenazados.

Negri se casó con su mujer y tuvieron un niño. La mujer es una ejecutiva de una multinacional y de acuerdo con los dichos de su ex marido, “de un día para otro, ella me dejó; simplemente me dijo que no quería estar más conmigo”. Para entonces, la pareja ya se había instalado en Capital Federal, donde cada uno se desempeñaba en buenos trabajos y estaban totalmente afincados en la gran ciudad.

Con el tiempo, ya separado, Federico se reconoció gay y se fue a convivir con Eduardo Suwezda, un médico pediatra de Capital. Para Negri, todo iba bien con su ex hasta que hace tres años, y echando mano a la ley de matrimonio igualitario, Negri y Suwezda se casaron. “De a poco, desde ese momento comenzaron los problemas con mi ex esposa”.

En la mirada del ingeniero, su condición de gay “casado con papeles” fue lo que puso a su ex en esa situación que fue in crescendo. “Comenzó con pedirme cosas, como por ejemplo que el departamento donde vivía con mi pareja tuviera tres habitaciones para que el nene no me viera dormir con mi esposo”.

También la mujer ponía especial interés en que su ex marido no hablara de su homosexualidad con los amigos de la pareja. Igual, el menor se quedaba en la casa de su padre casado con su nueva pareja. “A tal punto que mi pareja lo iba a buscar al colegio con autorización legal bajo la figura legal de progenitor afín“.

 

Los problemas

En julio de este año comenzaron los inconvenientes legales. La ex esposa de Negri acudió al Juzgado Civil 81 de Buenos Aires (el que corresponde al divorcio de la pareja) y radicó una denuncia por “violencia familiar”.

En la presentación, la mujer denunció que la pareja de su ex marido había ido a buscar al niño a la escuela “y que no estaba autorizado”. Esa situación tuvo lugar el 5 de julio, cuando el médico llegó al colegio y al nene ya se lo habían llevado.

“Teníamos, desde el 23 de abril, un régimen para que mi esposo fuera a buscar al nene cuando se pudiera. De hecho en el colegio lo sabían y él lo hizo en varias oportunidades”.

Cuatro días después de ese incidente tuvo lugar una fuerte discusión entre Negri y su ex. La mujer denunció malos tratos, insultos y otras supuestas situaciones violentas de parte de Negri. La jueza Mirta Noemí Agüero tomó nota y pidió una perimetral para la pareja del padre del menor.

Unos días más tarde, el abogado de Negri hizo una presentación por “falsa denuncia” en referencia a lo denunciado por la ex del ingeniero. En los considerandos, el abogado Marcelo Feldman desliza que lo que en realidad busca la denunciante tiene que ver “con una motivación económica”.

El pedido aún no cuenta con respuesta y además, desde el Juzgado Civil 81 se dictaron más medidas de restricción en las se incluyó al padre del niño: Federico Negri.

Ante estos traspiés, el ingeniero mendocino recurrió a instituciones para denunciar lo que él juzga como una “persecución homofóbica, que además tiene como víctima a un chico, mi hijo, que está impedido de verme a mí, que soy su padre”.

Según consta, las presentaciones se hicieron ante el Juzgado de Menores de la Ciudad de Buenos Aires, la Oficina de Violencia Doméstica, Policía Metropolitana y la Comunidad Homosexual Argentina.

LEER NOTA COMPLETA:

Fuente: LosAndes.com.ar

“Pensé que me mataban”

Jonathan Castellari recibió una golpiza hace una semana cuando salía de un local de comidas rápidas

jonathancastellari

Jonathan Castellari. Foto: Facebook

A través de su cuenta en Facebook, el joven publicó un posteo en el que relató: “Tengo 25 años y me crié en La Paternal. Siempre supe que era homosexual, sin embargo, traté de amoldarme a lo que la sociedad esperaba que fuera. A los 16 años, decidí contárselo a mi vieja pero me fui de casa escuchando su voz. Me decía: Preferiría haberte abortado”.

“Nací en una familia «tradicional» y en mi casa siempre se vivió el machismo: el sobrino que tenía que ir a debutar, la mujer que tenía que levantar la mesa mientras el hombre miraba el partido. Ni hablar si en la televisión aparecía una pareja de varones chapando: «Cambiá esta mierda», «poné otra cosa», «sacá a estos putos»”, siguió.

También se refirió a su “dura adolescencia” y la discriminación constante que se vivía en su colegio: “El hecho de que no me gustara jugar a la pelota me convertía en un ser extraño: puto, maricón, gay”.

“Soportar el peso de la mirada de los otros fue siempre lo más duro: esa mirada que te hace pensar que lo que sentís está mal porque va en contra de lo que el resto considera sano”, expresó. Y aseguró que su padre fue el único que le dijo: “No me importa lo que hagas entre cuatro paredes, siempre te voy a amar”.

Castellari está de novio con Gustavo, un paraguayo del campo, jugador de un equipo “tradicional” de rugby. En su relato, el joven contó como el club de su pareja está lleno de prejuicios: “Me mostró una conversación con sus amigos, donde estaban burlándose de uno que había puesto «me gusta» en la página de Ciervos Pampas (equipo de rugby por la diversidad). En su lógica, ese «me gusta» te convierte en puto”.

El joven ya fue dado de alta y mejora día a día
El joven ya fue dado de alta y mejora día a día. Foto: Facebook

Jonathan explicó que participar de un equipo gay de rugby le permitió superar ciertos temores, pero aseguró que la semana pasada “volvió” a encontrarse con la homofobia cara a cara.

“Esa madrugada, con Sebastián, mi amigo, salimos de un boliche y fuimos a desayunar al Mc Donalds. Estábamos esperando el pedido cuando entró un grupo de ocho pibes. Primero empezaron a insultarme, después comenzó la pesadilla. Me vi en el piso, bañado en sangre, completamente indefenso. Me pegaban piñas y patadas, mientras me decían «comé por puto», «tomá, puto de mierda»”, contó Jonathan, pero agregó que hubo un grito que nunca olvidará: “Hay que matarlo por puto»”.

Homofobia2

El joven agredido señaló que el episodio que vivió le dejó varios interrogantes: “¿Qué habrán sentido otros adolescentes que todavía no pueden contar que son gays cuando vieron por televisión lo que me hicieron? ¿Habrán sentido que si «se les nota lo gay» los van a cagar a trompadas? ¿Que si eso pasa nadie se va a meter?”.

Para finalizar Jonathan dejó un mensaje y un consejo para todas las personas: “Si te preguntás cómo podés ayudar a cambiar esta locura, educá, difundí, hablalo en tu casa, hablá con amigos, con tus hijos. No te calles, no seas cómplice. La homosexualidad no es una enfermedad y la homofobia es una forma de odio que se inculca mediante la discriminación. Ser gay es algo innato en nuestras vidas”.

Fuentes: Lanacion.com y Facebook.com