Carceles de Chile. El destrozo de cuerpos en democracia.

carcelchile

La situación que viven las personas privadas de libertad se encuentra al limite de lo éticamente permitido, moralmente aceptado y por sobre todo, alejado del derecho y dignidad.

Las cárceles de Chile se han transformado en verdaderos “centros de tortura”, muchas veces valiéndose de la invisibilidad en la política pública, las comunicaciones y el fuerte desprecio social que recae en estos recintos y sus reclusos, variables que han transformado los espacios penitenciarios en lugares de atropellos de los derechos Humanos en plena democracia.

Es fuertemente preocupante, como jóvenes ilusionados en un desarrollo laboral y académico se transformen con el pasar de los tiempos en torturadores, verdugos y seres perverso alimentados de la violencia.

Lo anterior nos hace pensar en el daño país que tenemos como sociedad y a la vez, en la miseria que esconde la pobreza y desprotección. Vulnerada por los distintos poderes del Estado. Hoy en donde la necesidad de hambre te puede transformar en una persona privada de libertad, mirar esta realidad, resulta un deber social.

Pensar que en un escenario como las cárceles Chilena se puede dar la bien llamada reinserción es una simple utopía, está idea es obsoleta en un sistema colapsado y del cual nadie quiere hacerse responsable. Dejando en un péndulo la vida y la integridad, no solo de todos los que cohabitan el mucho carcelario, sino también, a la familia de reclusos, gendarmes, profesionales y técnicos que se desempeñan en este recientos  de opresión y experimento social.

La tortura en las cárceles ha sido demostrado en más de una ocasión: ejemplo de ello, fue la información levantada por el Instituto de Derechos Humanos realizada en los centros penitenciarios de valdivia, el 23 de junio del 2017;

    “tortura hacia mujeres de la cárcel de Valdivia, luego de que Gendarmería violara los derechos humanos de las reclusas al haber lanzado gas pimienta en los genitales de una interna”

    “Si toda esta realidad ya resulta compleja, la etnia supone una nueva carga para las reclusas; tal fue el caso de Lorenza Cayuhan, quien fue obligada a parir engrillada en octubre del año pasado”.

Mientras que la Defensoría Popular calificó esta situación como un acto de tortura, distintas organizaciones sociales acusaron doble discriminación solo por el hecho de ser mujer y mapuche”

fuente: https://radiojgm.uchile.cl/tortura-al-interior-de-las-carceles-de-mujeres-en-chile-la-violacion-a-los-derechos-humanos-por-ser-mujer-privada-de-libertad/La

La violencia no se ha detenido y tampoco ha disminuido, quedando en evidencia toda su perversión durante la crisis social que cruza nuestro país, en la cual lamentablemente, desde un enfoque punitivo, vemos como el gobierno actual del Presidente Piñera y su gabinete, intenta resolver los problemas sociales y la deficiencia del manejo de la pandemia en penas de cárcel y castigo.

Hoy resulta importante revisar la crisis  penitenciario, ya que el sentido común, que nos hace pensar que en las cárceles están los antisociales de este país, se rompe cuando acá no solo se encarcela la pobreza sino también el hambre.

Otro, ejemplo de la tortura que se presenta al interior de gendarmería es la vivida por el ex recluso y hoy activista en derechos humanos penitenciarios, Carlos Espinola Robles: previamente a su libertad condicional, quien señala;

“antes de salir estuve, 7 meses encerrado en una cárcel bajo el sonido incansable de una gotera” el daño físico que dejo esta situación me acompañara toda la vida, a su vez el impacto en mi familia fue mayor”

Para Espinola, la cárcel no distingue entre etnia, religión, orientación sexual, ahí simplemente las personas se transforman en elementos de experimentación. “sin embargo debo reconocer que la población homosexual se lleva la peor parte”, señala Espinola.

La corte de apelaciones de Santiago ordeno el cierre a gendarmería al Modulo Alfa, Colina dos, al constatar la vulneración a la constitución y al reglamento interno de de la institucion, caso llevado en ese entonces por el actual diputado Hugo Gutierrez y Boris Paredes, en representación de Carlos Espinola Robles y otros a otros internos

Cita: El Mercurio, 1/02/02

Los antecedentes de violacion a derechos humanos parte desde la creacion de las carceles en chile y son históricos, entregando material suficiente para un centro de memoria carcelaria en donde se cuente los atropellos humanos al interior de los recintos de reinserción social, sin embargo llama la atención el desconocimiento de las otros poderes del Estado en torno a esta materia, el poder judicial, es uno de ellos.

Frente a esto, en consulta a un alto representante del Instituto Nacional de Derechos Humanos, el cual comenta que;  levantan la información, realizan la denuncia y fiscalía en un gesto casi recurrente y deportivo hace escaso seguimiento a las miles de causas, presentadas por el organizamos , priorizando al parecer, el cierre de la carpeta investigativa, dando cuenta de la existencia de vicios en el sistema que deben ser erradicados, ya que ningún país democrático puede avanzar con torturas y más aún cuando se habla de crímenes que pueden ser sancionados en cualquier corte internacional.

Si bien, los cientistas sociales podemos afirmar que nadie soñó con ser parte de la cárcel, no podemos ignorar que vivimos en una sociedad que establece el camino para que ello se cumpla, la marginación, segregación, violencia y olvido de los sectores más vulnerados de nuestro país han pavimentado el camino para la concreción del delito, restarle responsabilidad a la sociedad de los presos de Chile, sería una mirada miope para la solución.

Hoy al parecer todo espacio de reclutamiento social se ha transformado en el nuevo negocio de los empresarios, un negocio inescrupuloso, donde la vida pasa a segundo plano y el valor por el dinero su eje principal, esto nos puede abrir una puerta a una vulnerabilidad mayor.

CarcelesChile

La privatización requiere más presos para justificar sus cárceles, desde ahi los constantes mensajes de criminalización del gobierno de turno tienen, el sentido empresarial de abastecer las cárceles obtiene buenos dividendos económicos.

Lo privatizado que tiene nuestra sociedad, ha dejado el valor de la vida por debajo del valor del dinero, las cárceles de chile.  Los atropellos son variados y al parecer la responsabilidad social que tenemos como país, queda encerrada al mismo momento que se entrega la sentencia, dejando en total desprotección social a reclusos, gendarmes, profesionales y técnicos que viven en bajo el mismo techo.

La pandemia que azota nuestra región y sobre todo a nuestro país, ha dejado al descubierto las falencias que se instala con la (in)justicia social y la falta de oportunidades que enfrentamos como sociedad, dejando a una parte mínima de la población colmada de privilegios y otra parte más bien observadores de los mismos, obligándolos a estos últimos a ser futura población penal.

En la actualidad la población recluida en sus distintas modalidades, llega a un total de 38834 personas, de las cuales 24264 se encuentran en cárceles tradicionales y 14570 en recintos concesionario, cifras entregadas en gendarmería de Chile en su página oficial. Si a esta población sumamos las personas que trabajan directa o indirectamente con la población recluida, finalmente superamos las 50 mil personas, es decir más de 50 mil familias relacionadas directamente con la situación que se vive en las cárceles de Chile. Dato no menor para hacernos responsable no solo de la víctima y su necesidad de justicia, sino también del victimario.

Esto nos coloca frente a un nuevo desafío, podemos seguir avanzando en una sociedad que todo lo resuelve con la sanción penal y la privación de derechos y libertades, sin reconocer que llenando las cárceles no se han solucionado el problema principal para lo que fueron diseñadas.

Es posible que sigamos aumentando la población penal, sin hacer las distinciones correspondientes para asegurar que el delito cometido sea realmente sancionado según lo que establece la ley penal y no la “ley sin límites” que se vive en los recintos penitenciarios, lo cual muchas veces transforma a los mismos funcionarios en víctimas y victimarios en el ejercicio de la profesión.

Hoy en tiempos de pandemia, resulta vital hacer un alto, detenernos en esta población penal y revisar las vulnerabilidades que se enfrentan a diario en los recintos.Las cárceles de chile hoy tienen presos y vulnerados a gendarmes, profesionales, población penal y familia de los antes mencionados.

Al final la nota damos a conocer la mesa de Derechos humanos y cárceles impulsadas por Claudia Dides en representación de la Senadora Adriana Muñoz y Carlos Espínola en representación de la red por la Libertad y dignidad, en la cual también trabaja su agrupación, Libertad sin cadenas.

Santiago 15 de julio del 2020

Por Ps. Jose Luis Diaz.

¡Grita tu nombre!

Por @psicologocano

5f12f6a79fc26f219b6480f91f63ceea

Las reiteradas detenciones injustificadas por parte de carabineros de Chile, obliga a quienes son testigos de ese injusto proceder a gritar desesperadamente ¡grita tu nombre! frase que entre líneas pretende salvaguardar la vida de la persona, lamentablemente no detiene el oscuro camino de violencia que inicia esa detención.

Entre los detenidos vemos mujeres embarazadas, adolescentes, ancianos e incluso, ya superando toda realidad de la inhumanidad, un joven con síndrome de Down.

Estas señales por parte de la institución represora solo dejan en evidencia la falta de criterio y preparación para enfrentar a una población que se levantó a decir basta de abuso, no más desigualdad y por último la urgencia de terminar con un sistema asfixiante que va robándonos la vida cada día que pasamos en ella.

Chile dijo no a los distintos atropellos que se viven en todo el país y en cada región. Desde el robo del agua y por consecuencia la muerte de animales y perdida de ríos, hasta la contaminación inescrupulosa de Quintero – Puchuncavì, en donde la población literalmente respira muerte. Avanzando más al sur vemos como criminalizaron la Araucanía, en donde la policía ha jugado un rol más vergonzoso que el mismo robo al interior de la institución, el cual sigue sorprendiendo por sus nuevas cifras.

Carabineros de Chile, esos que bajo el eslogan “un amigo en tu camino” se ha trasformado en los verdaderos verdugos del pueblo. Su general Mario Rosas, no ha estado a la altura de una policía profesional y preparada, dejando al descubierto sus más bajos instintos, desconocimiento absoluto de los elementos que se usan para reprimir o mejor dicho “matar” a la población. Cuerpos mutilados, quemados, violados y en algunos casos desaparecidos. Todo bajo la protección de la impunidad y el apoyo absoluto e incondicional del gobierno del 6%.

Carabineros no se ha detenido a evaluar su actuar y mientras toman conocimientos de sus violaciones a los Derechos Humanos, continúan con este actuar en las distintas poblaciones que conforman el Santiago de la dignidad.

Entre las poblaciones atacadas por parte de los efectivos se encuentran lo Hermida y la granja, bastiones de la lucha contra la Dictadura sangrienta de Pinochet, esa dictadura que arrojaba cuerpos al mar, mataba, secuestraba, quemaba y torturaba durante sus 17 años de oscuridad. Cuerpos sin vida recorrían las aguas del rio Mapocho, casas de tortura y fosas con más de algún cuerpo brutalmente acribillado.

Hoy el actuar de la verde institución no ha sido distinto, caso secuestro como el de Nicolás Ríos Verdugo, el cual fue tomado por sujetos, subido a un vehículo particular y posteriormente dejado en prisión preventiva por una jueza tan cuestionable como la policía, los abogados dicen que fallo bien y puede ser que así sea, no soy abogado, sin embargo, se deja la puerta abierta a que la institución del orden naturalice este actuar y lo haga una práctica habitual. Las redes sociales, la mejor verdad, han mostrado detenciones en las maleteras de vehículos, sin olvidar la maniobra para aplastar entre los dos autos institucionales al joven Oscar Pérez de 20 años, el cual quedo con grave daño.

Así como la ciudadanía molesta veía la puerta giratoria frente a la delincuencia y las clases de ética para ladrones de cuello y corbata, hemos sido testigos que esta misma puerta ha funcionado entre los criminales de la institución, dejando al pobre sin justicia y reforzando la privación en derechos de todos los que deseamos vivir en dignidad.

Un viernes 6 de septiembre del 2013, el Poder Judicial reconoce “dejación de funciones” y a su vez la Asociación Nacional de Magistrados que agrupa a más de mil jueces avanzaron en nobleza y se atrevieron pedir perdón. El tiempo ha avanzado y hoy vemos un actuar similar a la “dejación de funciones” que reconocieron en dictadura.

Con una policía que cuenta con el apoyo de un gobierno errático, ambicioso, desconectado de la demanda social y sin representatividad, sumado a la justicia tuerta del poder judicial solo nos hace sentir indefensos y vulnerados. Jueces que ocupan estrategias de políticas oscuras y que advierten con querellas al parecer no ha entendido que Chile despertó.

Así como no se soltará la dignidad tampoco se soltará la justicia. Por un Chile digno, igualitario en donde la vida y las riquezas se queden con el pueblo, este estallido no se detendrá.

Fuerza primera línea, fuerza y conciencia pueblo chileno.

22 de enero de 2020

IMG_20191230_065605_100

La batalla de Chile. Un estallido social

Por @psicologodiaz

IMG-20191025-WA0101

El 18 de octubre del 2019, la gente despierta distinta, posiblemente la contaminación de sus aguas o la falta de la misma en otros sectores los levanta de su cama con sed de justicia.
Todos a la calle, todos gritando justicia, bajo el eslogan #chiledesperto. Nuestro país se preparaba para hacer frente a las desigualdades y abusos mas inverosímiles que el gobierno y el Estado habían articulado para nuestra clase trabajadoras.
Quienes dieron el punta pie inicial a esta revuelta, fue el jardín de las alegrías, esos pequeños pingüinos que mañana y tarde saben como luchar, después de una fuerte criminalizacion a sus necesidades, de la incansable violación a los derechos humanos de estos NNA. Ningún ministro salio en su defensa si no mas bien para remarcar la criminalizacion de los actos.
Por nuestra parte ya estábamos acostumbrado a la violencia, al borde de naturalizarla, eramos un pueblo errático, dubitativo, y porque no decirlo, muchas veces cobarde.
Los estudiantes dieron el paso inicial de esta posta de justicia e igualdad, el resto de la sociedad sin necesidad de inscribirse en esta carrera estudiantil tomo el desafió, sumándose a las demandas. El pueblo había despertado de años de injusticia.
Las villas dormitorios creadas en democracia ya no serian el receptáculo de cuerpo inerte, Chile había despertado. En santiago ese 18 de octubre comenzó con fuerza, la misma que se transmitió al resto de las regiones. Las demandas se unieron y decidieron esta vez salir en bloque de estallido social.
Todo el sistema de este paradisiaco país estaba en crisis, las jubilaciones por medio de las
AFP, la salud por medio de las ISAPRES y el sistema publico, la movilización encaraba las
licitadas a empresas de la electricidad, agua, gas… Todo y todo parecía entraba al saco que lleva el pueblo en su espalda, seria esparcido en las calles para iluminar las noches de fuerte batalla.
El gobierno acuso recibo y lanzo todo su poderío militar y policial contra pueblo, y no para detenerlo. PIÑERA MANDO A MATAR AL PUEBLO, si no lo mataba el sistema con sus nuevas políticas, lo haria el Estado a través de sus armas, alguna vez el ejercito de Chile contara otras historias.
Ojos caían por las calles de Chile, otros aparecían en medio de incendios, mujeres violadas, hombres violados y las desaparecidas de la guerra civil que Chile se había declarado. Estamos en guerra dice el mandatario electo con la menor representatividad de Chile, solo un latifundista podía llamar guerra al avance de un pueblo auto convocado, ahí no había cabezas que cortar, pues el pueblo se levanto sin partido y sin políticos. Una responsabilidad cae como pregunta para quienes dicen ser nuestros representantes, ya que esta acción ciudadana no los requería, clara señal que los representantes en su gran mayoría solo se representan así mismo y no a quienes vivimos el día a día en el chile de desigualdad e injusticia, del cual ellos muchas veces son simples observadores. Los caídos fueron apareciendo, el Instituto Nacional de Derecho Humanos comienza a dar las cifras que ellos registraban. Al 19/del 10 2019, un boletín del instituto declara, Total acciones judiciales, 138, las que se dividen en 13 recursos de amparo, 5 querellas por homicidio, 18 querellas por violencia sexual, 92 querellas por torturas y 10 de otras querellas. Un total de 3712 personas detenidas, 1233 personas heridas en hospitales, si bien las cifras nunca serian las ultimas, estas si serian el comienzo de lo que posteriormente muchos definen como un infierno. A su vez el colegio medico, junto con sumarse a las movilizaciones en conjunto con otros gremios, hace un llamado a sus pares a trasparentar las cifras, ya que los heridos eran muchos mas de lo que señalaba dicho Instituto de Derechos Humanos.
En esto días, el tiempo de los ojos caídos y la unión social sigue, el país no se va a detener y como la mejor novela de Baradit; el ejercito contra su pueblo, que al parecer son las únicas tristes veces que se ha levantado.
Lo que el ejercito y policía no recuerda es que todas las luchas de chile la ha ganado el pueblo, hombres y mujeres que habitaban en esta tierra, hombre y mujeres con sangre de pueblo originario, hombres y mujeres que han resistido la impotencia de la desigualdad. Han sobrevivido como patipelados, frente a un gobierno displicente.
Las luchas deben seguir, en memoria de los que no están, deben seguir por los de hoy y por el futuro de los que vendrán, para poder entregarles una tierra libre, soberana, digna. Para que la pobreza se quede en algún libro de historia y que sea siempre leída para no volver a ella.

Chile despertó. El mundo coloca los ojos sobre la angosta faja de tierra.

@psicologodiaz

20191025_183239

Chile despertó, fue la consigna que nos llamaba a llenar las grandes Alamedas exigiendo nuestros derechos, y aunque pareciera increíble en esta ocasión se consolidaba una marcha que se venia planificando hace más de 30 años, sin embargo el sistema económico explotador que vivimos en chile no permitía concretarla, cada chileno y chilena, extenuados con la explotación empresarial, no lograba las fuerzas para transformarse en una masa, capaz de movilizar el descontento.
El pueblo luchaba por separado y movilizados por sus propias necesidades. Profesores solos, estudiantes solos, ancianos solo, trabajadores solos, aún no se daba el gran paso de un país unido, ese mismo país que resistió la dictadura para recuperar la democracia.
La molestia de décadas de abuso y robo por parte de los que conducían el Chile en alianza con los empresarios fueron creando una molestia sin precedentes. Rabia, furia e injusticia se unían para despertar al pueblo.
Se pensó que solo sucedería en la región metropolitana, y como un juego de niños fue despertando a las otras regiones del país y todas con demandas justas que habían sido aplastadas por la derecha corrosiva.
Chile se transformaba en un solo país indignado, un país que ya no estaba dispuesto a seguir soportando tanta tortura disfrazada de trabajo. Los estudiantes fueron los primeros en responder, poniendo el cuerpo y la cara, también sus ojos, cientos de ellos llevaran la marcas de un revolución el resto de la vida, cada ojo perdido debe transformarse en un derecho ganado, ahí están los héroes de chile, un cuerpo estudiantil jamás cansado y siempre consciente.
Piñera, en su ADN fascista y dictatorial, intenta detener la revolución ciudadana con militares y carabineros a la calle, generando el mayor daño a la democracia desde que se recupero, llama a Estado de emergencia y entrega el mando del país a las Fuerza Armadas . Los cuales las únicas veces que se han levantado en su historia es para matar a su pueblo.
Carabineros una policía contaminada, se suma a esta represión y comienza a reaparecer los fantasmas de la dictadura frente a nuestros ojos. Secuestros, violaciones, desapariciones, fueron concretándose cada vez mas.
La sociedad esta vez no guardaría silencio, no se haria cómplice de delitos que estaban sucediendo frente a sus ojos. Nadie callaría fue el primer pacto que se hace como organización ciudadana frente a la dictadura de Piñera.
Médicos denunciando, psicólogos denunciando, familias denunciando, estudiantes denunciando, no había secreto ni amparo para la violación a los Derechos Humanos que se estaban cometiendo en un Chile de 2019.
Los hechos son dramáticos y cada vez mas complejos de relatar, cuerpos quemados para esconder la muerte a manos de carabineros, violaciones sistemáticas a jóvenes homosexuales, algunos violados para posteriormente ser arrojados a las calles, mujeres amenazadas con ser penetradas por fusiles, son parte del repertorio que se escucha a diario.
La Moneda por su parte no encontraban como remediar lo que había soltado, una fuerza
violenta y devastadora arrojada a los miles de chilenos que solo buscamos justicia e igualdad frente a lo que sucedía en nuestro país, en este oasis latinoamericano de explotación e injusticia. Según el último reporte del Instituto Nacional de Derechos Humanos, el total de heridos en los hospitales es de 1.092 personas, detenidos 3.193 y un importante numero de personas desaparecidas.
A pesar de la denuncia de violación a los Derechos Humanos y atropellos a la dignidad, la cual ha sido denunciada por distintos gremios, la situación pareciera no detenerse y los crímenes sistemáticos de los agentes del Estado en esta situación cada vez se va recrudeciendo más.
La madrugada del 28 de octubre se caracterizo por ser la noche de los secuestros, jóvenes
dirigentes eran sacados de sus casas por fuerzas especiales y sin paradero conocido.
En cuanto a la comunidad LGTBIQ+ esta ha sido una de las más afectada, pues como todos sabemos que las vulneraciones a esta población aumentan en esta situaciones, encontrándose con una fuerza que va mas allá de la homófona en su actuar. Homosexuales que han sido violados con palos, otros que han sido violados y posteriormente arrojados a la calle, población trans arrojada a la calle para quedar a disposición del “toque de queda”,con sus atropellos y desapariciones.
La crudeza que esta viviendo nuestro país no va a disminuir y posiblemente mientras nos acerquemos a la acusación constitucional las fuerzas militares y de orden actuaran con mas crueldad, saben que la sanción país y el repudio internacional se harán presentes, arriesgando no solo el desprestigio de su institución sino también la cárcel por delitos de lesa humanidad.
Como comunidad LGTBIQ+ nos estamos organizando, los jóvenes de nuestra población se
organizan en asambleas de emergencias y los activistas de mayor trayectoria también lo hacemos, acá nadie sobra.
Como activista de mis derechos y de los derechos humanos, seguiremos en la lucha por lograr la igualdad y la destitución de Piñera y su gobierno.
Desde este lugar pido que no saquen sus ojos de Chile, y que en cada rincón del mundo exista un voz que pida democracia para nuestro país y #fuerapiñera.

Chile. Declaración de la comunidad LGBITQ+

JOSDIAZ

Desde Chile nuestro corresponsal Jose Luis “Cano” Díaz nos envía la Declaración de los amigos y amigas de la comunidad LGBTI+, frente a los hechos de violencia ocurridos durante estos días en el vecino país

Declaración de los amigos y amigas de la comunidad LGBTIQ+

depositphotos_113928308-stock-photo-lgbt-and-chile-flag-on

En Chile, en el mes de octubre de 2019, y en el contexto de movilización social y violencia estatal que ha presenciado el país durante los últimos días, los amigos y amigas de la comunidad LGBTI+ declaramos lo siguiente:

  • Nos oponemos a todo tipo de violencia de parte del Estado contra sus ciudadanos y ciudadanas.
  • En particular, denunciamos y condenamos la violencia que enfrenta la comunidad LGTBI+, que se enmarca en la política de represión puesta en marcha por el Presidente Sebastián Piñera contra la ciudadanía movilizada, y que incluye en el caso de esta comunidad formas particulares de violencia sexual y psicológica.
  • En los últimos días hemos conocido numerosos casos de violencia dirigida explícitamente hacia personas de la comunidad LGTBI+ por parte de agentes del Estado, por causa de su identidad de género y orientación sexual. Esta violencia tiene, además, un evidente sesgo de clase.
  • Demandamos el retiro inmediato de las fuerzas militares de las calles de nuestras ciudades, la libertad de los presos políticos y el fin a la violencia estatal en contra de la ciudadanía en general y de la comunidad LGTBI+ en particular.
  • Exigimos a los actores políticos y los poderes del Estado incorporar a representantes de la comunidad LGBTI+ en los diálogos que se están propiciando desde la institucionalidad y en aquellos que se abran en los próximos días para dar solución a esta crisis. Sólo así las demandas e intereses de las personas LGBTI+, en tanto sujetos de derecho, serán plenamente considerados en el nuevo orden social que Chile demanda.
  • El respeto a los derechos humanos por parte de una nación se pone a prueba en el cuidado de sus ciudadanos más
    marginados, en los momentos más difíciles. Hoy Chile rinde examen ante el mundo en esta materia.

La diversidad nos construye.

En solidaridad,

Amigos y Amigas de la comunidad LGBTI+

Ir a descargar

C.I.D.H. Reconocimiento de los Derechos de las Personas LGBTI en América

D7SL_rMXsAEvL34

Las personas con orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género diversas o no normativas, o cuyos cuerpos varían del estándar corporal femenino y masculino viven en contextos de violencia física, psicológica y sexual. En América, la violencia, la discriminación, los prejuicios y los estereotipos impiden que las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI) puedan ejercer de forma plena sus derechos. Sin embargo, también se vienen registrando importantes avances en favor de la protección, el reconocimiento y la garantía de los derechos de las personas LGBTI en diversos países de la región.

 

Este informe analiza la situación de las personas LGBTI en las Américas, los avances en el reconocimiento de sus derechos y los desafíos pendientes para lograr el respeto y la garantía de sus derechos humanos.

LEE EL INFORME

Fuentes: Derechos LGBTI / OEA/CIDH