CIDH expresa preocupación por las recientes políticas y medidas de migración y asilo de Estados Unidos

unnamed

18 de junio de 2018
Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa su preocupación por las políticas y medidas de migración y asilo recientemente adoptadas por Estados Unidos. La CIDH condena la muerte de Claudia Patricia Gómez González, una indígena Maya-Mam de Guatemala de 20 años de edad, quien fue asesinada a tiros por la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos. Asimismo, la CIDH expresa su profunda preocupación por la nueva política migratoria conocida como “tolerancia cero” para disuadir la migración separando a niños y niñas de sus padres y madres, así como las recientes decisiones legales que restringen el acceso al estatuto de refugiado sobre la base de la violencia doméstica y de pandillas. La CIDH llama a las autoridades de los Estados Unidos a priorizar el respeto a los derechos humanos en sus políticas y prácticas.

Según información públicamente disponible, el 23 de mayo de 2018, un agente de la Patrulla Fronteriza disparó contra un grupo de personas que él creía eran inmigrantes indocumentados en Río Bravo, Texas, cerca de la frontera con México. Como resultado, Claudia Patricia Gómez González recibió un disparo en la cabeza y murió. Claudia viajó a Estados Unidos desde Guatemala en busca de mejores oportunidades para trabajar y estudiar. La Comisión insta a las autoridades de Estados Unidos a llevar a cabo una investigación exhaustiva y proporcionar una explicación satisfactoria y convincente de lo sucedido.

La Comisión también expresa su profunda preocupación por la nueva política de “cero tolerancia” anunciada el 7 de abril de 2018, que establece que todas las personas que crucen la frontera ilegalmente serán procesadas. Debido a esta política, niños y niñas son separados de sus padres y madres y derivados a la Oficina de Reubicación de Refugiados, donde podrían ser entregados a un patrocinador adulto en Estados Unidos, una familia de acogida, o ubicados en un refugio.

La CIDH reafirma que niños y niñas tienen derecho a no ser separados de sus padres porque la detención nunca responde al interés superior del niño. La Comisión solicita a las autoridades de Estados Unidos que identifiquen a los niños migrantes que requieren protección internacional y no recurren a la privación de la libertad de los niños en ninguna circunstancia, incluso con el objetivo de garantizar la unidad familiar.

La CIDH reitera que el principio de no devolución contenido en el Derecho Internacional de Refugiados establece la prohibición de expulsar o devolver a personas cuyas vidas y libertades podrían estar amenazadas por motivos de raza, religión, nacionalidad, grupo social u opinión política.

La Comisionada Margarette May Macaulay, Relatora de la CIDH para Estados Unidos, destacó: “La migración irregular no es un delito. Los Estados deben tener en cuenta el interés superior del niño. La familia es la unidad fundamental reconocida en las leyes nacionales y el derecho internacional de los derechos humanos en todos los Estados democráticos, y está legalmente reconocida y protegida”.

El Comisionado Luis Ernesto Vargas Silva, Relator de la CIDH sobre los Derechos de los Migrantes, declaró: “Si bien los Estados tienen derecho a establecer sus políticas de inmigración; las políticas, leyes y prácticas implementadas en materia de migración deben respetar y garantizar los derechos humanos de todos los migrantes, que son derechos y libertades que se derivan de la dignidad humana. Las políticas y prácticas de inmigración nunca pueden usarse como mecanismos para causar tratos crueles, inhumanos y degradantes, para separar familias, para atacar a niños y sus familias, o para poner en mayor riesgo las vidas de las personas que necesitan protección. Esto es simplemente inhumano e incomprensible”.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

 

Datos de contacto:
Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
cidh-prensa@oas.org

Anuncios

CIDH saluda la aprobación del Protocolo para la investigación y litigio de femicidios en Argentina

COMUNICADO DE PRENSA

jfzLKXiL

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) saluda la aprobación del Protocolo para la investigación y litigio de casos de muertes violentas de mujeres (femicidios) por parte del Estado de Argentina. La adopción del Protocolo constituye un importante avance para la prevención, sanción y erradicación de la violencia basada en género contra las mujeres, niñas y adolescentes en el país. En el marco de sus funciones y de su mandato, la CIDH se pone a disposición del Estado su asistencia técnica para fortalecer el cumplimiento efectivo de las pautas propuestas en el Protocolo, apoyar en su difusión y compartir esta buena práctica con los países de la región.

De acuerdo a la información recibida, el Protocolo fue desarrollado por la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) y aprobado por la Procuración General de la Nación el 28 de marzo de 2018. La Resolución General que lo aprueba recomienda su utilización a los y las fiscales nacionales y federales del país para la investigación y litigio de todos los casos de muertes violentas de mujeres. Se trata de una herramienta que ofrece a los y las integrantes del Ministerio Público Fiscal pautas de procedimiento con perspectiva de género, a fin de asegurar que su intervención se desarrolle de acuerdo a los estándares inter-americanos de debida diligencia en la materia.

El Protocolo abarca todas las etapas de acceso a la justicia, desde la investigación hasta la sentencia y tratamiento carcelario, y analiza la figura del femicidio, sus diferentes formas y contextos, contribuyendo a la comprensión y sensibilización de los y las operadoras de justicia sobre este tipo de crimen en miras a erradicar su impunidad. La Comisión destaca que el Protocolo aborda de forma específica las necesidades de todas las mujeres,  incluyendo de forma explícita a las niñas y adolescentes, así como a las personas LBTI, promoviendo así un enfoque de protección integral para dichas personas. Igualmente, la CIDH observa el esfuerzo realizado por el Estado en armonizar el Protocolo con los estándares interamericanos de derechos humanos y las recomendaciones emitidas por este organismo en materia de acceso a la justicia de las mujeres, y su adecuación al Modelo de Protocolo Latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género -Protocolo ONU-, elaborado por la Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) y ONU Mujeres.

“La creación de este tipo de instrumentos contribuye a visibilizar la grave situación de violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes y representa un avance positivo en los esfuerzos del Estado argentino por erradicar los patrones históricos de desigualdad y discriminación contra las mujeres” señaló el Comisionado Luis Ernesto Vargas Silva, Relator de país. “La protección del derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia debe ser una prioridad para todos los Estados y la adopción de este tipo de medidas es una de las múltiples formas de garantizar su efectivo ejercicio”, dijo la Presidenta Margarette May Macaulay, Relatora de la CIDH sobre los Derechos de las Mujeres.

La Comisión exhorta al Estado a adoptar medidas necesarias para garantizar la difusión y efectiva implementación de este instrumento, incluso a través de la capacitación sistemática de los y las funcionarias encargadas de su aplicación y la rendición de cuentas sobre el cumplimiento de sus funciones.

“La CIDH insta asimismo a los Estados de la región que aún no cuentan con un instrumento adecuado, a adoptar las medidas necesarias para asegurar que la investigación y litigio de todos los casos de muertes violentas de mujeres en razón de género cuenten con pautas con perspectiva de género en línea con las recomendaciones y estándares interamericanos en la materia”, dijo el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 119/18

41082e5d918b1c66dacb29ed4b91ce6e_XL