Chile. Las casitas del Barrio Alto. Protesta que incomoda

por @psicologodiaz

IMG-20191122-WA0059

Las casitas del barrio alto. Esas que desde un punto geográfico pareciera entregar una distinguida clase social, que los hace diferente a aquellos que habitan las secas y desoladas villas dormitorios que abundan en la región metropolitana. Un sector privilegiado, en donde por años han contado con mas dotación policial que la necesaria, personas que parecieran tener un salvoconducto a la impunidad. Te invita a codearte con otros de tu misma “estirpe” “linaje” frases tan bien utilizadas para hacer la distinción del “roto” hoy llamado lumpen, y que muchas veces son el punto de aglutinamiento de empresarios y gente de “bien”, entiéndase por gente de bien, aquellos que no pagan impuesto, están colgados de luz, maltratan a sus empleados, en ocasiones les prohíben el uso de piscina y en otras mas extremo invitan al personal de servicio a la playa para sujetar su quitasol y todo esto con uniforme.

Durante este estallido social se vieron completamente amenazadas y algo parecido a la escena que nos muestra la película Machuca, escrita por Andrés Wood, estrenada en el año 2004, nos regresa a ese tiempo y nos vuelve a mostrar la cara de la desigualdad y no me refiero a cualquier desigualdad, pues esta es una desigualdad de humanidad, una pobreza de alma. Deja en evidencia una injusticia social y por sobre todo la falta de sensibilidad y humanidad que existe en el país que hemos construido y que pretendemos reconstruir.

Los señores poderosos y sueltos senos, se vieron sobrepasados con la llegada de cientos de rotos” a su verdadero Oasis, posiblemente este es el oasis al cual se refería el presidente sin ejercicio Sebastian Piñera, el mismo que ha demostrado su incompetencia para gobernar y la falta de toda la sensibilidad social, al no escuchar las voces de millones que desde las calles a través de cantos, intervenciones artísticas, marchas y otras manifestaciones dicen fuera Piñera, el mismo grito que nos saca cada tarde a las calles, sin violencia sino con arte, sin pistolas sino instrumentos musicales, sin asesinos sino héroes de primera fila y otros que alegran la jornada.

Todo comenzó con una “guerra” de dimes y diretes en el apacible Mall del la Dehesa, donde un grupo de manifestantes comenzaron a pedir por mas derecho y dignidad, esto fue un bofetada para quienes asisten a esos concurridos lugar mas bien conocido por ser un importante punto encuentro social. Ver que la servidumbre de sus casas se levante contra ellos no lo podían permitir, y es ahí uno del principal punto de quiebre, que sin lugar genero una herida narcisista en los que observaban el acto, pues la molestia ciudadana no iba dirigida a ellos, sino mas bien al sistema que ahí existía, sin embargo el levantamiento de las clases no podía esperar.

Los hombres de senos pronunciados debían ser protagonista de esta historia y atribuirse una parte del estallido social, que mejor parte que la del afectado, del dolido, ahí donde se esconde el resentimiento bajo una clase social, competían con quienes habían estado dispuesto a perderlo todo contra gente que tenían miedo perder lo que con el mínimo sacrificio habían heredado o ganado.

Las casitas del barrio alto esconden muchas cosas. Disfrazan algunas y maquillan otras o simplemente se van del país, cuando la situación ya los supera.

Los hombres de senos pronunciados en su gran mayoría, no pertenecen al 1% mas rico del país, ese que es dueño de tierras, ríos y mar, mas bien son empleados asalariados de los verdaderos dueños que muchas veces viven fuera de nuestro territorio. A pocos se les ocurriría vivir en Chile, un país que esta colgando del mundo y con cientos de catástrofes naturales que lo hace completamente impredecible, por lo tanto dejan a su mayordomo de confianza administrando sus bienes.

En las casitas del barrio alto, esas mismas en donde sus dueños señalaban con fuerza “andate roto” se ocultan realidades que muchas veces no se sospechan.  Recordemos que los mismos que gritaban “roto”, eran los que llenaban mas de un carro de supermercado para encontrarse con una amiga del sector y luego los dejaban tirados, llevándose a casa el pan con mantequilla y a veces una mermelada para la semana.

Los dueños de las casitas del barrio alto, muchas veces para aparentar su calidad de vida, manejaron con celulares, los que terminaron en un bochornoso descubrimiento, que esos aparatos eran de madera y no hablamos de raulí u otro, sino que celulares de simple pino.

En las casitas del barrio alto, se come en la medida de lo posible, no por dieta, simplemente es que sus bolsillos no les alcanza a cubrir una alimentación adecuada, viven gracias a la ropa americana, si bien hablan de grande e importantes giras de estudios para sus hijos, están siempre son pagadas por la tarjeta de turno, la que no aguanta las varices de tanta explotación.

En las casitas del barrio altos, la violencia intrafamiliar es grave, y digo grave porque en su afán de enseñar normalidad y buen vivir, ocultan las lamentables situaciones de agresión y así ahorrarse el que dirán.

Esos hombres de senos pronunciados, fueron los mismo que prefirieron defender sus barrios de los rotos antes que defender la violación sistemática que hacia la iglesia católica sobre sus hijos y peor aun como gesto de completa deshumanización siguen visitando esos mismos templos de libre ejercicio sodomita.

Es bueno decirle a lo señores que esta lucha es también por ellos, para terminar su esclavitud de apariencias, terminar con sus enemigos inventados por el sistema, también recordarles que su cuna no es de oro y como señala la doctora Maria Luisa Cordero, son simples hijos o nietos de recolectores de papas.

Antes de sus dichos e insultos recuerden que son esos rotos de población los mantienen donde están, y que el trabajo no se agradece, se gana como lo ha ganado cada uno de los cientos de Chilenos que esta vez se han levantado en este estallido social, por justicia y equidad.

Posiblemente, en una de las peticiones pidamos que los hombres que vivan en las casitas del barrio alto, puedan acceder a la reducción de mamas que tanto lo requieren y así sigan aprovechando los privilegios que han logrado gracias a los rotos de Chile.

En Honor a todos esos dueños de casitas del barrio alto que han sido alimentados por los rotos patipelados de nuestro país.

La batalla de Chile. Un estallido social

Por @psicologodiaz

IMG-20191025-WA0101

El 18 de octubre del 2019, la gente despierta distinta, posiblemente la contaminación de sus aguas o la falta de la misma en otros sectores los levanta de su cama con sed de justicia.
Todos a la calle, todos gritando justicia, bajo el eslogan #chiledesperto. Nuestro país se preparaba para hacer frente a las desigualdades y abusos mas inverosímiles que el gobierno y el Estado habían articulado para nuestra clase trabajadoras.
Quienes dieron el punta pie inicial a esta revuelta, fue el jardín de las alegrías, esos pequeños pingüinos que mañana y tarde saben como luchar, después de una fuerte criminalizacion a sus necesidades, de la incansable violación a los derechos humanos de estos NNA. Ningún ministro salio en su defensa si no mas bien para remarcar la criminalizacion de los actos.
Por nuestra parte ya estábamos acostumbrado a la violencia, al borde de naturalizarla, eramos un pueblo errático, dubitativo, y porque no decirlo, muchas veces cobarde.
Los estudiantes dieron el paso inicial de esta posta de justicia e igualdad, el resto de la sociedad sin necesidad de inscribirse en esta carrera estudiantil tomo el desafió, sumándose a las demandas. El pueblo había despertado de años de injusticia.
Las villas dormitorios creadas en democracia ya no serian el receptáculo de cuerpo inerte, Chile había despertado. En santiago ese 18 de octubre comenzó con fuerza, la misma que se transmitió al resto de las regiones. Las demandas se unieron y decidieron esta vez salir en bloque de estallido social.
Todo el sistema de este paradisiaco país estaba en crisis, las jubilaciones por medio de las
AFP, la salud por medio de las ISAPRES y el sistema publico, la movilización encaraba las
licitadas a empresas de la electricidad, agua, gas… Todo y todo parecía entraba al saco que lleva el pueblo en su espalda, seria esparcido en las calles para iluminar las noches de fuerte batalla.
El gobierno acuso recibo y lanzo todo su poderío militar y policial contra pueblo, y no para detenerlo. PIÑERA MANDO A MATAR AL PUEBLO, si no lo mataba el sistema con sus nuevas políticas, lo haria el Estado a través de sus armas, alguna vez el ejercito de Chile contara otras historias.
Ojos caían por las calles de Chile, otros aparecían en medio de incendios, mujeres violadas, hombres violados y las desaparecidas de la guerra civil que Chile se había declarado. Estamos en guerra dice el mandatario electo con la menor representatividad de Chile, solo un latifundista podía llamar guerra al avance de un pueblo auto convocado, ahí no había cabezas que cortar, pues el pueblo se levanto sin partido y sin políticos. Una responsabilidad cae como pregunta para quienes dicen ser nuestros representantes, ya que esta acción ciudadana no los requería, clara señal que los representantes en su gran mayoría solo se representan así mismo y no a quienes vivimos el día a día en el chile de desigualdad e injusticia, del cual ellos muchas veces son simples observadores. Los caídos fueron apareciendo, el Instituto Nacional de Derecho Humanos comienza a dar las cifras que ellos registraban. Al 19/del 10 2019, un boletín del instituto declara, Total acciones judiciales, 138, las que se dividen en 13 recursos de amparo, 5 querellas por homicidio, 18 querellas por violencia sexual, 92 querellas por torturas y 10 de otras querellas. Un total de 3712 personas detenidas, 1233 personas heridas en hospitales, si bien las cifras nunca serian las ultimas, estas si serian el comienzo de lo que posteriormente muchos definen como un infierno. A su vez el colegio medico, junto con sumarse a las movilizaciones en conjunto con otros gremios, hace un llamado a sus pares a trasparentar las cifras, ya que los heridos eran muchos mas de lo que señalaba dicho Instituto de Derechos Humanos.
En esto días, el tiempo de los ojos caídos y la unión social sigue, el país no se va a detener y como la mejor novela de Baradit; el ejercito contra su pueblo, que al parecer son las únicas tristes veces que se ha levantado.
Lo que el ejercito y policía no recuerda es que todas las luchas de chile la ha ganado el pueblo, hombres y mujeres que habitaban en esta tierra, hombre y mujeres con sangre de pueblo originario, hombres y mujeres que han resistido la impotencia de la desigualdad. Han sobrevivido como patipelados, frente a un gobierno displicente.
Las luchas deben seguir, en memoria de los que no están, deben seguir por los de hoy y por el futuro de los que vendrán, para poder entregarles una tierra libre, soberana, digna. Para que la pobreza se quede en algún libro de historia y que sea siempre leída para no volver a ella.

Chile. Un ojo por un banco de plaza.

@psicologodiaz

20191025_182709

Los datos de Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile y el colegio de oftalmólogos han sido lapidarios al momento de señalar y condenar los daños al cuerpo que ha dejado la desmedida represión de las fuerzas de Estado. Los cuales saltándose cada protocolo para enfrentar la crisis, han estado haciendo una verdadera guerra con el pueblo de Chile.
En ocasiones es imposible no imaginar la existencia de un campo de concentración en donde se encuentran todos los desaparecidos de la sangrienta dictadura de Piñera.
Los medios de comunicación y sus distintos interlocutores, hacen lo suyo para criminalizar y dividir a la ciudadanía, para suerte nuestra Chile despertó y quienes en el día de ayer gozaban y vivían de la credibilidad del pueblo, hoy han quedado al descubierto como simples monigotes de la derecha chilena. Verdaderas marionetas de quienes han sumergido al pueblo en esta molestia, y que al parecer no se acerca un pronto final.
Hoy 29 de octubre, después de un fuerte actuar por parte de los jóvenes mas violentos de las marchas, pero no descolgados, sino parte de nuestras marchas, dichos medios evacuaron toda su molestia en ellos.
Quiero dejar claro “no estoy por la violencia” sin embargo que yo no este contra la violencia no detiene la violencia que el Estado ha ejercido contra el pueblo, secuestros a media noche, violaciones, y cientos de víctimas que han perdido un ojo y en algunos casos mas que eso.
La sociedad de oftalmología ha manifestado su cansancio frente a esta situación, levantando su grito de alerta, los médicos hoy se movilizan para manifestar su molestia, si los servicios de salud estaban colapsadas, las victimas de esta dictadura los han colapsado aun mas, no tan solo con sus heridas sino también con el dolor de ver sus caras de jóvenes, niños que han puesto el rostro, el cuerpo y sus ojos.
Mientras la prensa derechista y bien pagada, esa misma que dijo “sabíamos que había desigualdad pero no que les molestaba tanto” hoy se centra en los destrozos en el centro de Santiago y mantiene su incansable practica de criminalizar la manifestación ciudadana, así como lo hacen con todo lo que les molesta a la derecha que entretienen, poco hablan de los cientos de niños que han perdido un ojo y de las secuelas que tendrán toda su vida, poco hablan de los atropellos e incluso muchas veces preguntan en tono de duda. señores periodista los invito atrabajar con ética, dignidad y verdad. Suelten la mano que les da de comer para que puedan volar en el ejercicio de la profesión libremente.
No hay nada que pueda pagar un ojo de un adolescente que podía ver el mundo desde la ingenuidad de su propia utopía, si para ustedes un mueble de AFP vale mas que la vida,
entonces son otra corrosión que debemos extirpar.

Aca no ha sido ojo por ojo diente por diente.
Un pueblo armado con olla lucha contra un fusil

Chile. Declaración de la comunidad LGBITQ+

JOSDIAZ

Desde Chile nuestro corresponsal Jose Luis “Cano” Díaz nos envía la Declaración de los amigos y amigas de la comunidad LGBTI+, frente a los hechos de violencia ocurridos durante estos días en el vecino país

Declaración de los amigos y amigas de la comunidad LGBTIQ+

depositphotos_113928308-stock-photo-lgbt-and-chile-flag-on

En Chile, en el mes de octubre de 2019, y en el contexto de movilización social y violencia estatal que ha presenciado el país durante los últimos días, los amigos y amigas de la comunidad LGBTI+ declaramos lo siguiente:

  • Nos oponemos a todo tipo de violencia de parte del Estado contra sus ciudadanos y ciudadanas.
  • En particular, denunciamos y condenamos la violencia que enfrenta la comunidad LGTBI+, que se enmarca en la política de represión puesta en marcha por el Presidente Sebastián Piñera contra la ciudadanía movilizada, y que incluye en el caso de esta comunidad formas particulares de violencia sexual y psicológica.
  • En los últimos días hemos conocido numerosos casos de violencia dirigida explícitamente hacia personas de la comunidad LGTBI+ por parte de agentes del Estado, por causa de su identidad de género y orientación sexual. Esta violencia tiene, además, un evidente sesgo de clase.
  • Demandamos el retiro inmediato de las fuerzas militares de las calles de nuestras ciudades, la libertad de los presos políticos y el fin a la violencia estatal en contra de la ciudadanía en general y de la comunidad LGTBI+ en particular.
  • Exigimos a los actores políticos y los poderes del Estado incorporar a representantes de la comunidad LGBTI+ en los diálogos que se están propiciando desde la institucionalidad y en aquellos que se abran en los próximos días para dar solución a esta crisis. Sólo así las demandas e intereses de las personas LGBTI+, en tanto sujetos de derecho, serán plenamente considerados en el nuevo orden social que Chile demanda.
  • El respeto a los derechos humanos por parte de una nación se pone a prueba en el cuidado de sus ciudadanos más
    marginados, en los momentos más difíciles. Hoy Chile rinde examen ante el mundo en esta materia.

La diversidad nos construye.

En solidaridad,

Amigos y Amigas de la comunidad LGBTI+

Ir a descargar

Chile. La Fiesta metano. La nueva movida homosexual.

Por Cano Diaz @psicologodiaz

IMG-20170809-WA0007
Era un fin de semana como tantos otros, las actividades políticas como activista gay no se
detenían, había que seguir avanzando y haciendo presencia, ya que nuestra realidad no ha cambiado mucho, por mas lugares de encuentro que tengamos, mas punto hay de ubicarnos y matarnos, si bien puede sonar catastrófico esto último, es una situación que la vemos y vivimos a diario, algo prácticamente naturalizado por el Estado de Chile.
Hay distintas formas de matarnos, no solo con la simple acción de quitarnos la vida, digo simpleporque pareciera que la muerte del marica no le importa a nadie y mas lamentable es ver que tampoco a las principales organizaciones, que muchas veces en sus discursos se llama a seguir avanzando sin observar la sangre de los que dejamos atrás y que esperan por justicia.
Ejemplo de ellos hay muchos, Nicole Saavedra, lesbiana torturada y asesinada en la V región, crimen sin voluntad política para resolver, un adolescente suicidado en el norte y una compañera trans asesinada en el sur y así podemos seguir con la lista.
Esta vez la reunión seria en Valparaiso, junto a un grupo de activista, representantes políticos y la importante ayuda de Marta Aravena, integrante de la agrupación Mujeres en Zona de sacrificio Quintero- Puchuncaví.
La reunión fue fructífera y llegamos a buen puerto, algo así como “ encontramos puerto cerca del puerto”, me gustan esas frases clichés y su contenido.
Terminamos la actividad, ahí junto a Mauricio decidimos quedarnos en la zona, disfrutar ese pedazo de contaminado mar para llegar al otro día a Santiago. Pasamos por la típicas
empanadas de Con – Con. El mismo lugar que visite con mi ex, Brian Smith miles de veces, cuando al rico aroma de una empanada me decía “ te amo” y que jamas, pero jamas me dejaría. Paso a ser una mas de las típicas promesas que se hacen con empanada en mano, frente a la playa de Con – Con.
Siguiendo nuestra travesía, junto a cacharrin galáctico incandescente alias chacharrin de
greda. Pensábamos con Mauricio donde íbamos a dejar nuestros cuerpos, la noche tiraba los naipes y por supuesto que jugaríamos las cartas, no somos de aquellos que tramitan mucho en la vida y tampoco nos preocupamos del que dirán, simplemente porque ya se dijo todo.
Después de las ricas empanadas de Con – Con, Mauricio propone una noche en Divino, la loca discoteca de la zona a la cual llegan todos a disfrutar las noches que despierta el homofóbico puerto principal.
Cacharrin emancipado, música encendida y dos hombres en búsqueda de la aventura, a los 40 aun nos sorprendemos. Entre tanto avanzar, Mauricio y su adicción por la aplicación busca las coordenadas correspondientes. La noche las pasaríamos en las cabañas de la Cuca, en palabras de Mauricio “ nos quedaremos a pasar la noche en las cabañas de colas, todas las locas lo hacen”, yo ni idea, pero sabia que mi compañero de mil viajes nunca se había equivocado en el extranjero, menos se equivocaría acá. Tomamos la carretera y comenzábamos a viajar al punto y levantar la logística de la noche, sin embargo esta aplicación no sabia que cacharrin y yo eramos uno en las pistas de la ciudad, la velocidad nuestro fuerte y no podíamos esperar o depender a un maquina que nos dijera el tiempo y como llegar. Eso significo que siempre nos pasamos, teniendo que volver al retorno. Como una procesión de Fatima estuvimos retornando varias veces.

Cambio de planes, se modifica Divino por el Ex Divino y regresamos a la ciudad. Ex Divino, tenia de aquellas fiestas electrónicas o fiestas donde el agua es muy pero muy cara y a la vez necesaria. (puede ser que el concepto eléctrico sea errado y mas bien se limite a esas fiestas de los años 90 inicio del 2000).
Cacharrin dispuesto, Mauricio dispuesto y yo siempre dispuesto. Iniciaríamos la marcha camino al ex Divino para disfrutar la noche del sábado en una de las fiestas que aportan al calentamiento global.
En el ex Divino, nos encontraríamos con unos amigos y así tendríamos de todo para probar.Mauricio, quien vive una dolescencia tardía, estaba dispuesto a todo, ya vivimos una loca noche en Rio de Janeiro y creo que yo tengo un limite. (jamas pensé que escribiría esa frase) Llegamos al punto de encuentro y la procesión zombi inicia, a veces un espejo se agradece.
Siempre he estado por las libertades, el derecho a decidir y la despenalización y comercialización de la droga, pero eso no incluye los gases metano que libera su consumo y estos chicos si que apoyaban la destrucción del planeta.
No tengo prejuicios para visitar lugares, pues me acomoda cualquiera que tenga una barra, con eso la mitad de la noche esta lista, la otra mitad la pongo yo, suena bonito, la verdad termino por entregarme por entero al alcohol. Nunca me gusto hacer las cosas a medias y si estas en la pista, solo debes bailar.
La noche avanzaba, y los gases se liberaban, en la parrilla de ventas no existían mascaras de oxigeno, solo aguas tipo agua y la solemne piscola mirada en menos, al ultimo lugar de esapaleta informativa, olvidándose de su representación nacional.
Al parecer los dioses del metano están dispuestos barrer con todo y dejar a la piscola como trago típico e histórico, por suerte somos muchos los que nos levantaremos frente a su caída, primero para amortiguar su golpe y segundo para colocarla en su lugar y ratonar su imperio a veces amenazado.
Iba en mi segunda piscola y al mismo tiempo los metanochicos iban en su cara numero 15, lametamorfosis vivida era evidente, algo que invitaba a reír, el que tire la primera piedra que este libre de pecado… Yo a lo largo de mi vida no me da para tomar ni una mostacilla de collar para ser arrojada. Los cambios y gestos eran frecuentes, la gente conectada con sus cuerpos y la naturaleza, algo tan vital y necesario hoy en día. Se liberaban almas al sonido de una musica que no llegaba de centroamerica. Todos los bailarines de metano se acompañaban al baño,
sedientos de agua, agua y agua y mas agua, agua que te quiero agua. Agua para ti, agua para mi, agua para ti solita.
Y así mientras mas avanzaba la noche mas se liberaban las tensiones y los chicos mas metano arrojaban, en algún momento pensé “ que contamina mas, los establos o estas fiestas” y claro entre tanta droga sintética los chicos se vuelven metanoadictos y la única manera de seguir en esas fiestas es generando un eproctofilia que es la adición a los pedos. La mezcla de drogas y sustancias químicas que tenia la noche era ideal para el levantamiento del eproctofilico mas ensimismado.
Un festival de gases que trasformaban el encuentro en el mejor charco dominguero. Esa noche entre tantos gases y transformaciones faciales, yo estaba cansado por el viaje, decido partir al encuentro de cacharrin y esperar a que Mauricio diera riendo a su deseo de bailarín de gases invernaderos.
Llego con cacharrin, abro sus puertas y me entrego a su cuerpo protector para protegerme de la fiesta y a la vez del frio, y así reencontrarme con un viejo amigo.

Chile. Latinoamerica libre y democratica.

Las flores, una hermosa primavera fúnebre.

Por Cano Diaz. @psicologodiaz

IMG_20181027_211111_899-2

Nací un 29 de febrero de 1976, en plena dictadura militar, no crecí entre las hermosas calles de la comuna derechista de Vitacura que alimentaban sus tertulias cada domingos con los muertos de la dictadura o en Providencia comuna donde el eslabón militar tenia su guarida infectada de ratones carroñeros de la vida. Crecí en un lugar donde vi al pueblo defenderse, pelear, transformarse en una masa luchadora, de energía insuperable y que jamás bajo sus brazos.

Un lugar donde los limones en protestas eran el fruto más valorado, donde en cada casa había una cubeta con agua para apagar la lacrimógena invasiva que buscaba callar los gritos de lucha y la propia vida.

Habite un lugar donde el compañerismo se valoraba, se creía en él  y en los otros, se depositaba la vida, se respetaba a la manada porque para muchos era el único refugio real de tan sangrienta masacre. Sabíamos cuando salían de casa pero no cuando regresaban.

Vi la primavera y sus flores en forma de corona fúnebre, una mezcla de aromas y muerte que te hacen sentir la fragilidad de la vida.

Hoy hablo de ti, Yungay o la Castrina, como muchos te conocen. Pocas veces hablo de ello, es difícil sacarme el mandato “no hablar con nadie, no ir con nadie y jamas hablar“.

Crecí en una esfera hermética de silencio, complicidad, compañerismo y lealtad que se encontraba entre pocos. Veía pasar cada semana los camiones asaltados o mejor dicho recuperados por el Frente Patriótico Manuel Rodriguez llegar a la villa repartiendo pollos y otros alimentos que muchas veces eran escasos en las casas que conformaban ese pequeño jardín de rebeldía y revolución.

Lo más cercano a la derecha que conocí en mi infancia era el Partido Comunista y digo irónicamente a la derecha, pues al otro lado estaba, el Frente Patriótico Manuel Rodrigues, Lautaro, MIR y otras oposiciones a la dictadura menos diplomáticas que el mismo partido. Mis mejores amigos y yo, sin saberlo, eramos parte de esa pequeña rebelión, entre juegos y escapadas, lográbamos identificar a metros el aroma a lacrimógena que nos daba la señal de alerta para entrar a la casa más cercana, en mi caso siempre debía llegar a los brazos de mi padre Jose Diaz,  hombre fuerte y contenedor, el cual era capaz de hablarme horas mientras los vidrios de las casas y edificios caían.

Los gritos de una familia resonaban entre los departamentos, la tortura no se apiadaba de hombres, mujeres y niños, tampoco los ancianos podían mitigar el destrozo de sus cuerpos. Muchas veces una madre desesperada gritaba la ausencia de su hijo y no me refiero a la ausencia del secuestro sin retorno, muchas veces los gritos hablaban de la ausencia del alma, cuerpos sin vida esparcidos por las calles entre gritos, llantos, impotencia y desesperación. La sangre parecía no lavar nada, mas bien dejaban la huella de quien no volverían.

Las tardes de represión y violencia no eran casual, la villa nunca se rendía, las tocatas y peñas formaban parte de la lucha, recuerdo las veces que mi padre, guitarra en mano apoyaba cada acto que diera luz de esperanza a la democracia que jamas llegaría.

Estábamos tan familiarizados con la violencia de ese Estado verde, azul, negro y gris, decorada con sus capas y mujeres de pelo enmarañado que en ocasiones parecia la visita de la abuela un día domingo, de esas abuelas criticas, moralistas, aquellas que nadie quería pero se debía soportar a la fuerza “cuando se muere la vieja“. Y claro como no hacerlos si la dictadura se instalo a través de la fuerza, el poderío de las armas y la quema de la intelectualidad fueron siempre su máxima contribución a la nación.

Entre toda esta violencia aprendimos a vivir, sobrevivir, el dolor muchas veces se transformaba en una señal de esperanza, nos recordaban que había valientes que luchaban por un futuro de libertad e igualdad en donde el pueblo tomaría un rol protagónico y encabezaría los cambios que ese 11 de septiembre de 1973 encerro en un bunker de tiempo.

En traidor Pinochet vendía al pueblo a otros mercados para llenar sus bolsillos de dinero y sus manos de sangre. Recuerdo una ocasión en las “tardes de allanamientos”, desde mi ventana veía como un carabinero sin importar las familias o niños que ahí habitaban da la orden de romper los vidrios de todo un edificio de cuatro pisos (vidrios que demorarían años en ser repuestos). Mientras gritaba; “díganos ahora pacos culiaos, díganos ahora paco concha de su madre, díganos ahora… Se creen tan valiente”, al terminar la frase el silencio se apodera del lugar, el miedo paralizaba el alma y los ojos buscaban la próxima casa en que entraría la furia verde a destruir hogar, vidas e historias. De pronto y entre el silencio una voz se levanta y grita desgarrando sus pulmones “paco culiao” era un respiro de esperanza, ese grito nos recordaba que siempre existirían luchadores, esos de verdad, luchadores que no requieren corbata ni adornar sus palabras cuando se trata de defender al pueblo.

El tiempo ha pasado sin embargo los recuerdos que hoy puedo verbalizar siguen tan vivos como siempre, a mis amigos de la época en la democracia de lo posible, les llaman los descolgados del Frente, Carlos Espinola Robles es uno de ellos, quien paga con perpetua los daños que el Estado le provoco.

La memoria nos hace pueblo, nos hace sangre, cómplices y luchadores.

La democracia no puede avanzar con miedo al derecho y el derecho no se hace fuerte sin la participación igualitaria de los pueblos.

Estas líneas van en recuerdo de quienes lucharon por una democracia que no llego, para aquellos que con piedra en mano se enfrentaron a fusiles.

Dedico estas líneas a las ideas bombardeadas, a quienes son memoria, fuerza y ayer esperanza, hablo a un pueblo cansado y luchador, a quienes hicimos Chile y patria durante la dictadura.

En conmemoración a cada nimita que fue levantada al defender la honra y honor de una población cansada y no vencida, que sigue esperando la anhelada democracia.

img_20190102_223627_738