Feminismo Inclusivo con colores Lgtbq+


Una alternativa constituyente para Chile.

Por Ig: psicologocano

En los últimos años observamos como el feminismo se ha levantado con mucha fuerza. Sin embargo, es preciso advertir que no es “un” feminismo, sino que son tantos como diversidad de mujeres existen.

Vanessa Hoppe Espoz

Es así como también hay feminismos que se alejan del principio básico de “unión” en función de lograr equidad de derechos para las mujeres, y que fue el punto de partida de las precursoras del movimiento.

A inicios de 1900 tenemos los primeros antecedentes sobre mujeres que, en esa época, fueron llamadas “emancipadas” y que estaban en desacuerdo con la visión patriarcal y hetero-normada de la sociedad, que las posicionaba como bellas princesas, cuyo castillo era la cocina y su vestido un delantal blanco; desde luego guardar silencio, algo propio de los deberes de una respetada mujer de familia.

Este mandato de silencio, se extrapola desde el interior de sus hogares al contexto político, donde no tenían espacio de participación. Es así como sobre ellas pesa la triste condena de aceptar violaciones, golpes y una desigualdad social que las dejaba al margen de toda acción en lo público, sea político social y cultural.

Su primer gran triunfo fue el derecho a voto, en 1934 participaron en las elecciones municipales en Chile, algo jamás pensado por 1800 y también por algunas mujeres de principios de 1900, sin embargo, el salto más importante ocurre en 1949 donde se presentan con el derecho a voto presidencial y parlamentarias.

Desde entonces las une el incansable desafío de justicia e igualdad que van tomando cada vez más fuerza.

En Chile, durante los tiempos de dictadura, ellas fueron soporte familiar y lucha constante contra este régimen totalitario y genocida, demostrando que de fragilidad poco había. Su nueva consigna ahora era “democracia en la calle y en la casa”. Las mujeres necesitaban ocupar un lugar en los espacios de decisiones, tanto políticas, sociales y culturales. Importantes mujeres dieron esa lucha, sin embargo mi mensaje de agradecimiento va para todas, ya que en cada una existe una trinchera de resistencia, desde los trabajos de cuidado y domésticos no remunerados.

Si bien la lucha de las mujeres fue avanzando hacia nuevos conceptos como sororidad, también el patriarcado se ve amenazado y debilitado. La comunidad LGTBI aparece para fortalecer la lucha feminista desde sus propias femineidades.

El feminismo de hoy no solo trata de conseguir mayores derechos políticos, trata también de cómo, dentro del movimiento se le da cabida a las necesidad de todas las mujeres, y eso implica superar las referentes blancas liberales y avanzar hacia un feminismo inclusivo, construido desde las miradas de todas esas mujeres y desde sus experiencias patriarcales de subordinación y discriminación, las que solo pueden ser contadas desde estas corporalidades feminizadas.

Para contarnos de su visión, desde estas experiencias, conversé con Vanessa Hoppe Espoz, candidata a constituyente por el distrito 21.

Se ha destacado en su rol como abogada feminista, ambientalista y activista por los derechos de las mujeres y pueblos indígenas, sino también por ser integrante de ABOFEM Biobío, Asociación de Abogadas Feministas, quien desde Cañete se desempeña como directora de vinculación, aportando en la lucha por los derechos humanos con un enfoque de género, en el contexto de un feminismo inclusivo.

Vanessa Hoppe Espoz

CD: Vanessa ¿cómo observas este proceso constituyente y cuál es la importancia que tiene para nuestro país?

VH: Veo en este proceso constituyente  una luz de esperanza, que permita devolver el timón del barco a las personas.

La Constitución permea la totalidad del ordenamiento jurídico e influye, fuertemente, en los valores que nos representan como sociedad. Al tener una carta fundamental que consagra un Estado subsidiario y un derecho a la propiedad privada super reforzado, que se superpone a los demás, ha sido posible ver como en nuestro país el protagonismo y el poder político lo tienen las empresas, quienes acceden fácilmente a los fondos del Estado, pues suplen a este en el ejercicio de cuestiones, que deberían ser garantías y no servicios de empresas, que nos relegan al eterno rol de meros “consumidores” y que relegan al Estado a un rol secundario e irrelevante como una mera caja pagadora de empresas privadas.

CD: El sistema patriarcal y hetero-normado ha sido un barrera para alcanzar los necesarios derechos para la comunidad LGTBI y mujeres, lo cual se ha reforzado por el sistema neoliberal, ¿cuál es tu opinión de este cruce y que rol tiene el feminismo?.

VH: En este sentido, desde el feminismo comprendemos que en este “experimento neoliberal”, como se ha llamado a Chile, si bien todas las personas hemos sido desplazadas, en general, es claro que no todes sufrimos la discriminación que se vive siendo mujeres, desde una corporalidad feminizada o desde una disidencia sexual, realidad que, en cada caso, se agrava y complejiza cuando se cruza con otras realidades, como la pobreza, el hecho de ser indígena, pertenecer a un pueblo originario o a naciones como la mapuche o vivir realidades como la violencia doméstica o convivir con alguna discapacidad, etc., por lo que debe contemplarse medidas específicas enfocadas a estos grupos de mayor vulnerabilidad y riesgo. Lo primero es que una nueva Carta debe tener como base los Tratados de Derechos Humanos ya ratificados por nuestro país y debe contemplar la perspectiva de género, cruzada con estas otras variables de mayor vulnerabilidad, cuando sea necesario, lo que solo será posible si las personas que viven dichas realidades están ahí presentes o representadas. Yo quiero representarlas y estar abierta a llevar un mandato de esas personas a esta nueva Carta, de tal forma que se escriba para todes y nunca más para favorecer a los grupos económicos que nos han gobernado por casi 50 años.

CD: ¿Como vez este desafío?

VH: El desafío es enorme, pero ya estamos aquí y hay que pensar lo que queremos para concretarlo, aunque suene a algo muy grande, como pensar en devolver al agua el valor de derecho fundamental y bien nacional de uso público, entregar derechos a la naturaleza, reconocer la realidad plurinacional del territorio que ocupa Chile o pensar en derechos para los animales, hoy son posibles y no bajaremos los brazos hasta agotar hasta la última posibilidad de consagrarlos.

CD: Por último y para terminar Vanessa, cuales son los contenido que te gustaría instalar en la carta magna, es decir en nuestra nueva constitución.

VH: Además de los ya señalados en la pregunta anterior, en general sueño con una Constitución que ponga en el centro a la vida. Una Carta que ponga su énfasis en las personas, debe ser un instrumento que priorice la vida, por sobre la propiedad privada y creo que debe relacionarse este derecho con el derecho a un medio ambiente “sano”, pues es lógico que de este último depende la vida de las personas y no al revés y desde ahí su enorme importancia. Además de pensar y discutir el reconocerle a la Naturaleza la calidad de sujeta de derechos, como ya se ha hecho en otros países del continente. No es real que una institucionalidad ambiental más férrea desincentive la actividad económica, sino que, lo que hace, es entregarnos garantías de vida digna a quienes habitamos los distintos territorios y proteger estos de convertirse en el patio trasero de las multinacionales, como algunos pretenden; por ejemplo con el TPP11 que nos relega a ese rol, respecto de los países del Asia Pacífico, condenando también a nuestra economía a ser invariablemente exportadora de materias primas para los países del primer mundo. Esto que es pan para hoy hambre para mañana, representa la mezquindad con la que piensan los grupos económicos que hoy nos gobiernan, que solo aspiran a llenar sus propios bolsillos a costa de la salud y dignidad de todes. Eso no podemos permitirlo nunca más.

Gracias Vanessa Hoppe Espoz, suerte en tu desafío por todas las provincias del Bio- BIO.

Por Cano Diaz

Turismo Político. La comunidad lgtb no es un refugio de malas práctica


Turismo político.

La comunidad lgtb no es un refugio de malas prácticas.

Por: IG, psicologocano

18 de octubre de 2019 nuestro país se revela frente al experimento social, económico, cultural y político que nos tenía sumergido en un largo letargo y que nos impedía avanzar, crecer y ser nosotros mismos.

Los senderos de nuestro andar eran dirigidos y coordinados por una casta de privilegiados que a fuerza de arrastre o marketing lideraban nuestras acciones, como bien dice Nito Rojas, la caja de TV solo nos mostraba los límites de una realidad que jamás sería nuestra.

Un 18 de octubre del año 2019 Chile despertó, iniciando la revuelta social los jóvenes de nuestro país, agotados de los constantes azotes de la fuerza policial, meses antes y la criminalización de su demanda por algunos alcaldes de turno, decidieron unirse y comenzar a dar vida, rostro y cuerpo a lo que sería la revolución social más esperada por toda la población, la comunidad lgtbi no se quedaría expectante frente a esta lucha y decide entrar. Ya no sería la demanda por el matrimonio igualitario sino por la total inclusión.

Las banderas se bajaron y las marchas que unían solo a un grupo de afectados desaparecieron y se transformaron en la marcha de todos. Cada grito nos representaba y en cada andar estábamos

presente, diversidad sexual, se cruzaba con salud y educación, mos jóvenes esperaban pensiones dignas y agua fresca para vivir, los pueblos originarios exigían reconocimiento y reparación.

Demandas cruzadas que tejieron una sola bandera que se repartió por todo el país. Medios de comunicación intentando apaciguar la ineficacia de un presidente sobrepasado que sin dudarlo y como parte de su ADN represor, volvería a recordar su estrecho vínculo con las fuerzas militares que ayer llenaron las calles de sangre, esta vez no sería distinto, mutilados, muertos, violados y atropellos a los derechos humanos serían parte de su recorrido nocturno.

La agitación social era imparable, los partidos políticos y quienes los conforman no podían ser voz en una masa sedienta de justicia, poco a poco iban apareciendo sus fraudes, arreglos de media noche, la institucionalidad de todo un país se caía a pedazos y sobre ellos mismos, el rechazo popular superó la sangre de miles y ya se había transformado en un “asco político”.

Luego, entre gallos y media noche un 15 de noviembre del 2019 se firma un acuerdo por la paz, al cual no muchos estaban invitados, más bien era un orden a resguardar los privilegios que está masa alienígena quería romper.

La calle no fue invitada.

Entre los participantes de la repartición del nuevo poder figuran. Fuad Chain, presidente del Partido Demócrata Cristiano; Álvaro Elizalde, presidente del Partido Socialista de Chile; Heraldo Muñoz, presidente del Partido Por la Democracia; Luis Felipe Ramos, presidente del Partido Liberal; Catalina Pérez, presidenta del Partido Revolución Democrática; Jacqueline van Rysselberghe, presidenta del Partido Unión Demócrata Independiente; Mario Desbordes, presidente del Partido Renovación Nacional; Hernán Larraín, presidente del Partido Evolución Política; Javiera Toro, presidenta del Partido Comunes; Carlos Maldonado, presidente del Partido Radical y Gabriel Boric, firmaron este acuerdo que sienta las bases de un Proceso Constituyente para Chile. Fuente http://www.bcn.cl

El acuerdo por la paz no solo buscaba terminar la furia social, sino también asegurar su gobernabilidad y beneficios de un estado creado a su medida, prometieron todo, siempre y cuando sea bajo sus condiciones, desde ahí que junto con una canasta de huevos cocidos también prometieron una nueva constitución, una con letra chica, con reconocimientos pequeños, otro bono político de engaño y de falta de representación, en esos momentos la estrategia era más simple que el juego firmado, políticos regresaban de sus tumbas a liderar el cambio, mientras otros renunciaban a sus partidos para disfrazarse de pueblo embestido de movimiento social.

Llenaron los espacios sociales, las organizaciones y claramente como recuerdo de la dictadura muchos se refugiaron en los espacios LGTBI para dirigir sus cambios, al punto de ver a ex promotores y educadores de AFP en movimiento homosexual hoy luchando contra lo que ayer educaban, en ese momento los dineros dirigidos desde el gobierno a sus pares y amigos era seguro, volver a ocupar el traje político de pueblo movilizado era fácil y cómodo, lástima que para ellos la memoria sigue siendo un arma que pocos activistas conservamos. Dentro de todo esto aparece el “turismo político” repartidas de poder entre gentiles que jamás han conocido la realidad, si bien nuestra frágil democracia presenta falencias “made in Chile” el turismo político se aleja de toda fuente de ética y moral.

Una de las cosas que llama la atención es que muchos de los que ejercen el turismo político señalan tener un gran respaldo ciudadano y a la vez una importante trayectoria. Lo que no saben es que su trayectoria nace desde el confinamiento a causa de la pandemia, por lo tanto las reuniones virtuales no cuentan como trabajo en terreno y el video “tic toc” tampoco es válida como propuesta política. La ciudadanía conoce sus rostros y sus nombres, y les hace falta más que un rostro que los avale, les falta decencia, valor y respeto por quienes dieron la vida para estos simbólicos triunfos. El turismo político no puede ser la nueva lacra que llegue a gobernar, debemos parar la tómbola de repartida territorial como si fuera un juego de niños.

Hoy partidos políticos y movimientos deben hacer que la lucha que costó vida valga la dignidad que se busca y no fomentar ni patrocinar un turismo que no trae ganancias para el territorio pero si para el bolsillo.

A días de definir nuestro futuro ciudadano debemos denunciar y castigar el turismo político que se apodera de medios y que son patrocinados por partidos que cambiaron su nombre, pero simplemente representan más de lo mismo. Por un cambio y renovación de la clase política hoy digamos no al turismo político partidario y subamos las voces del pueblo sediento de justicia y dignidad.

Me enamoré de un drogadicto.


Me enamoré de un drogadicto. Espero no me odies por recordarte

Por Cano IG: psicologocano

Las noches homosexuales capitalinas tienen un abanico de ofertas de entretención, lugares mágicos que invitan al misterio y la fantasía, capaces de llevarte al extremo de la vida. Haciéndote olvidar esa infantil frase “yo jamás haría eso” muchas veces simplemente te transforman en el toque de fondo de una fiesta con boleto de entrada y a la vez sin puerta de escape.

La oferta de hombres es variada, algunos pueden llegar a la carta a través de la aplicación de turno, otros levantados en algún bar que se resiste a morir en pandemia o también en un cruce de calles, donde la mirada entre paquetes es una tentación en navidad.

Colaboran con el juego sensual que se da entre las miradas cómplices de la provocación al límite.

En cosa de segundo podemos ser víctimas o victimarios de una atracción que nos puede llevar a creer en el amor instantáneo.

En una sociedad individualista que no ha logrado saltar la barrera a lo colectivo, cualquier gesto de empatía puede ser leído como una señal directa de amor o interés.

Con los años te acostumbras a la frase autoconsciente que dice “a mi edad ya no me pasará eso, esto y aquello” y en menos de lo que dura un trago nos damos cuenta de que estamos junto a eso, esto y aquello que decidimos habíamos negado minutos antes, al parecer toda profecía debe cumplirse. Lamentablemente las noches homosexuales no cuentan con un Nazareno que entregue el perdón a los arrepentidos, también la iglesia franciscana tiene las puertas cerradas y el cerro de Miguel Ángel necesita salvoconducto y un cuerpo compensado  para ir y llorar frente a la virgen, la misma que toco Chile en dictadura hacíéndonos llorar de esperanza.

Me inicié en la vida homosexual a temprana edad, jugar con los límites era un desafío constante, una buena noche debía ser como una la película del sábado en los años 80, tiempos de cassette y militares por las noches del país. La película del sábado lleva una buena dosis de sexo, droga y rock, para mí la mezcla perfecta de entretención.

Me encontraba en ese momento cuando llegó él, posiblemente su porte, su voz y la inteligencia me hicieron bajar las defensas y comenzar lo que sería una historia de desilusiones, pasaría a ser testigo de un cuerpo acabado y abandonado a ninguna suerte, en la vida del drogadicto homosexual la suerte es un poco de sexo con droga que calma la ansiedad y la angustia.

El cuerpo es solo un objeto penetrante o penetrado que hace el gancho para recibir aquella elipse que tanto se espera.

Para mi enamorado drogadicto los cuerpos podían ser todos, viejos y jóvenes se podían deleitar a cambio de una buena tirada nasal. El límite ya se había perdido.

Las noches de junta comenzaron a realizarse. Risa, droga y sexo eran parte del programa habitual, al igual que la desaparición de dinero y objetos. Él siempre pensando que no me daba cuenta de lo deteriorado de su cuerpo y lo opacó en su mirar. Se podía ver la desesperanza atravesando su alma.

Una noche de revuelta corporal, llegó la hora de terminar la frenética locura que había comenzado 20 horas antes y que seguía forzada por la blanca sustancia que te deja inagotable. Mi enamorado de alma deslavada intentaba decir el mejor poema de amor, su mirada lo decía todo y lentamente, sus labios solo sostenían un cigarro y alguna sonrisa, las palabras estaban todas en sus manos y ojos.

Cansado de seguir la noche intento dormir, al iniciar el sueño siento ese ruido que sabía que llegaría en algún momento. Más palabras que latidos pasaban en mi corazón. De pronto siento una mano acariciando mi cara, un beso en la frente y un “nos vemos pronto”.

Mi abultada billetera había quedado en una simple hoja, llena de plástico y dolor, no tan solo había desaparecido el dinero sino también la mínima esperanza abrazada al cambio.

Pronto llegó, contento y con las palabras en su boca que luego bajarían a sus dedos y ojos. Me demoré, pregunto, según que dije yo. Entro a la cama y saco de ese polvo mágico que a muchos hace perder la dignidad. En ese momento lo invité a la verdad.

Recuerdo parte del diálogo “No te diré nada, pero te doy la oportunidad de contarme, tú sabes a lo que me refiero, no debes ir por rodeo ni pensar que no sabes a lo que me refiero. Me dice dame un momento, no es fácil para mí, el polvo de la felicidad se había llevado todo lo humano que poseía su cuerpo” ponerse en el lugar del otro le era un recuerdo de infancia. No imagino que le podía hacer pensar que para mi era fácil.

Confiesa el crimen entre los amantes, donde la traición y la desconfianza inician la fecha del término. El tiempo siguió, preparándome para el final que me salvaría de una vida tan infecciosa como la que me enteré de él, tan lastimada y dañada como su cuerpo, una vida tan evitada y desaparecida donde el terminal seguro será una lenta muerte.

Un cuerpo para abuso colectivo por algún momento de respiro profundo, un cuerpo irrescatable, ni para remate ni salvación podía servir. Si alguien piensa en ganar el cielo, ese cuerpo de alma mutilada en desprecio y olvido ese era un cuerpo vivido de estigma y grabados sociales. Un muerto grafitero para los que solo buscan el placer sexual sin mirar a los ojos, fue un romance corto, pero intenso. Tan intenso que me robó unos años.

Con el tiempo la sífilis y la sarna hicieron lo suyo, su necesidad de droga era todo lo que dominaba su mente, corría la necesidad por sus venas.

Su cuerpo comenzó a ser de todos quien pudiera calmar su frenético deseo de tener algo en su nariz y callar la fractura de su alma.

La última vez que lo vi, salía de mi departamento, estaba ahí, tembloroso tratando de modular por dos cigarros sueltos, posiblemente pagados con algunas monedas tomadas a escondida de algún pantalón amigable que paró su angustia.

El romance fue tan corto como los efectos de la droga y tan largo como la angustia que sentía cuando no la tenía recorriendo su cuerpo.

Creo que su lejanía fue otra oportunidad que me dio la vida. La última vez que supe de él estaba muriendo, su voz ya se encontraba en las puertas del recuerdo y posiblemente una rosa blanca adornaba su velador.

Espero no me odies por recordarte en público momentos antes de tu muerte.

Chile. Migrantes en la mira. La batalla del estigma.


Migrantes en la mira.

La batalla del estigma.

IG: @Psicologocano

Nuestro país los últimos 10 años se ha visto enriquecido con la llegada multicolor y cultural de los extranjeros latinoamericanos.

Los motivos de su llegada son tan distintos como sus acentos y muchas veces alejados de la alegría que nos invade cuando estamos con ellos. Entre gritos, bailes y carcajadas se esconden realidades de las cuales muchos quisiéramos arrancar, escapar o simplemente desaparecer. Las frases del Gobierno de Piñera a través de Rodrigo Ubilla fueron “Chile ha sido, es y seguirá siendo un país abierto y acogedor con la inmigración. Una de las principales riquezas de nuestro país es su diversidad, aportada por nuestros pueblos originarios y por quienes -a lo largo de nuestra historia- han buscado una vida mejor en este territorio”, recalcó el ministro Ubilla.

La autoridad destacó que la actual política migratoria del gobierno establece un equilibrio justo entre quienes vienen al país a aportar y quienes tienen otros intereses que se oponen al respeto de la ley y el orden”. No critico a mi país, pues su generosidad está por sobre la política de turno, la cual bajo una persecución punitiva intenta hacernos ver que todo migrante es una amenaza. Para esa misma población un poblador emancipado es una señal de pérdida de poder. Lamentablemente, las políticas chilenas no han estado a la altura, tampoco congresistas y poder legislativo, muchos, por no decir todos, se han preocupado de culpabilizar al extranjero de las falencias que tiene nuestra sociedad.

Chile solo ha otorgado un número limitado de permisos que permitan concretar el buen vivir para quienes visitan el país, manteniendo una política que los arroja al desamparo social, abuso empresarial y explotación. Por ultimo a delinquir, en este ultimo paso se debe destacar que son los menos los que toman esta alternativa y que en la gran mayoría de ellos la posibilidad y esperanza de crecer en nuestro país es superior, aferrándose a ella, bajo el desprecio, la burla y la discriminación que de toda una sociedad.

Acá entra muy bien la frase, ser negro, pobre, extranjero y gay es mas complejos, tiene eco en los cientos de historias que se escuchan día a día en los labios de quienes ven en esta angosta tierra una oportunidad para vivir y mas aun si esa oportunidad se vive con una enfermedad crónica como el VIH u otras. La vulneración se vive en abusos que violentan los Derechos Humanos y deben ser terminados con nuestra nueva carta de ruta. Vivienda, salud y educación no pueden ser un privilegio exclusivo para quienes nacen en Chile, sino también para aquellos que han demostrado sobreponerse a una sociedad que les sonríe desde la ventana.

latinoamérica, no solo puede ser el pulmón del mundo, sino también el refugio protector de cada uno de los latinoamericanos. Colombianos, venezolanos, bolivianos, peruanos entre otros caen bajo el estigma de su piel negra, de manos amasando la arepa. Nuestro país ha olvidado la mirada de dignidad y auxilio que en tiempos oscuros de nuestra vida republicana, fuimos por fuerza de exilio migrante de Latinoamérica. Los extranjeros latinoamericanos que se han atrevido a llegar al fin del mundo por una nueva oportunidad, han demostrado coraje, corazón y victoria, ya que muchos de ellos se han transformado en una riqueza cultural, política, social que nos ha demostrado que más allá de nuestras barreras naturales existe un mundo que nos espera para conocer.

Hoy resulta fundamental regresar la dignidad y la confianza quebrada a quienes han abandonado su país y comienzan a respirar en otro. Terminar los prejuicios que se sostienen como yugo separatista a la misma sangre que se mueve con el sonar de los tambores. Posiblemente puede ser una utopía, pero quiero una mesa donde esté el negro José animando a Alfonsina, mientras Pedro Navaja sirve el buen trago y Simón el gran varón se prepara la peluca para darnos el mejor espectáculo, mientras la negra Tomasa le pinta los labios de rojo. El guatón Loyola abre la puerta la puerta y anuncia su llegada, Penélope lo va a recibir, mientras la abuela Coco inicia la retirada. La cultura latinoamericana es rica, su riqueza está en que es creada por los pueblos. Políticas depredadoras no pueden tener espacio en el futuro Chile.

Empresarios o proyecto de ellos no pueden aumentar sus riquezas a costa del cansancio de quien han realizado un camino largo al fin del mundo. Un búnker de abuso enclavado en providencia, bajo la fachada de un simple mercado Silvestre se esconde el abuso, maltrato y sobre todo la mezcla de arrogancia y violencia, que obliga a ser callado por un plato de comida familiar. Espacios para la violencia humana debe ser identificado y erradicado, la dignidad después del estallido social no puede ni debe descansar. La memoria de un Chile migrante no está tan lejana y olvidada, sus lamentos son escuchados en cada memorial tricolor, cada chileno en el extranjero levanta su piel frente al aroma del carbón y el reventar de olas como foto porteña.

La migración llegó para engalanar de colores, risas y bailes el nuevo Chile democrático que el pueblo quiere construir. Bolivianos, peruanos, venezolanos, argentinos cubanos, colombianos, con sus sabores nos recuerdan que las fronteras existen en un mapa y no en los afectos. La tierra y las aguas nos recorren a todos. Nuestras venas revolucionarias ante la conquista se visten de blanco como los Andes, la refrescan las aguas del Amazonas y los secretos están bien almacenados en los volcanes de la región.

Latinoamérica tiene varios nombres y un solo tambor.   Cano Diaz

La disidencia sexual a las urnas. El odio al clóset.


La disidencia sexual a las urnas. El odio al clóset.

Por: Ig psicologocano


La realidad de la diversidad sexual o comunidad lgtbi ha sido compleja y dolorosa estos últimos meses del 2020, no se puede desconocer de esta lamentable situación el clima político imperante ha salido con una derecha anclada en pasado y en complicidad del Estado. Los odios han tomado más fuerza y han logrado la unión para ir en la búsqueda de quienes amamos diferente. Símbolos nazis y la destrucción de símbolos representantes de la diversidad sexual y estallido social han sido destruidos por resentimientos y
odio. Las organizaciones clásicas o de mayor representación en los derechos de esta minoría han perdido la primera línea que lucharon poniendo cuerpo y alma, frente a una sociedad transversal que aún ve en la diferencia un foco de amenaza. Años atrás, se dejaron atrapar por la política y no lo político. Cerraron las puertas a posibles renovaciones y cambios que les permitirían sincronizar con el dolor humano de aquellos que se ven marginados y olvidados de todo privilegio, más bien naturalizado la existencia de sujetos sin derechos pero con las mismas obligaciones. Primero el azote de la pandemia, la cual debido a una inexistente política, no abordó adecuadamente las necesidades de la población lgtb y sobre todo la de los hombres gay viviendo con VIH y que aún enfrentan la pandemia del “cáncer Rosa” Entrega de medicamentos parcelados, los cuales fueron denunciados en el programa radial Siempre viva en Vivo, conducido por el periodista y activista Víctor Hugo Robles, el cual no solo utilizó el único espacio de su autoría que aborda cada domingo la prevención del VIH. El mismo grupo de activistas movilizaron acciones legales, levantaron prensa y confrontaron la política del gobierno de turno por el olvido no casual. Hoy la situación política, polarizada los ha regresado a las primeras cifras de vulnerabilidad, el odio y las manifestaciones de este sentir cada día se van haciendo presentes. Marchas por el rechazo con banderas nazis no solo intimidan sino también logran cumplir el ataque. Septiembre fue un mes complejo, marcado por asesinados, golpes, expulsiones solo amar distinto al modelo patriarcal. El miedo a la diferencia, va creciendo entre prejuicios y mitos que dan cuenta del lento avance social que tenemos en esta materia. En una sociedad en donde el pilar es la violencia, la población más vulnerable termina siendo la más vulnerada, hombres, niños, mujeres, pueblos originarios nos vemos en constantes peligro.

La tómbola de cargos políticos entretiene a las organizaciones, lo cual abre las puertas a la impunidad. Hoy en día las acciones contra la violencia de odio se han limitado al infantil “meme” colgado de una red social, acciones concretas nada, compromisos y voluntades políticas se esconden entre cuatro paredes. La pandemia en un par de años será superada y volverá aparecer la pandemia del VIH/SIDA se mantiene en la invisibilidad y la discriminación, sin estar en ninguna agenda política, una pandemia que son sigue azotando por más de treinta años y con una respuesta débil. La salud no está en la constitución como la requerimos. La educación sexual no está como se necesita Las leyes contra el odio y la discriminación son gestos simbólicos que no los detiene. Durante los egos políticos y la necesidad de figurar arrogándose la representación lgtbi. A Continuación una breve relato que recibimos cada día. “Me echaron de casa, alguien me puede recibir. Pasa un rato y el mismo chico escribe; me voy a quedar en la casa de un amigo. Lo echaron de su casa por ser gay, lo echaron en madrugada, sin ropa y sin dinero, solo por ser gay. Lo echaron de su casa a la calle por ser gay, sabiendo que la calle sin una puta cerca no es buena para nosotros, no es amigable. La noche nos esconde de la crítica del día, sin embargo el odio continúa. Los gais echados se refugian en parques, para que sus cuerpos se confundan entre los árboles y posiblemente encuentren a otro que se esconde de las miradas. Se refugian en afectos marcados de la vida. No importa que bandera levantemos, para nosotros machismo y feminismo han cambiado, nuevos hombres otras mujeres, y con el mismo margen de segregación. Derecha e izquierda nos persigue, arrojan su juicio, prejuicio sobre vida que aún no han comenzado a respirar. Me robé la foto y la historia como la vida ha robado los cuerpos diferentes. El derecho solo va a servir para nombrar la muerte y no para la inclusión. Somos realistas, sabemos que leyes sin educación se transforman en “parches de una constitución que desde el primer artículo no nos reconoce como sujetos e ignora nuestros derechos No queremos una inclusión por cuotas, no podemos seguir mendigando aire cuando sabemos que alcanza para todos. No queremos calles, museos, bibliotecas que lleven nuestros nombres, solo queremos pasar la calle, ir al museo o leer en una biblioteca. Desperté al sonido de ese grupo y me quedé pensando estas palabras que ahora escribo y ustedes leen. Están leyendo mientras el chico trata de no pasar por el peligro de la calle, esquiva grupos, evita perros y policía, camina en toque de queda para ver si un taxi puede pasar, no detiene el caminar, salió con lo puesto y el frío no discrimina, a la noche no le importa la edad. El viento interrumpe el sonido del hambre. Fue echado de casa y salió al afecto de un amigo, aún no anuncia que llego. Espero puedas leer esto y no enterarte mañana que perdiste a un hijo, un amigo, un sobrino, posiblemente al mejor novio de tu hijo que te costó aceptar y siempre supiste que seria distinto. Espero poder contarles que el chico llegó, es el único grupo wsp que tengo con sonido. No sabemos cuándo ataca el odio y la discriminación. Hoy la demanda no están en una reunión de gentiles, no se esconde en reuniones virtuales. Las demandas están en la calle, ese es el escenario de nuestra violencia. Por un Chile justo, equitativo y que avance en dignidad, te invito a condenar toda acción de odio hacia las diferentes sexuales. El respeto a la diferencia será tu respeto. Votar apruebo será tu acción y marcar convención constituyente nos hará partícipes de una constitución implicada con el pueblo.

Octubre 2020

Una Constitución con Diversidad. Leyes con aroma gay


Una Constitución con Diversidad.
Leyes con aroma gay

Por Psicologodiaz


Nuestro país este 25 de octubre 2020 y después de uno de los más importantes estallidos sociales que se vivieron en Chile. Señalado como la gran rebelión del 18 de octubre del año 2019, donde el pueblo en su conjunto sale a las calles por igualdad, derechos. Deslizando entre sus petitorios un cambio a la constitución.
Este estallido costó vidas, mutilaciones, desapariciones y violaciones a los derechos humanos registrados por distintas instituciones nacionales e internacionales, las cuales afirmaron que bajo el gobierno de Sebastián Piñera y como general de Carabineros Mario Rosas, se cometieron los atropellos más sangrientos desde el regreso a la democracia. Los caídos en la gran revuelta fueron muchos y de distintas formas, y con orgullo se puede decir que la comunidad homosexual estuvo presente con todas sus diversidades y expresiones.
Los chilenos y chilenas, especialmente la comunidad LGTBIQ+ nos enfrentamos a uno de los hitos democráticos más importantes desde el regreso a la democracia en 1990, algo que puede ser medianamente comparado con el voto femenino o el derecho a que todo hijo o hija nacida en chile tenga los mismos derechos, alejando para siempre la sombra del bastardo o de aquel retoño nacido fuera del matrimonio oficial. 
Chile a puertas de ejecutar una nueva carta magna, que renovara la democracia, leyes, derechos y deberes. Sobre todo, es la oportunidad de posicionar a la comunidad LGTBIQ+ en la categoría de sujeto de derecho, acción consagrada en la nueva constitución, haciendo sentido y honor a todos nuestros caídos y sobre todo aquellos que en Santiago y regiones no han parado de marchar y levantar la bandera del derecho al amor diferente, es decir, una nueva constitución, con aroma a inclusión, donde la riqueza central sea la diversidad de las personas, solo por existir.
Ninguno de los activistas LGTBIQ+ quiere que una de la calle lleve su nombre, simplemente quiere pasar por ella, sin embargo, cuando existe parte de la población que no tiene derechos por amar distinto, esos derechos que otros si tienen, simplemente pasan a transformarse en privilegios. Transformando a otros en sujetos de segunda categoría, volviéndonos al plato de bastardos en un país que juega a la democracia. la dictadura heredada de Pinochet fue creada sobre un rio de muerte, sangre y enriquecimiento ilícito por parte de unos pocos, cabe recordar las palabras del fascista senador guzmán, asesinado un 1 de abril de 1991. Senador e ideólogo de la constitución que hoy nos rige, el cual señalaba en aquellos negros años.


“La Constitución debe procurar que, si llegan a gobernar los adversarios, se vean constreñidos a seguir una acción no tan distinta a la que uno mismo anhelaría, porque – valga la metáfora – el margen de alternativas que la cancha imponga de hecho a quienes juegan en ella sea lo suficientemente reducido para ser extremadamente difícil lo contrario”.


Esta frase nos recuerda que cada día no vivimos en democracia, sino más bien en un juego de roles que la derecha militarizada instalo.


NOTA:https://reddigital.cl/2015/10/22/las-frases-de-jaime-guzmn-que-permiten-entender-la-bestialidad-de-la-derecha-chilena/

Para la comunidad LGTBIQ+ La nueva constitución debe ser distinta, no tan solo por el gesto democrático y republicano que representa su creación, sino también porque votar apruebo reconoce nuestra propia existencia dentro de la institucionalidad y no como un delito. Nos reconoce como arte de la sociedad.
Debemos recordar que la constitución de 1980 no es algo en que estemos involucrados, ni siquiera desde el pensamiento clandestino, en 1980 la homosexualidad era un delito, un crimen que se pagaba con cárcel.
En tiempos de dictadura la comunidad lgtbiq+ era perseguida, golpeada, asesinada, muchas veces sin mediar ninguna provocación, no solo era delito el amar distinto sino pensar y ser diferente. Los registros de nuestras historias en aquellos años de oscura dictadura descansan en tribunales o centros psiquiátricos, estos últimos si tenías una familia que contará con los recursos para ingresarte a una buena clínica o con suerte burguesa te sacará del país.

“Entender la democracia como un medio y no como un fin, junto con clarificar los conceptos, permite asumirla no como una meta, sino como un camino. No como un edén, sino como una tarea exigente. Sin ello, la propia democracia no subsiste y de nada sirve la cantinela de que ‘más vale la peor de las democracias a la mejor de las dictaduras’. Porque entre la anarquía y la dictadura, desde tiempos inmemoriales los pueblos han optado siempre por la dictadura. Y si sólo cabe escoger entre dos dictaduras, siempre lo hará –y yo también- por la que parezca más conveniente o menos inconveniente. Más aún, la opción puede darse (como sucedió en Chile en 1973) entre una dictadura y un totalitarismo. En ese evento, siempre será preferible una dictadura”.  

https://reddigital.cl/2015/10/22/las-frases-de-jaime-guzmn-que-permiten-entender-la-bestialidad-de-la-derecha-chilena/

Hoy votar apruebo desde las diversidades y disidencias sexuales, significa más allá que estar en la constitución desde nuestras propias identidades sexuales o expresiones de la misma, las cuales estaban penalizadas hasta el año 1995, ahora se trasforman en un gesto concreto las palabras miles de veces arrojadas al viento.
“En junio de 1995, cuando todos los puntos de vista estaban sobre la mesa y sólo restaba votar la iniciativa legal, la Cámara de Diputados se dispuso a aprobar las enmiendas al artículo 365, incluyendo los acuerdos adoptados por la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia, consistente en modificar el castigo legal a la sodomía consentida entre hombres adultos. En este punto se produjeron fuertes intercambios de opiniones entre los honorables diputados y diputadas de todos los sectores políticos”.

Nota:https://www.elciudadano.com/justicia/nefando-10-anos-de-la-despenalizacion-de-la-sodomia-en-chile/07/12/

Hoy el apruebo aparece como un gesto que nos instala en un momento de reparación, para a todos esos amores distintos.
Esos amores alejados de la heteronormatividad militarizada que fueron silenciados durante la dictadura o peor aún que fueron exterminados como política encubierta en los tiempos del SIDA.
SIDA y dictadura se reencontraron para eliminar la diferencia sexual que tanto incomodaba a la sociedad chilena, de esta última frase debemos esperar que la sociedad entera pida la disculpa a las sombras que caminan por las calles donde dejaron plasmadas su discriminación.
“La madrugada del 22 de agosto de 1984 falleció Edmundo Rodríguez, el
primer paciente diagnosticado con VIH en Chile”


nota: https://www.latercera.com/tendencias/noticia/la-historia-de-edmundo-el-primer-chileno-diagnosticado-con-vih-no-subir/793647/


Del SIDA en dictadura hablaré en otro momento, hoy debemos reconocer en el voto Apruebo la inclusión y nuestra vinculación en la política, debemos usar la categoría de sujetos sexuales en derecho y reconocidos en la nueva Constitución.
La constitución actual, si bien ha tenido modificaciones importantes, las bases de su construcción no se han removido, no han sentido ni siquiera un pequeño temblor de la furia social que anda por las calles. Hoy la constitución se mantiene como un pilar binario, patriarcal, hetero normado, es simplemente un instructivo militar. Hoy la Constitución no reconoce derechos que tan solo tenemos por existir.

La Constitución actual desde el capítulo uno no reconoce nuestra igualdad, el derecho a la diferencia, el derecho a la expresión de ser. votar apruebo, significa mirar hacia una democracia inclusiva, donde dejaremos de mendigar migajas y sembraremos nuestros propios ideales y derechos.
Pensar apruebo es pensar diversidad, ahora depende solo de ti y tu voto.