Chile. Se promulga la ley de Identidad de Género que beneficiará a personas trans mayores de 14 años.

Este miércoles, Sebastián Piñera, presidente de Chile, promulgó la Ley de Identidad de Género, la cual permite el cambio de identidad de género de forma legal para las personas mayores de 18 años, mientras que este cambio se podrá realizar a partir de los 14 años con autorización explicita de los padres.

“Todas las personas somos iguales, en dignidad, en derechos, en deberes, y en consecuencia deben ser los arquitectos de sus propias vidas”, explicó Piñera, quien aseveró que con esta ley se acaba con una injusta discriminación que padecen las pernas trans en “una sociedad con demasiados prejuicios”.

271118-piñera

Esta ley se logró tras cinco años de largos debates  sobre el tema; además fue aprobada en septiembre pasado con 95 votos a favor en el Congreso de Chile. Esta ley busca reconocer el derecho de las personas travestis, transgénero y transexuales a que su identidad sea reconocida de manera oficial en sus documentos.

La ley permitirá a las personas trans mayores de 18 años modificar su marcador de género en sus documentos oficiales por medio de un trámite ante el Registro Civil; por su parte, los adolescentes de entre 14 y 18 años podrán ejercer este derecho solo si cuentan con la aprobación de al menos uno de sus padres y si su caso es aprobado en un tribunal familiar. LEER NOTA COMPLETA

Fuentes: Desastre.mx  Telam.com.ar

Anuncios

Chile. Los rostros del SIDA que esconden las cifras.

Por Jose Luis Diaz

Hablar de SIDA y de VIH va más allá de hablar sólo de una enfermedad o un estado. Detrás de la enfermedad están las personas. Estamos cada uno de nosotros. Y es eso lo que no debemos olvidar.

Sí; han habido mejoras en la condición de las personas que conviven con el VIH; han sido 20 años de cambios. Actualmente; la esperanza de vida ha aumentado considerablemente. La ciencia, la medicina y las terapias alternativas han colaborado. Pero es nuestra obligación, como sociedad, como ciudadanos, recordar a todas las personas que conviven a diario con este estado y a todas aquellas que ya no están con nosotros. Las que lo saben, las que aún no conocen su diagnóstico y su entorno.

Hoy, más que nunca, está en nuestras manos educarnos. La tarea pendiente de la autoridad y el Gobierno de turno. El aumento en los márgenes del rango etario nos da importantes señales. La Educación Sexual a nivel escolar carece de recursos que permitan alertar y tomar conciencia de la situación. Los programas y los planes de estudio distan de la realidad e incluso son inexistentes en algunos establecimientos educacionales. La Educación Sexual en nuestra formación no fue suficiente y hoy es, prácticamente, inexistente. Ahí el motivo del importante número de adolescentes notificados. La Tarea del Estado en la PREVENCIÓN no es efectiva y es hasta absurda. Sin importar el Gobierno de turno, el tema ha sido sólo eso; un punto más en una pizarra.

Por otro lado; afrontar el mundo laboral siendo notificado; obligándonos a ausentarnos desmedidamente por controles que tienen esperas que pueden ser eternas y el desconocimiento por parte de los empleadores respecto a la realidad de los tratamientos y al efecto que causan en una persona son suficientes para poner en una balanza la seguridad y la estabilidad laborar por sobre la salud. ¿Dejamos de ser nosotros mismos una prioridad?

IMG_20180106_221447-01

Y si hablamos de la Salud y el Servicio Público ¿Estamos conformes?

Es difícil encontrar un equipo idóneo en su totalidad; preparado y formado para la ejecución de sus funciones y, por sobre todo, enfrentarse al efecto que genera la notificación de este estado en una persona. La función se mecaniza y se estandariza para abarcar un mayor número de pacientes. Pero no somos sólo un número. Somos realidades y experiencias distintas. Es, probablemente, este espacio de salud en donde se aprecian mayormente los prejuicios y la condena social. Entre los profesionales y equipos que nos atienden. Intentan salvarte pero te matan socialmente.

Nosotros somos responsables de mantener una salud sexual controlada; realizándose la prueba de VIH de forma periódica y previniendo también otras ITS. Debemos ser responsables y colaborar en educar.

Por otro lado, las personas que convivimos con el virus también somos importantes de cara a ser integradas y respetadas en la sociedad y la comunidad. El VIH y el sida no debe ser olvidado ni ignorado. Ni en vida ni tras la ausencia de ella. Por ello hablamos, y somos sujetos capaces de luchar por el reconocimiento que merecemos. Somos personas. Con derechos y obligaciones como todo ciudadano.

Es cierto, para los familiares también es un proceso difícil aquel en donde deban mostrar y o recordar a sus seres queridos. Sabemos que la sociedad estigmatiza y discrimina. Segrega y enjuicia. Hoy la responsabilidad es de todos. En nuestra sociedad es necesario visibilizar la situación. Ayudar desde nuestros testimonios y experiencias a desmitificar falsas creencias sobre el VIH y el sida. La educación en todos los niveles etarios es necesaria pero evidentemente escasa. Debemos generar conciencia. Empatía. No podemos seguir encendiendo velas o marchando por los más de 600 muertos que se suman año a año. Por mejorar las condiciones con las que fueron tratados y las negligencias de un sistema que intenta esconderlos bajo la alfombra. Detrás de cada dato estadístico hay una historia. Una familia. Un ser humano.

Visibilizarnos no nos hace más vulnerables sino más fuertes.

 

Chile. SIDA, una historia entre dos.

Realidad  y rostro que esconde una cifra

Por Jose Luis Diaz

En próximo 1 de Diciembre se conmemorara el día internacional del VIH/SIDA, acción que se realiza desde 1988. Momento para recordar a todas las victimas de esta cruel enfermedad que azotó a la población homosexual en los años 80 y 90.

IMG-20181109-WA0033

En la actualidad mas de 500 personas mueren en Chile a causa del VIH/SIDA y una cifra importante queda con secuelas de las enfermedades oportunista, la detección no es prevención y estas cifras dan cuenta del fracaso que tenemos en la política publica en esta materia y que a su vez nuestro país requiere un replanteamiento para enfrentar el problema y no disfrazarse de asesores, casting o la indolencia ministerial.

Los motivos que ocasionan la muerte no son muchos, falta de adherencia a los medicamentos, detención tardía, cepas mas resistentes y los propios prejuicios.

Hoy vivimos un olvido político, campañas inexistentes, ignorancia total de la ley SIDA por parte del gobierno de turno, disminución de los recursos, organizaciones exigiéndose al máximo para poder responder a la demanda que cada vez aumenta mas.

Por otra parte la muerte social es algo que sigue rondando a las personas notificadas.

Chile ha perdido la pelea de la prevención y como gesto reparatorio el ministro actual a través de un improvisado segundo plan centra sus puntos en la detección, ahorrando al gobierno poner en tabla la importancia de hablar sobre una ley de educación sexual obligatoria.

Este olvido no es casual y posiblemente se debe a que cada notificado se transformo  en una cifra, haciendo desaparecer el rostro humano y con ello su realidad, por esta razón y aportando a la conmemoración de un diciembre rosa y a la memoria de mis caídos es que  me pareció pertinente eliminar el numero, bajarme de la estadística y dar a conocer una historia de lucha, amor, compañerismo y lealtad  atreves de dos valientes Homosexuales.

Más mata más el Sida que la honestidad ( Diego Arriagada 2018)

¿Cómo se conocieron?

Diego: Nos conocimos por una persona en común el 2016. Nos agregamos en facebook. Cada uno estaba en sus  proyectos; Gerardo preparando “Fragmentos de memoria”, que se presentaría en el GAM con la compañía francesa La Position Du Guetteur de Ricardo López. Yo estaba reencantándome con la escritura. Así fueron varios meses; de hablar de teatro y libros. Y, terminando el mes de octubre, decidí ir a visitarlo al Hospital San Juan de Dios; donde estaba llevando su tratamiento de Quimioterapia de Eshap por el tercer cancer linfático no hodking que había aparecido. No sé si nos caímos tan bien. Éramos, literalmente, polos opuestos. Pero parece que de verdad se atraen.

¿En qué momento hablan del VIH?

Diego: Cuando las cosas y los sentimientos pasan de la simple amistad y hablamos de nosotros y los planes, el tema apareció. Las opciones eran simples. Hacer que el VIH nos separara o nos mantuviese juntos. Hay miedos. Hay prejuicios. Hay dudas e ignorancia. Pero habían pasos que darlos y teníamos que darlos juntos.

¿Cómo se puede llevar una relación, a pesar de los prejuicios de los demás?

Gerardo: Mientras las personas que son parte de una relación tengan las cosas claras es suficiente. El Vih es un tema para nosotros en lo que hacemos y en lo que pretendemos transmitir a través del Colectivo Mar y Cueca y los espacios que ocupamos. Hay ejemplos como en “120 Latidos por minuto”, que nos permiten entender que debemos reivindicar a las personas y no las etiquetas que la sociedad impone. Dejar de estigmatizarnos y victimizarnos. La tarea es exigir lo que corresponde. Enseñar y seguir cumpliendo los roles que decidimos adquirir en la sociedad. Lo que significa hacer cosas desde dentro.

¿Sientes que recibieron buena información de parte de los médicos tratantes?

Diego: No hemos tenido la instancia de sentarnos frente a un doctor juntos. No como pacientes. Hemos abordado el tema en distintos momentos; hemos generado importantes proyectos como el Encuentro “#Todxs; el Derecho a Todos los Derechos” junto a destacados especialistas; participamos de seminarios e incluso focus groups. Probablemente, eso mismo nos ha hecho acompañarnos y conocernos mejor. Hacer arte y hablar del VIH. Además; el Sector Público no tiene esos espacios. O son insuficientes. Si hoy se están anunciando recortes en el Presupuesto del VIH; ¿crees que exista intención de que parejas como nosotros aprendan y dialoguen sobre la realidad con la que conviven?

¿Cómo te explicas el aumento del VIH en Chile y como evalúan ustedes las Políticas Públicas?

Gerardo: Más que un cómo es un por qué. Desde que se dejó de hablar de que el Sida mata, como fue en los 80 e incluso los 90; ya no se respeta. Ahora hay tratamientos. No te mueres de VIH; puedes vivir incluso en mejores condiciones que un insulinodependiente. Pero el riesgo está en el desconocer la prevención. El “a mí no me va a pasar” está latente; nadie se hace cargo del contagio adolescente. No pasan las cosas por prevenir una enfermedad como el VIH y el SIDA; pasan por todo lo que no se habla. La sexualidad y la responsabilidad. La ignorancia en la Educación sexual en los colegios. El callar y no hablar de los riesgos que implican las ITS; por no ser capaces de decir CONDÓN. Por el aparentar un estatus. Y al final no es el VIH el que mata. Son todas las enfermedades anexas que el virus implica. La ignorancia frente al recontagio.

Diego: Hay que entender que el VIH no es sólo cuestión de salud pública. Es política, es educación. Es Social. El Estado está aparentando tomar conciencia pero no aplica medidas preventivas. Las campañas son absurdamente básicas y terminan estereotipando grupos de riesgo: jóvenes, homosexuales, inmigrantes. Estamos hablando de una epidemia y la sociedad no está reaccionando. Ahí es donde el activismo está ganando espacios. Sin recursos, la mayoria de las veces. Son estos movimientos y colectivos culturales los que están tomando decisiones. Pero no se puede hacer todo el trabajo. Podemos ser parte pero la heterogeneidad de la sociedad hoy requiere muchísimos actores que vayan más allá del color político y que trasciendan sobre un periodo de gobierno. Y reduciendo presupuestos, dilatando campañas o escondiendo lo que pasa con la gente, transversalmente, no avanzamos. Retrocedemos. Y vamos a ser responsables de una tragedia mayor.

IMG-20181109-WA0031

Pronto llegamos al 1 de Diciembre día internacional del VIH, ¿Sienten que Chile le ha dado una batalla adecuada?

Gerardo: Todos los días son los día del VIH; todos somos positivos porque, al lado de cada uno de nosotros, existe alguien con VIH. Lo sepa o no. Hay organizaciones que han demostrado con creces que necesitamos cambios. Hay activistas y artivistas que se han empoderado y apoderado de espacios jamás utilizados para enfrentarse al VIH. Hay espacios como Comunidad Cultural Rogelia que lo incluyen en su misión y constantemente desarrollan espacios de arte y debate relacionados al VIH; el Museo de Química y Farmacia innovó en el tema y desarrolló una importante muestra a cargo de Gastón Muñoz, “Arte y Cuerpo Seropositivo”. La visibilidad, la formación y el diálogo constante con la comunidad por parte de Felipe Díaz–Olave #Positivo en el norte de Chile; algunos rostros emblemáticos como el Che de los gay y cada movimiento y colectivo que, como nosotros, utilizan sus recursos y espacios para dialogar y combatir el desentendimiento que tiene esta sociedad respecto a la realidad del VIH.

Chile está al debe. Pero no nos desmotivamos. Sabemos que tenemos que hacer aún más.

¿Qué pasa en su entorno cuando confiesan que  viven con VIH?

Diego: En una relación, para entender el VIH, debemos asumirnos positivos ambos. Y los demás, pueden entender o no. Compartir o no. Pero nosotros decidimos estar juntos. Pelear por una causa juntos. Hacer arte. La etiqueta que ponga el resto no influye en el futuro que decidimos construir. Los que quieren estar cerca, estarán.  Además; conocí a Gerardo grabando un documental dirigido por Ximena Quiroz. Sobre su historia. Su proceso con el cáncer y el VIH. Hasta nuestra unión Civil aparecerá en la pantalla grande. Decidimos hacer de nuestra experiencia un proceso que forme parte del aprendizaje de otras personas. Así también lo ha trabajado Ximena y estamos muy ansiosos de que todo el mundo pueda entender que los límites los ponemos nosotros mismos

¿Qué le dirías a los evangélicos cuando señalan al VIH como una castigo de Dios; más allá de que creas o no en él?

Gerardo: La fé de las personas es una cuestión personal e individual pero no es justa ni correcta cuando atenta contra los espacios de los otros. Cuando juzga. Cuando destruye y no construye. El mayor castigo es ver a personas sin individualidad y que terminan actuando clandestinamente. Que terminan sufriendo y viviendo en soledad. Sin poder pensar y juzgar de manera independiente por satisfacer a un culto. Lamentablemente son cada vez más. La tarea es educar. Y respetar.

¿Por qué creen que demora tanto la educación sexual en Chile?

Diego: ¿Existe educación sexual en Chile? La educación, en general, no es prioridad en Chile. La jornada de un profesor está lejos de poder ser un guía. La sexualidad no tiene un espacio en el programa educativo. En Chile se parcha. Cuando hay temas contingentes, se capacita un par de horas a la Jefa de UTP de un colegio y listo. Y las familias…¿A qué hora educan las familias? Al final, los jóvenes aprenden más de un youtuber o de la pornografía. Entre pares se habla. Pero es difícil hablar de sexualidad en familia cuando los conceptos y el lenguaje son tan distintos. Y en pareja; vivimos en una sociedad en donde la complacencia predomina. Por suerte las mujeres están ganando una batalla y defendiendo su opinión y decidiendo.

Chicos, he conocido muchas fiestas donde se practica el sexo sin condón. Ahí la gente sabe cómo se trasmite el VIH, ¿A qué creen ustedes que se deba esta falta de compromiso en el cuidado?

Gerardo: la respuesta es simple. ” A mi no me va a pasar”. Esa irresponsabilidad con uno y con los otros. La falta de educación respecto a los riesgos. Y la poca contención para entender que el VIH no impide desarrollarse ni llevar una vida normal. Es una enfermedad que no tiene cura pero se puede sobrellevar con responsabilidad.

¿Qué les diría a todos lo que no concretaron su relación o romance al saber que el otro era positivo?

Diego: Cada ejemplo es un caso distinto. Nosotros decidimos construir y aprender más allá del VIH. Quien sienta que encontró a la persona correcta, va a darlo todo para forjar un futuro y un proyecto. Pero, para eso, ambos deben saber y sentir lo que quieren. Lejos de un discurso correcto. Apoyarse. Comprenderse y complementarse. Como en cualquier relación.

¿Ustedes recomiendan contarlo o es mejor callar y cuidarse?

Gerardo: A modo muy personal; es imposible compartir la vida con alguien sin confiar algo tan fundamental. Pero es una cuestión individual, a pesar de lo importante y esencial que es que el otro te conozca tal cual eres.

¿Qué mensaje enviarían a la sociedad entera?

Gerardo: Volvamos a ser empáticos. Miremos a los otros a los ojos y respetemos; aprendamos y valoremos las diferencias. Todos convivimos y construimos la sociedad en que vivimos. Somos gestores de cambios.

IMG-20181109-WA0032.jpg

 

Chile. Salir del Closet a los 60

El silencio lésbico del machismo latinoamericano

por Jose Luis Diaz

lesbianas-maduras

El machismo en Latinoamérica y sobre todo en Chile es indiscutible, nuestro país se forja en cimientos patriarcales en donde el rol de la mujer fue siempre ser la sombra del hombre. Lamentablemente este machismo se reproduce en los espacios lgtb, pocas veces nos damos cuenta de las dinámicas que dejan a las compañeras lesbianas, bisexuales y transfemeninas al margen de la escritura, la investigación o el simple testimonio.

En esta ocasión no expondré cifras que enfrían el vínculo humano, más bien expondré un relato anónimo de una mujer que decidió romper su silencio a los 60 años.

Esta carta es anónima y cuenta con la debida autorización de la autora para presentarla.

Cuando me dijiste que escribiera que es salir Lesbiana a los 60. Me quede paralizada, pensé Yo, si Yo.  ¡Lesbiana! ¡guau!

Cuando cumplí 60 años me dije quiero vivir como siempre he querido hacerlo, baje barrera y me propuse ser feliz.

Hace dos años empecé a sentir una sensación y afecto hacia una chica, me asusté, se supone que no debía sentir esa emoción, me dije No, no puedes, y cada día ese sentimiento iba creciendo y cada vez, me decía: “No debes, No puedes.”  Hasta que un día me di cuenta que estaba enamorada de una mujer.  Lloré a mares.

Primero fué miedo, un terrible miedo y angustia y comencé a recordar lo que había guardado por décadas, soledad y angustia.

¿Qué hago?, ¿cómo me siento? ¿Que siento? Me preguntaba.

No tengo referencia, a quién le cuento, qué pensaran, que sentirán, pero lo que más me preguntaba es: qué siento yo.

Me dio rabia, mucha rabia y mucha pena, esa pena que duele, llanto, ¡no puede ser! ¡no quiero! ¡lo quiero! Mi cabeza era un revoltijo de emociones y sentimientos.

Entonces comencé a recordar lo que sentía, como me sentía, cuando empecé a sentir que me gustaban las chicas, las niñas, las mujeres.

No se podía, no se debía, era malo, muy malo sentir afecto o cariño “más allá de lo normal” hacia alguien del mismo sexo, era pecado, Dios te castigará, te irás al infierno.

En esos años ser gay o lesbiana era una enfermedad, un pecado mayor.  “Dios creó solo al hombre y como compañera a una mujer.

No había cabida para ser lesbiana o gay

Había que casarse, tener hijos, y tener una familia ¡como Dios manda!

Había que ocultarse y hacer lo que se debía, lo que esperaba la sociedad, lo normal, lo correcto.

Entonces ser por fuera, a la vista de los demás, lo que se esperaba de mí.

Había que ser señorita, suave, hablar bajito, no reírse fuerte

Entonces me convertí en una rebelde, según los demás, porque me gustaba jugar con hombres, a juegos de hombres, usar pantalones; no quería ser superchica, quería ser batman, supermano sheriff, casarme con una niña, (esa parte no la decía) pero en un juego, si me casé con una compañerita en 5 básico.

Buena para jugar a las bolitas, subirme a las panderetas, a los árboles y me gustaban mis amigas.

Decían:

-Se le pasara cuando se case y tenga hijos.

-Es amachada, marimacha, loquita, rebelde.

-Esta niñita necesita un marido pronto.

Me refugié en el deporte, ahí podía correr, saltar, jugar voleibol, competir. Entonces nadie decía nada, era buena, muy buena para los deportes.

Me casé, tuve 2 hijos, me volví a casar y enviudé.

Entonces fuí libre.  No libre aún no, todavía no se podía.

Me acordé de los años, fingiendo, que no se notara, que no se me saliera, hablar en femenino, no gritar, ser algo tontita, vestidos vaporosos, ¡Odio los zapatitos de charol!

¿Que si me gustaba una mujer?. ¡Noooooooo!, ¡es que es bonita y se ve bien, solo es eso y  nada mas!

¿Como me siento ahora? Liberada y asustada

Liberada por la carga que llevé tanto tiempo, esa doble vida, esa sensación de no poder ser yo.

Asustada, porque me cuesta manejarlo.

Soledad, si soledad, tengo pocos amigos que lo saben y mi hija. Porqué se está sola en este proceso, es un proceso interno de aceptación, de cuestionar, de asimilar de aceptar.

¡Asustada! ¿que hago ahora? ¿como lo enfrento con mi hijo? con la familia, con los amigos, amigas, ¿lo entenderán? ¿me comprenderán? ¿que dirán?.

Pero también liberada.

Sigo fingiendo cada día menos, lo que no soy, cada día un paso más lento, y cada día un poquito más segura.

Quería al principio que todos compartieran lo que soy, pero todavía no se puede, pero cada día me importa  un poco menos.

Se quedarán conmigo todos los que realmente me quieren y me acepten, el resto se irá, saldrán de mi vida y será bueno, no tendré que fingir ser lo que no soy.

Y cada día salgo un poco más, a veces a raudales a veces lento, pero ya no hay vuelta atrás y no me arrepiento.

Aunque todavía tengo que fingir con algunos amigos, familia, hermanos, mi hijo, sigo mi camino y mi transformación.

Hace poco converse con mi hija, de cómo me sentía sola y asustada.

Y me dijo:

-Mamá lo único que quiero para ti, es que seas feliz, tú no has cambiado nada, sigues igual, te siguen gustando las mismas cosas, pintar, leer, eres alegre, divertida, no has dejado de hacer las cosas que te gustan.

Lo que quiero es tu felicidad, quiero que por fin seas feliz, no me importa a quién ames, eso no cambia nada. Solo se feliz.

La ame con toda mi alma.

 

Poema o pensamiento para la chica que me enamore (hace dos años)

Como arriesgar a intentarlo,

Si ya el tiempo pasó lento, lento, muy lento.

Ahora estoy conmigo mirándome a los ojos

Y me busco adentro para saber lo inevitable

Sabiendo que nunca seré la misma.

Desde que me abrí a ser lo que soy

Y de repente sin saberlo, lo que siempre fui

Y no me escuche, me perdí en la vida.

Mi reloj se paró, hace tanto tiempo

Viví una mentira dentro de otra mentira.

Ahora no encuentro consuelo para esto

Tengo tanto miedo.

Demasiado apretado tengo mi corazón

Tanta historia en mi cuerpo que no se puede borrar

Basta con saberlo, basta que ya no me mienta

Pero me bastó tu mirada y este sentimiento

Guardado apareció

No sé si odiarte o amarte,

Por sacar lo que nunca antes salió.

Dedicado a todas las lesbianas y bisexuales que no supimos escuchar y que hoy viven en silencio su deseo de amar.

Chile. El Último té de las putas tristes

Por Jose Luis Diaz

La realidad en un escenario

DSC_7813

El próximo sábado 20 de octubre se realizará una presentación gratuita, y en estreno, en la Comunidad Cultural Rogelia de la última obra del Colectivo Mar y Cueca “El último té de las putas tristes”. Texto escrito y protagonizado por “Gerundio Participio” y Diego Arriagada.

¿Por qué, el Último té de las putas tristes, viene a romper la magia de esa puta porteña que siempre está riendo?

Gerundio: Las putas son como los payasos; quien pague por ellas no quiere lágrimas. Las putas son un show y una fantasía. Y aquí, en este último té, las putas enfrentan lo que ocurre sobre una cama o en una esquina e incluso en el asiento de un auto; con su vida. Su historia. Ellas lo cuentan en su relato. Son putas y travestis que sobreviven. Al no saber si quizás vuelvan a casa por la mañana. Jugamos con el sueño de ser princesas. Ser las protagonistas de una ilusión. Y de un amor… Pero, como en el final de la telenovela Ángel Malo, ni el amor a veces gana.

¿Cómo nace el Colectivo Mar y Cueca y qué significa este estreno para ustedes?

Diego: El Colectivo Mar y Cueca nace como la representación crítica e insurrecta a una sociedad solapada, aferrada a dogmas y paradigmas, intolerante y estandarizada. Mar y Cueca es la realidad actual, disímil, heterogénea y en busca de un movimiento social tolerante. Mar y Cueca nace para ser un espacio de libre expresión que, a puño y letra, construye una visión sobre Chile. Contingente y sin ostentaciones.

Gerundio: Las putas tristes son el acercamiento más intenso a todo eso que buscamos como colectivo. Es un texto que nace de experiencias reales. De aprender, de escuchar. De involucrarnos en un mundo que todos ocultan.

Diego: Es recopilar relatos y experiencias de putas y travestis. De las voces de activistas latinoamericanas que van mucho más adelantadas que nuestras batallas. Nace de los conversatorios con Marlene Wayar y Claudia Rodríguez; de las nuevas voces trans que hoy se empoderan en las universidades. De la lucha de Lohana Berkins y Susy Shock. Es visibilizar lo que todos hacen invisible. Hacer que esos seres invisibles se conviertan en personas. Que se rían, que se odien. Que sufran. Y que amen.

Los personajes en quien te inspiraste o como se crearon… ¿existe acá una creación colectiva o es una fantasía individual?

Diego: Las putas tristes fueron diosas en los 80. Vivieron en Matta, en 10 de julio. Por el Parque Almagro. Ahí estaba su Casa de Remolienda. Eran farándula. Sobrevivieron al toque de queda y la Dictadura. Son “La Metralleta” y “La Caravana de la Muerte”; la primera con un amor de izquierda. Clandestino y frentista. Ella no sabe si su amor se llama como firmaba en las cartas que les enviaba. Y “La Caravana” era la puta del General. La cacha fugaz de la CNI. Soñaba con ser reina. Como la Maripepa o la Argadoña. Pero tenía que salir siempre por la puerta de atrás. Son historias como las de tantos otros. Creamos las putas en su forma. Su estilo. Pero todo nace de sus sentimientos. De sus discursos y sus anhelos. Todos tenemos anhelos y frustraciones. Todos podemos ser una puta triste.

DSC_7787.jpg

Su apuesta, de alguna forma, se para desde la disidencia; ¿Creen que existe esa disidencia en Chile? ¿Es la sexualidad una disidencia en particular, considerando que Chile no habla de sexualidad por lo tanto cualquier tema sexual es disidente?

Diego: No sé si la etiqueta de la disidencia nos interesa; nos interesa mucho más darle voz a todos quienes son escondidos bajo la forma. A todos y todas las diferentes. No nos interesa ir en contra de una sociedad sino construirla. Hablamos de inmigrantes, de abusos, de torturas, de las “minorías”; hablamos por la diferencia no porque se etiquete como “diferencia” sino por el respeto a no pensar como el de al lado. Aprender de esos distintos puntos de vista. Reconocer que existen las putas, los inmigrantes abusados, los homosexuales discriminados, los indígenas. Pero también debemos no cerrar los ojos y hablar de los Inmigrantes que abusan de sus hermanos, del gay que trata de cola o maricón a otro por el barrio donde viven, las mujeres santas y devotas que abortan por una apendicitis.

Se habla de sexualidad más de lo que creemos. La sexualidad está en la publicidad erotizada. En el abuso de la iglesia. En el estereotipo de hombre de color, en el poder. Se esconde. Se intenta aparentar que la sexualidad es un tema tabú. No es disidencia. Es miedo por las diferencias.

Las organizaciones históricas hoy no hablan de putas, sino de trabajadoras sexuales, ustedes recogen el tema de las putas. Lo cruzan con la política y a la vez lo terminan… ¿es la sola sugerencia con el título, que vera el espectador en la obra?

Gerundio: hasta hoy; en el discurso formal es una trabajadora sexual. En lo cotidiano; es puta esa mujer que coquetea más de la cuenta. La que muestra más cuerpo es más puta. Los políticos no hacen facturas por trabajadoras sexuales, pagan por putas. En la calle, los vecinos, la gente, las trata de putas.

La política está en sus historias. En el toque de queda. En la Dictadura. En los cuerpos mutilados y torturados. En el sexo que practicaban con los hombres que estaban a cargo del poder. Seguían siendo ciudadanas. Y, peor aún, ciudadanas marginadas.

Qué verán… Verán a dos viejas putas y travestis que se enfrentan al último capítulo de su telenovela favorita y al punto final del guión inconcluso de sus propias biografías.

¿Sorprenderá más la obra que el titulo?

Gerundio: Van de la mano. El nombre es parte del juego entre ellas. De su amistad. Del drama y la comedia que son ellas mismas.

¿Cómo crees que se cruza el arte con la política actual?

Diego: Artistas hay muchos. Buenos y malos. Artivistas hay pocos. A nosotros no nos interesa crear una corriente artística o una escuela. Nos interesa llevar una lucha y una batalla de la mano de la dignidad de todos. Si le interesa a una sola persona. Daremos todo por esa persona. Esa gente que se ha emocionado y nos ha dado las gracias por sacar de debajo de la alfombra los temas tabú; ellos son nuestro propósito y nuestra política. En Chile se ha intentado decir que el arte es de la izquierda. Y cuando esa izquierda ha tenido el poder ¿han pensado en la gente, la cultura y la identidad?

¿Crees que existe un teatro emergente?

Gerundio: hay un arte emergente en Chile. Una visión. Quienes hacen este nuevo arte buscan visibilizar distintas realidades.

¿Qué piensas cuando escuchas a Leo Casas con estrellita mía y a las indetectables con su canto irreverente, político y social?

Diego: Estrellita Mía es un concepto muy interesante. Un personaje por si mismo. La cultura pop y sus referentes. A veces se intenta enfrentar “la disidencia” con la cultura pop llena de “íconos”; pero confluimos todos en esta sociedad. Debemos respetar estas diferencias. Me gusta la forma de involucrar a diversos artistas y discursos; pero prefiero la oralidad. Es un constante aprendizaje. Cada uno es un relato diferente.

Las Indetectables… van en otra vereda. Empoderadas. Pero desde otras perspectivas.

Nosotros buscamos rescatar otras realidades. Quizás las mismas temáticas. Pero con historias detrás, con una emocionalidad distinta.

Para terminar, ¿Cuál es su predicción para brasil, ganará Bolsonaro? ¿Cuál creen que será el impacto de esto en el continente y sobre todo para el arte?

Diego: La derecha en latinoamérica nunca ha dejado de existir. En Chile, en Colombia, en México; ya están instaladas. No es un nuevo movimiento. Es una izquierda que se dejó estar. Que se olvidó de su origen. De la clase trabajadora. De la gente. Una izquierda que se olvidó de la educación. De la salud. Una izquierda que se acomodó y sólo sobrevivió. Ahora los resultados se ven. Una derecha que quita presupuestos en cultura. Que expulsa inmigrantes. Que no asume responsabilidades en asuntos de salud pública. Que discrimina por inercia. Y ahora, es el turno de pagar los errores en Brasil. El poder se acomodó. No Aparecieron nuevos personajes ni visiones. Y todo se estancó. Es triste ver que el mayor rechazo a Bolsonaro esté fuera de Brasil y que las mujeres lo apoyen de tal forma. Que la clase trabajadora, la misma de Lula, ahora lo respalde. Cuánto homosexual arribista votó por Piñera y cuáles son los cambios. Es, simplemente, el voto de rechazo al posicionamiento de una clase. Los inmigrantes con Trump por ejemplo. La gente se cansó. Pero el cambió, claramente, será peor. El Historial de Bolsonaro es tétrico.

¿Qué opinas de una bancada evangélica y de las leyes LGTBi que están circulando en el colectivo pero no en el congreso?.

Diego: Imponer una religión o un credo por sobre la diversidad y las libertades de cada individuo no construyen y retrasan la posibilidad de entender que todos somos diferentes y que cada individuo es un eslabón preponderante en la construcción de una sociedad. ¿Qué pasa con las leyes? Mi gran duda es si todos los involucrados estamos dispuestos a dar una lucha social por nuestros derechos y no actuar solo por moda. Vivimos en un país en donde las leyes tienen nombres de mártires… Eso, para muchos, es más fácil que alzar la voz.

fotos: Sergio Cerón //Claudio Campi (Equipo Comunidad Cultural Rogelia)

Chile. El libertinaje en la libertad de culto evangélico.

Sombras de una dictadura

por Jose Luis Díaz

Psicologo y Activista LGTB

Un 14 de octubre de 1999 se aprueba en Chile la ley 19.638, también llamada ley de libertad de culto, desde ese momento la comunidad evangélica de nuestro país cuenta con pleno derecho a desarrollar sus prácticas religiosas, las cuales antes de esta ley estaban prohibidas o limitadas.

FB_IMG_1537907709200

Si bien no me siento parte de esta comunidad, si creo en la libertad y la libre expresión de lo que sentimos, amamos y deseamos.

En el año 2005 a través de la Universidad de Arturo Prats se nos llama a un conjunto de profesores para impartir distintas cátedras a los futuros  docentes  evangélicos, estas clases en realidad corresponderían a un diplomado, que  se  impartiría  en el  centro de estudios Bíblicos, ubicado en las cercanías de calle Matta, comuna de Santiago.

Así fue como la iglesia evangélica, con gran ayuda de esta ley,  se fue abriendo camino, dejando la simple capilla de población por un imperio colonizador que recorre de Arica a Punta Arenas, lo cual en ocasiones nos ha llevado a encontrarnos con tres iglesias evangélicas a menos de 100 metros, creciendo como una sombra  aterradora, dejando de ser el simple cuco de infancia,  a un punto en donde hoy significa un verdadero peligro para la democracia de nuestra sociedad y para la independencia de los poderes que sostiene el estado, peor aún un peligro para ellos mismo.

La iglesia evangélica y sus principales pastores se focalizaron en la captura de la población más vulnerada de este país, ya que la iglesia católica, colonizadora por esencia, gozaba  del poder y el dinero localizado a través de siglos de exterminio, si bien en nuestro país hay excepciones, estas no son la mayoría, rescato de estas líneas la vicaria de la solidaridad y espero que mis palabras no dañen la honra, la memoria y trabajo que realizaron en los tiempos oscuros de nuestra sociedad, momentos en el cual la dictadura mataba sin control, por pensar diferente a hombres, mujeres y niños.  Como lo señalaba anteriormente la iglesia católica ya tenía su nicho, las riquezas estaban en su poder y también los hijos de los ricos, lindos querubines que muchas veces llevaban obligados y amenazados a sus propias camas para así alcanzar a través de ellos el cielo, malditos pederastas que se aglutinaban para matar la inocencia. 

Los evangélicos se quedaron con las sobras sociales que los católicos desechaban. Las poblaciones marginales serian sus puntos de captación, ahí encontrarían en una breve plazo dinero y voto, poblaciones ciegas de droga programada por la dictadura. La droga, alcohol y robos eran la fuente de vida de esta nueva evangelización.

Al correr los años llegaron a transformarse en una iglesia fascista, investigada por lavado de dinero y abuso sexual, siguiendo todos los patrones y conductas de su principal rival.

La iglesia evangélica no solo se apodero de la mente y del dinero de los más desprotegidos, sino también de sus actos, sus conciencias y al igual que la católica, se sintieron dueños de la verdad, esa verdad que andan predicando de esquina a esquina, maldiciendo toda creación de Dios que no cumpla con sus precarias interpretaciones de la biblia.

2017-09-25-775QWU8945

Predicando un Dios lleno de odio y rencor,  asegurando la llegada del infierno,  no dudan en gritar “¡¡arrepiéntanse, arrepiéntanse¡¡” intentado que nos hagamos cargo de sus propios pecados, que más se acercan al delito que a una simple falta sanada por la confesión.

Hoy la libertad de culto en manos de la ignorancia evangélica se transformó en libertinaje, y si bien creo en las libertades, no creo ni avalo libertades que sirven para enlodar, enjuiciar, adoctrinar y condenar a quienes no siguen su errada interpretación de las escrituras tan solo para limitar el derecho de otros. Algunos desean salvar la familia, sin ver la propia familia que ellos mismo han levantado, completamente disfuncionales y enfermas, arrasadas por el alcoholismo de sus padres o madres, la drogadicción  de sus hijos o hijas, para luego transformarse en fanáticos furiosos llenos de ignorancia, pareciera ser que ese no fuera motivo suficiente para ocuparlos, pues no, deben estar en las familias de otros anunciando la gran verdad que para ellos ha sido negada.

Llama fuertemente la atención como un grupo de evangélicos se siente éticamente preparado para definir lo que es una familia, olvidándose que gran parte de sus miembros avalan el machismo y patriarcado que cada vez le hace más daño a nuestra sociedad, pareciera que el sonido de bandolinas no les permitiera escuchar la realidad.

Hoy la iglesia evangélica no solo ha abusado de la libertad de culto, también  nos ha obligado a ser parte de sus agresiones contantes, hasta las hemos naturalizado, nadie le pone el cascabel a este gato que está contaminando nuestra sociedad y su democracia, asesinos bíblicos, sedientos de matar todo aquello que salga de su verbalizada verdad.

La iglesia evangélica no solo se ha preocupado de llegar a los hogares de los chilenos para adoctrinarlos en el pecado del odio, enseñando a su juicio lo bueno y lo malo, sino que también han llegado al congreso, espacio en el que avalan las aberraciones cometidas por la dictadura de Pinochet, sumado a ello se niegan a otorgar el derecho a quienes no se ajustan o acomodan a su cosmovisión colérica, requieren de un enemigo para así continuar la cadena de violencia, con la que fueron creados.

Los evangélicos de hoy y su iglesia necesitan instalar un enemigo en la sociedad y esta vez eligieron todo aquello que se escape de la heterónorma, sin embargo no han levantado la palabra para condenar los verdaderos enemigos sociales, la desigualdad, la discriminación,  la falta de educación, las jubilaciones, las enfermedades de un sistema capitalista que cada vez nos hace menos humanos.

En el último Te Deum, no solo vimos un pueblo evangélico lleno de matones, también fuimos testigos de cómo uno de sus líderes más importante deslizaba la idea de ser investigado debido a la ceremonia anterior, en la cual cobardemente atacaron a la Presidenta Bachelet, ahora dejaron entre líneas que los poderes del estado no son independiente, evidenciando la fragilidad de nuestra democracia.

Nace la pregunta ¿Por qué un pastor evangélico necesita guardias que lo escolten? Si ellos inocentes servidores de Dios solo llevan el bien, ¿Que pasa en las cabezas de los chilenos que siguen a estas congregaciones en donde la desigualdad se hace más presente?, y no me refiero a esa desigualdad de faldas largas y pelos largos sin maquillaje, me refiero a esa desigualdad en donde el gran pastor goza de un importante capital económico mientras sus seguidores se mantiene en la pobreza, esta es la iglesia que Jesús quería construir, estos son los hijos benditos de la biblia.

Hoy tenemos una iglesia evangélica desbocada, que ha perdido el rumbo, que se ha encargado de buscar enemigos, que ha instalado el odio en la población, que ha vuelto a dividir a quienes ocupamos la tierra, puso el pecado donde había amor, instalo el odio donde había compañerismo y fraternidad.

Hoy la iglesia evangélica se ha levantado en una nueva cruzada enemiga, pero no solo en contra de mujeres y la comunidad lgtbi sino de todos lo que creemos en la democracia, el respeto y la equidad.

Este gobierno y Estado de Chile, no puede permitir que esto siga ocurriendo, no es posible que exista una bancada EVANGELICA  en un país republicano, independiente, soberano y laico, regular la libertad de culto y así  retomar la senda del respeto cívico y social es fundamental para fortalecer la democracia y la independencia de nuestro país.

Latinoamérica no requiere de otra conquista religiosa, ya fue suficiente con el daño causado en la colonización, no podemos permitirnos una nueva evangelización que se robe la esencia de ser uno mismo.

JOSDIAZ