La última llamada de Jesús. El amor también es una pandemia

La última llamada de Jesús.

El amor también es una pandemia

🕊@psicologodiaz

romancespandemia2

Lo último que me dijo Jesús antes de cortar rápido fue; Te llamo en un rato, entro a la UCI.

Él trabaja en la primera línea de los covid19.

Él trabaja en un hospital público en Barcelona.

Recuerdo, que estaba sentado al teléfono, lo sostenía con mis manos rotas de tanto alcohol gel que me había puesto en la clínica.

Yo trabajo en la segunda línea por así llamar.

Trabajo en Recoleta en una clínica privada en Chile. La misión que tengo es contener a la primera línea del covid19 y a pacientes hospitalizados.

A veces se torna difícil, mientras yo los escucho, pongo el teléfono en mi bolsillo y espero el vibrar de la llamada de Jesús.

Las horas van pasando de la misma forma en que pasan los rostros frente a mí.

Todo no es como ayer, hoy debo sostener un cuerpo con la mirada.

Ensayo mis expresiones a través de tutoriales que me distraen, los grabo desde el teléfono, esperando que baje la llamada de Jesús y yo no lo vea… entonces estoy atento.

Las horas pasan, la llamada no llega, el tutorial se hace eterno, las cosas se confunden, la máquina no funciona, la receta se pierde y el teléfono no suena.

Pienso lo que puede estar haciendo; entubando, una traqueotomía o simplemente cerrando un par de ojos más, como los miles cerrados en Madrid y Barcelona.

Me imagino ajustar su máscara, limpiar sus lentes e incluso poner mi cuerpo ante ese escupitajo que sale por reflejo.

En este momento salí a la plaza, las horas han pasado, el teléfono no vibra, la llamada no llega, mis manos rotas escriben estas notas, como una fiebre de angustia.

Mis perras corren, yo las miro, guardo el celular esperando que vibre en las piernas.

La llamada no llega, me apoyo en un árbol, toco el pasto, grito a la perra, la llamada no llega, pienso en el tutorial.

Cocinar completo, en Barcelona no saben hacer completo, lo anoto al teléfono y veo el wsp, no hay movimiento en su teléfono.

Imagino que fue un procedimiento largo. Mientras apaciguare la espera recordando ese primer abrazo en el Parque Forestal o cuando conocí a sus padres y ellos no podían pestañear, Jesús repara al padre por no llevarme a conocer la ciudad.

Yo mantenía mis manos en los bolsillos para que no se notaran mis alas que nos cubrían cuando estábamos juntos y reíamos de la gente al pasar.

Luego al día siguiente partíamos a los Pirineos, yo como príncipe encantado, miraba todo desde el tercer piso de su casa.

Al regresar a Barcelona Jesús me decía; ¿Quieres visitar el museo de Salvador? …yo le respondía entre risas, ¿Para qué?, no veo a nadie caminando con una obra.

Bueno José Luis, entonces partamos a la Sagrada Familia, mi sarcasmo me hacía responder; existe una familia más sagrada que tú y yo.

Reíamos y me decía… contigo no se puede,…claro respondía porque contigo no compito, si lo hiciera me dejaría perder, solo para verte feliz.

El llamado aún no llega, no alcance a decirle que lo extraño, que quiero sentir sus brazos por mi espada.

La llamada no llega, una lágrima me recuerda que elegimos esto y otra se esconde y me ayuda a respirar, hasta la próxima llamada que será interrumpida por alguien que lo requiera a él… o me busque a mí.

Hacer coincidir los cuerpos, los muertos y las horas, es tan difícil como bajar la mascarilla y darnos un beso.

Por Cano en pandemia, Mayo 2020WhatsApp Image 2020-05-17 at 19.32.39

Nuestra discriminación. Fin al festival virtual de inclusión.

Nuestra discriminación.

Fin al festival virtual de inclusión.

🕊@psicólogodiaz

descarga (1)

Hoy mayo 17 vi como las redes sociales se llenaban de banderas del arcoíris y otras identitarias, un festival de colores por la diversidad, inclusión e igualdad.

Un festival de alegría que nos envolvió a todos y la corriente nos dejó llevar. No fui ajeno a este festival virtual de inclusión, respeto y tolerancia.

Retomo festival virtual pues la realidad al interior de la comunidad lgbt fue simplemente eso.

Un bello holograma de activistas y personas levantando banderas y discursos, algunos más osados redactando cartas abiertas, otros reivindicando una marquetería disidencia sexual, reuniones virtuales, felicitaciones de gentiles.

Se nos olvidó al parecer la historia de discriminaciones que vivimos al interior de nuestra propia comunidad, en donde el sidoso, mapuche, negro, obeso, pobre y mal hablado se encuentra con la pared de la discriminación.

Pocos recuerdan cuando en los inicios del movimiento la voz de pito de una loca de barrio no podía ser icono representativo de la comunidad, encajar era la misión y el modelo venía de afuera, colonizando los cuerpos, los afectos y el amor.

La tregua marica inclusiva duró hasta las 12 de la noche y luego mercenarios quejumbrosos vuelven a discriminar y como no hacerlo si eso les da de comer, una mezcla de juez y defensor del mismo delito, el crimen de ser diferente, de escuela pública, de comuna periférica, de manchado por el SIDA, de vivir en cada básica y no conocer ni siquiera el privilegio de un plato de comida.

Necesitamos discriminados, inventar odio y suicidio, de llenar las redes de dolor como Teletón cola de sufrimientos y discriminaciones. Los mercenarios se toman los cuerpos, se adueñan de ellos y los venden es una subasta internacional que pague por ese cuerpo desconocido. Como buitres pelean el cuerpo, la necesidad de mártires de odio genera créditos.

A ellos no lo vi en el juicio de Marcelo Lepe, mientras la abogada Macarena Car peleaba el delito, todo frente al periodista y activista Víctor Hugo Robles, conocido como el Che de los gais.

Mi crítica incomoda y también se acomoda, también fui parte del festival de colores virtuales. Hoy hablamos de inclusión y lesbianas y trans siguen siendo discriminadas en nuestra propia comunidad pequeños detalles nos recuerdan esto, cuando el icono espacio marica de providencia sube el valor a las mujeres y deja un día libre de ingreso para hombres extranjeros.

En Chile pesa ser de afuera, siempre y cuando no estén en el pacto bolivariano. Para terminar con la discriminación tenemos que dar el primer paso pensando en la nuestra, en como ese cáncer social de selección lo llevamos como catéter fe evaluación.

Nuestra pandemia es el silencio de nuestras propias discriminaciones, ya que en Chile hasta la disidencia estereotipada se levanta con sus propias discriminaciones bajo la consigna de una hetero norma patriarcal, prácticamente inexistente en un país pluricultural que no se acepta.

Reflexiones, ya que el mundo que queremos está en nuestras manos más allá del cuerpo.

Cano en pandemia.

Mayo 2020

LGBT-flag

Mascotas. Cuatro patas de amor. Invisibilizados de la pandemia.

Mascotas. Cuatro patas de amor. Invisibilizados de la pandemia.

@psicologodiaz

images

Dentro de los invisibilizados de la pandemia están nuestras mascotas, siendo los más afectados los perros, pues la rebeldía de gatos es conocidas por todos los que amamos esos pequeños corazones que nos esperan en casa.

La autoridad sanitaria ha dispuesto para ellos salidas de 30 minutos, lo cual modifica completamente su ritmo habitual. Explicarle a nuestras mascotas la pandemia y esperar que la comprendan sería tan absurdo como imaginar que la luna es de queso.

Ya los humanos hemos demostrado que somos incapaces de seguir los resguardos necesarios para mantenernos sanos.

Nuestras mascotas no están alejadas de presentar alteraciones en su conducta por lo tanto observar en ellas un comportamiento no habitual puede ser posible.

Los principales síntomas son: mayor irritabilidad, cambios en su dieta y hábitos sanitarios y en algunos casos un decaimiento preocupante, ellos también han dejado de vincularse con sus pares y otros “amigos humanos” que eran frecuente en su vivir.

Las plazas ya no son las mismas, por lo tanto el juego se ve limitado, desde ahí coincidir con otros para el encuentro de los animales es una buena alternativa, los dueños siempre con mascarillas y respetando la distancia, recordemos que el objetivo acá es el encuentro de las mascotas y no de hombres y mujeres en la plaza.

20200510_113906

Para esta nota, consulte a médicas veterinarias para orientarnos con algunos consejos y sugerencias, a la Concejala por Santiago, Rosario Carvajal, que sin ser animalista siempre ha demostrado una importante preocupación por las mascotas, también a Marcela, dueña de Moca, una mascota afectada por la situación que vivimos.

La médico veterinaria Solange Fernandez, de Lasos Pet, nos entrega su mirada experta frente y algunos consejos para el cuidado de nuestros fieles compañeros.

¿Cual es su opinión sobre las medidas que se han tomado en el cuidado de animales?

Si bien el colegio veterinario ha difundido protocolos de manejo de animales en pandemia, creemos que deberían masificarse en los medios de comunicación como televisión y radio, lamentablemente muchas personas no tienen acceso a internet, por lo que no les llega esta información.y muchos de ellos terminan causando daño a sus mascotas al usar productos inadecuados para los animales.

Al ser consultadas por los animales callejeros la Dra. Laura Cubillos, de Lasos Pet. señala; los animales callejeros no se contemplan en los protocolos quedando sin manejos adecuados.

Esta preocupación también fue reconocida por la concejala Rosario Carvajal, quien señala que desde el municipio de Santiago se han seguido los protocolos sanitarios, sin embargo observa que estos apuntan más al cuidado de humanos y se ha dejado de lado a los animales de compañía.

Rosario Carvajal “acá se ha dejado de lado a los animales de compañía sin considerar el rol importante que juegan en salud mental, ayudando a combatir la ansiedad y el estrés que nos deja el confinamiento, acá se debe entender que las mascotas son parte de la solución y no el problema”.

Por otra parte Rosario Carvajal refiere; es preocupante que medios de comunicación han querido instalar la idea de que las mascotas son vectores del coronavirus hacia los seres humanos, desconociendo que hay 6 casos en el mundo, en donde los humanos han contagiado a mascotas.

Carvajal es enfática en señalar que la higiene no se puede descuidar, haciendo hincapié en el uso adecuado del cloro como elemento suficiente y no otros como el amonio cuaternario el cual no debería usarse al interior de nuestros hogares por los efectos nocivos. La concejala va más allá y nos invita a rescatar la importa de los animales en cuarentena, acompañadas de campañas de cuidado y adopción. También remarca, no olvidar el cuidado y protección de los animales comunitarios o llamados callejeros, ya que muchas de las organizaciones encargadas de su cuidado hoy no pueden salir.

En cuanto a los tiempos, de salida. La Dra. Fernandez, señala: Esto es super relativo, ya que para una mascota que vive en departamento, acostumbrada a salir 2,3 e inclusive 4 veces al día, lo mas probable que este tiempo sea insuficiente, pero bajo el escenario en el cual nos encontramos, nos parece muy satisfactorio que dentro de las medidas tomadas por las autoridades involucradas se hayan considerado las necesidades de las mascotas, esto hace muy poco tiempo atrás hubiera sido impensado, por lo que creemos que es un gran avance en el bienestar de nuestros animales.

¿Que se debe considerar en esos casos? Principalmente las necesidades de cada mascota, por ejemplo si vive en departamento la cantidad de veces que va al baño y si esta acostumbrado hacer dentro o fuera de su casa, otro ejemplo es el tamaño de la mascota y tamaño de la vivienda, también debiera considerarse las necesidades de ejercicio propias de cada raza, entre otras.

¿Cual es el impacto del confinamiento en mascotas? En el caso de los gatos hemos visto que pueden verse algo estresados, en general los gatos son muy rutinarios y el cambio de vida al estar todos los integrantes de la familia en casa puede alterar su rutina y con ello ocasionar trastornos patológicos Para el caso de los perros el confinamiento y sus causas serán dependientes del lugar donde vivan y la cantidad de paseos a los que están acostumbrados. Sin embargo creemos que muchos se verán afectados también cuando esto acabe y deban acostumbrarse nuevamente a estar mas tiempo solos Como profesionales que consejos dan para mitigar estos impactos, creemos que es muy importante dedicarles horas para juegos y entretención, el uso de juguetes puede ser una gran ayuda, enriquecer el ambiente con objetos novedosos ayuda a que estén ocupados y por supuesto dándoles mucho amor para enfrentar este momento, ya que si como dueños estamos estresados, ellos perciben este cambio de animo, pero sin entender porque.

Marcela, dueña de Moca, mientras da su paseo por plaza Brasil y con los permisos indicados nos cuenta; contar con media hora para el paseo es poco, ya que ellos acostumbraban a estar dos horas, estamos en una situación de pandemia, sin embargo ellos estaban acostumbrados a reunirse con sus manadas, esto les ayudaba a eliminar la tensión de lo que significa vivir en departamento. Los grupos lamentablemente no nos hemos reencontrado, yo observo en moca más ansiedad, ella quiere salir y los permisos al ser más restringido uno le entrega prioridad a otras cosas.

Marcela resalta la importancia de una vez terminada la pandemia volver a pedir en plaza Brasil un lugar especial para los animales, un sector en donde puedan correr con libertad y así no molestar a la gente que no le agradan las mascotas en la plaza y también proteger a las mascotas de posibles agresiones.

Terminando esta nota, quisiera remarcar la importancia de alimentar y acariciar a los perros comunitarias que se han visto afectados en pandemia y siguen recorriendo las plazas del país.

WhatsApp Image 2020-05-08 at 07.55.57

José Luis Diaz Psicólogo clínico

Escuelas o albergues sociales.

Un espacio que sostiene un sistema colapsado, en Latinoamérica.

de02417fe10204a3a3d997b6d9742003

por @psicologodiaz

Hoy esta en discusión la incorporación o regreso a clases de los niños, niñas y adolescentes, para ellos se han utilizado distintos argumentos, lamentablemente dichos argumentos están muy alejados de los intereses de quienes conforman la comunidad educativa. Más bien responden a un motor económico que está por sobre los Derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Latinoamérica nos muestran un espacio en donde las escuelas se han transformado en verdaderos albergues sociales, espacios que facilitan el curso de la economía y bajo ningún punto se instala, revisa o resalta la importancia de la educación.

Los colegios hoy son; Espacios de cuidado o guarderías para que padres puedan trabajar. Espacios de protección de maltrato y en casos extremos delitos mayores. Espacios de vacunación. Espacios de alimentación.

Podemos seguir enumerando las responsabilidades sociales que se depositan en las escuelas, profesores y alumnos. Sin embargo, llama la atención que el espacio educativo, de aprendizaje y formación pase a ser solo una sombra dentro de la misión de estos establecimientos Lo anterior nos puede llevar a entender como hoy resulta tan fácil y práctico la eliminación de asignaturas que sin lugar a duda entregarían herramientas vitales para la vida y sobre todo el buen vivir.

Ahora nace la pregunta, donde realmente se forma un sujeto pleno y consciente, no solo de su propia existencia sino también de la existencia del otro y más aún de su relación con el medio.

Hoy transformamos un espacio de aprendizaje para la vida en un campo de adoctrinamiento, en donde me atrevería a decir que al parecer el único momento de aprendizaje que se vive en los establecimientos educativos de nuestro país, son los recreos. (momento de esparcimiento y diversión al interior de los recintos, supervisados bajo la mirada punitiva del castigo).

Mi crítica y análisis puede molestar sin embargo también es una invitación a pensarnos el proceso educativo y de aprendizaje, no solo por quienes buscan conocimientos sino también en quienes los imparten.

La calidad de vida de los que llevan la misión de sostener estos espacios es literalmente lamentable. Hace poco en tiempos de pandemia hemos visto como en Latinoamérica la intervención en la educación detiene la economía.

La violencia hacia el cuerpo docente se ha transformado en algo tan común que hoy es un discurso naturalizado. Y frente a cualquier estallido del sistema aparece el ente que criminaliza la acción.

Claro está que esta acción pone al sistema en un débil péndulo que debe ser contenido, controlado y sancionado. Castigando inmediatamente a quien se escapó del sistema.

Puede una sociedad depositar tanta misión y deber social sobre un eslabón de su cadena, al parecer puede, ya que así lo hemos visto los últimos años.

Los costos de esto también los conocemos, docentes en su mayoría con nula o escasa calidad de vida, reventado de misiones y deberes que le entrega el estado.

No es casual las licencias médicas ni la sobre medicación que viven los docentes. No me voy a referir a los sueldos, ya que no pretendo colocar el dinero por sobre la mirada humana que requiere este eslabón social.

Hoy en tiempos de pandemia y de reencuentro con la fragilidad infantil y la inestabilidad esperada de los adolescentes, tenemos la oportunidad de pensarnos y ver que deseamos construir bajo un modelo económico en crisis. Posiblemente hoy nos damos cuenta de la sobrevaloración a los cartones que pretendemos colgar en nuestras paredes.

Pensar la infancia y no apurar procesos vitales y de crecimiento solo con el objetivo de alimentar una economía voraz y sin vida. Invito a la crítica y la reflexión así como también a la revalorización de quienes hoy en día tienen la misión de educar y no ser transformados en simples represores del pensamiento.

WhatsApp Image 2020-05-08 at 07.55.57

José Luis Diaz
Psicólogo clínico

Gais, lesbianas y trans. La violencia más allá de la pandemia.

Gais, lesbianas y trans. La violencia más allá de la pandemia.

por🕊@psicologodiaz

APERTURA8-golpiza-998x499

Ser gay, lesbiana y trans en tiempos de pandemia puede ser una verdadera pesadilla. Momento en donde la discriminación, la violencia, exclusión y segregación pueden mostrar su peor cara.

Hoy el gobierno hace un fuerte llamado a respetar la cuarentena, encierro obligatorio en algunas comunas y otro como un gesto de empatía a la comunidad.

Lamentablemente este llamado que desde el punto de vista sanitario está en lo correcto para evitar la pandemia, para muchos que conformamos las llamadas minorías sexuales se vive a punta de agresión y maltrato, se está conviviendo cara a cara con lo no deseado. Sabemos que esto no se da en todos los hogares y a la vez sabemos que esos espacios de contención y cobijo son los menos, destacando sobre ellos los que promueven la violencia y el castigo.

En este sentido podemos encontrar violencia física, psicológica, económica, sexual y por omisión (esta última guarda relación con la negación de algún producto de primera necesidad al interior de dicho hogar).

La población más afectada se encuentra la comunidad trans, muchas veces personas que evitan estar en sus hogares y que hoy a falta de un refugio estatal deben permanecer en las mismas casas que los hicieron crecer a costa de violencia. Para muchos que conforman la comunidad trans se abren las heridas de prejuicio y discriminación que vivían desde sus propios seres queridos, estos también fueron víctimas de acciones correctivas en sus propios hogares, insultos, golpes, privación de alimentos y lo peor el cero respeto por su nombre social. El impacto psicológico que está violencia estructural genera demora años de sanar con Psicoterapia, llevándonos a los profesionales de la salud a no trabajar bajo el perdón ni olvido sino la resignificación de lo vivido.

Las promesas del refugio trans poco llegaron y salvo una importante excepción iniciada por el Sindicato de trabajadoras sexuales Amanda Jofré, este es solo una estación de respiro entre toda la violencia, es imposible pensar que una organización de la sociedad civil se haga cargo de un problema país.

Muchas veces la realidad que se vive al interior de los hogares de gais, lesbianas y trans, pasan a ser puntos de agresión que nos recuerda que detrás de un discurso inclusivo y banderas al viento no existe nada más que violencia y agresión.

Si bien para la población Trans existe hoy la ley de identidad de género, todos sabemos que no basta solo un papel si no hay educación sexual. En la actualidad muchas de las personas trans están siendo llamados por su nombre de nacimiento, obligados u obligadas a ocupar su ropa según género de nacimiento y exigiendo les un comportamiento bajo la mirada binaria patriarcal ortodoxa.

Como es de esperar las mujeres lesbianas también son afectadas y como regreso al siglo pasado, plenos años 50, vuelven los controles sobre ellas, las llamadas parecen ser atendidas por más de un oído, la madre, hermanas, sobrinas desean saber con quién habla la camión, volviendo la frase burlesca de mari macha, esa frase que muchas veces la arrojo sobre la cama con el deseo de quemar todo. Los gais, si bien gozamos de las migajas patriarcales la violencia será según la expresión de nuestra manera de sentir nuestro cuerpo y mente, acá la loca experta en resiliencia se transforma rápidamente en el punto de entretención de la familia, rompiendo con sus anécdotas las miradas flagrantes del desprecio de papá y la impotencia de mamá. Hoy cuando se pide no salir de casa es importante recordar el doble esfuerzo que hacemos gais, lesbianas y trans por estar en una casa que no es un hogar. Las políticas improvisadas del gobierno de turno nos debe considerar como personas en daño crónico social, por falta de educación, visibilización y atención adecuada.

IMG_20190513_160813_243

José Luis Diaz Psicólogo clínico en población lgbt 

PATO VEGA transición en aislamiento.

Entrevista realizada a PATO VEGA en Chile por nuestro corresponsal CANO DIAZ

Transición en tiempos de aislamiento.

Cano Diaz Pato Vega

ESCUCHA AQUI EL AUDIO

  Ir a descargar