La última llamada de Jesús. El amor también es una pandemia

La última llamada de Jesús.

El amor también es una pandemia

🕊@psicologodiaz

romancespandemia2

Lo último que me dijo Jesús antes de cortar rápido fue; Te llamo en un rato, entro a la UCI.

Él trabaja en la primera línea de los covid19.

Él trabaja en un hospital público en Barcelona.

Recuerdo, que estaba sentado al teléfono, lo sostenía con mis manos rotas de tanto alcohol gel que me había puesto en la clínica.

Yo trabajo en la segunda línea por así llamar.

Trabajo en Recoleta en una clínica privada en Chile. La misión que tengo es contener a la primera línea del covid19 y a pacientes hospitalizados.

A veces se torna difícil, mientras yo los escucho, pongo el teléfono en mi bolsillo y espero el vibrar de la llamada de Jesús.

Las horas van pasando de la misma forma en que pasan los rostros frente a mí.

Todo no es como ayer, hoy debo sostener un cuerpo con la mirada.

Ensayo mis expresiones a través de tutoriales que me distraen, los grabo desde el teléfono, esperando que baje la llamada de Jesús y yo no lo vea… entonces estoy atento.

Las horas pasan, la llamada no llega, el tutorial se hace eterno, las cosas se confunden, la máquina no funciona, la receta se pierde y el teléfono no suena.

Pienso lo que puede estar haciendo; entubando, una traqueotomía o simplemente cerrando un par de ojos más, como los miles cerrados en Madrid y Barcelona.

Me imagino ajustar su máscara, limpiar sus lentes e incluso poner mi cuerpo ante ese escupitajo que sale por reflejo.

En este momento salí a la plaza, las horas han pasado, el teléfono no vibra, la llamada no llega, mis manos rotas escriben estas notas, como una fiebre de angustia.

Mis perras corren, yo las miro, guardo el celular esperando que vibre en las piernas.

La llamada no llega, me apoyo en un árbol, toco el pasto, grito a la perra, la llamada no llega, pienso en el tutorial.

Cocinar completo, en Barcelona no saben hacer completo, lo anoto al teléfono y veo el wsp, no hay movimiento en su teléfono.

Imagino que fue un procedimiento largo. Mientras apaciguare la espera recordando ese primer abrazo en el Parque Forestal o cuando conocí a sus padres y ellos no podían pestañear, Jesús repara al padre por no llevarme a conocer la ciudad.

Yo mantenía mis manos en los bolsillos para que no se notaran mis alas que nos cubrían cuando estábamos juntos y reíamos de la gente al pasar.

Luego al día siguiente partíamos a los Pirineos, yo como príncipe encantado, miraba todo desde el tercer piso de su casa.

Al regresar a Barcelona Jesús me decía; ¿Quieres visitar el museo de Salvador? …yo le respondía entre risas, ¿Para qué?, no veo a nadie caminando con una obra.

Bueno José Luis, entonces partamos a la Sagrada Familia, mi sarcasmo me hacía responder; existe una familia más sagrada que tú y yo.

Reíamos y me decía… contigo no se puede,…claro respondía porque contigo no compito, si lo hiciera me dejaría perder, solo para verte feliz.

El llamado aún no llega, no alcance a decirle que lo extraño, que quiero sentir sus brazos por mi espada.

La llamada no llega, una lágrima me recuerda que elegimos esto y otra se esconde y me ayuda a respirar, hasta la próxima llamada que será interrumpida por alguien que lo requiera a él… o me busque a mí.

Hacer coincidir los cuerpos, los muertos y las horas, es tan difícil como bajar la mascarilla y darnos un beso.

Por Cano en pandemia, Mayo 2020WhatsApp Image 2020-05-17 at 19.32.39

Nuestra discriminación. Fin al festival virtual de inclusión.

Nuestra discriminación.

Fin al festival virtual de inclusión.

🕊@psicólogodiaz

descarga (1)

Hoy mayo 17 vi como las redes sociales se llenaban de banderas del arcoíris y otras identitarias, un festival de colores por la diversidad, inclusión e igualdad.

Un festival de alegría que nos envolvió a todos y la corriente nos dejó llevar. No fui ajeno a este festival virtual de inclusión, respeto y tolerancia.

Retomo festival virtual pues la realidad al interior de la comunidad lgbt fue simplemente eso.

Un bello holograma de activistas y personas levantando banderas y discursos, algunos más osados redactando cartas abiertas, otros reivindicando una marquetería disidencia sexual, reuniones virtuales, felicitaciones de gentiles.

Se nos olvidó al parecer la historia de discriminaciones que vivimos al interior de nuestra propia comunidad, en donde el sidoso, mapuche, negro, obeso, pobre y mal hablado se encuentra con la pared de la discriminación.

Pocos recuerdan cuando en los inicios del movimiento la voz de pito de una loca de barrio no podía ser icono representativo de la comunidad, encajar era la misión y el modelo venía de afuera, colonizando los cuerpos, los afectos y el amor.

La tregua marica inclusiva duró hasta las 12 de la noche y luego mercenarios quejumbrosos vuelven a discriminar y como no hacerlo si eso les da de comer, una mezcla de juez y defensor del mismo delito, el crimen de ser diferente, de escuela pública, de comuna periférica, de manchado por el SIDA, de vivir en cada básica y no conocer ni siquiera el privilegio de un plato de comida.

Necesitamos discriminados, inventar odio y suicidio, de llenar las redes de dolor como Teletón cola de sufrimientos y discriminaciones. Los mercenarios se toman los cuerpos, se adueñan de ellos y los venden es una subasta internacional que pague por ese cuerpo desconocido. Como buitres pelean el cuerpo, la necesidad de mártires de odio genera créditos.

A ellos no lo vi en el juicio de Marcelo Lepe, mientras la abogada Macarena Car peleaba el delito, todo frente al periodista y activista Víctor Hugo Robles, conocido como el Che de los gais.

Mi crítica incomoda y también se acomoda, también fui parte del festival de colores virtuales. Hoy hablamos de inclusión y lesbianas y trans siguen siendo discriminadas en nuestra propia comunidad pequeños detalles nos recuerdan esto, cuando el icono espacio marica de providencia sube el valor a las mujeres y deja un día libre de ingreso para hombres extranjeros.

En Chile pesa ser de afuera, siempre y cuando no estén en el pacto bolivariano. Para terminar con la discriminación tenemos que dar el primer paso pensando en la nuestra, en como ese cáncer social de selección lo llevamos como catéter fe evaluación.

Nuestra pandemia es el silencio de nuestras propias discriminaciones, ya que en Chile hasta la disidencia estereotipada se levanta con sus propias discriminaciones bajo la consigna de una hetero norma patriarcal, prácticamente inexistente en un país pluricultural que no se acepta.

Reflexiones, ya que el mundo que queremos está en nuestras manos más allá del cuerpo.

Cano en pandemia.

Mayo 2020

LGBT-flag

ONU y su campaña “Se Tú” y rompe el silencio.

Desde la ONU proponen la campaña “Se Tú”, para romper el silencio y ayudar en visibilización de la población LGBTIQ+. Aqui la compartimos con todos ustedes para que hagamos un gran difusión y asi poder romper ese silencio que hace que millones de personas en el mundo vivan con miedo y sin libertad de SER. #RompeElSilencio

BeInLove_Insta_Sp

“En todas las comunidades hay personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales. Son gente a la que conoces, tus colegas, tus amistades y familiares. Aunque creas que nunca te has encontrado con un solo miembro de la comunidad LGBTI, lo más probable es que sí. Pero algunos de ellos, o quizás todos, han tenido que guardar silencio porque, si se muestran abiertamente tal y como son, sufren estigmatización, discriminación o incluso violencia.

BeYou_Insta_Sp_02

A veces estas injusticias comienzan en la infancia. Entre la juventud LGBTI, el riesgo de sufrir bullying o rechazo familiar, o de tener que dejar la escuela, es mayor que entre las demás personas jóvenes. Si conoces a alguien que sea intersexual, quizás en su primera infancia les hicieron operaciones quirúrgicas que no necesitaban ni deseaban, y a lo mejor les han quedado secuelas físicas o mentales para toda la vida. Esta situación continúa en la vida adulta, cuando las personas LGBTI encuentran discriminación y violencia cuando buscan vivienda o trabajo, o cuando quieren crear una familia, ir al médico o, simplemente, caminar por la calle. Si viven en uno de los 70 países donde las relaciones entre personas del mismo sexo son delito, es posible que incluso tengan que ocultarse del Gobierno para librarse de la cárcel, o hasta de la pena de muerte. No es de extrañar que la gente LGBTI muchas veces tenga que ocultar su identidad.

Las cosas no tienen por qué ser así. Si nos unimos, podemos crear un mundo en el que tú te sientas a salvo siendo tú, seas como seas y ames a quien ames. ¡Compártelo para ayudar a romper el silencio!”

Fuente: ONU

Argentina. Cordoba. “Amor es Amor” festival de Cine LGBTIQ+

amoresamor

“Amor es Amor” es el primer festival internacional de cine LGBTIQ+ que se realizará en la ciudad de Córdoba (Argentina) y que nace desde nuestra ciudad, del 03 al 06 de Febrero.

El objetivo es crear vínculos, informar sobre tópicos disidentes a través de charlas, y entretenar a través del séptimo arte a les cordobeses.

Finalizará el Jueves 06/02/20 con un evento de premiación (entregados por nuestros Sponsors) y menciones especiales, en espacio a confirmar.

El festival es dirigido por Mariano Ortega (Técnico Productor en Medios Audiovisuales y Director del Festival Internacional de las Emociones), quien se encarga de la programación, prensa y parte de la organización, bajo el nombre de su productora “Dinastía Films”.

El equipo de producción de Dinastía está conformado por Andreina Báez, Lucas Garrera Hirigoyen, Paula Miño, Silvina Manavella y Santiago Orsi. Desde el área técnica se encuentran Quimey Cabrera, Charlie Altamirano y Agustina Alonzo

Leer nota completa: https://www.cba24n.com.ar/espectaculos/-amor-es-amor–festival-internacional-de-cine-lgbtiq-_a5e29aa90723c28018527f753?fbclid=IwAR3bSPL41xm30imOK4ppRV2NwPFG6K__dZYl36AXmKIPl14pzfo1OOUQOps

 

amoresamor2