Hong Kong. Una sentencia en favor de la población LGBT+

Sentencia permite a parejas gais obtener visados de residencia en Hong Kong

hongkong

Los homosexuales extranjeros que vivan en Hong Kong podrán obtener visados de residencia para sus parejas, según una decisión tomada hoy por el más alto tribunal de la región, que supone un hito en los derechos de los gais en Asia.

Se trata de un fallo histórico que podría abrir la puerta a que otras parejas en la misma situación se acojan a esta vía para regularizar su situación.

La Corte de Apelación Final consideró ilegal la negativa del Gobierno regional a conceder un visado de dependiente a una mujer homosexual cuya pareja de hecho (según la legislación británica, que confiere a esa figura los mismos derechos que a un matrimonio) había aceptado un empleo en Hong Kong y quería vivir con ella en la ciudad.

Un tribunal de primera instancia rechazó su recurso legal en marzo de 2016, pero en septiembre de 2017 una corte de apelación dio la razón a la pareja.

El Departamento de Inmigración de Hong Kong había recurrido ese segundo fallo, pero la Corte de Apelación Final sentenció hoy que, incluso si Hong Kong no reconoce ni el matrimonio ni las parejas de hecho entre homosexuales, las autoridades debían haber otorgado un visado de dependiente.

La sentencia, colgada ya en internet, señala que en la negativa del visado se había producido una discriminación por motivos de orientación sexual y que el Gobierno regional no había ofrecido “razones de peso” que la justificaran.

descarga

Jan Wetzel. Amnisty International

“Esta sentencia es un hito para Hong Kong y un momento histórico para los derechos de la comunidad LGBTI en toda Asia“, valoró Jan Wetzel, asesor legal principal de Amnistía Internacional. El fallo reconoce que las parejas del mismo sexo casadas o de hecho según leyes de otros países “pueden convivir de la misma manera que las parejas de sexos opuestos”, añadió.

Una docena de bancos y entidades financieras internacionales intentó sumarse al caso legal junto a la demandante para subrayar la importancia que suponía este asunto en el objetivo de reclutar trabajadores muy cualificados para desplazarse a Hong Kong, pero los tribunales rechazaron esa solicitud. EFE

Fuentes: lavanguardia.com y agencia EFE

Anuncios

Reino Unido. Adeniyi Raji se enfrenta a la deportación a Nigeria

A pesar de que la homosexualidad es considerada un delito en Nigeria y de haber recibido una paliza y amenazas de muere, la solicitud de asilo por orientación sexual en el Reino Unido de Adeniyi Raji ha sido rechazada, por lo que ahora se enfrenta a la posible deportación si no prospera la apelación que ha interpuesto.

gay

Residente de Lagos, Adeniyi Raji, de 43 años de edad, es sorprendido por su esposa en la cama con otro hombre, lo que le lleva a huir del país tras divorciarse, perder sus trabajo y recibir una paliza y amenazas de muerte a través de las redes sociales. Solicita asilo en el Reino Unido en noviembre del año pasado, siendo puesto en libertad bajo fianza tras pasar por los centros de detención Harsmondsworth y Tinsley House. Después de que un tribunal de inmigración de primer nivel rechazara su solicitud, se encuentra actualmente en proceso de apelación y en riesgo de ser deportado de nuevo a Nigeria

«Decidí ir al Reino Unido para buscar refugio y protección humanitaria [porque] mi vida estaba en peligro en Nigeria (…). Fui atacado en varias ocasiones. [Mi] exesposa nos sorprendió a mí y a mi expareja en la cama. Inmediatamente levantó la alarma, tan pronto como nos vio. La gente se reunió y comenzó a golpearnos severamente. Después, se divorció de mí», declara Raji, explicando que su jefe le despide por ser homosexual, siendo víctima del escarnio al publicar la policía su imagen y sus datos personales en los medios de comunicación con el objetivo de que le delataran y pudieran detenerle para enfrentarse a «la ira de la tierra como resultado de mi orientación sexual», siendo amenazado a través de las redes sociales con comentarios como «realmente dese que te mataran ese mismo día», «sabes que la práctica gay es una abominación en nuestra tierra» y «será mejor que abandones tus prácticas gays, si no podrías conseguir que te mataran en este país».

Las relaciones entre personas del mismo sexo se castigan con 14 años de prisión en Nigeria. Después de Pakistán y Bangladesh, Nigeria es el país de donde proceden la mayor cantidad de solicitudes de asilo basadas en la orientación sexual. Hasta 362 solicitudes de este tipo procedentes de Nigeria se presentan en el Reino Unido entre el 21 de junio de 2015 y marzo de 2017, de entre las que solo 63 consiguen el reconocimiento como refugiados, rechazando el 81 % restante. Según un informe de The Iniciative for Equal Rights, en 2016 llegan a producirse hasta 152 violaciones de los derechos de personas homosexuales.

bisi-alimi2-1024x768

Bisi Alimi

«En Nigeria, la gente pone una llanta alrededor de tu cuello y te queman, y ​​a nadie le importa; o te golpean hasta que mueres, y a nadie le importa. El Ministerio del Interior no cree en el impacto de las amenazas de los actores no estatalesLa mayoría de las veces es difícil de probar [que alguien es gay], porque viven su vida privada en la clandestinidad. La mayoría no tiene un historial de vida [gay]. Ha habido un aumento en el número de nigerianos que buscan asilo en el Reino Unido sobre la base de su sexualidad», explica Bisi Alimi, ciudadano de origen nigeriano que dirige una campaña para apoyar los derechos de los miembros de la comunidad LGBT de Nigeria que solicitan asilo en el Reino Unido. LEER NOTA COMPLETA

Fuente: Universogay.com

Argentina da refugio a una pareja gay jamaiquina

Mientras que en Jamaica la homosexualidad masculina es ilegal, Argentina se convirtió en refugio para estas parejas. John y Richard se mudaron a Buenos Aires hace ocho meses para huir de las persecuciones en Kingston.

Texto por Ana Vainman

gays

En Jamaica, el código penal prohible el sexo entre hombres. El artículo 76 de la Ley de Delitos contra la Persona, bajo el título de “Ofensas antinaturales”, estipula penas que ascienden hasta los diez años en prisión y equipara la relación entre dos hombres con la de un hombre y un animal.

La Carta Magna además estipula condenas de hasta siete años de cárcel por “intento de sodomía” en el artículo 77 y prohibe actos “de escándalo público” entre hombres. Si bien el “escándalo público” no está definido, se interpreta como cualquier conducta homosexual entre adultos varones en privado, incluso simplemente tomarse de la mano.

Richard dice que en Jamaica “ver a dos hombres de la mano o besándose es una abominación” mientras que ver a dos chicas es completamente aceptable.

John sufrió agresiones verbales y asegura que toda su vida en Jamaica vivió atemorizado, ya que conoció a personas que fueron golpeadas e incluso asesinadas por su condición sexual. Para él, la persecución empezó en la escuela: un compañero lo acusó y el abuso lo obligó a abandonar la secundaria.

En septiembre de 2017, el diseñador Dexter Pottinger, conocido por reflejar con su estilo la lucha por los derechos LGBT, fue asesinado con un arma blanca en su propia casa y para muchos, la muerte podía guardar relación con su activismo en favor de los derechos de los homosexuales.

Ni siquiera la “posible” orientación sexual no está protegida en Jamaica

Según el informe de Amnistía Internacional 2016/2017, durante este período, en Jamaica, continuaron la violencia y la discriminación contra lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI).

De acuerdo con el reporte, no existe ningún tipo de protección jurídica frente a la discriminación basada en la orientación sexual mientras que quienes hacen parte de esta comunidad enfrentaban la intimidación y el hostigamiento debido a la falta de protección legal ya que las relaciones sexuales consentidas entre hombres siguieron estando penalizadas.

La J-FLAG (una ONG de defensa de los derechos de las personas LGBTI) recibió decenas de denuncias de personas que habían sufrido agresiones por su orientación sexual o identidad de género o inlcuso por su presunta orientación sexual o identidad de género.

Además, la J-FLAG elaboró una encuesta en la que concluyó que en la sociedad jamaiquina había actitudes homofóbicas firmemente arraigadas. Por ejemplo, sólo el 36% de la población encuestada afirmó que permitiría a un hijo gay seguir viviendo en casa. Casi el 60% de las personas encuestadas dijeron que harían daño a una persona LGBTI si se les acercara.

Y es que se trata de un país en el que incluso, la fiscal general de Jamaica, Marlene Malahoo, criticó en redes sociales que la embajada estadounidense izara la bandera del Orgullo Gay tras la masacre en una discoteca gay de Orlando, Estados Unidos, en junio de 2016.

Argentina: refugio para la comunidad LGBTI

Argentina se convirtió en 2010 en el primer país de América Latina en reconocer el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo. Fue el décimo país en legalizar este tipo de unión a nivel mundial.

Gracias a este respaldo legal, Argentina es un país considerado “gay friendly”, en el que es común ver personas del mismo sexo caminando de la mano por la calle y hasta hay publicidades en las que aparecen parejas homosexuales.

A medida que su relación avanzaba, John y Richard comenzaron a pensar en la posibilidad de emigrar y allí fue cuando una organización canadiense les sugirió elegir Argentina para hacer una nueva vida.

El Estado Argentino, a través de la Comisión Nacional para los Refugiados, se encarga de analizar y otorgar el reconocimiento del estatus de refugiado a personas como John y Richard. EL organismo les ortorgó el asilo.

Además del refugio, John y Richard recibien ayuda económica mientras encuentran empleo y beneficios para el estudio del castellano. También apoyo y asesoramiento de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), donde encuentran un espacio de pertenencia y pueden socializar con otras personas en su misma condición.

Leer nota completa

Fuente: france24

Egipto: Anteproyecto de ley penaliza las relaciones homosexuales

Más de 60 miembros del Parlamento de Egipto han propuesto una ley sumamente discriminatoria que penalizará de manera expresa las relaciones homosexuales por primera vez en el país, ha manifestado Amnistía Internacional. Se trata de la última medida que se adopta en el contexto de una campaña de represión sin precedentes emprendida por las autoridades contra las personas LGBTI tras la exhibición de una bandera arcoíris durante un concierto en El Cairo el 22 de septiembre.

egiptobanderagay

En anteproyecto de ley tipifica la “homosexualidad” como delito por primera vez y establece penas de hasta cinco años de prisión, e incluso de hasta 15 años si la persona es declarada culpable de múltiples cargos en virtud de distintas disposiciones de la ley.

Najia-Bounaim-2411

Najia Bounaim. Amnistía Internacional

“Las autoridades egipcias llevan ya más de un mes ejerciendo una represión atroz contra las personas LGBTI en el país. Se ha detenido a más de 70 personas, y algunas han sido sometidas a exámenes anales, lo que constituye tortura. Este proyecto de ley totalmente discriminatorio representa un retroceso enorme para los derechos humanos, que viene a rematar ya los derechos sexuales en Egipto”, ha señalado Najia Bounaim, directora de campañas de Amnistía Internacional para el norte de África.

“Si se aprueba, la ley afianzará el estigma y los abusos basados en la orientación sexual que parezcan tener la personas. Ninguna persona debe sufrir discriminación, intimidaciones ni prisión por la orientación sexual que tenga o parezca tener. Las autoridades egipcias deben retirar con urgencia este anteproyecto de ley y poner fin a la alarmante oleada de persecución homófoba.”

Riad Abdel Sattar, miembro del Parlamento por el partido “Egipcios Libres”, propuso la nueva ley tras reunir las firmas de al menos otros 67 parlamentarios. Se espera que el Parlamento examine y someta a debate el anteproyecto de ley durante su actual periodo de sesiones y que, si en la votación consiguiente resulta aprobado, lo remita al presidente para que lo ratifique.

El proyecto de ley, que consta de siete artículos, establece penas de hasta cinco años de prisión para las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, que se describen como actos de “homosexualidad”. También está penado con hasta cinco años de prisión “promover la homosexualidad o incitar a ella”.

Hasta ahora las autoridades egipcias se han estado basando en la legislación contra la prostitución, la Ley 10 de 1961, para acusar a las personas sospechosas de mantener relaciones homosexuales de “hábitos licenciosos”, delito punible con hasta tres años de prisión.

El anteproyecto de ley prohíbe la promoción pública y la publicidad de toda reunión o fiesta LGBTI, tanto por medio de publicaciones audiovisuales como a través de las redes sociales. La pena establecida para tales actos es de hasta tres años de prisión. Exhibir símbolos o carteles LGBTI o producir, promover, vender o comercializar artículos de este tipo estará penado también con hasta tres años de prisión.

El proyecto de ley dispone que las personas declaradas culpables de delitos tipificados en él estarán sometidas a libertad vigilada por un periodo de la misma duración que la pena de prisión una vez cumplida ésta. Amnistía Internacional ha comprobado que las personas sometidas a libertad vigilada en Egipto suelen ser obligadas a permanecer durante 12 horas al día en una comisaría local de policía, lo que en la práctica supone privarlas de libertad.

El proyecto de ley contiene también una disposición que permite a las autoridades “avergonzar” públicamente a las personas declaradas culpables de delitos tipificados en él publicando sus nombres y sus condenas en dos periódicos nacionales de gran tirada, lo que fomenta el estigma generalizado de las personas que parecen ser gays.

“No sólo se propone con este anteproyecto de ley penalizar las relaciones homosexuales —que ni siquiera deberían ser delito—, sino que también se pretende fomentar el estigma, la humillación y el odio contra las personas debido a la orientación sexual que tengan o parezcan tener”, ha explicado Najia Bounaim, directora de campañas de Amnistía Internacional para el norte de África.

“Los líderes del mundo, incluido el presidente francés, Emmanuel Macron, que recibió su homólogo egipcio, Abd el Fatah al Sisi, el mes pasado en el Elíseo, deben alzar la voz para condenar esta represión homófoba. En vez de tender alfombras rojas para recibir al presidente egipcio en las capitales europeas y firma nuevos acuerdos, deben utilizar su influencia para garantizar que el Parlamento retira este anteproyecto de ley totalmente represivo.”

En un fallo de 1994, el Comité de Derechos Humanos de la ONU determinó que las leyes que penalizan las relaciones sexuales consentidas entre personas adultas del mismo sexo violan el derecho a la vida privada, garantizado por el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Oleada de detenciones

Según la organización Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales, al menos 75 personas de distintas gobernaciones de todo Egipto han sido detenidas desde que comenzó la represión el 22 de septiembre, la mayoría de ellas tras haberles tendido una trampa por medio de aplicaciones de citas online.

De ellas, al menos 5 hombres han sido sometidos a exámenes anales, lo que constituye tortura, y al menos 20 han sido condenadas a entre seis meses y seis años de prisión en juicios acelerados. El resto de las personas detenidas se encuentran recluidas en distintas prisiones y comisarías de policía, a la espera de ser interrogadas por el fiscal.

Documento público

****************************************

Si desean más información o concertar una entrevista, pónganse en contacto con:

Tarek Wheibi, responsable de Medios de Comunicación para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional, en tarek.wheibi@amnesty.org o en el teléfono +961 81 666 428.mailto:tarek.wheibi@amnesty.org

Sara Hashash, responsable de Medios de Comunicación para Oriente Medio y el Norte de África en Londres, en sara.hashash@amnesty.org o en el teléfono +44 207 413 5511.mailto:sara.hashash@amnesty.org

O con la oficina de prensa de Amnistía Internacional, tel.: +44 20 7413 5566 o +44 (0) 77 7847 2126;

correo-e: press@amnesty.org, twitter: @amnestypressmailto:press@amnesty.org

Fuente: amnesty.org