Chile. Golpe o juramento. Una bandera de sangre.


Por @psicologodiaz

FB_IMG_1576739099800

Posiblemente gran parte de los chilenos y quienes viven en nuestra patria han escuchado hablar del juramento a la bandera, acto realizado por el ejército, la armada, la marina, carabineros y gendarmería de Chile
Este juramento actúa como un cierre de la preparación al interior de las instituciones antes señaladas.
Este acto nace de una de las supuestas batallas ganadas por el ejercito de Chile, digo supuestas, ya que la gran mayoría de las batallas en las que Chile ha participado solo ha triunfado gracias a la participación y organización del pueblo, civiles defendiendo el país. Sin embargo, nuestro ejercito para blanquear su imagen frente a las matanzas de compatriotas, se ha asignado a si mismo un triunfo alejado de la realidad. La única guerra que el ejercito ha tenido fue contra su propio pueblo.
El juramento a la bandera se realiza después del primer año de la guerra de Chacabuco, un 12 de febrero en que se proclamo la independencia de Chile, en ese momento se juro sostener la bandera y defender los valores que en ella representaba. Cuando en 1817, Francisco Borja Fontecilla pregunta al pueblo. ¿juráis a Dios y prometéis a la patria bajo la garantía de vuestro honor, vida y fortuna, sostener la presente independencia absoluta del estado de Chile, de Fernando VII, sus sucesores y de cualquiera otra nación extraña?
Han pasado 203 años y al parecer el juramento a la Bandera hoy es un simple gesto que no tiene mas relevancia y tampoco importancia.
Hoy en día solo juegan los soldados, institución cómplice de la violación a los derechos humanos por parte de este gobierno a través de la fuerza publica, es decir carabineros.
La Bandera o las banderas de Chile hoy han sido fuertemente golpeadas por la misma institución que juro defenderla. Carabineros ha violado la bandera, la ha dejado tuerta, la ha penetrado, la ha torturado, y la ha criminalizado sin ninguna piedad.
Me refiero a esos jóvenes, ellos son hoy nuestras banderas, los que inician y terminan las luchas, los que enfrentan una crueldad extrema por parte de las fuerzas especiales, los que reciben amenazas por parte del gobierno de Chile, bajo la presidencia de Sebastián Piñera.
Mientras esto sucede los políticos se desgastan en comunicados y llamados al orden, haciendo ver cada vez mas la enorme distancia al momento de defender la patria.
Y es bueno dejar claro esto, tanto para militares, carabineros y políticos, hoy en día quienes comenzaron con la defensa de la patria fueron los cientos de estudiantes que evadieron el pago en metro, los cientos de estudiantes que tiempos antes luchaban contra la furia de Felipe Alessandri, alcalde de la Ilustre municipalidad de Santiago en el Instituto Nacional, en el Internado Nacional Barros Aranas, los mismo que defendieron el emblemático liceo Amunategui, los que fueron golpeados una y mil veces, cuerpos marcados por el dolor de la violencia social que se vivía y también la propia.
Señor carabinero o gobierno de Chile si ustedes pensaban que eran los defensores de la patria, déjeme decirle que están muy equivocados, ustedes lo que hacen es vender la patria y otros comer de la misma.
Este estallido puede tener muchos héroes, pero todos van detrás de ese grupo de jóvenes secundarios que comenzaron con el despertar.
Carabineros, sin embargo, se ha preocupado de vaciar su juramento y dejarlo en un completo limbo sin significado. Carabineros ha demostrado ser una policía que representa un verdadero peligro para la sociedad y llama la atención que ningún juez de la república se haga parte en conocer estos hechos y se pronuncie sobre el tema. Lo cual vuelve al pueblo a depositar toda la esperanza de justicia en un juez español, conocido previamente por hacer respetar los Derechos Humanos y la valentía de dos mujeres que intentan llevar a la corte del mundo al cabecilla de este terrorismo de estado, hablo de la diputada Karol Cariola y Camila Vallejos, las únicas que se han visto marchando tranquilamente junto al pueblo.
Retomando la realidad que hoy representa Carabineros, la solución es una, debe desaparecer, no es posible que sigamos sosteniendo una institución manchada, que enloda nuestra democracia, daña nuestra convivencia cívica y se ha trasformado en vergüenza mundial. Una organización que arrastra crimines, robos, y asociaciones ilícitas desde sus altos mandos, hasta las bases. Carabineros no puede seguir operando bajo una supuesta autonomía” y sin control directo del gobierno de turno.
Le digo señor Mario Rosas, después del estallido ustedes no serán la organización que recupere la confianza y el respeto, ustedes no representan está patria y menos los valores de igualdad que el pueblo busca reencontrar.
Carabineros ha torturado, violado, desaparecido y mutilado a parte importante de la población que se ha manifestado pacíficamente y que la logrado dicha manifestación gracias a quienes logran detener la violencia institucional de fuerza especiales, me refiero aquellos que hoy están en la primera línea y que dieron un verdadero sentido a sus vidas y a las nuestras, desde este espacio hago un fuerte rechazo a esa estadística que intenta academizarlos y esperar que bajo la consigna conciencia de clase” tengan el reconocimiento que se han ganado poniendo sus cuerpos, esa encuesta clasista jamas debió ser presentada.
Por otra parte, el gobierno de turno es impresentable a nivel nacional como internacional, un gobierno que no solo envía a reprimir a través de las fuerzas especiales, sino que también se levanta cada día para justificar los cientos de crímenes y violaciones a los Derechos Humanos.
Piñera ha recibido 4 informes de prestigiosas organizaciones en donde se establece claramente que en Chile se violan los derechos humanos, frente a su gobierno, en tanto poder ejecutivo, frente al poder legislativo, frente a poder judicial, esto los hace tan cómplices de la violencia y por lo mismo deberían recibir igual sanción.
Las banderas de Chile, esos jóvenes que hacen patria, que luchan por la nacionalización de nuestras riquezas, por la mejora en la educación, por la dignidad en los últimos años de nuestros ancianos, son el eslabón de esperanza de un pueblo cansado y sometido.
Esos jóvenes hoy tiene la fuerza para romper las cadenas de la opresión de la clase privilegiada. Jóvenes que debemos defender y seguir.
El pueblo tiene un horizonte, el cual esta siendo dibujado por aquellos que aun tienen la capacidad de soñar y deseamos soñar con ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s